31 oct. 1999

13-99. CIRCULAR POR PIEDRAFITA Y ARRIEL. 31-10-1999.

Cubeta Lacustre de Arriel desde la Cima del Pallas. 29-10-00.

Embalse de la Sarra, Llano Cheto, Reespumoso, Cara Sur de las Frondiellas, Ibones de Arriel y Llano Cheto.

31-10-1999.

Desnivel acumulado 850 m.

Distancia recorrida 19500 m.

Tiempo efectivo 06:15 h.

Sol.

Fácil.

Se trata de un recorrido que raya la alta montaña prácticamente por sendero y asequible de realizar en cualquier época del año salvo la de aludes. Si se hace en Otoño se  cuenta con el aditivo del hayedo otoñal.

Agua prácticamente en casi todo el recorrido de escorrentías, barrancos e ibones.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Piedrafita-Arriel procedente de Iberpix. Vía en amarillo.


            Ayer nos fuimos al monte y despediremos bien Octubre, hoy 31, para compensar que el resto del mes lo hemos pasado en blanco. Decidimos pasar la revista anual al Circo de Piedrafita, a la vez que haremos un agradable día de paseo sin complicaciones.

Han cambiado la hora, nos despertamos a una hora desbrujulada y en media hora de coche nos llegamos al Puente de las Faixas en La Sarra.

Son las nueve menos cuarto cuando nos echamos al camino desde los 1450 metros de altitud en medio de una deliciosa, temprana y soleada mañana que nadie diría que fuera de mediados de  Otoño precisamente, a no ser por unos inconfundibles colores que lo llenan todo.

Suntuosa Cascada de Balzaroleta. 13-7-05.
 
Un conocido camino me deja la duda de la entrada del Barranco de Soba entre los recuerdos familiares y el delicioso contraste de colores de la cubierta vegetal del fondo del Barranco de Aguas Limpias.

Más adelante nos espera el claro hayedo, ligero de hoja e iluminado por el sol.

Llegando al Paso del Oso. 9-8-09.
 
El camino está lleno de agua, baja por todas partes pues las temperaturas que tenemos se están cepillando las nieves de manera espectacular.

Cascada del Paso del Pino. 13-7-05.
 
Alcanzamos el Llano Cheto para, en su parte más elevada, atravesar el Barranco de Arriel, en el que, por cierto, ya no hay puente y alcanzar el Paso del Pino a 1680 metros de altitud sobre su crecida cascada, cuando llevamos una hora de camino y un buen ritmo sin demasiado esfuerzo.

Luego ya en dirección este proseguimos el ascenso contemplando, de nuevo, indicadores de peligro de aludes a lo largo de la cara sur de las Frondiellas. Estamos bajo la pared de la presa.

Ibón de Reespumoso. 13-7-05.
 
Transitando entre múltiples recuerdos nos subimos los 185  escalones que nos depositan en la Capilla de la Virgen de las Nieves a la que llega mi esposísima con evidentes resoplidos, ha debido perder la costumbre de las escaleras, tan suya.

Cruzamos por la pared de la presa hasta el otro lado y nos sentamos a almorzar cuando son las once menos cuarto.

Hemos venido a almorzar hasta la zona sur de la presa  para poder contemplar la zona norte del Circo de Piedrafita, absolutamente espléndida desde el Pico Piedrafita hasta el Pico Arriel.

Balaitus y Frondiellas visto desde Moncalbos y una parte de la ladera recorida. 10-9-08.
 
A las once y diez y tras atravesar la pared de la presa de nuevo, nos vamos horizontalmente hacia el oeste, transitando la cara sur de las Frondiellas, en busca del Circo de Arriel.

Uno de los Ibones Intermedios de Arriel. 14-7-05.
 
El camino que recordábamos, lo hicimos en sentido contrario, era más plano hace 14 años. Hoy como entonces ha de ascender desde los 2110 metros de altitud de Reespomuso hasta los 2259 metros del Ibón Arriel Superior. Transita la pelada cara sur de las Frondiellas pasto primero de los trabajadores de las obras de las presas y posteriormente de los aludes que han terminado el trabajo convenientemente: un auténtico desastre.

Cerca de la entrada al Circo de Arriel contemplamos un par de amanitas muscarias y comemos unos arándanos muy maduros y casi helados.

Entre recuerdos accedemos a la cubeta lacustre a la altura del segundo Ibón  y siguiendo el camino nos llegamos hasta la pared del  Primer Ibón Superior de Arriel.

En el Ibón Alto de Arriel con Pallas.31-10-99.
 
Hacemos una fotografía con el todopoderoso Palax  de fondo y contorneando el ibón por su orilla derecha nos llegamos hasta el Ibón Superior de Arriel próximo al Collado de Arremoulit.

Al abrigo del poco viento que corre paramos a comer un poco ya que el tránsito desde Reespomuso se ha hecho largo y pretendemos comer algo antes de iniciar el descenso, en este soleado paraje.

Ibón Inferior de Arriel. 14-7-05.
 
