2 ago. 2014

53-14. PICS ER, AULE Y AULERE. 31-7-2014.

Aulere y Aule desde Er.

 Aparcamiento Circuito Er, Hayedo Gelan, Lac Er, Cara Este, Pic Er, Col Norte de Aule, Cara Este, Pic Aule, Arista Sudeste y Pic Aulere. Descenso a Laquettes de Aulere y Lac Er.

31-07-2014.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Aule procedente del IGN: francés. Vía en amarillo.

            Estuvimos ayer a un tris de que se malograra nuestro proyecto cuando de vuelta a Fabreges tengo que cambiar una rueda de la furgo pues estaba sin aire y no me fiaba de la de repuesto. Finalmente  decidíamos quedarnos pues tan caro quiera el diablo.

            Son las ocho y cuarto cuando llegamos al pequeño aparcamiento habilitado en la orilla este de la carretera, un kilómetro más debajo de Gabas. Estamos  sobre los 970 metros de altitud y vamos a despedir este mes de agosto de 2014, no sé si como es debido pero si al menos como nos gusta.

            Al lado oeste de la carretera hay un pequeño picnic,  un cartel que anuncia Circuito del Lac de Er y un camino que se introduce en el Hayedo-abetar de Gelan que tomamos de inmediato.

            El camino va a discurrir, lazada a lazada, entre los Barrancos de Ayguebere al sur y Er al norte permitiendo una subida continuada ya que se trata de una ladera uniforme y consistente.

            Muy bien balizado suplirá nuestro desconocimiento total de la zona aunque tengamos algunas dudas al alcanzar un rellano  en el que una pareja se va de frente hacia un corredor muy erguido y sin camino aparente. Nosotros seguimos el camino que inicia una amplia travesía al norte aunque la línea general sea la sudoeste recorriendo la amplia loma que es la Cresta Ayguebere.

            Las nieblas nos cubren cosa que se nota cuando alcanzamos algún rellano en pequeños claros de la vegetación en los que podemos tener alguna perspectiva de nuestro camino.

            Encontramos a una pareja que baja, charlamos momentáneamente con ellos y enseguida el camino se abre en dos a la salida del bosque: la rama derecha se marcha directa al Pic Er y la izquierda rodea un pequeño promontorio y se introduce en la cubeta en la que se asiente el Lac de Er con tanta niebla que impide ver el agua.

En el Lac Er.

            Estamos a 1764 metros de altitud, son las nueve y media y el panorama, fuera de algunas ilusiones esperanzadas es francamente sombrío.

            Echamos un trago y del mal el menos decidimos reorientarnos al norte con el objeto de alcanzar el camino balizado que unos metros antes se marchaba, suponemos, al pico.

Hacia el Rellano Intermedio.

            Inmediatamente, trazas de camino nos conducen al que buscamos que muy transitado se orienta al oeste y marcha al encuentro de las paredes ya que el lago se encuentra en una perfecta y reducida cubeta vestida de paredes en su parte oeste  y que enseguida empezaremos a ver ya que las nieblas quieren disiparse al hundirse hacia el valle dejándonos al descubierto un cielo cada vez más azul.
El camino rodea afloraciones metmórficas.

            Enseguida alcanzamos la entrada a un corredor descompuesto que el camino badea iniciando una serie de recovecos siempre en busca de una progresión fácil y cómoda que nos saca de la cubeta y nos deposita en un primer rellano pues los picos a los que vamos están muy atrás.

Hacia abajo desde Cezy al Arre Sourin.

            Hay un pequeño lac que veremos desde arriba en una de las depresiones del falso rellano que seguimos ascendiendo sin saber muy bien hacia donde: tenemos claro que las paredes que llevamos a nuestra derecha pertenecen al Pic Er y quizás, un poco a la izquierda de estas aparece el Pic Aule. Es una suposición que se cumplirá posteriormente.

Aparece el Aule.

Cabaña de Er y Aulere.

            El camino que da muchas idas y venidas gana altura hasta que nos enseña la Cabaña de Er acunada en un segundo rellano y defendida de paredes sobre las que se eleva un tercer rellano en el que se asientan los Laquettes de Aulere. Eran nuestro objetivo a priori, a partir de ellos decidiríamos la continuación.

            Ahora estamos ya por encima de la cabaña, a nivel de los laquettes y con una ladera de verdura  amable que se marcha casi al norte, ni siquiera vamos en busca del collado al que se llega por un amplio y amable corredor de verdura inigualable: marchamos para arriba sabedores que ese es nuestro camino e incluso nos olvidamos de los hitos pues estamos perfectamente orientados.

Er desde la Antecima Oeste.

            Una ladera de verdura que subimos por cualquier parte nos deposita en la cresta sudoeste del pico y enseguida en la antecima desde la que avistamos el casquete somital un poco más al este.

Cima de Er.  

            Un corto tramo de cresta vestida de enebros, rododendros y arándanos  nos conduce enseguida, siguiendo un camino estrecho y fácil al resalte somital en el que con algún apoyo de manos nos deposita en la Cima del Pic Er situada a 2205 metros de altitud. Son las once menos cuarto.

Los Rellanos de Er.

            Desde la cima al sol de la mañana que está muy agradable nos sentamos a almorzar y a contemplar el paisaje que ayer no vimos desde Sagette-Herrana aunque un tanto azulado y distante: Cezy, Ger, Amoulat, Arre Sourin, Geouges de Arre, Tourettes, Lie, Pallas, Lurien… al este. Al norte la Cresta de les Serous que tapan al Caperan de Sesques y escasamente dejan ver las antenas del Sesques; debajo el Valle de Gazies con su cabaña y sus neveros residuales. Al oeste rotundo Gazies y Aule muy próximo y hacia el sur Aulere y sobre todo Midi que lo rige todo.

