27 nov. 2010

43-10. GRALLERAS SUR. 27-11-2010.


Gralleras desde el Collado de canal Roya.
Aparcamiento del Portalet d’Aneu, Barranco Espelunciecha, Ibón Espelunciecha, Collado de Canal Roya y Gralleras Sur.
27-11-2010.
Salida 10 h. Llegada 15 h.
Mixto.
Muy fácil.
Esquís de travesía.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
Mapa de Gralleras procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Son las diez de la mañana, Noviembre está terminando pues estamos a 27 y la nieve en este año 2010 que acudió puntual a la cita, se ha quedado abundantemente por arriba aunque  por abajo no haya gran cosa. Pero como en esta semana las cosas se han puesto tiesas nos vamos a estrenar la temporada.
 
            En el aparcamiento del Portalet d’Aneu, a 1775 metros de altitud, no hay demasiados coches a pesar de que es el primer día de la temporada de pistas, será quizás por que han anunciado unas temperaturas escandalosamente bajas, lo que no coincide con la realidad puesto que la tediosa y normalmente dilatada tarea que culmina al montarse sobre los esquís, se hace con una temperatura incluso agradable pues el solecillo al menos corona un cielo medianamente limpio.
 
            La nieve susurra bajo los esquís de nuestros primeros pasos, buena si está pisada y bastante costra que cede al peso en las inmediaciones de la pisada. Más allá un espeso manto de nieve polvo nos envuelve hasta más arriba de los tobillos.
Rellano de Espelunciecha.
            No hay prácticamente huellas fuera de las pistas y solamente algún tablonero comienza a dibujar su caprichosa firma en tan virginal manto mientras avanzamos en suave ascenso valle adentro y en dirección sudoeste. Vamos probando un poco de todo.
            Superamos con tranquila comodidad los primeros resaltes y nos acercamos al rellano situado al norte de la Corona de los Faballones que nos regala la belleza inigualable de un lienzo impecable que nos orienta hacia la depresión de Espelunciecha.
            -¿Vamos a ver el ibón?
            -¡Como quieras pero la nieve nos va a cobrar!
            -¡Como no tenemos prisa…!
            No tenemos ni prisa ni nada que nos impida ese placer. La Travesía del rellano por la zona oeste del mismo ralentiza la marcha pero nos proporciona el placer de trazar la primera huella sobre un impecable campo perfectamente nevado.
            Suavemente nos incorporamos al barranquillo por el que desagua el ibón y por su vertiente izquierda alcanzamos la orilla norte de Ibón de Espelunciecha que dormita ya su largo reposo invernal. Estamos a 1950 metros de altitud.
Desagüe del Ibón de Espelunciecha.
            Hay que conocer su emplazamiento pues en otro caso su localización puede resultar medianamente compleja e incluso puede llegar a pasar desapercibido.
Ibón de Espelunciecha.
 

           No osaremos pisar la superficie del mismo pues,  aunque está completamente cubierto de nieve no tenemos la seguridad de que el hielo sea lo suficientemente consistente. Por tanto,  nos aproximaremos al desagüe, haremos algunas fotos y recuperaremos nuestro convencional camino hacia el Collado de Canal Roya.
Preciosa plástica de la nieve en Espelunciecha
           El siguiente resalte que es el más consistente lo abordamos con una lazada hacia el sudoeste como procedimiento de mitigar la pendiente directa. Nos deposita en el pequeño rellano inmediato al collado.
            El resalte final también lo atacamos por sudoeste y en las inmediaciones del collado nos acercamos a la parte sur del mismo para contemplar el soberbio Diente de Anayet  tocado con  deshilachados  jirones de niebla.
Gralleras Sur.
            Son las doce y media y estamos a  2170 metros de altitud, algo sudorosos y en medio de una espléndida mañana que en nada hace justicia a la meteorología anunciada. Este collado suele ser tremendo para el viento.
            Contemplamos la Canal de Izas, la zona de Faballones-Espelunciecha, la Rinconada de Anayet y una buena parte de la Arista de Canal Roya,  y atravesamos la larga cabecera del collado  acercándonos al Gralleras Sur que nos ofrece una impecable cara sudoeste.
            Hay una huella que lo faldea por el oeste pero nosotros nos vamos hacia el norte para ganar altura.
            La arista sur del pico nace del  lecho trabajado de la Pista de Esquí de Espelunciecha. La tomamos por una corta pala suave en la que describiremos un par de lazadas en la vertiente este de la misma para ya por la misma arista alcanzar la cima de la Punta Espelunciecha Sur situada a 2004 metros de altitud. Va a ser la una y media.

           En la cima hay una pareja de esquiadores que se marchan enseguida mientras nosotros contemplamos un conocido paisaje  que nos proporciona los conocidos encantos de la montaña invernal.
            Hacemos alguna foto, quitamos las pieles de foca  y nos vamos para abajo por la corta cara este del pico.
            Mi chica se marca un par de giros por nieve polvo bastante profunda y alcanza el rellano en el que se asienta el final de la Silla de Gralleras. A mí se me han hecho zuecos de rehielo y no hay manera que se deslicen los esquís. En mitad de semejante “polvera” desisto de limpiarlos y poniéndome de frente a la pendiente trato de descender remando como si estuviera ascendiendo. Luego en el rellano rascaré concienzudamente el hielo de las tablas y para terminar la tarea las clavaré en la nieve, orientadas al sol, mientras echamos un bocado.
Cuyalaret.
Espelunciecha.
 
            Luego, todo en orden, el descenso la hacemos tranquilamente alternando tramos de nieve suelta con otros de nieve pisada; paramos frecuentemente, como siempre, y disfrutamos con el día y los recuerdos de otros muchos en un lugar como este, ideal para principiantes que nosotros lo somo
            Son las dos y media de la tarde cuando alcanzamos el rellano de la estación, a la vez el cielo se termina de cubrir por el oeste. Ponemos fin a una agradable jornada en la que hemos movido un modesto desnivel de 450 metros. La temporada acaba de empezar.

Puedes ver algunas fotos más.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.