26 dic. 2007

28-07. A LA POMBIE DESDE LA CABAÑA DE SOQUES. 26-12-2007.

El Midí desde la cabaña de Pombie.15-5-04.

Cabaña de Soques, Barranco de Pombie, Cabaña de la Glero, Grande raillere y Lac y Refugio de la Pombie.

26-12-2007.

Desnivel acumulado700 m.

Distancia recorrida15000 m.
 
Tiempo efectivo 04:45 h.

Nieblas.

Fácil.

 Raquetas.

Agua en el Lac de Pombie o en el barranco a discreción. En temporada en el Refugio de la Pombie.

Rosa Mª. Martínez y Marioano Javierre.

Mapa de la Pombie procedente de Prames. Vía en amarillo.

            No hay nada como las cosas en su punto, y la nieve no es ninguna excepción. Caída a tiempo, no es preciso que sea mucha para cundir y durar.

            Se acaba el 2007 pues estamos a 26 de Diciembre y, aunque tarde por diversas circunstancias, nos vamos a dar una vuelta al monte. Queremos pisar nieve, por una vez sin los esquís.

            Alrededor de las once de la mañana, después de liquidadas unas cuantas cosillas, nos metemos en el coche y nos vamos Valle de Tena para arriba. Tranquilamente nos llegamos hasta el Portalet que se encuentra entre nieblas y continuamos para abajo. Pasamos de largo el aparcamiento del Valle d’Aneu y tras pasar las defensas de aludes alcanzamos la Cabaña de Soqués y allí aparcamos el coche junto a otros tres más.

            Estamos sobre los 1400 metros de altitud y son las doce del mediodía cuando nos echamos al monte. Indecisamente y en descenso nos acercamos al barranco hasta que localizamos el puente. Hemos de pasar a la orilla izquierda tras perder alrededor de 50 metros e introducirnos inmediatamente en el hayedo siguiendo indecisos caminos que terminan por coincidir en mediano ascenso y en dirección al Barranco de Pombie.
Desde el Collado de Arrious.14-8-03.

            Hemos salido de casa con un día un tanto arañado, en Santa Elena hacía viento, en Formigal entraban ya las nieblas y aquí las tenemos de gorro aparcadas sobre los 1800 metros. El día no está mal al abrigo del hayedo y al calor de la pendiente de un camino que asciende suavemente en dirección fundamentalmente oeste.

            Poco más arriba el camino se acerca al barranco hasta que termina por pasar a la orilla izquierda del mismo a través de un puentecillo para proseguir paralelamente al mismo saliendo del hayedo sobre los 1650 metros de altitud.

            Pisamos nieve desde la Cabaña de Soqués y llevamos de casi todo para la misma aunque, como ya imaginaba, a lo mejor no tenemos que emplear nada. Hay huella de raquetas fundamentalmente y la nieve está estupenda de momento.

            Alcanzamos la Cabaña de Glero tras haber localizado con anterioridad la Cabaña de Pucheoux situada poco más arriba pero en la dirección del barranco junto al que subimos.

            La Cabaña Glero está situada en un rellano alpino, ahora cubierto de nieve y la huella que lo atraviesa se orienta al noroeste y hacia una enorme pedrera que desciende prácticamente desde la mole del Midi d’Ossau que no vemos puesto que las nieblas nos cierran el horizonte.

La Parte baja de la Grande Raillere desde Peyreget.6-6-07.
 
            Seguimos una débil huella que se introduce en la pedrera y que, poco más arriba, termina en un lugar ilógico para ir a Pombie. Los caminos a Pombie o van por la cabaña Pucheoux llegando directamente al refugio o se orientan hacia el Coll de Suzón atravesando la parte inferior de la Grande Raillere.

            Yo intuyo ambos pero con esta nieve, sin huela y sin paisaje prefiero quedarnos a comer aquí a la vez que hacemos tiempo a que las nieblas se levanten un poco permitiéndonos afinar la orientación.
 
Saoubiste desde la Grande Raillere.

            Es la una y media del medio día y como el “orache” no está mal  se nos va media hora en el asunto que incluye la colocación de las raquetas ya que aquí la nieve blandea mucho más al no estar pisada.

            He querido ver la pared de la Jean Santé y decidimos proseguir en dirección noroeste aprovechando tramos de nieve entre el pedregal de considerables proporciones y ya en ascenso hacia el alto de un resalte que se alarga hacia el refugio con aspecto de arista que yo sé que no es tal.

Collado de Suzón y la Pombie. 15-5-04.

            Alcanzamos la parte alta del resalte y coincidimos allí con la huella que sube directamente desde la Cabaña Glero y ya, puestos en la huella, decidimos continuar.
 
            La huella se arrellana, serpentea entre piedras y tras aproximarse un tanto al Coll de Suzón gira poco a poco hacia el sur con algún que otro sube y baja a la vez que las nieblas comienzan a bailar aclarándose de manera intermitente.

´La Este de Midi. 18-4-09.
 
            La travesía de la Grande Raillere se hace, como siempre, larga  pero a pesar de ello creo que se nos hubiera hecho más largo todavía sin la nieve.

La Sur de la Cabaña Pombie. 18-4-09.

            Se lleva su tiempo pero alrededor de las tres alcanzamos el Refugio de Pombie a 2032 metros de altitud

La Fourche. 18-4-09.
 
            Entramos en la zona libre del refugio que está muy bien acondicionada con literas, mantas y cocina, y tras echar unas fotos y contemplar el ibón de al lado del refugio ya completamente helado, emprendemos la vuelta.

            La travesía de la Grande Raillere no se hace demasiado larga al tímido sol que se intercala entre las nieblas pero a pesar de ello se nos lleva treinta y cinco minutos llegar a la cabecera del resalte.

Pallas y Balaitus desde la Norte de Peyreget.
 
            Dudamos entre bajar hasta la cabaña por el camino natural en el que no localizamos huella firme pero finalmente decidimos seguir nuestras propias huellas.

            Debajo del rellano de la Cabaña Glero las nieblas bajan de nuevo y refrescan el ambiente con lo que alcanzamos el hayedo en idénticas condiciones a las que lo hemos dejado.

            En el puente sobre el barranco me quito las raquetas, Rosa se las dejará hasta llegar al coche, y con toda comodidad bajamos el hayedo, y rematamos la jornada cuando son las cinco de la tarde, tras un último repecho que se atraganta un poco, después de los 700 metros de desnivel sobre nieve que hemos saldado en el día.

            Cae la tarde de camino al Portalet y luego, sumergidos en el reducido torrente de esquiadores que vuelven de las pistas nos llegamos a casa a esperar otra jornada más pues el monte seguirá allí, esperándonos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.