27 dic. 2009

45-09. CHIPETA ALTO DESDE LA MINA. 27-12-2009.

La este de Chipeta Alto.

La Mina, Collado de Petraficha y arista sudeste.

27-12-2009.

Salida 09 h. Llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
           
Mapa de Chipeta Alto procedente de Prames. Vía en amarillo.

            No habíamos estado en Chipeta a pesar de esa espléndida proa que hinca poderosamente sus poderosas garras en medio de Guarrinza.

            La veíamos desde algunos lugares… nos seducía `poderosamente pero…  en nuestro tránsito por el Collado de Petraficha no estábamos para “músicas celestiales” pues veníamos épicamente desde el Barranco de Belabarze en una tremenda jornada invernal de nieblas en la que tuvimos que montar la tienda a media mañana para guarecernos de un tiempo absolutamente inclemente.

            En principio pensamos en ascender por el oeste desde Tatcheras, luego lo reconsideramos y decidimos subir desde la Mina en Oza en previsión de que la pista de Tatcheras podía estar cortada por alguna zona de nieve venteada. ¿Y la carretera a Oza no? Bueno.

            Nos hemos tirado casi todo el mes de diciembre de 2009 esperando un fin de semana decente para poder ir para allí pero no ha sido posible.

            El 23 y el 24 llueve a mares, el día de Navidad por la mañana nos subimos a la Mallata de Isún para estirar las piernas y hacer gana de comer y el 27, para celebrar el mejor día de las vacaciones meteorológicamente hablando según han anunciado, nos vamos Chipeta Alto.

            No tenemos prisas pues la Carretera de Hecho a Oza puede estar bastante helada. Al final no está nada mal y nos permite llegar con tranquilidad hasta el inicio de nuestro camino junto a la Paridera del Barranco de Acherito a 1200 metros de altitud cuando son las nueve de la mañana.
 
Saliendo de la Mina a Chipeta.

            La mañana fresca y espléndida nos espera toda despierta y despejada, y un caminillo perfectamente indicado en origen serpentea en dirección noroeste por una suave ladera vestida con una tenue capa de nieve al recién nacido y todavía frío sol de la mañana.

Mallo Cristián desde Saburcal.
 
            Primero siguiendo las lazadas del camino y luego atajando un poco de frente nos acercamos al rellano en el que se encuentra el viejo Refugio del Saburcal. Lo dejamos a nuestra derecha y continuamos para arriba, a media ladera, en un camino que, evidentemente, no recordamos, pero tampoco hace falta pues se trata de ascender por un “valle de libro”, por la ladera izquierda del barranco de Acherito del que nos vamos a ir alejando paulatinamente.


Mallos de la Gorreta y Chinebral de Gamueta.
 
            Contemplamos el Barranco de las Foyas de gratos recuerdos, hacia atrás todo el barranco por el que discurre la cabecera del Aragón Subordán y nos enfrentamos al luminoso Mallo de las Ferrerías para irlo dejando a nuestra izquierda a la vez que nosotros giramos al oeste en las onduladas Campas del Saburcal.

Guarrinza y Acue.
            En nuestro sempiterno afán de ir ganando altura continua y progresivamente nos vamos ligeramente al sur de la senda y nos chupamos algunos altibajos vestidos de nieve algo profunda y suelta. De cualquier forma hemos de coincidir con el mismo en el barranco que baja del Collado de Petraficha y que nosotros atravesamos sobre los 1650 metros de altitud.

Chipeta y Petraficha.
 
            Son las diez y media cuando charlamos con un francés que viene con los esquís desde Zuriza, el utilizará nuestra huella al menos como guía pero nosotros no vamos a ir de lazada en lazada siguiendo la suya. Además ha soltado la capa de nieve blanda, nos ha dejado la dura de debajo al descubierto y nos ha sembrado la duda, así que nos ponemos los crampones y amén.

            Perdemos un rato infinito con el tajo hasta que localizo la causa: unos tacos de hielo en la parte trasera de las suelas de las botas que tendremos que picar con el piolet. Además nos servirá para darnos cuenta de que la mañana está realmente fría.
 
Agujas de Ansabere desde la Sur de Petraficha.

            Salimos del asunto y alcanzamos seguidamente el fondo del barranco completamente cubierto de nieve y arrellanado bajo el corredor que baja del collado.

Detalle de la Proa de Chipeta.
 
            El corredor es amplio y está dividido en dos por un enorme farallón. La rama sur es algo estrecha y erguida por lo que tomamos la rama norte algo más amplia y que es por la que ha evolucionado el esquiador.

Collado y Pico de Petraficha.

Llegando al Collado de Pettraficha.
 
            El corredor subirá alrededor de 150 metros de desnivel, arranca del breve rellano de base y se yergue enseguida para estrecharse a la altura del farallón central donde alcanza su máxima pendiente que no pasará de los 30º, no en vano es camino de paso del GR 11.

            Subimos de frente, con buena nieve alternando tramos profundos y enseguida se arrellana la pendiente y nos enseña tanto algunas placas duras de nieve venteada como la amplia “u” del Collado de Petraficha a 1958 metros de altitud.

