14 ene. 2006

1-06. TARMAÑONES. 14-1-2006

La Este de Tarmañones.
 
Vaquería de Escarrilla y cara norte. Descenso por el collado con Cochata.

14-01-2006.

Salida 08 h. Llegada 12 h.

Sol.

Fácil.

Raquetas de nieve.
 
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tarmañones procedente de Prames. Vía en amarillo.

            El final del 2005 quedo marcado por una casi completa carencia de actividades en montaña. Además, yo no pude subir a Santa Orosia a montar el belén y con la excepción de esquiar en Formigal el día de Noche Buena y subir hasta el inicio de la Tosquera el 26, en un día solemne de hielo; ni siquiera pudimos despedir el año con una de nuestras acostumbradas excursiones de fin de año.

            Los días que podíamos salir hacía mal tiempo y para colmo tenemos que llevar a mi abuela al hospital el día 3 y el día 7 se mata Tomás en un accidente de tráfico. Así que, el sábado 14, a pesar de que Rosa tiene que trabajar por la tarde, decidimos salir a dar una vuelta.

            Vamos a ir a Tarmañones o a Pazino con las raquetas. Ha nevado recientemente y la nieve que está sin transformar no es para nosotros.  Con los esquís no tenemos ningún futuro.

            Nos levantamos a las siete y cuarto para marchar pronto para arriba. Ni siquiera vamos a comprar pan.

            Veremos a ver cómo está la nieve en la carretera a la altura de Escarrilla y allí decidiremos.

            La nieve en la orilla de la carretera aparece debajo de Escarrilla, pero a pesar de ello, nos introducimos en la carretera que va hacia Tramacastilla. Está limpia hasta el desvío hacia las naves del ganado. Desde allí la pista está con nieve pisada pues la han limpiado para poder llegar hasta la vaquería. Pongo la tracción en las cuatro ruedas y prosigo con cuidado para arriba puesto que delante llevo poca labor en las ruedas.
 
Llegada del sol a las Argualas.

            No tengo ningún problema para llegar y aparcar en un pequeño ensanche de la pista junto a las naves del ganado.

            Aparcamos dejando paso y posibilidad de que puedan dar la vuelta y a las ocho y media nos ponemos las raquetas y salimos pista adelante. Estamos a 1320 metros de altitud.

            Por la pista ascendemos suavemente siguiendo las huellas de unos esquís un tanto en dirección noroeste. Enseguida entramos en calor y nos viene bien porque la mañana está fría sin paliativos de tal manera que las manos se nos han quedado un tanto frías   con las maniobras de la partida.

Pacino desde la Este de Tarmañones.
 
            Alcanzamos la portera para el ganado en el final de la pista y a partir de allí, giramos un poco al oeste y proseguimos el ascenso de manera directa hacia el pico que se ve bastante lejos.

            La nieve está muy profunda y algo suelta sin transformar  de tal forma que  con las raquetas nos hundimos por encima de los 15 centímetros y, consecuentemente, la marcha se hace pesada.

Cara Este de Cochata.
 
            Ascendemos ya al suave sol de la mañana con las alzas puestas y nos aprovechamos lo que podemos de una huella de esquís. Con ella nos vamos a alargar hasta arriba y así no tenemos que elegir camino. No es gran negocio la huella puesto que en las laderas la raqueta del valle se va un poco por lo que tenemos que progresar haciendo huella con la raqueta de la montaña y emplear la huella de los esquís para la raqueta del valle.

Cochata y Cantero al recién llegado sol de la mañana.
 
            No vamos hacia el collado con la Punta Cochata como siempre lo hemos hecho cuando hemos venido por aquí, sino que siguiendo una excelente vía orientada al oeste nos dirigimos directos a la cima.
 
El irresistible encanto de Cochata.
 
            Las pendientes son suaves pero a pesar de ello las piernas pesan lo suyo con esta nieve y quizás más por el mes de descanso que llevamos. Yo me encuentro cansado todavía del partido del jueves.
 
La Sur de Cochata y Midi de Ossau.

            Bajo el casquete somital giramos un tanto al norte para superar un pequeño resalte practicado por la nieve venteada y ya de nuevo al oeste  por una suave pendiente perfectamente alomada alcanzamos la cima de Tarmañones a 1971 metros de altitud cuando son las diez y cuarto.

Llegando a la Cima de Tarmañones. Argualas detrás.

Brecha de Cachiribizas.
 
Arrieles y Pallas desde la Cima de Tarmañones.

Foratata y Musales.

Macizo de las Argualas desde Tarmañones.
 
            En el pilote cimero del pico almorzamos un poco al fresco de hielo que campa por la amplia y plana cima, bebemos un poco y contemplamos un dilatadísimo paisaje circular que no por conocido deja de ser absolutamente espectacular: al sur toda la Partacua impecablemente nevada, al oeste de Bucuesa hasta el Midí, al norte desde el Portalet, Arrieles, Pallas, Balaitus y Argualas con Tosquera y Pazino en primer plano y al este Bachimaña, Brazato, Ripera y Tendeñera hasta Santa Elena. Tomamos una cumplida ración de paisaje un tanto frío y ciertamente neblinoso ya que está el cielo ligeramente arañado. Las manos se me quedan frías haciendo fotos y me las caliento con el vaso de café con leche con el que liquidamos el almuerzo.

Bucuesa preside el circo del mismo nombre.

Ibón de las Saleras o de Tramacastilla.
 
            Media hora después, con ganas de movernos, nos asomamos para contemplar los Ibones de Tramacastilla y Escarra completamente helados marchando para abajo en dirección norte hacia el collado de separación con Cochata.

Midi de Ossau.

            El descenso del casquete somital se realiza por unas pendientes  más consistentes que las de ascenso pero las raquetas se clavan muy bien sobre la nieve polvo y nos permiten bajar con cuidado a buen ritmo.

La Este de Cocchata bajando hacia el collado.
 
            Llegados al collado, giramos paulatinamente al nordeste y continuamos para abajo, por zona conocida, con la precaución de no irnos demasiado para abajo. Por ello hemos de hacer mucha media ladera aprovechando un suave descenso que nos conduzca al encuentro de las huellas de ascenso justamente en el comienzo de la pista.

Filigranería de hielo en Tarmañones.
 
            Luego por la pista nos bajamos en un momento hasta alcanzar el coche cuando son las doce del mediodía liquidando unos costoso 650 metros de desnivel que nos han propiciado una estupenda mañana de montaña invernal llena de sabor.

            Montados en el coche bajamos con mucho cuidado el tramo de pista nevado que, por cierto, no me da ningún problema y alcanzada la carretera he de parar debido a un ruido que hace la tracción. Luego,  sin perder tiempo nos llegamos a casa cuando son las doce y media, con tiempo para que mi chica pueda ducharse, cambiarse y comer para marchar a trabajar a las dos menos cuarto.
 
Para ver más fotos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.