16 ago. 2009

32b-09. PUNTA ESCALERAS E IBON DE RAMOND. 16-8-2009.

Vertiente Este de la Punta de las Escaleras.

Cima de Monte Perdido, Punta de las Escaleras, Ibón de Ramond, Caseta de la Fuen Blanca y Barrera de Plana Canal.

16-8-2009.

9Salida 09 h. Llegada 18 h.

Sol.

Dificultad media.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Punta de las Escaleras procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Las tres veces anteriores que habíamos hecho la Punta de las Escaleras habíamos utilizado la Vía Integral de la Arista Sur de Monte Perdido desde el Collado de Arrablo, bueno, veníamos ya de camino. Hoy, 16 de Agosto de 2009 íbamos a hacer una excepción en la montaña: hacer una cima bajando en lugar de subiendo, y no diré que sea algo corriente a pesar de que en algunas contadas ocasiones ya lo habíamos hecho.
 

            La noche a 3355 metros de altitud resultará solo decente por causa de la humedad. La madrugada que llega pronto nos recubre de hielo los sacos pero no es mayor problema un cielo del que van desapareciendo las estrellas empujadas por la naciente luz del sol que se aproxima al horizonte nos presagia un feliz final del vivac.
 
Desde la Cima de Monteperdido.


            Dejamos que salga el sol que nos ilumine y que empiece a calentar el ambiente.    Remoloneamos en los sacos pero finalmente, cuando van a ser las ocho de la mañana nos levantamos, está llegando el personal.
 
 
            Desayunamos, recogemos, enmochilamos, hacemos unas fotos con luz muy dura y sobre las nueve, algo tarde, comenzamos la jornada.

 
La Arista Sur de Monteperdido.

            Tomamos la Loma Sur de Monte Perdido y nos vamos para abajo. Está cosida la ladera de caminillos y tranquilamente descendemos en busca de las escaleras.
 
Destrepando la escalera Superior.
 
            Las escaleras son resaltes calizos, de altura variable, suficientemente verticales para que haya que utilizar corredores que permitan el tránsito entre las terrazas inclinadas que se localizan por encima y debajo de la pared. Y escaleras realmente hay dos. Por encima de la superior hay un resalte inclinado y escalonado que se desciende al paso, es una escalerilla por decirlo de alguna manera e inmediatamente debajo de la misma las citas conducen a la cabecera de la Escalera Superior.

 
Escalera Superior.

            Se trata de la escalera más vertical, más larga pues tendrá una altura de alrededor de 15 metros y más complicada. Tiene una roca excelente y un doble acceso separado por un bloque. Cuenta con una caliza clara excelente y presas sobradas tanto para pies como para manos. Su destrepe es clásico y puede presentar en ocasiones la dificultad adicional de tener la roca húmeda o encontrarse mixta de hielo. La salida también es doble pero quizás la fisura derecha sea la más utilizada. Al oeste del corredor, hay otro pero tiene bastante más complicada la parte inferior del mismo y no suele utilizarse.
 
Iniciando el destrepe de la Escalera Inferior.
 
            Debajo del corredor se extiende una amplia e inclinada faja recubierta de materiales calizos sueltos. Permite descender unos metros que conducen al borde superior del resalte siguiente, la Escalera Inferior.


La escalera Inferior.

            Es una escalera de similar altura pero está fraccionada. La parte superior es una amplia vira inclinada, de oeste a este, que conduce casi a mitad de la pared donde comienza realmente el muro vertical. Se puede destrepar por la fisura izquierda o por medio de pared con excelentísimas presas. La salida de la fisura es un poco larga pero de cualquier manera es más corta y más fácil que la superior.
 
Muro de la Norte de la Punta de las Escaleras.

            Un marcado caminillo desciende suavemente la amplia e inclinada terraza en busca de otras dos escalerillas que son poco más que un par de ondulaciones cubiertas de materiales sueltos. Conducen al meteorizado collado al norte de la Punta de las Escaleras.

 
La Sur de Monteperdido.

            Hay que salir del collado situado por encima de los 3000 metros por una rampa corta y terrosa que nos deposita en las placas que defienden la cima. Disponemos de varias opciones en las que con algún apoyo de manos alcanzamos sin ningún problema la alargada y plana cima de la Punta de las Escaleras situada a 3027 metros de altitud. Son las diez de la mañana.
 
En la Cima de Las Escaleras de Montperdido por cuarta vez.

            Recorremos la alargada cima de punta a punta, fotografiamos hasta a las hormigoneras pues tenemos paisaje subyugante hacia cualquiera de los puntos cardinales y especialmente el noroeste que va a ser nuestro destino inmediato.