Collado de Petraficha desde la este de Chipeta Alto.

            Al frente que es el oeste tenemos el amplio valle que en suaves oleadas se baja hasta Tatcheras muy bien cubierto de nieve. Al norte tenemos la soleada y vertical pared del Pico Petraficha vestido con los ocres de la rocas calizas soleadas y más allá el Quimboa Alto y al sudeste la sombría y lóbrega ladera junto a la arista del Chipeta Alto.

Placas de hielo en la Este de Chipeta Alto.
 
            Medio limpia de nieve pues el viento en los collados hace estas tareas nos enseña el hielo vivo y negruzco que invita a tratar de eludirlo o sortearlo. Hay una vía lógica, que utilizaremos en descenso, que parte del collado en horizontal, faldea el resalte sudeste y en suave ascenso luego por suaves palas nevadas se incorpora a la parte alta del pico. Parece cosa fina para los esquís. Pero con los crampones no hay problema: evolucionamos de frente en las inmediaciones de la arista a lo largo de casi 100 metros de desnivel hasta que, superado el resalte, la arista se allana y nos muestra unos consistentes campos de nieve tendientes hacia el oeste que se van elevando poco a poco. Es el perfil nordeste de Chipeta tan visible y conocido desde Oza.

Cima de Chipeta Alto y detrás panórámica al este.
 
            La arista se alarga, pasamos un pequeño declive y enseguida alcanzamos la cima del Chipeta Alto situada a 2189 metros de altitud. Son las doce de la mañana y han sido 1000 interesantes metros de desnivel.

Del mallo de Acherito a pa peña del ibón de Acherito pasando por el Dec de Lhurs.
 
            Hacemos fotos y contemplamos un espléndido paisaje de lugares conocidos y recorridos. No han faltado durante toda la mañana la arista hacia el nordeste con el Petraficha, el Quimboa, el Mallo de Acherito, el Sobarcal, el Petrachema, las Agujas de Ansabere, la Mesa de los Tres Reyes, el Sum Couy y El Chouriqué, solamente le hemos puesto falta al Anie. Hasta el Orhi se asoma desde la quinta puñeta.
 
La Peña del Ibón de Acherito dominando al Ibón de Acherito.
 
            Girando al este la peña del ibón de Acherito, con el ibón dormido de blanco y toda la arista fronteriza de Guarrinza que se cierra con el Acue.

            Al sudeste destacan su presencia el imponente Castillo de Acher, el Puntal de Secús, el macizo Bisaurín y el impecablemente blanquísimo Puntal de Aguerrí quizás en contraste con los oscuros murallones de Costatiza.

Rincón de Alano y atrás Peña Forca.
 
            Y al sur, Lenito arrancando de Oza, Peña Forca y el Achar de Forca encabezando a la impetuosa Sierra de Alano que deja detrás a la nívea Espelunga y a la orgullosa Punta Ezcaurre, delante el mirador de Estriviella y el próximo Sayestico. Todo esto aquí cerca. El Midí d’Ossau queda ya perdido en medio del mar de los Pirineos Centrales.

Quimboa Bajo y atrás Orhi.
 
            Un cuarto de hora después atracados de paisaje nos volvemos hasta el declive y al abrigo de la brisa que sin ser molesta es decididamente heladora comemos al sol de la mañana. Son las doce y media y la comida está fría incluso el café con leche esta justito.

Detalle del Orhi.


Cornisa apuntando a la peña del Ibón de Acherito.
 
            Luego evolucionamos hacia el oeste alejándonos de la arista y por laderas de nieve blanda descendemos el resalte y en horizontal, hemos ido girando al este, nos llegamos de nuevo al Collado de Petraficha.

Bajando las Campas de Nieve del Saburcal.
 
            El descenso es agradable y rápido, de frente como a la subida. Nos cruzamos con un grupo numeroso que pelea con el resalte, luego con una pareja de chicas que suben algo tarde, pero les queda mucho día y siguiendo aproximadamente el mismo camino pues cuesta abajo la nieve se camina muy bien, nos llegamos al Refugio del Saburcal que está sobre los 1440 metros de altitud.

La Foya del Barcal y las Agujas de Ansabere.
 
            Le han sentado muy mal los 50 años que tiene puesto que no tiene puerta, le faltan algunas chapas del techo, la chimenea es un agujero y está lleno de estiércol, no sirviendo casi ni para un apuro. Bueno, uno más del desafortunado rosario de refugios inservibles por la desidia y la mala educación del personal.

            Recogemos los crampones y las polainas, nos quitamos ropa y nos vamos para abajo atravesando la ladera terminal cubierta de helechos que nos servirá para comprobar el trabajo del sol en media jornada: blanco por la mañana, ocre por a tarde.

            Son las dos y media del mediodía cuando alcanzamos el coche en La Mina. Estamos satisfechos pues ya teníamos ganas de vérnoslas con el monte pues este otoño ha resultado bastante descafeinado.
 

 

           

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.