12 may. 2007

6-07. SESTRALES POR PLANA CANAL. 12-5-2007.

La Sudeste de Sestrales.

Barrera de Plana Canal, Tozal del a Fueba, Arista Norte. Vuelta hasta San Bizenda.
 
12-5-2007.

Salida 11 h. Llegada 17 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sestrales procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Los Sestrales son unas puntas conformadas por unos tremendos paredones en su vertiente oeste o de Añisclo y unas laderas más o menos vestidas de pradera alpina por encima del pinar en su vertiente este. La arista sur es un imponente paredón que hay que faldear hacia el este al encuentro de un fácil corredor que permite el acceso a la plana cúpula somital si se asciende desde San Urbez y la arista norte que arranca en Plana Canal es una suave sucesión de lomas en ascenso sobre las que pelea la caliza con la pradera alpina de altitud. Se trata del acceso más sencillo y es de esos de los que dices aun sin conocerlo: por aquí podríamos subir.
 
La Sudoeste de Castillo Mayor desde Plana Canal.

            Es sábado 12 de Mayo de 2007 y queremos hacer algo sencillo, cansados ya de tanta pista por los alrededores del pueblo.

            El Collado de Plana Canal está en la quinta puñeta pero? Son dos horas de coche para pasar la Guarguera y tomar la carretera primero hasta Ainsa y luego llegar a la Espuña; allí hay que tomar la entrada a Añisclo e inmediatamente salirse a nuestra derecha hacia Puértolas, proseguir adelante hasta el desvío para Escuaín y continuar un poco hacia Bestué abandonando la carretera asfaltada aunque estrecha para tomar 9 kilómetros más de pista en buen estado y sin demasiado desnivel que te lleva la la barrera que cierra el acceso a Ordesa en el Collado de Plana Canal a 1760 metros de altitud.

 
La Arista al Tozal de la Fueba.

            Son las once y cuarto de una mañana de Mayo, moza ya, cuando en medio de un concurrido collado tomamos dirección sur e iniciamos el camino de ascenso al Tozal de la Fueba.
 
Partacua y Tendeñera desde la Arista noroeste de Sestrales.
 
Sestrsles Alta desde el Collado del barranco del Caballo.

            Sobre la mitad del ascenso practicamos un faldeo, balizado en rojo, por su ladera este que, casi de llano nos coloca en el amplio collado de la Mallata Fueba, vestido de un verde escandaloso en contraste con el resto que está bastante reseco.
 
El Fraile en la oeste de Sestrales Baja.

            Atravesamos el collado de punta a punta y situado a 1800 metros de altitud e iniciamos el ascenso de la loma sur del Garrot de la Campana.
 
La oeste de Sestreles Alta desde la Baja.

            A media subida y de nuevo realizamos otro faldeo por la vertiente este que nos conduce a la arista en un minúsculo collado ante los resaltes somitales. Contemplamos desde allí los verticales paredones de Sestrales Alta y continuamos el ascenso de unos cortos resaltes en los que se alterna el lapiaz calizo con la pradera alpina a la vez que sorteamos los recovecos originados en una serie de sucesiones de proas y corredores que conforman la pared oeste del pico y que nos recuerdan que estamos en Ordesa, algo que nos confirma constantemente los carteles que delimitan la extensión del parque en la zona de Añisclo.
 
La Suca y las Tres Marías desde Sestrales.

            En una hora aproximadamente alcanzamos la cima de Sestrales Alta a 2106 metros de altitud y decidimos proseguir hasta la Punta Baja situada más al sur.
 
Pliegues de Mondotó en la Orilla Noroeste del Valle de Añisclo.

            Caminar por la arista requiere esfuerzo y tiempo pues la arista tiene continuos entrantes y salientes y el lapiaz calizo aflora constantemente hasta la misma. Se nos va media hora en el tránsito y es la una menos cuarto cuando alcanzamos la plana cima de Sestrales Baja situada a 2078 metros de altitud.
 
La Oeste de Castillo Mayor desde Sestrales.