Nos recreamos con el Balaitus, recordamos el Abrigo André Michaud y a las dos y media iniciamos el regreso.

Lo hacemos siguiendo el curso del agua por medio del camino trazado entre los ibones que se asientan en el fondo de la desconyuntada y siempre preciosa cubeta lacustre.

Brecha de Desagüe de los Ibones de Arriel. 9-8-09.
 
Abandonada la cubeta y siempre en dirección sur, descendemos el balizado camino en la pedrera por la que en su zona este discurre el Barranco de Arriel antes de que alcance la cascada del mismo nombre.

La Cascada Alta de Arriel mucho menos conocida que la del LLano Cheto. 9-8-09.
 
Una hora después estamos en el Paso del Pino, el descenso es agradabilísimo al cálido sol de la tarde. Bajamos tranquilamente pero a muy buen ritmo.

Cascada Inferior de Arriel. 21-6-93.
 
Poco más abajo, alcanzamos el tornasolado hayedo y hacemos alguna fotografía imposible de rescatarse de tan mágicas sensaciones y echamos algún trago de agua con bastante sed.

En el Hayedo de Aguas Limpias. 31-10-99.
 
Nos cruzamos con gentes que han salido a dar una vuelta, turistas que han llenado el Pirineo en este puente y que salen en familiar a pasear una tarde agradabilísima.

Hora y diez minutos más tarde llegamos a La Sarra cuando son las cinco menos veinte. Los 850 metros subidos no nos han zurrado demasiado a pesar de hacerlos a muy buen ritmo, sobre todo a la subida, y teniendo en cuenta, por otra parte, que el camino ha sido largo.

A las cinco y cuarto, todavía en medio de una tarde estupenda llegamos a casa.

30 oct. 1999

12- 09. LA SENDA DE CAZADORES Y LA FAJA DE PELAY. 30-10-1999.

Mirador de Calcillaruego desde la pRadera de Ordesa. 17-9-11.
 
Aparcamiento de la Pradera de Ordesa, Senda de los Cazadores, Mirador de Calcilarruego, Faja de Pelay, Cola de Caballo y Gradas de Soaso.

30-10-1999.

Desnivel acumulado 650 m.

Distancia recorrida 19000 m.

Tiempo efectivo 06:00 h

Nublado.

Fácil.

Se trata de un recorrido circular bastante conocido y emblemático de Ordesa. Se puede hacer en cualquiera de los dos sentidos con ventajas e inconvenientes en ambos. Con nieve se desaconseja su realización a no ser que se acompañe del material adecuado y de cierta experiencia invernal.

Agua en el Arazás, en escorrentías ocasionales según temporada y en las fuentes del camino del fondo del cañón.

Miguel Bandrés, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 


Mapa de Ordesa procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 

            Llega el medio puente de Todos los Santos del 99. El tiempo previsto es regular dentro de un Otoño bastante lluvioso, tendiendo a estropease. Así que decidimos marchar el  sábado 30 de Octubre.
            El día está medio medio, lo previsto y esperamos que no vaya a más antes del mediodía, además de que la actividad  no discurrirá ni en altitud ni va a ser excesivamente larga.

            Sobre las nueve, tras comprobar que la gente ha vuelto de nuevo al Pirineo, pues hemos llegado al aparcamiento de Ordesa a 1320 metros de altitud en el que hay bastantes vehículos, nos echamos las mochilas a la espalda.

Virgen del Pilar de Ordesa. 13-4-08.
 
            Una vez que hemos contemplado a la nutrida brigada  de guardas del parque, con poca faena parece ser por lo visto, iniciamos la marcha al encuentro del próximo puente que nos permita pasar a la orilla izquierda del Río Arazas. Mi chica se ha empeñado en subir la Senda de los Cazadores y así volver por el fondo del Cañón, y parece ser que se va a salir con la suya.

            Cojo agua en el Arazas y siguiendo un camino perfectamente marcado, atravesamos el bosque mixto instalado en la parte llana del cañón en el que destacan las hayas, abetos, servales y abedules entre una variada y amplia representación de especies vegetales al encuentro de la senda que nosotros conocemos de bajada, pues en su día, un día por cierto bastante lejano, allá por Mayo del 82 la recorríamos con algo de nieve.

En la parte escalonada de la Senda de los Cazadores. 25-11-12.
 
            Alcanzada  la base de los paredones quince minutos después y en dirección sur, lazada tras lazada empezamos la pared que, parece más suave y menos terrorífica de lo que recordábamos, nos saca pronto por los aires.

El Tozal del Mallo desde la Senda de los Cazadores. 17-9-11.
 
            El inimaginable camino se retuerce por la pared ganando altura a excelente ritmo. Nosotros comenzamos a pasar a gentes que han debido salir delante de nosotros. Contemplamos también cómo se va bajando hasta nuestra altura la Cascada de Cotutores.

            Ya muy arriba, cuando llevamos alrededor de una hora de marcha, nos metemos en el empinado y pelado barranco situado al oeste del Mirador de Calcillaruego como procedimiento de apartarse del vertical  paredón de la proa en la que se asienta el mirador, cuando ya afloja la vegetación.

