9 ago. 2009

31-09. PASEO A LOS IBONES DE ARRIEL. 9-8-2009.

 
Pallas desde la Cubeta Lacustre de Arriel.

La Sarra, Rio Aguas Limpias y Barranco de Arriel.

9-8-09.
 
Desnivel acumulado 800 m.
 
Distancia recorrida 14000 m.
 
Tiempo efectivo 05:00 h.
 
Nublado

Facil.

Senderismo.

Agua a lo largo de todo el camino.

En temporada invernal la vía es bastante avalanchosa  en las laderas del Pico Arriel y especialmente difícil en la zona del paso del Onso.

Cesar Campos, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Arriel procedente de Prames. Vía en amarillo.

            A los Ibones de Arriel subimos en cualquier tiempo con excepción de los periodos invernales  en los que tanto las laderas de Arriel como las de las Frondiellas están peligrosamente cargadas de nieve sin estabilizar. Se trata de uno de nuestro lugares predilectos, claro que tenemos muchos,  y especialmente preferido por  mi chica.

            Relativamente cerca, en la cabecera del Aguas Limpias, y a un prudente par de horas de camino a partir del Embalse de La Sarra, es un discreto, recóndito y encantador lugar que siempre agrada al visitante puesto que cuenta con un entretenido camino que ayuda a disimular un considerable desnivel no demasiado propicio para quien va a conocerlos.

            No sabemos muy bien el número de veces que hemos estado en ellos desde aquel Julio del 85 pero de nuevo volvemos, siempre son agradables.

Embalde de Lanuza.
 
            Es 9 de Agosto de 2009. Ha tormenteado salvajemente durante la noche, la mañana está muy nubosa, no presagia nada demasiado bueno para moverse por la montaña pero… nos subimos a media mañana hasta La Sarra dispuestos incluso a dar media vuelta.

            A las once llegamos allí y nos ponemos en camino por la orilla derecha del Aguas Limpias. Estamos a 1450 metros de altitud y tomamos en dirección norte el transitadísimo camino balizado en rojo y blanco pues es el GR11, nos vamos para arriba.

Parte Inferior de la Cascada de Balzaroleta.

            El camino es una pista no transitada, hasta que se llega a cruzar el Barranco de Ministirio que baja casi sin agua. De allí en adelante la pista se convierte en camino, asciende un pequeño resalte metamórfico y se aproxima a la Cascada del Barranco de Balzaroleta. Previamente hemos dejado en la orilla izquierda del río el Barranco Musales con su enorme cono de deyección.
 
Parte Superior de la Cascada de Balzaroleta.

            Fotografiamos la parte superior de la cascada y también la inferior situada por debajo del camino y menos conocida y proseguimos hayedo adelante disfrutando del agradable sombrío que propicia, especialmente inestimable en esos días en el que el tórrido sol se apelmaza en las partes bajas del valle. Nos acompaña el agradable rumor de las espumeantes aguas que saltan y burbujean sorteando resaltes y  bloques de granito entre los que se han encajado insolublemente los troncos de hayas centenarias que han perecido con el paso del tiempo.

            Un camino en persistente ascenso con un par de rellanos intermedios para que el personal recupere el aliento deja al oeste primero el Barranco de Soba poco fotogénico al estar completamente invadido por los habitantes del, aquí bosque mixto, y luego el camino de entrada al Valle de Soba, una de las vías más utilizadas para subir a los Picos de Arriel.

Paso del Onso.

            Luego, se arrellana posteriormente y  gira un tanto al este para pasar el estrecho y colgado Paso del Onso; se  iguala en altura con el río y se introduce en el rellano del Llano Cheto. Estamos a 1700 metros de altitud y hemos empleado una hora un poco larga puesto que hemos ido “de visita”.
 
Cascada Inferior del Barranco de Arriel.
 
            En el rellano han practicado una importante limpia del camino y enseguida alcanzamos las obras del Puente bajo la Cascada Inferior de Arriel, que ya hemos visto cambiar en repetidas ocasiones.

Parte Inferior de la Cascada del Paso del Pino.

            Nos encaminamos hacia el este y ascendemos hacia la Cascada del Pino en el Desagüe de Reespomuso hasta alcanzar el desvío a los Ibones de Arriel, debidamente señalizado.

            Abandonamos el camino principal del valle y tomamos otro que en dirección noroeste abandona la cuenca del Llano Cheto y gana altura rápidamente sobre la pared norte del mismo para pasar sobre la Cascada Inferior del Barranco de Arriel.

Secnecio florido en Arriel.
 
            Primero por inclinada pradera alpina y luego de un resalte granítico en el que hay que apoyar las manos, se introduce de nuevo en el hayedo, asciende un tramo más y se arrellana entre restos de víctimas de los aludes de esta temporada para retornar al Barranco de Arriel sobre los 1850 metros de altitud.

Cascada Superior de Arriel.
 
            Se pasa fácilmente a la orilla derecha del barranco puesto que la mayor parte del agua es reconducida por tubería hasta Reespomuso y bien junto a la orilla para contemplar de cerca la Cascada Superior de Arriel  o un poco más al oeste, por el centro de la pared, se va subiendo la enorme pedrera que ocupa la base de las paredes del sudeste del Pico Arriel.

Entrada a la Cubeta Lacustre de Arriel.
 
            Serpenteantes caminillos asciende la pedrera orientándose respectivamente hacia la entrada inferior de la Cubeta Lacustre de Arriel por la que desagua el barranco. Hay otra entrada más al norte para la que hay que remontar un trozo más de pedrera y que conduce a la zona intermedia de la cubeta pero es poco utilizada y  nos recuerda un reconfortador limón en la base del persistente nevero que adorna la pared hasta bien mediada la temporada estival.

