24 sept. 2011

52-11. CAMPANIACHA. 24-9-2011.


La Arista Oeste de Campaniacha o Sarasé.
 
Caseta de Arrials, Barranco de San Bartolomé, Collado Punero y Arista Oeste. Descenso hasta Punta Loba, faldeo de Campaniacha y Caseta de Arrials.

24-09-2011.

Salida 12 h. llegada 16 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Campaniacha procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Cuando las decisiones tomadas no son excesivamente firmes, sea por una u otra razón, puede acaecer cualquier cosa y la montaña no es una excepción.

            El sábado 24 de Septiembre de 2011 nos levantamos tarde ya que también nos acostamos tarde,  la cena se alargó hasta pasadas las dos de la madrugada. Además nos cuesta un imperio conseguir la Llave del Puerto de Gavín, tras no conseguir la del Puerto de Yésero.

            La pista de San Bartolomé es muy larga y a mí hacer pistas sin objetivo concreto no me apetece nada: una pista debe ser un medio y nunca un fin.

            Más arriba de la bifurcación, o más abajo ya que a partir de ese punto la pista se ahonda en busca del Barranco del Infierno, cruzamos un barranco subsidiario del principal y nos encontramos con la advertencia de una cacería. Mi chica no quiere saber nada y tras dar la vuelta alcanzamos el cruce de pistas yéndonos por el ramal que se orienta en busca del Barranco de San Bartolomé. Un par de kilómetros más adelante alcanzamos la Cabaña de Arrials y aparcamos en las inmediaciones de la misma a 1600 metros de altitud.

Caseta de Cochatón o Arrials.
 
            Charlamos con una pareja que también se ha dado la vuelta por la partida de caza y poco después cogemos las mochilas y nos ponemos en marcha.


            La pista, que parece recién limpiada prosigue en dirección norte y en suave ascenso pero enseguida se reduce devorada por el sotobosque y se convierte en un camino en el que han limpiado algunas ramas de jóvenes pinos silvestres.

            La senda, sobre una tiradera de madera se orienta al noroeste y se aleja del barranco avanzando hacia el oeste hasta que termina por perderse y nosotros no queremos meternos en el fondo del barranco ya que el sotobosque está mojado de la noche anterior. La pareja con su perro van por la orilla izquierda del barranco y nosotros tras volver unos metros sobre nuestros pasos nos vamos para arriba por la derecha.

            La ladera del pinar es bastante erguida pero está limpia de malezas y nos permite avanzar de manera medianamente cómoda en franca dirección norte.
 

            Hago algunas citas con ramas secas para reorientar nuestro camino de vuelta y tras alcanzar la pradera alpina al aclararse los pinos, sorteamos algunas masas de enebros rastreros y llegamos el amplio Collado Punero situado a 1975 metros de altitud. Hemos salido a las doce y es la una y cuarto.

Agujas de Lasieso.

            Al oeste del amplísimo collado la masa del pinar se llega hasta la alomada cima de Punta Punero situada unos pocos metros más arriba y al este una arista alomada se eleva suavemente en busca de la Cima de Campaniacha, también conocida como Acochata y allí tomamos el camino que nos ha de conducir hasta allí.

Punero.
 
            La senda transita un praderío alpino que enseguida perderá los pinos y nos mostrará al norte la Selva de Lasieso, las nieblas nos impiden ver el “skyline” de la zona con Peña Blanca, Peña Roya y Sabocos.

Refugio Alto de Gavín.
 
            La senda gana altura suavemente hasta que alcanza el resalte somital donde se inclina un poco más para depositarnos en la Cima de Campaniacha a 2196 metros de altitud. Son las dos menos cuarto.

 
Estamos en el límite de las nieblas. Al sur y un poco más abajo está Puyas Lanas o Cochatón y  el Barranco de San Bartolomé; debajo y al este las Canales del Infierno y el refugio más alto del barranco donde se encuentran los coches de los cazadores; al nordeste y entre nieblas adivinamos más que vemos la Peña de Forato y el Mallo las Peñas; al norte la arista que conduce al Collado de Gavín o Loba; al noroeste la Selva de Lasieso y al oeste Punero.

