4 dic. 2011

62-11. CANTERO, COCHATA Y TARMAÑONES. 4-12-2011.

Los señores  del día.
 
Boca Sur del Túnel de Escarrilla, Camino de los Forzados, Presa del Lago de Escarra, Cara Oeste, Cara Norte, Peña del Cantero, Faldeo por Oeste de Cochata, Cara Sur, Punta Cochata, Collado de Tarmañones, Cara Norte, Cima de Tarmañones, Cara Este y Camino a Escarrilla.

04-12-2011.

Salida 10 h. llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tarmañonmes, Cochata y Cantero procedente de Alpina. Vía en amarillo.
 
            Llevan unos días anunciando nevadas “cazaturistas” de cara al Puente de la Constitución y al final a todos se nos terminan por poner los dientes largos.

            El 4 de Diciembre de 2011 salimos de casa con casi todo, solamente nos falta el bañador pero si hace falta nos remojaremos en marinetas.

            Sabemos que hay poca nieve pero nos llegamos hasta el Aparcamiento del Portalet para ver una imagen bastante pobre de nieve y a algún esquiador con más ganas que nosotros.

            Todavía nos subimos hasta la frontera para echar una visual al Valle d’Aneu que aparece blanco pero, demasiado inconsistente para no tener que llevar los esquís en la chepa por el llano, nos echa para atrás.

            ¡Queda mucho invierno!, nos decimos, mientras damos la vuelta hasta Escarrilla aparcando en la boca sur del túnel. Son las diez de la mañana, estamos a 1180 metros de altitud y la mañana está divina para el paseo.

            Hay que atravesar la carretera y avanzar unos pocos metros para tomar en dirección oeste el Camino de los Forzados que se introduce en suave ascenso a través de un bosque mixto de verdad: a cierta altitud, orientado al sur y con la influencia preclara del Barranco del Gorgol  alternan robles centenarios, con majestuosos abetos blancos, hayas columnares algunas muy viejas con servales cargados de frutos, temblones sin hojas, abedules profusos, bojes  y genistas que pelean con rosales silvestres rojos de fruta madura… un bosque mixto auténtico, asentado sobre la base de los paredones de Cachinio.
 
 
            El camino que desde el inicio ha tomado cierta distancia con el barranco progresa por una faja alta en la orilla izquierda del mismo hasta que esta se angosta  y se llega a las paredes  convirtiéndose en un camino artificial que asciende fuertemente entre dos rellanos asentados en las mismas. Luego, a través de una inclinada ladera serpentea con muretes artificiales alcanzando la vertical de la Cascada del Gorgol que por aquí se le conoce como el Saldo y se alarga ya de llano por medio del bosque transitando la Ladera Sudoeste de Cachinio.
 
 
El Camino de los Forzados.
 
La Este de Cochata.
 
            Durante el ascenso, una serie de miradores o puntos descubiertos de vegetación nos han permitido contemplar y fotografiar nuestras pretensiones del día: próximo pero al otro lado del profundo barranco la Peña del Cantero, detrás y asomando la cabeza Punta Cochata y cerrando atrás la mole blanca de Tarmañones.

 
            Nosotros vamos a hacer una ascensión circular en sentido contrario de la que hemos hecho en alguna ocasión y para ello hemos de dar una amplia vuelta por la orilla izquierda del Gorgol hasta la Presa de Escarra.

Circos de Bucuesa y Balsera.
 
            Transitamos primero la Sudoeste de Cachinio y luego la Sur de Pacino hasta alcanzar una bifurcación de caminos  a 1680 metros de altitud en el que coincidimos con el que baja del Collado de Pacino.

            Hemos ido girando hacia el oeste y a partir de aquí iniciamos un suave descenso en dirección sudoeste que nos ha de llevar relajadamente a la Presa de Escarra. El descenso es entretenido contemplando la lechosa estampa de las aguas del lago y el entrañable horizonte tras el mismo: La Norte de la Partacua que se asoma, el Circo de Bucuesa, Escarra, la Pala de Ip…

Telera y Puerto Rico.
 