El Espolón de Calcillaruego desde la Senda de los Cazadores. 25-11-12.
 
            Localizamos la salida indicada hacia Punta Acuta de la que únicamente sospechaba su existencia, y a las once menos cinco alcanzamos el refugio del mirador que está bastante bien conservado y el Mirador del Calcillaruego situado a 1950 metros de altitud en el que hay una pareja de franceses.

El nuevo Refugio de Calcillaruego. 17-9-11.
 
            Contemplamos el amplio y dilatado panorama del lado norte del cañón, recordando la primera parte y la parte final del camino que hicimos con Miguel para el Pilar 95 cuando subimos al Taillón por Cotatuero y bajamos por Salarons, la parte central, correspondiente a altitudes superiores a los 2500 metros está copada por las nubes que van y vienen a su albedrío.

            Hemos subido 650 metros en una hora y diez minutos lo que ha estado bastante bien.

            El día será solamente regular pues parece ser cuando menos  que la nubosidad nos va a estar amenazando. Por lo tanto, cinco minutos después continuamos con nuestro camino.

Circo de Cotatuero desde la Faja de Pelay. 17-9-11.
 
            El camino, en perfecto estado de conservación y perfectamente limpio de nieve, recorre prácticamente en horizontal toda la Faja  de Pelay  en sentido longitudinal y en dirección este todas y cada una de las verticales proas calizas que se elevan majestuosa y arrogantemente nacidas de la masa vegetal del fondo del cañón y sus correspondientes entrantes en los que tienen su origen algunos de los peligrosísimos corredores verticales por los que la pared desaloja todos los materiales sobrantes de la parte superior de la faja y de los paredones superiores.

Corredor clásico de la Faja de Pelay. 25-11-12.
 
          Caminamos tranquilamente llenándonos los ojos de los colores del Otoño ya un tanto adelantado y a las doce menos cuarto, en una de las proas sobre la que se asienta un pequeño refugio de madera, paramos a almorzar.
 
En la Faja de Pelay 30-10-99.
 
            Quince minutos después reanudamos la marcha. Hemos contemplado las Cascadas del Estrecho y ahora nos aproximamos a la vertical de las Gradas de Soaso una vez que hemos dejado un tanto atrás las paredes de la Fraucata.

            Al camino le salen hasta rododendros que se mezclan con el altivo pino negro dueño y señor de la altitud y de la verticalidad fría y severa de los paredones calizos superiores, a la vez que se va aproximando, poco a poco, al cauce del Arazas cuando sesea sobre el plano fondo del Circo de Soaso en el que se acompasan las espumeantes y crecidas aguas aparecidas en la Cola de Caballo.

Pradera de Ordesa desde la Faja de Pelay. 27-8-03.
 
            Es la una y cuarto y estamos a 1760 metros de altitud entremezclados con el variopinto personal que casi siempre acompaña a la cascada más famosa de Ordesa y sobre la que siempre hay división de opiniones sin ir muy lejos.

            No subiremos al Refugio de Góriz, el día no está para muchas alegrías y tan solo un instante se ha querido destapar el Perdido, además por el oeste está el tema muy negro.

Circo de Soaso 30-10-99.
 
            Así que nos vamos para abajo especulando sobre el lugar en el que nos bañamos cuando rematábamos la Travesía del 87.

            Es la una y media y tranquilamente, a pesar del tiempo,  abandonamos el fondo del circo al encuentro del hayedo una vez que pasemos las Gradas de Soaso.

Circo de Soaso desde la Faja de Pelay.17-9-11.
 
            Poco después paramos a comer. Lo haremos junto al camino cuando el reloj marca las dos y media.

            El día va aguantando y la gente sigue subiendo, va para arriba y para más arriba, son bastantes los grupos, con los que nos cruzamos, que llevan material de acampada. Son los conquistadores del Perdido de mañana, enorme día de puente enorme.

Cola de Caballo. 17-9-11.
 
            El hayedo está un tanto pasado, es una pena que haya perdido parte de su indescriptible encanto. El tiempo real y el tiempo atmosférico se han encargado de apurar la faena. A pesar de ello, el disfrute es importante e incluso invita a asomarse a las cascadas que bajan un tanto frías: como el día.

            A las cuatro y cuarto, llegados al aparcamiento de la Pradera, nos vamos a echar un café con leche con el que comenzar a mitigar los  esfuerzos de los 650 metros subidos.

Detalle de una de las Gradas de Soaso. 17-9-11.
 
            Quince minutos después, montados en el coche, nos vamos para abajo.

            Salidos del cañón el día mejora ostensiblemente; tanto que nos vamos al encuentro de las ruinas de San Pelay de Gavín.

            Tenemos suerte y las encontramos a la primera gracias a las informaciones que habíamos recogido en la Feria de Biescas y que recordamos medianamente. Están cercadas y cerradas, pero se pueden contemplar bastante bien caminando alrededor de la valla. Luego, sobre las seis en casa.