23 ene. 2005

3.05. COLLADO ROYO O CUELLO DE OTAL POR EL BARRANCO DEL TURBON. 23-1-2005.

Nieve profunda en el Collado Royo.

Pista de San Nicolas de Bujaruelo por encima del cámping, Hayedo del Turbón, Barranco del Turbón y Collado Royo.

23-01-2005.

Desnivel acumulado 1100 m.

Distancia recorrida 8000 m.

Tiempo efectivo 05:15 h.

Sol.

Fácil.

Senderismo.

Aguan en el Barranco del Turbón pero mejor llevarla.

La mejor referencia para tomar el camino es la pilona del tendido eléctrico en la orilla oeste de la carretera, unos cientos de metros más arriba de la entrada del cámping.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa del Collado Royo procedente de Prames. Vía en amarillo.

            A duras penas  puedo recordar la primera vez que subimos a Peña Otal. Era la época en la que se podía acceder con el coche al Valle de Otal y en aquella ocasión partíamos desde la Cabaña de Otal y faldeando bajo la norte del pico alcanzábamos el Collado Royo y de allí a la cima. Había bastante nieve y realizamos la vuelta por idéntico camino.

            Años después, en el 2001 subiríamos a Fenez pero por el Barranco del Turbón. También había nieve y el paso por la arista a Otal no lo realizamos; en cambio, se instaló en mi cabeza hacer una circular que enlazara los Valles de Otal y del Turbón. No tenía demasiada historia pero si el atractivo de hacer algo nuevo.

            Es 23 de Enero de 2005, no es la mejor fecha para un asunto como este pero tentados por la falta de nieve y aprovechando que con toda probabilidad hará un buen día nos vamos  por Cotefablo a Torla, para llegarnos al Puente de los Navarros y nos  introducirnos en la Pista a San Nicolás de Bujaruelo.

            La pista, cada año que pasa está en mejores condiciones, quizás como alternativa a las dificultades de la visita a Ordesa en verano, nos lleva enseguida al Puente de Santa Ana y tras pasar por delante del camping aparcamos poco más arriba tras localizar la piedra que indica el comienzo del Camino del Barranco del Turbón.

            Van a ser las nueve de la mañana, estamos a 1270 metros de altitud cuando cogemos las mochilas y nos vamos de llano y en dirección oeste en busca del camino que sabemos se inicia entre los bojes que limitan el prado.

            En esta ocasión y con experiencia anterior tomamos el camino que se introduce en un bosque mixto que se convertirá enseguida en hayedo prácticamente limpio de nieve.

            Llevamos a nuestra izquierda, sur, el Barranco del Turbón no muy lejos. El camino asciende consistentemente y se aproxima al mismo para cruzarlo alrededor de los 1600 metros de altitud cuando ya pisamos nieve, pero enseguida abandonamos el barranco, van a ser las diez de la mañana.
 
Gabietos y Mondarruego desde el Barranco del Turbón.

            Poco después salimos del bosque y ante nosotros se abre el longitudinal y amplio Barranco del Turbón, el sol todavía va a tardar en llegar y el barranco en su parte inferior está manchado de nieve presentando algunos claros longitudinales sobre los lomos emergentes de la línea general del valle.

            Decidimos progresar valle arriba por el plano fondo del mismo con tendencia a irnos hacia la ladera norte en busca de terreno limpio y alcanzar la zona más soleada del mismo.

            El ascenso es consistente y apreciable en los tramos claros en los que aflora de la nieve  los tallos de los asfódelos y lirios de la temporada pasada; pero ganamos altura y con ella la nieve se hace continua y  al no disponer de huella  nos va a demandar un esfuerzo considerable.

Empinados corredores en la Sudeste de Otal.
 
            Estamos sobre los 1900 metros y hemos rebasado tanto Punta Arañonera  que ha quedado al sur como la Punta del Turbón que dejamos al norte. Más arriba queda la característica placa caliza de Punta Fenez, la espléndida y blanca cúpula de Otal con sus canales características y  el Collado Royo o Cuello de Otal que es nuestro objetivo pero todavía queda lejos.

            Poco a poco avanzamos buscando la mejor línea de ascenso hacia el centro del barranco dudando un  tanto ya que el espesor de la nieve ha ido en aumente y ahora es bastante profunda.

            La verdad es que no hemos subido con demasiada alegría, hemos hecho más paradas de lo que en nosotros es habitual y ahora progresamos cansinamente por nieve muy profunda. El tiempo corre y por mi mente pasa la idea de que se nos puede escapar el proyecto.

            Subimos lomas y pequeños resaltes ya orientados hacia la depresión entre Otal y el Pico Royo pero alcanzarla se nos va  a hacer enterno al menos mentalmente.

En el Collado Royo.

Otal desde el Cuello del mismo nombre.
 
            Es la una del mediodía cundo alcanzamos el Collado Royo o Puerto de Otal situado a 2350 metros de altitud.

La Nordeste de Otal.
 
Mobisón Grande y Cotiella desde el Cuello de Otal.
 
            El día a pesar de que está un tanto arañado es espléndido y disfrutamos de un ambiente lleno de luz. En el collado echamos la visual al valle de Otal que conduce al Collado de Tenedeñera y la zona de Ordiso pero nuestra vista deambula de Otal a Tendeñera absolutamente espectaculares. Luego la vista se pierde entre Mondarruego y los Gabietos por una vertiente tan desconocida como deseada.

En el Collado Royo o Cuello de Otal.
 
Escusaneta, Gabietos y Mondarruego desde el Cuello de Otal.
 
            Comemos en el collado mientras deshojamos la margarita. La Cabaña de Otal está más lejos mental que físicamente y decidimos darnos la vuelta sobre nuestros pasos. Por una parte contaremos con nuestra propia huella y por otra  nos evitaremos el largo recorrido por el Valle de Otal y la vuelta por la Pista desde San Nicolás  hasta el lugar donde hemos comenzado nuestro camino a la mañana.

Mallaruego y Ferreras desde el Collado Royo.
 
Sandaruelo, Lapazosa y Soum Blanc de Especiers desde el Cuello de Otal.
 
            Alrededor de las dos menos cuarto hincamos el descenso cuando el sol comienza a alargar nuestras sombras. Seguimos invariablemente nuestras huellas y, cuesta abajo nuestro ritmo, sin ser una maravilla, nos permite perder altitud con relativa facilidad.

Detalle de Escusaneta y Gabietos. Discreto el Taillón.
 
            La nieve pierde espesor pero mi chica no tira cohetes: está incubando un catarazo de alto calibre que le proporcionara una semana campanillera.

Entrada al Cañón de Añisclo.
 
            En el límite de la nieve quitamos los crampones, los colgamos en las mochilas y proseguimos entrando al bosque cuando el sol se quiere marchar.

La Oeste del Tozal del Mallo desde la Pista de Bujaruelo.
 
            Ahora no perdemos el camino y sin tocar el barranco nos llegamos al prado y con el a la pista donde nos esperas el coche.

Peña Duáscaro y el Mirador del Rey.
 
            Son las tres y media bastante pasadas cuando soltamos las mochilas en el coche, los 1100 metros subidos y la pequeña frustración que supone no haber liquidado el proyecto original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.