            Un cuarto de hora después nos bajamos de la cima hasta el collado, ascendemos el resalte descompuesto que hemos bajado en último lugar y tomamos el subsiguiente corredor en dirección este.

 


Hacia el Glaciar de Ramond.

            Descendemos unos metros deslumbrados por el sol e inmediatamente iniciamos una travesía en suave descenso y en dirección este por las pedreras del sudeste de la vía que acabamos de descender. Trataremos de alcanzar de la manera más económica de esfuerzo posible el lecho en el que se asienta el Glaciar de Ramond.


            Hemos de transitar a media ladera por unas pedreras que lo único que tienen de cómodo es que, medianamente humedecidas por la lluvia de ayer, permiten un tránsito no demasiado incómodo.

            Poco más adelante alcanzamos la parte alta de la morrena lateral izquierda del glaciar y en suave descenso por terreno más cómodo nos acercamos al fondo de la cubeta lacustre establecida por debajo del Glaciar.

            El Glaciar de Ramond o de Arrablo está situado en un circo comprendido entre el Monte Perdido al oeste y el Soum de Ramond o Añisclo al este vertiendo sus materiales hacia el sur por la escalera situada a nivel superior de la Torre de Góriz o Morrón de Arrablo.
 
El Ibón de Ramond o de Arrablo.

            La orientación, perfectamente norte-sur le habrá imposibilitado de alcanzar importantes dimensiones y en la actualidad queda reducido a una franja de nieve-hielo resto de la acumulación de la nieve caída de la Arista Este de Monte Perdido que cierra el circo. En su parte este la sombra matutina que le proporciona la pared oeste del Soum de Ramond por la que hay una vía de ascenso a este pico hace que todavía quede establecida la mayor parte del hielo del glaciar actualmente.
            Incluso en el actual límite inferior de la nieve se aprecian indicios de la presencia de un pequeño ibón de final de temporada.
            Desde el fondo del circo descendemos contorneando los neveros residuales pues la nieve está dura para las botas y alcanzando la zona de enormes bloques de la orilla sur del Ibón de Ramond nos ponemos a almorzar al sol. Son las once de la mañana.
 
             Se trata de un ibón de reducida superficie y profundidad, no tendrá mucho más de una hectárea que almacena las escorrentías del glaciar con torrenteras muy activas pues los arrastres proporcionan a sus aguas un verde opalino muy singular.
 


Espejo en el Ibón de Ramond.
            Almorzamos tranquilamente, nos entretenemos con los espejos de agua y nuestras cámaras y, media hora después siguiendo la dirección del desagüe subterráneo del mismo nos vamos para abajo en dirección sur.


            Contemplando la espectacular estampa de la Torre de Góriz descendemos la morrena de de cierre superior de la cubeta y nos situamos en una grada plana y amplia que nos acerca a la Torre. Sabemos que hay una grada pero no hemos transitado nunca esta zona por lo que, conociendo Ordesa, vamos con las orejas tiesas.
 
            Así alcanzamos confiados la cabecera de un murallón que nos cierra el camino directamente imaginado. Transitamos la cabecera del murallón hacia la cascada por la que desagua el Glaciar de Ramond y tras comprobar que el barranco se corta vertical, nos volvemos con las mismas en dirección oeste, es suave ascenso y recorriendo la cabecera del murallón en busca de algún corredor que nos permita bajar a la terraza inferior.

            Enseguida nos damos cuenta de que la empresa no va a resultar nada fácil. Ordesa las gasta así y lo sabemos.
            No hay otra opción que progresar hacia el oeste hasta retornar a la Vía de las Escaleras en la amplia terraza situada justamente por debajo de la Punta de las Escaleras
   
            Allí tomamos un corredor medianamente inclinado y con alternativas varias que nos permite bajar los 30 metros que tiene el murallón en esta zona y ya en la terraza inferior continuar con el faldeo al este.
 


Vertiente Este de la Torre de Góriz.


            Hemos visto desde arriba la continuidad de la terraza y primero por debajo de la pared y luego más en los medios pasamos al norte de la Torre de Góriz y poco después en una zona plana y de calizas claras bajo el desagüe del Glaciar de Ramond, continuamos nuestro camino inicial. El descenso de estos 50 metros se nos ha llevado una hora cumplida. Es el peaje que hay que pagar en Ordesa si quieres andar por libre. Y no hay que olvidar que el pago siempre es al contado.


            Continuamos suavemente para abajo con la intención de introducirnos en el Barranco de la Fon Blanca que está cerca pero habrá que alcanzarlo.
 