La cima es un pequeño casquete herboso utilizado como mallata por el ganado y está lleno de estiércol por lo que no nos quedaremos aquí a comer y a esperar a que levanten las nieblas. Esperamos a que llegue la pareja con la que hemos charlado y que conoce la zona bastante bien, charlamos aun rato agradablemente y nos vamos todos, arista norte abajo. Unos metros adelante nos quedamos a comer.

Descenso hacia el Collado de Gavín.
 
Son las dos y cuarto y en un cuarto de hora tenemos suficiente para echar un bocado. Las nieblas, creo, que van bajando poco a poco en lugar de disiparse.

Atrás Puyas Lanas y Campaniacha.


La arista siempre fácil desciende un par de cortos resaltes y se alarga hasta la cabecera de otro más consistente que nos bajará hasta la Caseta Loba. Allí se dan la vuelta nuestros amigos que también se han detenido a echar un bocado, mientras nosotros nos vamos arista para abajo.

Hacia el refugio de Gavín.
 
Hay que bajar un resalte algo más consistente para alcanzar un collado en el que descansa un pequeño rebaño de bacas, en las inmediaciones de la semiderruida Caseta Loba.



Todavía remontamos unos pocos metros para alcanzar la Cima de la Loba a 2061 metros de altitud, lugar desde el que contemplamos el Collado de la o Gavín situado a 2000 metros de altitud y el amable crestón que en su día recorriéramos partiendo del Refugio de Gavín camino del collado y de Sabocos.

Las nieblas, cada vez más bajas nos invitan a darnos la vuelta sobre nuestros pasos sin pérdida de tiempo.

 
Bajamos hasta la caseta y remontamos seguidamente el resalte inferior en busca del camino que a media cresta parte por el este para flanquear Campaniacha.

Tomamos la senda en medio de un montón de caminillos de ganado y nos vamos prácticamente en horizontal engullidos por las nieblas. En algún momento la senda ha de alcanzar la Arista Sur de Campaniacha y pasar a la vertiente de San Bartolomé. Gotea.

Creo que el  camino no alcanza el pequeño collado entre Campaniacha y Puyas Lanas sino que rodea las dos puntas y luego vuelve al sur para salir del Barranco del Infierno y entrar en la vertiente del Barranco de San Bartolomé  pero allí lo perdemos y decidimos bajar al sur, en algún momento encontraremos el camino que han abierto recientemente y que sube desde la Caseta de Arrials hasta el Collado Punero, aunque nosotros no lo hemos visto hasta que no hemos llegado al Collado.

Verdasco o gordolobo.
 
Buscamos los claros de la pradera alpina cada vez más cubierta de enebros rastreros y bajamos paulatinamente en medio de una lluvia que ya nos ha obligado a ponernos los cortavientos.

Un rato después alcanzamos un pequeño rellano herboso en el que hay un nutrido rebaño de ovejas y tras cruzarlo hacia el oeste nos tropezamos con el camino recién abierto.

Una mini retro ha abierto un camino ancho, no llega a ser pista, y con él nos vamos para abajo. La tierra está mojada y sobre el barro hemos de bajar con sumo cuidado.

Ya muy abajo, todavía lo perderemos momentáneamente en un claro del bosque, pero recuperado de inmediato, nos conducirá enseguida a la pista por la que hemos partido de la Cabaña Arrials. Son las cuatro de la tarde cuando nos llegamos al coche bastante mojados, ya se sabe que lo que el cortavientos quita del cuerpo se deposita en las piernas. Las nieblas se han quedado poco más arriba y ahora gotea débilmente.

San Bartolomé.
 
Nuestros compañeros ya se han ido, han liquidado un poco antes que nosotros la jornada en la que hemos movido un desnivel de 700 metros. Los encontraremos en Gavín devolviendo la llave de la pista. 

Para ver más fotos.

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.