4 ene. 2009

1-09. PUNTA CUYALARET U CUBILARET. 4-1-2009.

 
Cuyalaret desde el Portalet de Aneu.

Portalet d’Aneu y cara norte.
 
4-1-2009.

Salida 11 h. Llegada 15 h.

Sol.

Muy fácil.

Raquetas de nieve.

Gabriel Miranda, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cuyalaret procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
           Habíamos estado en Peña Meytadere, en las Gralleras, habíamos subido la Punta Blanca d’Aneu, el Pico Canal Roya, incluso a la Peña de la Glera y a la Campana d’Aneu. No se nos había ocurrido Cubylaret. ¡Cosas que pasan! El Pirineo es grande.

            Es 4 de Enero de un recién estrenado 2009, queremos para hoy algo ligero, y a las once de la mañana, a pleno sol en el Portalet d’Aneu hace bueno, pero las manos se enfrían. Que haga bueno en el Portalet ya es algo y el día es de postal.
Meytadere, Campana de Aneu, Cuyalaret y Aneu.

                     Salimos del aparcamiento junto a las aduanas situado a 1794 metros de altitud y en suave ascenso nos incorporamos a la ladera norte de la cresta fronteriza iniciando la ruta en dirección oeste-sudoeste. Frente a nosotros se despliega una buena parte del Circo d’Aneu y la cara norte de Cubilaret en toda su magnitud que es nuestro objetivo.


            Disfrutamos ya de discreta compañía desperdigada por la inmensa amplitud del circo impecablemente vestido de blanco y seguimos una huella que se inclina cómodamente hacia la cabecera del Barranco del Portalet.

 
            Llevamos a nuestra izquierda la Peña Meytadere y la Campana d’Aneu de gratísimos recuerdos y, consecuentemente, la vista entretenida. Poco después cruzamos el mismo y transitando por su orilla izquierda nos detenemos para ponernos las raquetas que nos faciliten agarre en algún tramo duro e inclinado y comodidad en tramos de nieve profunda. Hay de todo.


Campana de Aneu.

            Superamos sucesivos resaltes muy suaves y escalonados y alcanzamos finalmente el barranco que baja del Collado d’Aneu sobre los 2000 metros de altitud.


Abandonamos el barranco orientándonos al sur para superar un pequeño resalte de alrededor de 30 metros con buena nieve y que nos deposita en una suave ladera bajo el casquete somital de la peña.


Pic de Aneu.

            Próximos a una poco prominente arista orientada al norte alcanzamos el resalte somital,

medianamente erguido y que abordamos trazando algunas zetas. Nos permite subir los últimos 50 metros y alcanzar la plana cima de Punta Cubilaret a 2291 metros de altitud. Es la una menos cuarto.

En Cuyalaret.

Diente y Negras de Anayet.

Midi.
 
            La cima está concurrida y corre un a fría brisa que porfía para privarnos del disfrute de 360 grados: el Diente de Anayet en primerísimo plano, los Murallones de Borau, el Aspe, el Bisaurín, la Punta d’Aneu aquí mismo, el sempiterno Midí d’Ossau, el Lurien, los Picos de Arrious, Pallas, Arriel, Balaitus, Infiernos, Argualas, Foratata, la arrogante Campana d’Aneu …y ya con más detalle, el Corredor Trasarriu, la cubeta del Ibón de la sartén, la norte de Liouviella, el Paretazo del L’Ourade, la Faja norte de la Punta de la Garganta de Borau… Hacemos fotos sobre la incipiente cornisa que corona el vertical paredón de la cara sur y la, en la distancia, concurrida cima del Canal Roya.
 
Pico de Aneu.
 
Lurien y Arrious.

Pallas, Arriel, Balaitus y frondiellas.

            La arista hacia el este se corta directamente en la cima pero hacia el oeste unos cortos y verticales metros te sacan de la cima y te conducen ya en suave descenso hacia el Collado d’Aneu a 2243 metros de altitud. Recordando la ascensión desde el collado a la Punta d’Aneu, perdemos unos metros, buscamos abrigo de la brisa y nos disponemos a comer un poco al sol. Es la una y cuarto.

Infiernos, Garmo Negro y Argualas.

Canal Roya y Peña Blanca.

Tortiellas y Aspe.

Tras la raca el Bisaurín.
 
Castillo de Acher y Acue.

            Media hora después proseguimos el descenso aprovechando la calidez de un mediodía frío, en una de las múltiples zonas abrigadas de este circo que tan buenos y abundantes recuerdos nos trae. Nos lo enseñaron los franceses y ahora lo disfrutamos todos.


            A las tres estamos tranquilamente en el aparcamiento. Han sido 500 metros de desnivel para una relajada jornada invernal apta incluso para principiantes.


Para ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.