6 feb. 2017

8-17. VUELTA POR LA SIERRA DE SAN PEDRO. 5-2-2017.


La Sierra de San Pedro en un claro de la tarde. 

Salida Sur de Sabiñánigo, Ermita de San Pedro. Sierra de San Pedro, Puntón de Sardas, La Collada, Ladera Norte y Pardina de San Quílez.
05-02-2017.
Desnivel acumulado 500 m.
Distancia recorrida 8000 m.
Sol.
Muy Fácil.
Tiempo efectivo 03:00 h.

Agua en la Fuente de San Pedro pero hay que saber dónde está. Mejor llevarla.
Se trata de una circular muy fácil y corta para realizar en cualquier época del año. Se puede alargar por la Sierra para pasar por Santa Engracia y Puyaldo  para bajar por el Pueblo de Allué

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de San Pedro procedente de Prames. Vía en amarillo.

            El jueves comenzó el desfile de borrascas atlánticas que estropean el tiempo en el Prepirineo y lo hacen infernal tanto en el Pirineo como en las Costas Atlántico-cantábricas.
            Hoy 5 de Febrero de 2017, domingo, es una jornada absolutamente variable, no es el mejor día para salir al monte pero queremos movernos un poco aunque sea bajo el agua.

El Basa en el inicio del camino baja mayenco.

            Son las dos y cuarto de la tarde cuando aparcamos junto al edificio de la Cruz Roja a 760 metros de altitud.
            Gotea, nos ponemos los chubasqueros y nos vamos hacia San Pedro. Hay que tomar el nuevo inicio del camino que pasa por debajo de la Autovía Variante de Sabiñánigo  para introducirse seguidamente en el Pinar de San Pedro en dirección sudeste.

Robles jóvenes en el Pinar de San Pedro. 

            Un camino amplio y suavemente inclinado atraviesa el cortafuegos bajo la línea de alta tensión y prosigue para arriba sobre  un pinar mixto en el que abunda el roble de mala raza por la pobreza del terreno y el “estrés hídrico” como dicen los modernos: joder con el nombre que le dan al sequero.

En el rellano herboso del Camino de San Pedro. 

            Enseguida comienza a nevar y tras pasar un pequeño rellano herboso  dejamos el camino que asciende directamente hacia la Ermita de San Pedro y nos vamos un poco  al este, no está indicado, hacia la Fuente de San Pedro.

La Fuente de San Pedro. 

            Un caminillo más estrecho y menos transitado progresa en muy suave ascenso hasta que diez minutos después pasa por la fuente y prosigue para arriba por medio del pinar hasta coincidir con el camino que transita la cabecera de la sierra.

Flores de hiedra en San Pedro.

            Alcanzado el camino hay que volver una treintena de metros para llegar a las Ruinas de la Ermita de San Pedro situada a 1130 metros de altitud.

Llegando a las Ruinas de la Ermita de San Pedro. 

            Poco hay que hacer en las ruinas de la iglesia  pues no es un lugar prominente y hoy no hay nada que ver, únicamente repostar esperanza de que la tarde se arregle un poco.

La Sierra de San Pedro hacia el este.

            Hemos empleado tres cuartos de hora en subir y ahora nos vamos sierra  adelante hacia el este recorriendo la Cabecera de la Sierra de San Pedro.

Hacia el Sur de la Sierra de San Pedro algún claro.

            Se trata de una serie de colinas muy suaves y vestidas de bosque mixto que resultan muy agradables de recorrer con el claro que disfrutamos aunque dure poco pues a media sierra ya se ha cerrado de nuevo y vuelve a nevar.

El horizonte hacia Santa Orosia completamente cerrado.

Vuelve a nevar en la Sierra de San Pedro.

            Pasamos el Puntón de Sardas acotado 1177 metros de altitud y el tramo del incendio en el que los robles se están recuperando a pesar de la pobreza del terreno y descendemos en busca de la Collada donde un cruce de caminos entre Güertalo y el Basa  nos invita a abandonar la sierra e introducirnos al norte y en descenso hacia el Valle del Basa.

En la Collada nos bajamos hacia el Basa.

            Atravesando la Selva de Sardas, para nosotros el Pinar de San Pedro, faldeamos la cara norte de la sierra siempre en suave descenso hasta el desvío a Osán: nosotros continuamos al noroeste hacia la Pardina de San Quílez.

La Pardina de San Quílez.

            Hemos empleado otros tres cuartos de hora transitando la cabecera de la sierra y otro tanto emplearemos en llegar a la pardina cuando arrecia la nevada, que con viento, deposita la nieve en los troncos de los pinos antes que cubrir el suelo, que por cierto echa agua por todas partes.

Nieve en los troncos de los pinos.

            Dejamos atrás la pardina y proseguimos por un camino bien balizado que atraviesa la zona de barrancos y margas siempre por encima de los campos de la pardina hasta acercarse de nuevo al Basa que baja rumoroso y mayenco.

Terminaremos la jornada con nieve más abundante. 

            Alrededor de las cinco y cuarto cerramos el bucle y enseguida retornamos al coche tras un recorrido circular de alrededor de 500 metros de desnivel con una longitud estimada de 8 kilómetros lo que lo convierten en un recorrido adecuado incluso para senderistas no demasiado entrenados.

Barba de peregrino, un liquen abundante en el Pinar de San pedro y en las umbrías.

            Arrecia la nieve como si quisiera recuperar el tiempo perdido y a pesar de que el terreno está harto de agua cuaja de inmediato de tal forma que tendrán que suspender el partido que jugaba el Sabi en la Corona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.