            Son las doce menos diez cuando alcanzamos la Presa del Lago de Escarra a 1600 metros de altitud. Echamos un café con leche y un dulce y unos minutos más tarde cruzamos la presa y nos orientamos al sudeste iniciando el ascenso de la cara noroeste de la Peña del Cantero.

La Oeste del Cantero.

            La ladera está cubierta de una débil capa de nieve que en nada nos dificulta la progresión. Conocemos el pico, sabemos que hemos de evitar los paredones de la vertical de la cima y que la cara norte que arranca en el barranco es suave y hoy está vestida de blanco. Con ello trataremos de alcanzar la rampa norte dando la mínima vuelta posible lo que nos ha de llevar a la zona rota de la cara oeste y allí ya se verá.
 

            Mi chica se queda un poco mientras que me adelanto. Alcanzo la zona rota y sorprendo a un zorro que no tiene demasiada prisa por escapar.
 

            Delante queda un zócalo bastante vertical aunque algo escalonado que va perdiendo potencia hacia el norte pero como la zona rota se ahonda pues habrá que abordarlo de frente si no queremos dar una incómoda vuelta.

            No tendrá más de diez metros, parece fácil por cualquier parte pero en un primer intento me vuelvo atrás: hay que tomar la vira que he visto al llegar.
 

            Se trata de una estrecha vira, muy firme y bastante horizontal a la que hay que encaramarse por un corto corredor de 3 o 4 metros. En medio hay un enebro rastrero que siembra de dudas la mente de mi chica, pero la roca es firme y las presas de mano son buenas con una caliza firme y llena de extremidades punzantes que cortan como las navajas de afeitar. Las presas de manos están un poco altas pero son estupendas y abundantes. La travesía es entretenida y nos conduce a una corta rampa en la que se asienta una griñolera de altitud que nos deposita en la rampa norte.

La Norte del Cantero.

 
            Solamente hay que avanzar tranquilamente sobre un manto blanco sin transformar asentado sobre crecido pastizal y subir poco más de 60 metros con lo que alcanzamos la amable cima de la Punta del Cantero situada a 1868 metros de altitud.
 
Arista Norte de Cochata.
 
            Es la una menos cuarto cuando contemplamos la espléndida y arrogante imagen de la Norte de Punta Cochata. Si la peña es bonita desde Escarilla, desde aquí es terrorífica además de espectacular.

            Contemplamos la enorme pedrera de su cara sudeste, de la que quizás le venga el nombre; localizamos el colladito que da paso a la “Vía Rosa” en la cara este y enseguida nos vamos para abajo tomando la arista sur que nace de la alargada cima.
 


            Bajamos unos metros de una arista medianamente inclinada además de afilada y aunque se puede proseguir el descenso por la misma, la abandonamos por una vira para alcanzar el pedregal de la cara sudeste, lugar por el que ascendiéramos la vez anterior y así cómodamente llegar al amplio collado de separación entre Cochata y Cantero.

            Me habría gustado tomar otro camino pero… atravesamos el plano y afilado collado hasta las inmediaciones de la Arista Norte de Cochata y allí iniciamos el faldeo por la cara oeste.

Cantero desde cerca del Collado de Tarmañones.
 
            Vestida con una capa de 10 centímetros de nieve no resulta demasiado cómoda la travesía en suave descenso. Salidos de lo más abrupto de la ladera alcanzamos el sol y buscamos retazos de hierba cubierta de nieve entre la pedrera para avanzar más cómodamente.

            Seguidamente iniciamos el ascenso pero no hacia el Collado Tarmañones sino en busca de la Cara Sur de Cochata que ya se perfila. Ganamos altura paulatinamente y nos subimos el tramo de ladera hasta la base de las paredes donde coincidimos con el camino de subida desde el collado.
 
La Sudoeste de Cochata.

            Un marcado y bastante transitado caminillo, nada que ver con lo que era hace unos años, serpentea para ascender el primer resalte de manera fácil.

            Unos metros más arriba, salidos del resalte  mixto, progresamos unos metros por una rampa medianamente inclinada y surcada de caminillos más difusos asentados en la capa de pratenses hasta que alcanzamos la entrada de los corredores somitales.

