18 abr. 2009

13-09. CON ESQUIS A LA POMBIE. 18.4-2009.

Llegando a la Pombie.
 
Valle d’Aneu y Col de Soum de Pombie.
 
18-4-09.

Desnivel acumulado 500 m.

Distancia recorrida 7500 m.
 
Tiempo efectivo 03:00 h.
 
Sol.
 
Fácil.
 
Esquís de travesía.

 Actividad muy concurrida casi en cualquier época del año. Hoy ha sido una excepción.

Sin nieve en la Cabaña de Pombie o en el ibón. Se puede tomar en los barrancos del inicio pero con cuidado puesto que hay mucha ganadería en el Valled’Aneu.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierrre.

Mapa de la Pombie procedente de Prames. Vía en amarillo.

            La Pombie es un lugar muy frecuentado por los franceses y también por los españoles que o bien van de camino al Midí d’Ossau, o simplemente quieren contemplar, tanto las impresionantes paredes del indiscutible “Señor de estos Pirineos” como a disfrutar de los delicados lacs que convierten al lugar en una auténtica delicia.          Es una de esas excursiones que hay que hacer y que, puestos a elegir, se hace cuando los hielos y las nieves dejan paso a la primavera.

            A la Pombie hemos subido solos y con amigos, en todas las estaciones del año y por diferentes caminos; vamos, con frecuencia.

            Hoy 18 de Abril de 2009 nos decidimos a subir con los esquís de travesía.

            Estamos en primavera pero hay un nevasco salvaje.

 
            Salimos del aparcamiento que hay en la vertiente francesa de la carretera del Portalet, a la entrada del Valle d’Aneu, cuando son las dos y media de la tarde y con los esquís puestos desde el coche. La tarde está espléndida con nubes de evolución hacia el sur.

            Cruzamos los barrancos, sobre los  por los puentes pues ya bajan llenos de primavera, estamos a 1710 metros de altitud  y tomamos dirección norte por suaves campas completamente cubiertas de nieve un tanto blanda.

Campana de Aneu y Gralleras Norte.

            Hay muy poca gente y no demasiadas huellas para lo que suele ser habitual en esta frecuentadísima zona. Los franceses deben de tener por las nubes el nivel de riesgo de aludes.

            Algunas huellas  pasan por las proximidades de la Cabaña Senescau y debajo de la pared se dividen: al oeste las que se alargan hacia el Col de Iou y  las que seguimos que giran al norte y se van a por la pared.

            Hay una profunda huella de raquetistas que seguimos en principio y alguna huella de descenso de esquiador. Decidimos hacernos la nuestra por comodidad, la nieve está estupenda.
 
            La pared que sube alrededor de 200 metros tiene una primera pala bastante consistente y que ascendemos, aproximadamente sobre el camino, con una larguísima diagonal de oeste a este. En la parte alta de la misma, las huellas se van directamente para arriba pero nosotros proseguimos hacia el este en busca de la parte más baja del rellano intermedio que articula la pared.

Haciael Soum de Pombie.
 
            En el rellano giramos al oeste  para elevarnos cómodamente y al máximo de tal manera que afrontamos el segundo resalte con otra diagonal paralela a la anterior pero más corta puesto que el desnivel también es menor.


            Las huellas con las que de nuevo hemos coincidido se van hacia la parte alta del collado y nosotros nos vamos hacia el Soum de Pombié por nieve completamente virgen.

Cornisa en Soum de Pombie.
 
            El Midí  nos regala una de sus imágenes indescriptibles y  avanzando un poco hacia el oeste tomamos el lugar por el que transita el camino hacia el refugio. Hay una débil huella mañanera  de esquís y la ya comentada de los raquetistas que no parecen conocer mucho la zona.


Midi a la vista.
 
            Transitamos un poco más levados del camino normal que atraviesa la ladera de la arista este del Peygeret y tras un pequeño descenso atravesamos en horizontal para alcanzar un lomo que, en suave descenso nos deposito en el refugio de la Pombie a 2030 metros de altitud. Son las cuatro de la tarde.

Foqueando la norte de Peyreget.

            Los tres raquetistas están merodeando por la arista este del Peygeret y nosotros solos. Es una delicia inimaginable aquí en Pombie.

En la Cabaña de Pombie.
 
            El Lac está completamente nevado, la Grande Raillere y los collados de Suzon y Peygeret también y los paretazos de la este del Midí impecables como siempre. Los altocúmulos de desarrollo  decoran un cielo azul impecable y la Vieja cabaña de la Pombie nos llena los ojos de imágenes y la mente de recuerdos.

La Vieja Cabaña de la Pombie.

Lurien, Arrious y Pallas desde la Pombie.
 
            Saboreamos un café con leche mientras nos deleitamos con un dilatado y conocido paisaje salpicando de viejos conocidos desde Lurien y Arrious hasta el ansiado Lourade y “mira que guapo se ve el collado de unión de los dos Arrieles. ¡Tenemos nieve para tiempos! Las gentes de estos pueblos están de nieve este año hasta la “coroneta”.

            La vuelta la vamos a realizar foqueando cómodamente sobre nuestra propia huella a la vez que contemplamos un paisaje que no por ser conocido deja de ser absolutamente delicioso.

Volviendo al Soum de Pombie.
 
            En el collado de Soum de Pombie paramos, quitamos las pieles de foca y nos abrigamos un poco mientras echamos una ojeada a la Sierra de Tendeñera y a la Estación de Esquí de Panticosa con una nieve como nunca la ha tenido. Hasta la norte de la Partacua está más blanca que de costumbre y los corredores están que se salen. ¡Nos les queda basura que arrojar ni nada! 

En Soum de Pombie.

            La nieve está muy blanda, nos propia algún que otro revolcón, vamos girando y descendiendo aproximadamente sobre nuestra huella y bajamos los dos resaltes de la pared mejor de lo que suponíamos. Solamente nos queda recorrer en suave descenso las largas campas de nieve que nos llevan a cruzar los barrancos para volver con los esquís hasta el mismo coche de nuevo.
 
Arrieles.

            Son las cinco y media y estamos contentos no solamente por el paseo en el que habremos movido alrededor de 500 metros de desnivel sino porque era una cuenta que teníamos pendiente con los esquís. Lo celebramos con cerveza al fresco del nevero primaveral.   

           

  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.