            Almorzamos contemplando un paisaje de 360 grados ciertamente interesante: al este tenemos Castillo Mayor, Punta Llerga, Cotiella de blanco, Peña Solana y Montañesa; al sur la peña del Reloj, el fondo del valle lleno de pantanos y neblinas y Guara; al oeste el cordal de Manchoya, Telera en la distancia, Tendeñera más cerca y Mondotó aquí mismo; y al norte casi todo Ordesa comenzando en el Pueyo de Mondicieto hasta Diazas y Trallata y Desde el Cilindro al Collado de Añisclo para continuar con la Suca, las Tres Marías y terminar allá por la Pala Montinier. Es una punta con vistas.
            Alrededor de la una emprendemos la vuelta hasta las inmediaciones de la Punta Alta.
 
Tres Sorores, Olas y Torre de Góriz desde Sestrales.
 
            Creemos reconocer el camino de acceso por el Collado de la Peña del Reloj y nos vamos para abajo tras contemplar al Fraile una preciosa aguja que remata el espolón central de Sestrales Baja.
 
Añisclo por debajo del Barranco de la Pardina.

            En el Collado del Barranco del Caballo me detengo un rato estudiando la posibilidad de acceder por el mismo hasta arriba desde el fondo de Añisclo. Es una posibilidad. Luego ascendiendo por la arista alcanzamos El Garrot de la Campana y ya, a ritmo, nos bajamos por la loma hasta las proximidades del Collado de Plana Canal orientándonos hacia la cabaña directamente.
 
Mallata Fueba y Plana Canal desde el Garrot del Oso.

            Continuamos pista adelante en suave descenso, cogemos agua pues es un día en el que el sol y el viento nos han producido sed y e tres cuartos de hora nos llegamos a la Cabaña de San Bizenda a 1740 metros de altitud cuando son las cuatro menos cuarto de la tarde.
 
Anémonas en la Norte del Garrot del Oso.

            Comenos en la puerta del refugio y mientras Rosa toma un poco el sol yo me voy en dirección norte por las rodadas practicadas en la pradera alpina y en horizontal hasta que localizo el comienzo del camino que baja al fondo del Barranco de Añisclo frente al Barranco de la Capradiza es decir, 1 kilómetro más al norte del Refugio de San Bizenda.
 
Sestrales desde San Bizenda.

            Sobre las cuatro y media y tras contemplar las paredes occidentales del Cañón de Anisclo reemprendemos el regreso hasta el refugio de Plana Canal que está abierto al igual que el otro y bastante limpio y enseguida hasta el coche. Son las cinco y media de la tarde y aunque no hemos movido más que 600 metros de desnivel al final ha resultado un día interesante si le sumamos las cuatro horas largas de coche.
Espléndido botón de oro en Plana Canal.

El Refugio de Plana Canal.

            A las ocho menos cuarto y sin perder demasiado tiempo nos llegamos a la ducha que nos sentará de maravilla.
 

6 may. 2007

5-07. EL TOZAL DE LAS FUEBAS. 6-5-2007.

La Sudoeste del Tozal de las Fuebas.

Pista del Sorrosal y arista sur.

06-05-2007.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Nieblas.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Tozal de las Fuebas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Al que le entra el mal de montaña, no tiene remedio. Se morirá de lo que sea pero con ese mal a cuestas.

            Y va a la montaña en verano, en otoño y en primavera por supuesto, y cómo no: también en invierno. Y eso es así pero no queda allí el asunto. Va con buen tiempo, con mediano esperando que mejore y con malo pues algo se podrá hacer. Va con crampones o con raquetas, o si no con esquís de travesía o con las botas de pescar y el paraguas de pastor si es preciso. Más alto, más bajo, hacia el norte o hacia el sur pero va.

            Hay cosas para hacer hasta con nieblas: Oturia, Oroel… y otra, por qué no, el Tozal de las Fuebas: tiene un buen trozo de pista, un par de refugios y una loma para no perderse. No es demasiado larga la actividad y mueves un desnivel asequible. Si además hay vistas puede ser la leche.