Ibón Inferior de Arriel.
            El camino ha girado al este y nos introducimos a la cubeta lacustre y en la entrada encontramos la captación de agua que ha de marchar entubada a Reespomuso, e inmediatamente el Ibón Inferior de Arriel situado a 1150 metros de altitud.

            Se trata de un pequeño y poco profundo ibón asentado en una reducida cubeta  de la que parte en ascenso y en dirección sudeste el camino que prácticamente de llano permite enlazar con el Ibón de Reespomuso a la altura de la pared de la presa mediante un camino de servicio practicado en los tiempos de las obras de los ibones.

Cascada entre los Ibones Medio e Inferior de Arriel.
 
            Una brecha situada en el nordeste  por la que baja un espumeante y crecido barranco permite el acceso hasta la parte intermedia de la cubeta lacustre en la que se asientan los dos ibones intermedios.

Ibón Medio de Arriel.
 
            La Brecha nos ha encuadrado al Balaitus en la distancia y tras pasar a la orilla izquierda del Ibón Intermedio de Arriel, contemplamos la conocida imagen de la cara sur del Pico Pallas, en esta ocasión rellena de nieblas.

            El Ibón Intermedio de Arriel, el del paredón granítico vertical de su orilla noroeste, ya tiene unas dimensiones considerables tanto de extensión como de profundidad. Hoy nos regala una inquietante y sombría imagen pitada de espléndidos verdes aceitunados.

            Su orilla izquierda está recorrida por un artificioso camino labrado en el más puro granito del Pirineo Axial que gira al norte, superado el mismo, en busca del Ibón Superior. Nosotros nos vamos al noreste por el verde praderío salpicado de bloques graníticos al encuentro con el Ibón Alto de Arriel, en las faldas de la nordeste de las Frondiellas a 2200 metros de altitud.

Desde el Desagüe del Ibón Alto de Arriel.
 
            Se trata de un triangular y  reducido aunque profundo ibón que recibe la mayor parte de su caudal por un barranco que procede de las filtraciones de la zona este del Ibón Superior. Nos regala con un espléndido y profundo verde esmeralda oscuro en contraste con el inmaculado blanco de las espumosas aguas que se remansan en el ibón.


            Unas fotos en una breve parada y retornamos al camino que gira al norte hacia la pequeña presa que en dos pequeños tramos recrece el Ibón Superior de Arriel situado a 2250 metros de altitud.
 
            Son casi las dos de la tarde y en la orilla sur del ibón nos ponemos a comer.

            El ibón es el de mayor tamaño y capacidad de los cuatro, mejor dicho de los cinco ya que hay otro  que es el más pequeño en el camino hacia Reespomuso. No es demasiado profundo para su superficie y está compuesto de dos cuerpos en forma de ocho, no pudiéndose contornear completamente por la orilla del mismo debido a un par de pequeños paredones graníticos que se cortan a pico sobre la superficie del ibón.

Ibón Alto de Arriel y Arista de Batcrabere.

            A nuestro alrededor destaca poderosamente la arista este del Pico Arriel con su puntón tan característico, el amplio Collado de Arremoulit, el Pitón Von Martin como pórtico del Pallas, el Collado de Labedán y la dentada Arista de Batcrabere que se sumerge en las nieblas que acampan en la cabeza del Balaitus.

Collado de Arremoulit.
 
            Gotea ligeramente en una tímida bajada de las nieblas, pero sin continuidad nos deja comer tranquilamente. Media hora después mis socios se van tranquilamente para abajo mientras yo me alargo por la orilla oeste hacia la parte próxima al Collado de Arremoulit. Voy al encuentro de viejos recuerdos y a la captura de una preciosa foto que tiene la Gran Diagonal del Balaitus desde aquí aprovechando el boquete por el que desagua el Ibón Helado, que no será posible hoy. A pesar de ello los ibones nos regalan su singular y especial encanto, que a eso hemos venido. Hasta el Pallas se quita la gorra en un momento como queriéndonos saludar.

Nieblas hacia Balaitus.
 
            Es más interesante el descenso haciendo el camino horizontal que nos permitiría transitar la avalanchosa ladera sur de las Frondiellas y echar una visual al Circo de Piedrafita desde la Presa de Reespomuso, aunque algo más largo; por ello y viendo que el personal novel anda justillo nos vamos para abajo por el mismo camino tratando de economizar esfuerzos que alejen un paseo placentero de un inesperado infierno.

            Nos entretenemos con alguna marmota cerca de la Cascada Superior de Arriel y contemplamos la aparición de las primeras campañillas de la digitalis purpúrea que junto a los también tempranos acónitos despiden a las últimas gencianas lúteas señalando el corto y preciso ciclo vital de la flora de montaña.

La Norte de Foratata.

            Luego disfrutamos de la espléndida fronda del hayedo del Llano Cheto desde las alturas tratando de que las neblinas que tamizan las Peñas de la Foratata no rompan el encanto y ya en el Paso de Onso nos deleitamos con las vertiginosas paredes de Musales  a las que les he estado echando una interesada visual.

Avellanas en la Sarra.
 
            Ya en pleno hayedo dejamos que el piloto automático nos guíe mientras nos deleitamos con los abundantes encantos de la masa forestal, el río y el granito, de cuando en cuando pulido por el glaciar, al encuentro de las pinguiculas ya muy pasadas y del orégano espléndidamente florido en las proximidades del Puente de las Faxas al que llegamos cuando son las cinco y media para poner fin a un espléndido paseo en el que, a la postre hemos movido 800 metros de desnivel que nos han llenado de placer y que nos han regalado algún que otro quebranto y es que ¡hasta las más bellas rosas tienen espinas!
 

    

           

           

 

             

 

 

           

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.