Barranco entre Soum de Ramond y Loas Olas.


            En dirección sudeste vamos descendiendo pequeños escalones, laderas y pequeñas terrazas hasta que nos situamos en las proximidades del GR-11 que asciende al nordeste hacia las paredes de la Punta de las Olas.


            Alcanzamos el GR sobre los 2425 metros de altitud y enseguida lo abandonamos pues nos queremos retornar hasta el Collado de Arrablo y allí coger el camino del Barranco de la Fon Blanca. Vamos a tratar de acortar yendo directamente al sur.


            Enseguida nos introducimos en la ladera izquierda de un barranquillo subsidiario que baja inmediatamente al sur del collado, en su ladera izquierda hemos de destrepar una pequeña zona de placas y proseguir por una grada herbosa y amplia al sudeste para alcanzar el barranco que es el desagüe de la cuenca situada entre el Soum de Ramond y la Punta de las Olas.

            Creemos que hay que cruzar ese barranco pero en su ladera derecha, una sucesión de pequeñas terrazas escalonadas nos permiten alcanzar el plano praderío de la orilla izquierda del Barranco de la Fon Blanca. Es la una y media y estamos sobre los 2220 metros de altitud.

            Remojamos las patas en el barranco y comemos. De postre tomamos propósito de acabar por hoy con las improvisaciones.
 
Gradas Superiores del Barranco de la Fon Blanca.


            A las dos y cuarto cruzamos el barranco y nos vamos por el plano praderío de la orilla derecha del mismo al encuentro con la pintura.

            Nunca hemos transitado el barranco de la Fon Blanca y en ello estamos.

            La primera parte del descenso es por la orilla derecha y se estructura con dos resaltes sucesivos, el superior para descender, por un empinado y artificioso camino, prácticamente un destrepe sobre calizas ocres, lo que el barranco hace en cascada, y el segundo tras un rellano herboso intermedio que menos consistente nos aproxima al lecho del barranco.
 
Cascadas Superiores del Barranco de la Fon Blanca.

            El camino perfectamente balizado y bastante transitado nos conduce cómodamente hasta el barranco. Pasamos a su orilla izquierda y proseguimos el descenso por una pedrera muy inclinada y bastante estabilizada en la que se instalan los pinos negros.
 
Cascada Inferior del Barranco de la Fon Blanca.


            El camino desciende uniformemente mientras que el barranco que se ha arrellanado un poco se cepilla lo que le queda de descenso regalándonos la preciosa cascada inferior cuando ya echamos la vista a la Surgencia de la Fon Blanca.
 
Surgencia de la Fon Blanca.

            Unos tramos de camino sobre la vegetación arboreo-arbustiva del fondo del Bellos y en la que han practicado una limpia nos conduce a la Cabaña de la Fon Blanca que está ocupada. Hay que decir que la ocupación de esta modestísima cabaña es sencilla ya que no tiene capacidad para más de cuatro personas.

            Aquí cerramos nuestro periplo y tomamos el camino que baja a San Urbez tras atravesar el puentecillo. Todavía no son las cuatro.

            Desandamos camino por la orilla izquierda del barranco y comienza a gotear. Parece ser que las tormentas han adelantado la hora de llegada.
 
Acónitos amarillos en Añisclo.

Alcanzamos la pequeña cascada e inmediatamente tomamos el camino que abandona el fondo del Barranco de Añisclo para alcanzar los prados de San Bizenda bajo el Cuello Biceto.

            No es más que una pechada de 20 minutos en la que notamos los deliciosos efectos de nuestra "tournee" Nos compensa la delicadeza de los acónitos amarillos que adornan tan inimaginable camino.

Sestrales.

            Luego, ya casi de llano el camino que sigue al sur se convierte en pista, pasa por delante de la Cabaña de San Bizenda y nos va a martirizar un buen ratito en persistente y caluroso ascenso al encuentro del abrevadero de Plana Canal que no sabemos quién ha cambiado de sitio. Se nos hace larga la llegada al mismo.

            Echamos un trago y con la marcha de resistencia y el motor bien caliente alcanzamos la barrera de Plana Canal encontrando innecesario el cartel que indica la presencia de la misma 75 metros más adelante. ¡Pero si está cerrada al tránsito!

             Bueno, nos molesta casi todo, pero es presumible puesto que en menos de 36 horas hemos movido 2240 metros bastante cargados y el descanso de la noche ha sido un tanto elíptico. ¡Ordesa patria querida! Mi chica no canta. No le gusta gran cosa ni la canción ni Ordesa. Y ya se sabe: ¡si no quieres caldo, pues taza y media!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.