            El domingo 6 de Mayo de 2007, sin madrugar y esta vez con intención pues ya estuvimos en una anterior ocasión repelidos por el mal tiempo, nos vamos al Tozal de las Fuebas.

            Pasamos Cotefablo y tras dejar atrás Linás de Broto, aparcamos junto a la barrera de la Pista del Sorrosal. Son las diez y media de la mañana y estamos a 1220 metros de altitud.

            Las nieblas están por arriba y quiere gotear, es “rabia de tiempo”.

            Tomamos la conocida pista en dirección norte que llanea más que asciende y nos vamos valle adentro por la ladera orográfica izquierda.

Borda de ensueño en el Sorrosal.

            Enseguida alcanzamos las primeras bordas y las vacas que pastan bajas todavía.

            Poco después contemplamos los corredores de Mondiciero, cogemos agua de la Fuente del Furco y a lazadas ascendemos el primer resalte  que con atajo incluido nos lleva al primer refugio situado a 1640 metros de altitud.

Barranco Suaso.
 
            Echamos una ojeada para comprobar que está solamente decente y proseguimos pista adelante, ya casi horizontalmente, para dejar sucesivamente a nuestra izquierda o norte primero el Barranco de la Arriesas y seguidamente el de Suaso.

            Bajan cumplidos de agua proveniente del deshielo de las nieves del final del invierno como ya es costumbre, convenientemente amamantadas con las copiosas lluvias y nieves de esta primavera.

            Cruzado el barranco Suaso en una pequeña depresión alcanzamos el segundo refugio a 1720 metros de altitud. Son las doce y cuarto y por lo tanto, vamos a almorzar un poco.

            Junto al refugio hay un todo terreno de guardas forestales que, como es lo suyo, se ha plantado allí destrozando con sus ruedas la hierba de la pradera alpina que está completamente harta, trazando un nuevo destrozo por encima de la mallata. Pero no hay problema. En este “país de soborno y chanchullo”, la envidia de los lugareños y la holgazanería de algunos “interesados” guardas forestales cierran las pistas para que el personal de a pie no dañe ni contamine el medio natural; ya se encargarán ellos de sobra, probablemente paseando a amiguetes o a turistas, por un módico precio, que se embolsarán sin rubor alguno. Ellos tienen derecho a todo. ¿Quién les habrá otorgado semejantes derechos? ¿Y cómo podremos sacar a esos cochinos de estas zolles?

            Cuatro “señoritos” vienen de… ¿se podrá saber qué hacen un domingo a media mañana estos cuatro tíos por aquí haciendo horas extraordinarias? Localizaré sus huellas provenientes del Collado de Yésero. ¿Qué habrán ido a hacer cambiando de valle cuando pueden subir por la pista del Barranco del Infierno, además de destrozar la pradera con el todoterreno?

Barranco las Fuebas.
 
            En dirección noroeste nos acercamos a la rama izquierda del Barranco de las Fuebas que tiene una cascada preciosa y tras cruzarlo nos encaramamos, poco a poco, a la loma sur del pico aprovechando que las nieblas se van remangando conforme nos aproximamos.

La Pared de Tendeñera desde el Tozal de las Fuebas.

            El repecho se quiere asentar en nuestros gemelos pero enseguida alcanzamos la cima del Tozal de las Fuebas a 1972 metros de altitud. Es la una y media del mediodía.

Collado Norte de Fañanizas Altas.
 
Vertiente Este del Collado de Yésero.
 
Circo de las Fuebas.
 
            Las nieblas nos permiten ver al oeste el cordal que nace en Cotefablo con la Planas, el Toronzue y Navariecho que culminan en el Collado de Yésero siendo el límite con el Barranco del Infierno. Al Norte se adivina más que se ve el Ripera o la Blanca, la entrada al Collado de Tendeñera, Tendeñera, la Pasata de Tendeñera, las Torres de Otal, y el Otal. Al este se adivina Fenez, Comas y Mondiciero y por delante las Fañanizas y el Tozal de Suaso. Al sur el valle se difumina en el cordal de Pelopín y Manchoya.
 
