13 nov. 2010

42-10. OTURIA POR LAS BALLES. 13-11-2010.

Oturia desde el Puerto de Javierre.

Pista del Barranco las Balles o Ipe, Hayedo de Javierre y Arista Oeste. Descenso por el Camino de Javierre.

13-11-2010.

Salida 13 h. Llegada 18 h.

Fácil.

Ascensión.

Mariano Javierre.


Mapa de Oturia procedente de Prames. Vía en amarillo.

            A Oturia ni sé las veces que he subido. Lo he hecho desde Yebra, desde San Román, desde Isún, desde Javierre del Obispo, desde Oliván, desde Basarán y desde Fanlillo. Bueno, Oturia es un monte local y el personal de la zona se lo conoce aunque unas vías sean más atrayentes, espectaculares o utilizadas más que otras. A mí me gusta en cualquier época del año y con esquís es una gozada aunque no ofrezca demasiadas oportunidades a lo largo de la temporada.

            Hoy, 13 de Noviembre de 2010, pretendía sacar a ventilar los esquís y comenzar la temporada pero la lluvia del jueves y las temperaturas del viernes se han llevado por delante a la mayor parte de la nieve caída abundantemente al comienzo de la semana. Así que a la una estoy aparcando el coche en la Mallata de Paco de Javierre en la carretera que une Sabiñánigo con Larrede a 875 metros de altitud
 
Margas azules.

            Ni siquiera me alargo hasta la collada en la que se inicia la Pista de las Balles; tomo una camino de servicio para los campos del pie de monte y me aproximo al Barranco de Ipe o de las Balles para atravesarlo y alcanzar la pista que se introduce valle adentro.


            Inmediatamente la pista cruza dos veces más el barranco y se alarga definitivamente por la orilla derecha del mismo bastante llana.

Azotacristos o bérberis hispánica.
 
            En las actividades circulares se puede, en algún caso elegir el lugar de partida pero lo que si es seguro es que habrás de elegir el sentido de la misma. Voy a subir por el Hayedo de Javierre para recorrer una buena parte del ascenso a la sombra; así disfrutaré de un descenso placentero al sol de la tarde.

Oroel hacia atrás.

En el hayedo.
 
            He iniciado el camino en dirección nordeste y ahora con la pista que se orienta al este me acerco al hayedo. Es aconsejable continuar pista arriba hasta cruzar el Barranco de Ipe  y entrar en el hayedo de manera más suave, yo cruzo el barranco muy abajo y me introduzco en el hayedo fuera de camino: lo conozco bien.
 
Contraste de colores.

            La subida es consistente a través de viejas tiraderas de madera para coincidir con la pista que ha girado al sudoeste.


            Enseguida encuentro los primeros restos de nieve tras abandonar la pista en la vuelta del camino roto en la que hay alguna cita.
 
Collarada y la Oeste de la Partacua.

            Sigo ganando altura a la vez que me Aproximo a la Arista Oeste de Oturia, aunque alejándome del pico. Es más directa la subida por el Barranco de Ipe pero está bastante lleno de maleza y resulta un tanto incómodo.


            En la arista salgo al sol y a un caminillo recién limpio de boj y genista hórrida. Unos metros después, he tomado la arista en dirección este, mi camino coincide con el que sube de Javierre del Obispo. Estoy ligeramente por debajo de los 1400 metros de altitud.
 
Zona Central de la Partacua.

            El camino, más amplio, lleno de conglomerados de pudingas y algo más transitado, atraviesa el pinar de cabecera en suave ascenso  y se aproxima al Rellano de los Cubilares donde está instalado el hayedo entre masas de boj muy características del Puerto de Santa Orosia.


            En el rellano la nieve se va haciendo algo más continua hasta que se uniforma prácticamente en la ligera depresión de los Cubilares.

            Atravieso la depresión por su parte alta y  tras un suave resalte completamente nevado salgo a la ladera somital del pico que muestra su pilote cimero.

 
            Estoy sobre los 1600 metros de altitud y queda una arista alomada y sostenida de la que ha desaparecido la mayoría de la nieve caída y que ahora queda reducida a unas dispersas manchas en la cara noroeste.

            Son 1250 pasos, alguna que otra vez contados, los que permiten alcanzar la Cima de Oturia a 1925 metros de altitud. Van a ser las tres y media.

            En la cima contemplo la delicada y salvaje vista del Pirineo con Ordesa, Tendeñera y Partacua al luminoso sol de la tarde con incansable placer recostado en el pilón, mientras me como una manzana entre deseos de felicidad para Laura y Carlos: ¡cuidaros mucho!

Pirineo Axial desde Oturia.

Tendeñera.
 
            Disfrutada en soledad, mis chicas están en Barcelona, un cuarto de hora después y contemplando el azulado sur ya entre sombras en el que destaca Cancias, Guara y Oroel me voy para abajo relajadamente con el sol de la tarde y  cientos de detalles que no por ser conocidos dejan de ser atrayentes. Hasta un cólchico con los pies en la nieve, que pregona la fuga del Otoño.

            Bajo hasta el Rellano de los Cubilares y allí tomo el camino balizado de blanco y amarillo del sendero de pequeño recorrido.

Cólchico de Otoño.

            El sol va tiñendo de oscuro los fondos de los valles y las laderas orientadas al este mientras que ilumina y calienta el camino de descenso hacia Javierre del Obispo.

            Abandono la arista oeste y me voy pinar abajo, en dirección sudoeste, contemplando la confluencia de ríos del rellano aluvial en el que se asienta Sabiñánigo y la Bal Ancha.

 
            Entrado en terreno de margas azules, enseguida alcanzo los prados y el reducido caserío de Javierre del Obispo. Un pequeño rebaño de ovejas pasta un fresco prado y un grupo de personas charla en medio del pueblo. Me voy por la calle de arriba directamente en busca del coche. Son las seis de la tarde, buena hora para poner fin a un paseo con cierto desnivel, han sido 950 metros, nada que se le pueda comparar al placer disfrutado.  

 

              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.