            El situado al este está copado por los enebros rastreros y el camino se introduce en el escalonamiento del amplio corredor de la parte oeste.

            Son unos metros erguidos aunque perfectamente escalonados que no requieren ni del apoyo de manos, los que conducen a la rampa terminal.

 

            La Cima de Punta Cochata está situada a 1911 metros de altitud. Se trata de una cima plana y alargada en donde las calizas pelean con los enebros rastreros antes de despeñarse por la vertical cara este.
 
Hacia el oeste.

            Me voy arista adelante hacia el norte en descenso pero la nieve que corona la arista no tiene gran consistencia por lo que desisto de asomarme a salida de la Vía Rosa.

            Son las dos menos cuarto y nos sentamos al sol para comer. Se está de maravilla al sol del mediodía en este día agradablemente otoñal.
 
Tarmañones.
 
            Los alrededores siguen espléndidos tanto el Pirineo Axial como Tendeñera o Partacua. Tarmañones nos espera aquí mismo pero nuestra vista se marcha al Circo de Bucuesa. Las nieblas cubren completamente la Galliguera llegándose al menos hasta Santa Elena.

            Media hora más tarde iniciamos el descenso en dirección sur y siguiendo idéntico camino alcanzamos el Collado Tarmañones situado a 1750 metros de altitud.

            En el collado metemos la marcha de resistencia e iniciamos el ascenso de la nevada cara norte del pico. Son 200 metros de desnivel que salvamos buscando las zonas alomadas que nos conducen al resalte intermedio, el más erguido de toda la ladera, sin que suponga problema alguno en una pradera alpina muy crecida y cubierta de una capa de nieve sin transforma que se ajusta perfectamente al apoyo de nuestras botas.
 
Arista Sur de Cochata.
 
            Superado el fácil resalte la ladera se acuesta, dejamos atrás los últimos pinos y ascendemos la suave ladera somital que conduce a la Cima de Tarmañones situada a 1971 metros de altitud. Son las tres de la tarde y funcionamos como relojes suizos.

            La amplia cima es un excelente balcón para contemplar el Ibón de Saleras y la Norte de la Partacua vestida de un blanco nada consistente. ¡Para días esperan los corredores!


Cinco minutos después emprendemos la vuelta y el descenso. Lo haremos en dirección este-nordeste fuera de los resaltes  del nordeste y con la intención de encontrar la ruta más fácil para hacer el pico con los esquís de travesía.

            A Tarmañones le sucede un poco lo mismo que a Oturia y es que la nieve para esquiarlos decentemente les dura muy poco y o los pillas a punto o prepárate a guarrear dejando las tablas por las piedras.

Cochata y Cantero.
 
            La conclusión del relajado descenso es sencilla: para obviar la suerte de barrancos que recorren la parte intermedia de la ladera habrá que irse por la loma este nada más pasar la portera del final de la pista.

            La tarde va cayendo, hemos salido de la nieve y ahora toca barro pues el deshielo con estas temperaturas es importante.

Cachinios y Argualas.
 
            Hemos hecho las últimas fotos a las cimas de la jornada, hemos contemplado el Camino de los Forzados al sol de la tarde y con vista frontal en la Sudoeste de Cachinio y pasada la portera del final de la pista, tomamos el camino que nos bajará directamente a la boca sur del Túnel de Escarilla. Da mucha menos vuelta que la pista que baja por las parideras.

            La proximidad del barranco y el deshielo nos regalan un camino en el que hay que prestar atención y cuidado pues todo resbala, tanto las margas, como las ramas o el barro pero a pesar, o quizás por  ello, lo hacemos rápido y nos llegamos al aparcamiento de la boca sur del túnel cuando son las cuatro y cuarto. El paseo se ha saldado con 1150 metros de desnivel.

            Luego quedará mucha tarde para entrar en Biescas a echar una ojeada a las antigüedades y en las que veremos unos “alpenstoks” casi auténticos.    

Puedes ver más fotografías.  

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.