Torreones de Tendeñera.
 
La Sur de Tendeñera.

Ripera o la Blanca.

            Seguimos adelante descendiendo una pequeña depresión y ascendiendo a la punta norte: hay que contemplar de cerca la preciosa calzada de la pared inferior de Tendeñera: ¡Qué maravilloso tablero de ajedrez!

Comas y Mondiniero.

Mallata las Fobas y Otal.
 
            Bajamos hasta el nacimiento de la pared y dando media vuelta descendemos al rellano entre Fuebas y Fañanizas que es una deliciosa majada.

Barranco las Fuebas de vuelta.

            Atravesamos el rellano en dirección sur y nos bajamos hasta el refugio alto para pasar de largo y llegarnos hasta el bajo. Son las tres y cuarto y vamos a comer.

Prímulas elatior.
 
La Sur de Fenez desde el Sorrosal.
 
            Se hace fresco a pesar de estar al sol y al abrigo del viento que ahora sopla pretendiendo poner en fuga a las persistentes nieblas de la mañana.

El Puerto de Linás de Broto.
 
            Media hora después tomamos el atajo y luego por la pista nos bajamos hasta el coche. A las cinco hemos liquidado los 800 metros de rigor de la actividad. Media hora después estamos en la ducha.

           

5 may. 2007

4-07. LA MAGDALENA Y EL CORDAL DE LAS BLANCAS. 5-5-2007.


 

 
Hacia la Magdalena.
 
Collado de la Sierra, Pista de las Blancas de Borau, Punta Norte de la Madalena, La Madalena, Cordal de las Blancas y Pista de las Blancas de Borau.

05-05-2007.

Salida 10 h. Llegada 18 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Magdalena procedente de Prames. Vía en amarillo.

            No es una buena primavera para ir al monte. Hay demasiadas nubes y abundantes lluvias y las nieblas en altitud están aseguradas. Por tanto habrá que buscar algo no muy alto que nos permita caminar y para ello la pista de las Blancas de Borau viene que ni pintada.

            El sábado 5 de Mayo  de 2007 nos subimos hasta Aratorés y un poco más arriba, en el Collado de la Sierra, aparcamos junto a la barrera. Son las diez y media de la mañana ya que no hemos madrugado y estamos dispuestos a la marcha a 1145 metros de altitud.

            La mañana está agradable hacia el sur y con nieblas en el norte que se descuelgan hasta los 2200 metros. Nosotros tenemos por delante tiempo y camino para que se espabile el día.

            La pista que cuenta con un viejo asfalto, se orienta fundamentalmente en dirección norte y llanea indolentemente un buen trecho hasta que se eleva ligeramente para alcanzar el primer refugio que está como recién hecho.

            Hemos iniciado las primeras lazadas sobre el pinar al encuentro de la pradera alpina, dejamos a nuestra izquierda la pista que comunica con el Estarrún y que retorna poco mas arriba desde los Aguachinales.

            Cogemos agua de la balsa con lo que liquidamos un problemilla menor y almorzamos al tibio sol de la mañana.

Punta Sallerre desde la Pinosa.
 
Enseguida alcanzamos la pradera alpina en cuyo inicio se asienta el Refugio de la Pinosa a 1750 metros de altitud y desde el que contemplamos el cordal de las Blancas a la Madalena que es nuestro objetivo.

            La pista atraviesa con fuertes lazadas la ladera en la que está instalada la pradera alpina pero nosotros atajamos un poco en dirección nor-noroeste para alcanzar la pista poco más arriba cuando la misma avanza al oeste de Punta Sallerre, alcanza luego el Collado de las Blancas y pasa al oeste de la Punta de las Blancas. Es aquí cuando  comenzamos a encontrar nieve en las zonas interiores menos soleadas de la pista.
 
Las Magdalenas  y las Blancas desde la pista.

            Utilizamos la orilla limpia para avanzar pista adelante a la vez que contemplamos los juegos de las nieblas sobre las zonas altas del cordal.

