12 may. 2014

35-14. PASEO POR LOS ALREDEDORES DEL BABRAHAM. CAMBRIDGE. INGLATERRA.12-5-2014.

Fachada posterior de Babraham Institute.

Babraham The Close, High street, Granta river, Rowley lyn y High Street.

12-05-2014.

Desnivel acumulado 30 m.

Distancia recorrida 5000 m.

Tiempo efectivo 01:00 h.

Mixto.

Muy fácil.

Senderismo.

Hay que llevar el agua.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Babraham procedente de Google. Vía en amarillo.


            De cuando en cuando vamos a Cambridge para pasar unos días con nuestra hija que trabaja como investigadora en el Babraham Institute.

Babraham Institute.
 
            El instituto se encuentra en plena campiña inglesa al norte de Londres sumergido en un mundo exageradamente verde más en esta primavera pues estamos a 12 de Mayo der 2014.

            Se trata de una zona de labor absolutamente llana y a una altitud sobre el nivel del mar insignificante con carreteras locales perfectamente asfaltadas, pistas de servicio bien engravadas y caminillos limpios, transitados y balizados que suponen un auténtico paraíso para el senderismo más cómodo.

            Pero este mundo todo verde, y conocemos la vertiente norte verde de los Pirineos, no es porque sí: los cielos suelen estar frecuentemente cubiertos de nubes y las precipitaciones son también frecuentes con lo que cuando sale el sol, de cuando en cuando, suele resultar ciertamente agradable.

 
            Llueve por la mañana posponemos nuestra salida  hasta las dos de la tarde. Ha dejado de llover y nos vamos a pasear.

Casa en Highn Street.
 

Detalle de la cubierta de paja.
 
            Hay que salir del Close, la zona residencial del instituto, y tomar la High street en dirección a Sawston para abandonarla enseguida y tomar la carretera posterior al instituto que avanza por las inmediaciones del Granta river un afluente del Cam.


            Contemplamos un pequeño parque junto al río y una preciosa imagen  de la fachada posterior del Edificio Principal del Babraham.

 
            Pasamos una portera en el final de la carretera  y nos aproximamos, ya por camino al cauce del rio arropado por un soto desde el que difícilmente emerge de cuando en cuando.
 

            El camino estrecho, transitado y perfectamente limpio prosigue por la orilla izquierda del río mientras que al otro lado del mismo se desarrollan sin solución de continuidad los campos de labor alternándose con otras parcelas dedicadas a explotaciones forestales. En los troncos de los árboles hay un ejército de carrachinas de considerable tamaño y que al parecer aquí no tienen costumbre de coger. Se trata de los bosques Oack Tree Wood y Ask Grove.

 
            Localizamos un puente  desde el que contemplamos las cristalinas aguas del río que corren perezosas reflejando una claridad luminosa que contrasta con el cielo que se ha cubierto de grises nubes.

Granta river.

Espinos blancos y saucos.

            Dudamos en algunas confluencias de caminos pero tratamos de continuar siempre hacia Stapleford hasta que alcanzamos un segundo puente. Allí deberíamos haberlo pasado y proseguir por el camino que continúa por la orilla derecha del río pero en cambio tomamos una pista que en dirección sudoeste cerrará nuestro paseo antes de lo previsto inicialmente.

 
            De cualquier forma, será un acierto ya que enseguida comienza a llover, no será gran cosa pero la verdad es que hace poca gracia caminar bajo la lluvia.

Puente sobre el Granta river.

En Rowley lyn.
 
            Se trata de una pista rectilínea que recorre el límite de los bosques hasta ponerse paralela a Sawston road. Pasa junto a un par de preciosas casa de labor y termina en High stret no sin antes habernos mostrado la Fachada Trasera del Babrahan enmarcada en una preciosa alameda con pasto para unos corderos que revientan de gordos y en nada parecidos a los que recordamos en el Atlas.

Cerramiento clásico rural.

Volviendo a High Street.

Pavo real en las inmediaciones de The Close.
 
            No queda más que retomar la calle, vadear el estrecho puente carretero por un paso peatonal independiente y poner en fuga a un pavo real silvestre antes de retornar a The Close cuando sigue goteando. El recorrido no habrá ido más allá de 5 kilómetros por la agradable campiña inglesa y lo hubiera sido algo más si el sol nos hubiera acompañado. Las footpath, sendas pedestres, están muy limpias pero no suficientemente indicadas.

           

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.