18 may. 2015

39-15. LAS CHICAS A LA TABLA Y LOS CHICOS A LA MESA. 17-5-15.

La espectacular estampa de la Tabla desde el Circo de Lhurs.

Aparcamiento de Anapia, hayedo Landosque, Lac de Lhurs, Corredor Este Collado de la tabla, Tabla y Mesa de los Tres Reyes.

17-05-2015.

Salida 9 h. Llegada 19 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Almudena Sánchez, Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Mesa de los Tres Reyes procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            El Primer día que salgamos sin los esquís nos vamos a la Mesa de los Tres Reyes por Lescun que Juan no ha estado. Así lo acordamos y llega el domingo 17 de Mayo del 2015 y también se apunta Almudena que tenía muchas ganas de monte.

            La mañana está bien con amenazas de cierta nubosidad de retención en la arista fronteriza y mar de nubes en los valles del norte cuando salimos del Túnel de Somport.

            Hay que bajar unos pocos kilómetros por la carretera hasta tomar el desvío hacia Lescun y por una carretera de montaña llegarnos al pueblo, siempre con dudas para alcanzar finalmente el Aparcamiento de Anapia situado a 950 metros de altitud.

De Anapia hacia el hayedo Larrangus.
 
            Son las nueve de la mañana cuando tomamos la pista que conduce al Plateau Sanchesque que abandonamos inmediatamente por otra que sale a su izquierda y que, en desuso,  la ataja y nos  conduce a otra que tras entrar brevemente en el hayedo rodea un promontorio de verdura y  se asoma al sudeste para enseñarnos todo el Praderío de Lescun.

            Es difícil precisar la ruta puesto que caminos y pistas madereras van rodeando en suave ascenso las laderas de Billare además que se desarrollan en el interior del Gran Hayedo Larrangus pero a pesar de ello la tónica general es al oeste.

Tajo en la roca de camino al Circo de Lhurs.
 
            En el horizonte aparecen algunas cimas coronadas de nieblas altas que esperamos desaparezcan y lo mismo ocurrirá en el Circo de Lhurs al que paulatinamente nos vamos acercando.

            Tras un buen rato de hayedo en el que hemos pasado por el tramo característico de camino picado en la roca, el camino se acerca al Barranco de Lhurs por el que desagua el circo  que se encuentra lleno de nieblas.

Llegando al Barranco de Lhurs.
 
            Un largo nevero rellana el cauce del barranco en la zona en la que hay que atravesarlo. Estamos a 1400 metros de altitud y la nieve está blanda anunciándonos lo que nos espera más arriba.

            Atravesado el barranco, el camino se va para arriba subiendo un contrafuerte de calizas ocres siempre próximo al barranco pues hacia el sur y oeste arrancan las erguidas laderas del Dec de Lhurs.

Dec de Lhurs tras el Lac del mismo nombre.
 
            Poco más arriba el camino se arrellana entre afloraciones y bloques es de calizas claras y neveros residuales entrando en el Circo de Lhers. Las nieblas, una vez más se levantan lo que es algo a lo que nos estamos acostumbrando.

            Descubierto el velo aparece a nuestros ojos la espléndida y vertical imagen de la Tabla,  la escondida y discreta Mesa de los Tres Reyes, Los Dientes de Lhurs, La Pene Blanque, los Billares y el Dec de Lhurs. Además del recóndito Lac de Lhurs y la cabaña pastoril del mismo nombre. Estamos sobre los 1700 metros de altitud.

Desde la Cabaña de Lhurs.
 
            En medio del circo y repartiendo paisaje está el Corredor Este ejerciendo de eje de simetría y allí nuestro objetivo.

            Atravesamos el fondo del circo por la orilla norte del lac y enseguida alcanzamos la cabaña entre neveros residuales, son las once menos cuarto.

Avanzando hacia el Corredor este de Lhurs.
 
            Hay algunos neveros residuales que se conectan con el nevero de fondo del circo que se pueden faldear o atravesar  en sus puntos débiles. Nosotros dejamos atrás la cabaña que tiene una sección abierta y continuamos para arriba en suave ascenso alternando tramos de praderío del puerto con pedrizas bajadas de la ladera norte del circo, también algunos viejos alude hasta que alcanzamos la zona continua de nieve.

            Estamos sobre los 1800 metros de altitud y en unos bloques calizos claros del fondo del circo nos sentamos a echar un bocado y a poner crampones; la nieve está blanda pero el corredor, lo conocemos, está bastante erguido.

Entrando al Corredor este de Lhurs.
 
            Son las doce menos cuarto cuando nos ponemos en marcha en muy suave ascenso en busca de la entrada del corredor. La nieve está blanda  pero no profunda  y se cramponea bien a pesar de que podría estar mejor para los crampones.

            Subiremos alrededor de otros 100 metros con la pala que se yergue paulatinamente y que nos lleva a la entrada del corredor.

El estrangulamiento del Corredor Este de Lhurs.
 