            Algunos neveros cortan completamente la pista pero la nieve está blanda y cubierta de una ligera capa de nieve caída la noche anterior y se transita bien por ellos.

            Poco más adelante la pista inicia un suave descenso en busca del Collado del Turbillón o de Rigüelo y, alcanzado el nevero que arranca en el collado entre las dos puntas más elevadas de la Madalena, lo atravesamos en ascenso y nos vamos ladera arriba.

Punta de la Magdalena desde la Punta Norte.
Mallos de Rigüelo.

La Arista Norte de la Magdalena Sur.
 
            La pared que esta manchada parcialmente de nieve reciente nos permite subir con facilidad pero nos saca el aliento. ¡Cómo se nota que venimos de un invierno de pistas sin desniveles!

            De cualquier forma son poco más de 100 metros de desnivel que subimos al sol y que nos depositan en la cima de la Punta Norte de la Madalena  a 2273 metros de altitud.

Mallos de Lecherines con permiso de las nieblas.

Un claro momentáneosobre los mallos de Rigüelo y Lecherines.
 
            Las nieblas se han retirado hasta los Mallos de los Lecherines cubriendo todo el cordal que desde aquí arranca en Aguerrí y tiene que terminar en Telera. Pero lo poco que vemos es con el intermitente permiso de las nieblas y, eso si, somos inmisericordemente zarandeados por un más que fresco viento del norte. Es la una y media del mediodía.

El Rellano del Refugio López Huici.
 
            Aquí mismo tenemos a nuestros pies el Refugio López Huici y el falso rellano en el que se asienta. El descenso es sencillo pero no vamos a hacerlo: preferimos hacer el cordal si el viento no lo impide.

Las dos Magdalenas subiendo a las Blancas.
 
            No lo impide pero lo intenta. Descendemos alrededor de 50 metros hasta el collado y en dirección sur iniciamos el ascenso, ayudados por el viento, hasta alcanzar la cima del Pico de la Madalena en medio de un vendaval de respeto. Son las dos de la tarde y estamos a 2275 metros de altitud indecisos entre desmontarnos de la loma o proseguir adelante pues mi chica no está todavía para muchos trotes.

Subiendo la Norte de las Blancas de Borau.

Espata y Bacún desde las Blancas.
 
Lecherines Bajo desde las Blancas.
 
            El viento amaina un poco y proseguimos por la cresta semicubierta de nieve blanda y en suave descenso hacia el sur. El viento empuja pero es soportable lo que facilita el tránsito hasta que alcanzamos La Punta de las Blancas de Borau situada a 2131 metros de altitud cuando son las dos y media de la tarde.

La Sur de las Blancas de Borau.

Collarada sin nieblas.

            Un descenso suave nos conduce a la pista a la altura del Collado de las Blancas sobre los 2000 metros de altitud. Y de allí en adelante desandamos el camino de ascenso a través de la pradera alpina practicando una diagonal a cuyo extremo se encuentra el Refugio de la Pinosa.
Refugio de la Pinosa y Oroel.

            Se hace largo pues son las tres y media cuando nos ponemos a comer al abrigo del refugio y al sol de la tarde que no impide que se nos haga fresquillo.

Zona Oeste de Collarada.

La Parte Este y Villanúa.
 
            Media hora después reemprendemos el camino entrando en el pinar con lo que nos ponemos a salvo del viento con lo que entramos en calor.

Samolas y Retona desde Aratorés.
 

Preciosas orquídeas, satiriones.

Collarada y Collaradeta desde Aratorés.
 
            Al camino le pasa lo mismo que al invierno, y es que no se lo comen los ratones. La pista tiene por encima de 15 kilómetros y nosotros hemos hecho casi toda. No habrá bajado de 28 kilómetros y además hemos movido 1200 metros de desnivel. A las seis de la tarde llegamos al coche con ganas. Hoy hemos realizado una actividad cómoda pero nos ha resultado dura dadas nuestras actuales circunstancias.