11 ene. 2009

2-09. LOS IBONES DE ANAYET. 11-1-2009.

 
En Anayet.

Aparcamiento de Anayet, Glera de Anayet y Barranco Culibillas.
 
11-1-2009.
 
Desnivel acumulado 550 m.

Distancia recorrida 9500 m.
 
Tiempo efectivo 03:30 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de travesía.

Agua según temporada pero mejor llevarla.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Anayet procedente de Alpina. Vía en amarillo.
 

 

 

            Son varios, algunos ya colmatados y desperdigados por los alrededores de la arista de las Negras que culminan al este con el Diente de Anayet aunque el personal solamente suele visitar los situados entre el  Pico Anayet, el Diente de Anayet, el Espelunciecha y el Arroyeras.

            Se trata de una cubeta lacustre suspendida sobre los 2200 metros de altitud, pasto inmemorial de cumplidas cabañas del ganado de Sallent. En la actualidad, una reducida manada de yeguas  decora las obligadas fotos de la cara este del Diente y del fastuoso Midi d’Ossau.

            Los accesos más comunes son varios. El originario desde el Formigal del Barranco Culibillas que utilizaba la antigua pista del Corral de las Mulas a las minas de Anayet, el que utiliza la Canal Roya para acceder por lo Rinconada de Anayet desde Canfranc o el utilizado por los franceses que ascendiendo la Glera de Anayet se incorporaban al Barranco Culibillas bajo el cerrojo lacustre, incluso el poco transitado que utiliza la Canal de Izas y accede a la cubeta lacustre por la zona del Vértice de Anayet.

            ¿Cuántas veces hemos subido a este idílico rincón desde aquel verano del 85? La gente sube en verano y… repite en invierno. Es uno de los actuales paraísos de esquiadores y raquetistas.

            Es 11 de Enero de 2009. Han anunciado un frío del carajo y teniendo en cuenta que la actividad es cortita, pues no madrugamos. A las once de la mañana estamos en la parte baja del aparcamiento de Anayet, al tibio sol de la mañana preparando los bártulos. Vamos a subir con los esquís.
 
Hacia la Glera de Anayet.

            Estamos a 1780 metros de altitud y partimos para tomar la orilla izquierda de la pista de esquí, creo que se llama ”La Glera” y ascender en dirección oeste suavemente trazando zetas cómodas no muy lejos de la misma.

            Enseguida la pendiente se hace un poco más pronunciada, ponemos las alzas y proseguimos para arriba entrando en calor.
 
Arroyeras desde la Glera de Anayet.


            Alcanzada la parte superior del resalte, cruzamos la pista de esquí y nos adentramos en la Glera de Anayet, un rellano de colosales proporciones. Nuestro objetivo es el amplio collado de separación entre la Punta de la Garganta y el Pico Espelunziecha.

Punta de la Garganta o Garmet.
 
            Elegimos nuestro propio camino en medio de variadas huellas de esquiadores y en suave ascenso, siempre al oeste alcanzamos el collado situado a 2072 metros de altitud.
 
Descenso al Barranco Culibillas.

La elegántísima Punta de la Garganta desde el Barranco Culibillas.

            Hay una huella de ascenso desde el barranco Culibillas pero nosotros tomamos la huella que en suave descenso nos permitirá perder alrededor de 50 metros de desnivel trazando una suave media ladera y alcanzar así la huella que transita el fondo del barranco al sur de los Picos Culibillas y Arroyeras.


            Entramos en la sombra y se hace fresco, este valle es así, pero no será por mucho tiempo ya que, enseguida, giramos un poco al norte para salir de la misma y enfrentarnos a pala del cerrojo de los ibones.
Se asoma el Diente de Anayet.
 
            Son aproximadamente 100 metros que se suben con relativa comodidad gracias a una huella perfectamente trazada y con una buena nieve que quiere blandear un poco al sol de la mañana.

En el Ibón Grande de Anayet.
 
            Superada la parte central, un poco más erguida y con nieve algo más dura, la pared se arrellana y nos enseña progresivamente la airosa cara este del Diente de Anayet que enseguida contemplaremos desde el medio de la cubeta lacustre a 2240 metros de altitud. Es la una del mediodía.
Midi de Ossau desde Anayet.

La Este del Vértice de Anayet.

            El circo lacustre está sublime y el ibón más grande, sin huellas a su alrededor celestialmente inmaculado. Hacemos fotos y comemos contemplando la oscura cara norte al contraluz del Arroyeras, la impecable cara sudeste del Vértice de Anayet, la elegante cara este del Diente de Anayet y la soleada cara sur del Espelunciecha invitándonos a subirla, además de contemplar al archiconocido Midí d’Ossau de postal.
 
Una más al Diente de Anayet.

La Norte de Arroyeras.

            Media hora después nos vamos para abajo por idéntico camino. Descendemos la pala del cerrojo con buena nieve, remontamos desde el barranco al collado con algún esfuerzo y alcanzado el collado bajamos la Gravera de Anayet aproximadamente por el lugar que la hemos pasado a la subida. La nieve próxima a las pista de esquí está mejor que la de las propias pistas, una auténtica delicia incluso para pésimos esquiadores como nosotros.
 
Iniciando el descenso del Cerrojo Lacustre de Anayet.

La pala del Cerrojo Lacustre de Anayet, esta vez si.

            A las tres de la tarde damos por liquidado el paseo. Habrán sido alrededor de 550 metros de desnivel.

Para ver más fotos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.