Valle de Gazies y Les Serous.
            Media hora después ya hemos contemplado la vertiente nordeste del Aule, nos vamos a ello.

Bajando al Collado Nordeste de Aule.

            Bajamos casi 100 metros por la amplia loma que hace de arista contemplando las paredes que se precipitan al Valle de Gazies y especulamos sobre los dientes que adornan la Arista Nordeste del Aule. Creemos que se puede subir con algún faldeo pero decidimos una opción cómoda y segura que la faldea por el este.

La Arista Nordeste de Aule.

            Alcanzamos el Collado Norte de Aule e iniciamos el ascenso por las inmediaciones de la arista. Se trata de una ladera suave de verdura escalonada que se sube por cualquier parte y tranquilamente nos vamos para arriba.

Zocalo metamórfico en la Este de Aule.

            A media pared hay un zócalo rocoso bien escalonado que se sube sin ninguna dificultad por el oeste de un pequeño barranco. Nos permite alcanzar la parte superior de la pared en cuyo praderío pasta un rebaño de ovejas custodiado por un par de escandalosos mastines del pirineo.

 Er desde la subida a Aule.

            Evolucionamos hacia la arista sudeste del pico, lugar por el que pensábamos acceder en el caso de que hubiera complicaciones directas entre Er y Aule y alcanzamos un par de neveros residuales en los que cogemos un poco de nieve. Tenemos sed pues ayer bebimos menos de lo debido.

Cima del Pic Aule.

            Son las doce y cuarto cuando alcanzamos la Cima del Pic Aule situado a 2392 metros de altitud. Se trata de una cima amable y alargada vestida de severas paredes en su vertiente norte y en la que hay una pareja de franceses con los que charlamos largamente acerca del numeroso conjunto de cimas que desde aquí se observan.

La Arista de Aulion. Soum de Aas y Turón Garie con el Lac de Aule.

            Contemplamos la Arista de Aulion, Soum de Aas y Turon Garie con el Lac de Aule sin nieblas  y el Valle de Aule que hemos recorrido alguna que otra vez, detrás Tortiellas, Aspe, Bisaurín, Castillo de Acher, aquí mismo Gazies, hasta Anie aparece por una ventanilla. Nos preguntan por Lespentouse, visualizamos perfectamente la Hourquette de Arre y el Col de Auseilla, les localizamos a los Infiernos, Garmo Negro, Argualas, Escarra, Pala de Ip, Collara y Moleta…

Er desde Aule.
-¡Estos conocen  más que nosotros! Se dicen.

-Bueno, llevamos media vida en el Pirineo y algo sabemos.

Intercambiamos correos electrónicos y después fotos.

La Sudeste de Aulere.

            Media hora después les dejamos y tomamos la arista sudeste y en descenso marchamos hacia Aulere.

            Se trata de un suave y corto descenso por una loma amplia que conduce a un resalte intermedio. De allí hay que bajar una veintena de metros para alcanzar un pequeño collado del que arranca una arista rocosa y afilada.

Aster alpino.

            Llena de áster alpino y saxífragas nos obliga a algún apoyo de manos y a caminar con cierto cuidado ya que se trata de roca metamórfica un tanto descompuesta en la que se ha instalado la clásica verdura arbustiva de la zona.

Cima de Aulere con Aule  y Gazies atrás.
            En poco más de un cuarto de hora alcanzamos la Cima del Pic de Aulere situado a 2287 metros de altitud. Es poco más de la una.

            Desde la cima, la arista se alarga al este con los Pics Houratatere y Biscau, nos ofrece una espléndida imagen de Bious Atigues pero lo que más nos interesa es visualizar la ladera por la que hemos de volver al camino de subida antes de descender al Lac Er.

Saxifraga androsácea.

            Diez minutos después desandamos la arista, remontamos el promontorio intermedio y tras un corto y suave descenso iniciamos una larga diagonal al norte que en persistente descenso nos ha de llevar a un crestón que domina los Laquettes de Aulere.

            Unos metros más para abajo y alcanzamos la orilla del mayor de los Laquettes de Aulere situados sobre los 2160 metros de altitud.

Laquette de Aulere.

            Van a ser las dos de la tarde cuando nos sentamos a la orilla para que mi chica se dé un remojón, luego comemos y disfrutamos un rato del encantador entorno. El laquette más pequeño ya se ha desecado.

            Sobre las tres menos cuarto pasadas nos ponemos de nuevo en marcha para continuar el descenso en dirección norte, coger agua en una surgencia y poco después tras visualizar el rellano en el que se asienta la Cabaña de Er retornar al camino que hemos utilizado para subir.

Lac Er.

            Bajando el resalte inferior fotografiamos el Lac de Er sin nieblas y luego no queda más que bajar el camino del hayedo adelantando a gente que ha subido a disfrutar del circo que, parece ser, cuenta con predicamento en la zona.

            A las cuatro y cuarto llegamos a la furgo que nos espera calentita, incluso más que nosotros que nos hemos metido un aceptable meneo de 1400 metros de desnivel.

            Un valle más que hemos recorrido y conocido, unas cimas nuevas que hemos alcanzado y unas piezas más de nuestro mapa pirenaico que han encajado en el puzle de nuestra vida. Y otro día más.

           


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.