            Una primera parte conduce a un estrangulamiento entre rocas donde aparece un primer muro que subimos bien pero algo despacio ya que Almudena que ha subido a muy buen ritmo hasta el rellano del circo se empieza a requedar.

Progresando por el Corredor Este del Circo de Lhurs.
 
            Por encima del muro del estrangulamiento hay que hacer una pequeña travesía un poco al sur,  nuestra izquierda, en una pared  de pendiente sostenida. Juan ha abierto huella hasta aquí y se queda haciendo fotos y esperando.

Por encima del estrangulamiento del Corredor Este de Lhurs.
 
            La continuación, tras un breve descansillo junto a las rocas, es un segundo muro donde la pendiente vuelve a las suyas y en la que abro huella por la parte izquierda del corredor con algunos tramos de pendiente que rondarán los 45º.

Entrando a la parte superior del Corredor este de Lhurs.
 
            Subimos muy despacio pues Almudena está fundida pero no quiere que nos quedemos alguno con ella. Para continuamente pero a pesar de ello no se recupera.

Muro de salida del Corredor Este de Lhurs.

Llegando al Col de Lhurs.
 
            El tramo de salida es otro muro bastante erguido que se suaviza un poco al final y que nos deposita en el Col de Lhurs situado a 2300 metros de altitud.

La Norte de la mesa desde el Col de Lhurs.
 
            Son las dos menos cuarto y el pescado no está vendido del todo ya que  todavía hay que remontar hasta el Collado de la Tabla y luego a la cima.

Billare subiendo al Collado de la Tabla.
 
            En el collado nos orientamos al sur y ganamos altura por unos neveros suaves que nos llevaran al Collado de la Tabla situado alrededor de los 2400 metros de altitud.

Cima de la tabla desde la Mesa de los Tres Reyes.
 
            Las chicas, con buen criterio, se marchan a la Tabla por una loma suave y limpia de nieve situada a 2421 metros de altitud, harán alguna foto con los móviles y se volverán al collado.

            Nosotros los chicos, entre tanto, pasamos la parte nevada del collado  nos quitamos los crampones y nos vamos hacia la Mesa.

Anie Pene Blanque y Billare.
 
            La cara sur tiene neveros que llegan prácticamente hasta arriba pero yo recuerdo un fácil faldeo por la misma. Transitados unos metros, un caminillo se sumerge en uno de los neveros por lo que decidimos tirar de frente para arriba por la roca.

            Tras una entrada ligeramente durilla, alternamos un tramo fácil con un corredor muy erguido que nos obliga un poco pero nos deposita fuera de las hostilidades en las inmediaciones de la cima.

En la Cima de la mesa de los Tres Reyes.
 
            La Mesa de los Tres Reyes se trata de una cima alargada y amplia situada a 2444 metros de altitud, llena de artilugios, santos y chatarrería varia y desierta. No vemos a nadie ni siquiera en las inmediaciones de la Hoya de la Solana que es la vía normal de ascenso al pico.

            Hacemos unas fotos y nos vamos para abajo siguiendo alguna cita que señala el camino que nosotros hiciéramos en su día y que está mucho más cerca de la arista este que del lugar por donde hemos subido.

            Enseguida recuperamos los crampones y nos llegamos a debajo del Collado de Tabla donde esperan las chicas para comer. Son las dos y media.

Entrando al Corredor Este de Lhurs.
 
            Media hora después, mientras Juan sube a la tabla a por unos guantes perdidos no sabemos dónde, nos vamos para abajo hasta el Collado de Lhurs dando tiempo a Juan que nos alcanza y nos vamos corredor abajo.

            Descendemos un primer tramo de cara al valle y alcanzado el muro superior continuamos el descenso de espaldas al valle. Se trata de un procedimiento muy seguro aunque lento para el que no lo domine o para el que está muy cansado pero ya sabemos a lo que estamos.

Suben las nieblas por nosotros mientras descendemos el Corredor Este de Lhurs.
 
            Hacemos fotos y bajamos tranquilamente con el sol en la cara que nos podrá como tomates a pesar de la crema mientras contemplamos como suben las nieblas a nuestro encuentro.

            Más abajo del estrangulamiento y ya de cara al valle abreviamos metidos en las nieblas pero no gran cosa. Son las cinco de la tarde.

            En las mismas piedras donde hemos almorzado nos quitamos los crampones y continuamos medio a ciegas en busca de la Cabaña de Lhurs a la que llegamos a huevo y tirando de experiencia.

Lathraea clandestina o hierba madrona en el Hayedo Larrangus.
 
            Por debajo de la cabaña tomamos el camino que transita la orilla norte del lac, echamos un buen trago de agua y continuamos para abajo a un ritmo asumible para las piernas de Almudena que se va a acordar de la Mesa por largo tiempo y por variadas razones.

            Son las siete de la tarde cuando terminamos los 1500 metros de desnivel de la jornada concluyendo con que se está bien sentados en el coche. Nos queda una vuelta a casa tranquila y con poca circulación en la que todavía nos recibe el sol a la salida del Túnel de Canfranc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.