4 ene. 2003

1-03. LA CUEVA DE CABICHIRIZAS A CAMBIO DEL ARCO NATURAL DE PIEDRAFITA. 4-1-2003.


Cueva de Cabicherizas en la Corona del Mallo.
 
Aparcamiento de la Cuniacha, Refugio de Piedrafita, Ibón de Piedrafita y Cara Norte de la Corona del Mallo.

04-01-2003.

Desnivel acumulado 550m.

Distancia recorrida 10000 m.
 
Tiempo efectivo 03:15 h.

Mixto.

Fácil.

Raquetas de nieve.

Agua en La Surgencia del Ibón de Piedrafita según temporada.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Cueva de Cachiribizas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Desde que pasó el Pilar 2002 no hemos visto otra cosa que no fueran nubes o lluvia. Llegaron las vacaciones de Navidad tras el, hecho polvo, puente de la Constitución y más de lo mismo hasta el punto de que nos fuimos al Puerto de Biescas el día 29 de Diciembre, a caminar por pista, para despedir el año. Un año que, por cierto, se ha saldado con  treinta y dos salidas y con 37375 metros de desnivel movidos.

            Estrenamos el 2003 el día 3 marchando desde Escuer hasta Escuer Viejo. No habíamos estado nunca y recorrimos la pista medio nevando al principio para terminar medio lloviendo. Estaba tan mal el día que estuvimos a punto de no salir del coche.

            Al día siguiente, la predicción meteorológica es similar y decidimos salir a dar una vuelta con las raquetas para visitar el arco natural de las inmediaciones del Ibón de Piedrafita.

            Mi chica ha salido de trabajar a las seis de la mañana y son las doce pasadas del mediodía cuando marchamos para arriba.

            En Piedrafita, la pista está bastante chocolateada y comienza a nevar.

            A la una menos cuarto, con las capas puestas iniciamos la marcha pista arriba tras dejar aparcado el coche junto a la barrera. Estamos a 1360 metros de altitud.

            La verdad es que no tiene el tema demasiada gracia, pista arriba, con la vista puesta en la pista, las nieblas que nos envuelven y la nieve que arrecia.

Refugio de Telera o de Piedrafita. 31-12-08.
 
            Nos cruzamos con gentes que vuelven, se nos asocia un perro y nos vamos hasta el Refugio de Telera pues no creemos que otra cosa se pueda hacer más que comer dentro del mismo y volvernos a casa.

            El refugio está a 1550 metros de altitud y atravesar el Barranco del Ibón nos obliga a dar alguna vuelta, todo por no andar unos metros más arriba.

            A las dos menos cuarto, colgamos las capas en la pared del refugio y entramos para comer dentro.

            El suelo está harto de agua pues hay filtraciones: es una auténtica cochinería. Dentro hay un grupo de zaragozanos que han subido a dar una vuelta y cuatro portugueses, con un equipo de mil demonios, que han pasado la noche allí.

            Nos orillamos en una mesa y comemos mientras va parando de nevar.

Nieve en el Barranco de Piedrafita.
 
A las dos y cuarto, aprovechando la mejoría del tiempo, recogemos las capas y marchamos hacia el ibón en dirección sur-suroeste.

            Subimos por la orilla izquierda del desagüe y junto al mismo, nos ponemos las raquetas pues vamos a abandonar el camino y la nieve ya es continua y profunda.

Telera desde Lacuniacha. 13-2-06.
 
            Cruzamos el barranco y nos vamos en dirección sudeste atravesando el Plano del Ibón. Habíamos visto con anterioridad, desde la mesa de direcciones de la Cuniacha, la situación del arco y hacia allí nos vamos, saliendo del fondo del plano e incorporándonos progresivamente a las primeras estribaciones de la Corona del Mallo. Sabemos que se encuentra aproximadamente a un kilómetro de distancia del ibón y suponemos que lo encontraremos enseguida.

            Ascendemos una pequeña loma contrafuerte de los paredones en medio de un encantador paisaje de nieve inmaculada y pinos negros y llegados a la parte de arriba de la misma nos aproximamos a la pared y buscamos sin éxito.

            Estamos a 1750 metros de altitud, el contrafuerte esta bastante inclinado en su ladera este y hacia el sur se ahonda bastante. Puede estar más allá pero decidimos dar la vuelta en busca de una especie de nicho que hemos localizado antes pero está un tanto elevado por una parte, y por otra está muy próximo al ibón.

Brecha de Cachiribizas. 31-12-08.
 
            Retrocedemos sobre nuestros pasos, bajamos la mitad de lo ascendido y luego, a media ladera y en dirección oeste vamos ganado altura en busca de un pequeño corredor que conduce a los primeros paredones.

            La pared superior ha escupido un considerable alud que rellena el corredor al que nos dirigimos y que nos va a venir que ni pintado.

            La vía se empina un poco más y alcanzada la parte baja del alud, nos quitamos las raquetas y comenzamos a subir el corredor cómodamente sobre los escalonamientos y rugosidades del mismo. Nos van a permitir alcanzar la pared, en corto y fuerte ascenso para salirnos del mismo a nuestra derecha, hacer una travesía de media docena de metros en horizontal  sobre la incipiente rimaya  y afrontar el ascenso de los últimos 10 metros de pared que son francamente empinados.

 
Corredor de Cachiribizas´unos días después. Febrero 03.
 
            La nieve está bastante trasformada y permite tallar huellas, para media bota, muy consistentes, lo que nos permite alcanzar con seguridad la entrada de una cueva. Estamos a 1850 metros de altitud.

            Se trata de una sala con un pórtico de 3 metros de ancho por 8 metros de alto. Cuenta con un pequeño entrante en la parte este junto a la boca y se prolonga en dirección sudoeste a la vez que el suelo se ahonda en dicha dirección. Se aprecia una superficie de alrededor de 20 metros cuadrados y digo se aprecia porque realmente la oscuridad de la zona profunda no permite ver ni las paredes ni el fondo. Lo que sí es cierto es que la cueva se prolonga hacia niveles inferiores, comprobación que haré arrojando una pequeña piedra que cae golpeando en diversos puntos.

            Muy húmeda y con filtraciones, debe haber sido visitada por algún pastor, ya que, encontramos una cuerda negra de plástico de las empleadas por las empacadoras.

            Como es perfectamente visible desde abajo nos proponemos volver a visitarla con linternas y alguna cuerda para explorarla un poco.

            Son las tres y media cuando siguiendo idéntico camino nos volvemos al encuentro de las raquetas mientras contemplamos a los cuatro portugueses que se han ido acercando al ibón y ahora se dan la vuelta sin más.

 
Arco Natural de Piedrafita que localizaríamos en otra ocasión. 15-2-06.
 
            Recuperamos las raquetas y con ellas nos vamos para abajo atravesando por encima del pequeño muro de cierre del Ibón de Piedrafita para acercarnos  al abrigo de las inmediaciones del mismo, que por cierto, está derruido.

            Ya en la pista y en el lugar que coincide con el barranco nos quitamos las raquetas limpiándolas en el barranco y tras enmochilarlas, nos vamos pista abajo. La tarde va de camino, se ha estabilizado un poco y también se ha enfriado. No podía ser de otra forma.

A las cinco saludamos a los portugueses que están metiendo los bártulos en su coche aparcado junto a la Cuniacha y nosotros nos vamos con el nuestro para abajo. Han sido hoy 550 metros de desnivel movidos al encuentro del Arco Natural de Piedrafita que no hemos encontrado, pero que prometemos volver a buscarlo.

           

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.