7 abr. 2009

11-09. CONGOSTO DE MONT REBEI. 7-4-2009.

Una de las proas del  Camino Alto del Congosto de Mont Rebei.

Aparcamiento Norte, Camino Superior y regreso por el Inferior.

7-4-2009.
 
Desnivel acumulado 150 m.

Distancia recorrida 6000 m.

Tiempo efectivo 02:00 horas.
 
Lluvia.

Muy fácil.

No hay agua a lo largo del recorrido. Se puede beber el agua del río con las correspondientes reservas, que en caso de necesidad se podría coger en la zona sur, pero es mejor llevarla.

Se trata de un paseo con recorrido circular que se puede hacer indistintamente en uno u otro sentido. Es apto para casi todo el mundo, incluidos niños, con los correspondientes cuidados y atenciones.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa del Congosto de Mont Rebei procedente del Periódico de Aragón. Vía en amarillo.



            Teníamos conocimiento de un espectacular camino que transitaba los paredones verticalmente labrados por el Río Noguera Ribagorzana ligeramente al sur de Puente de Montañana, en plena Sierra del Monsec y en el límite fronterizo de Aragón con Cataluña, pero eso nos caía y cae algo lejos y a desmano pues no somos de  aquellos que nos gusten de los placeres de escalar en las paredes de Tarradets.

            Había que esperar algún momento propicio y ese se presenta en una lluviosa mañana del 7 de Abril de 2009, comienzo de nuestra Semana Santa.

            Llueve en aparcamiento  en el que hay una caseta informativa de esta zona protegida. Hemos llegado hasta Puente de Montañana y pasando por el puente a la orilla izquierda del Noguera Ribagorzana, tomamos la carretera que conduce a Tremp. Enseguida la abandonamos para introducirnos en una carretera local que conduce a San Esteban de la Sarga en dirección sur y continuamos por un corto tramo de pista en muy buen estado que conduce al aparcamiento.

La Entrada Norte del Congosto de Mont Rebei.
 
            Llueve, y el cielo tiene muy mala pinta pero después de un buen rato de desesperanzada espera nos decidimos a emprender la marcha con los paraguas abiertos como herramienta imprescindible.

            Tomamos un amplio camino balizado con señales rojiblancas, es el GR-1., que inmediatamente se abre en dos. Nosotros proseguimos por el de nuestra izquierda que se eleva ligeramente sobre el otro que va directamente hacia el río.


            Atravesamos un par de pequeños torrentes sobre pasarelas de madera artificiales a la vez que peleamos con el barro y describimos una ligera lazada al sudoeste para aproximarnos al río, en suave ascenso, introduciéndonos en un bosque mediterráneo seco en el que destaca el romero florecido.

 
            Enseguida bordeamos un espolón calizo y nos asomamos a un pequeño torrente seco proveniente del oeste, en el que un puente colgante de hierro permite el paso.

Las dos vías del Congosto de Mont rebei.

            Pasamos el puente e inmediatamente se abre de nuevo el camino en dos: el inferior que tras la construcción de la Presa de Canelles queda inundado cuando las aguas alcanzan niveles superiores y el superior, construido como consecuencia de esta contingencia con lo que se asegura la comunicación de los pueblos circundantes. En esta ocasión el nivel de las aguas del embalse deja al descubierto totalmente los dos caminos.

Inicio de los Caminos Alto y Bajo.
 

            Tomamos el camino superior cuando se introduce definitivamente en las paredes de la orilla oeste del congosto y gana altura sobre una inclinada terraza rellena de vegetación.
 

            Enseguida se termina la terraza y el camino se introduce en las paredes calizas  del congosto. Es un camino hecho a pico y barrilla al que se le han adosado largos pasamanos de sirga a modo de quitamiedos. El camino, siempre muy ancho, trascurre prácticamente en horizontal adosado meticulosamente a una sucesión de cavidades o senos de la pared y presenta algunos bancos en los espolones que facilitan el descanso y la contemplación de unas paredes que tendán alrededor de 400 metros pero que son difíciles de visualizar en toda su magnitud.

 
            Aproximadamente 50 metros más abajo el río discurre rumoroso y enlodado a causa de las lluvias. A nuestro alrededor verticalidad de paredes perfectamente talladas por el paso del río a través de los tiempos. Sigue lloviendo pero estamos protegidos de la lluvia.

La Ermita de Mont rebei.

            Pasamos una  ermita levantada en mitad del camino y nos aproximamos a la parte sur del congosto donde comienza a abrirse  para albergar el lecho del largo Embalse de Canelles.
Juego de luces en el Congosto de Mont Rebei.
 
Hacia el sur.
 
            Habremos recorrido alrededor de un kilómetro  prácticamente en horizontal y abandonamos el camino para tomar un atajo muy pendiente que nos permite bajar alrededor de 30 metros y tomar el camino inferior.

Hacia el sur desde el Camino Inferior.

A mitad del congosto.
            Ahora en dirección norte iniciamos el retorno por un  camino que transita alrededor de 8 metros por encima del nivel del río. El camino es más estrecho, más natural a pesar de que también debió ser excavado sobre la roca en algunos tramos y está recubierto de una capa margosa y gris, quizás  depositada por el agua. Nos ofrece la inclemente verticalidad de las paredes de la orilla este que, en algunos momentos no estarán más allá de 20 metros de las de la otra orilla.

            Luego, el camino sale de la roca, alcanza la terraza boscosa y coincide con el superior uniendo las dos vías.

Arrastres rojizos sobre el Noguera Ribagorzana.
 
            Lloverá de vuelta al puente colgante y por el camino inferior que nos conduce de regreso al aparcamiento. Habremos recorrido entre 5 y 6 kilómetros con un desnivel inferior a los 200 metros y como no nos hemos entretenido demasiado, en dos horas y cuarto liquidamos el paseo.     

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.