24 oct. 2017

70-17. DIAGONAL DEL FRAILE EN LA PARED DE BACHIMAÑA. 24-10-17.

Pedazo de Cascada del Fraile que hay que atravesar.

Balneario de Panticosa, Cuestas del Fraile, Diagonal del Fraile, Refugio de Bachimaña. Descenso por el Barranco de Labaza, Ibones de Lumiacha y Rellano de Bozuelo.
24-10-17.
Desnivel acumulado 600 m.
Distancia recorrida 7000 m.
Tiempo efectivo 03:15 h.
Sol.
Fácil.

Se trata de una vía diferente para superar la Pared de Bachimaña como alternativa a la totalidad de las Cuestas del Fraile.
Agua en las escorrentías y torrentes tributarios del Caldarés según costumbre.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bachimaña procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Subíamos a la Aguja Oeste de Bachimaña  el pasado día 8 y por centésima vez mis ojos se fueron a la Cascada del Fraile. Estábamos en el umbral del circo en el que confluyen las aguas de Bachimaña, Coanga y Labaza. Creía tener en mente una ruta diferente para acceder a Bachimaña por el sur, además de las conocidas de las Cuestas del Fraile, Barranco de Labaza o Ibones de Arnales.
            Hoy 24 de Octubre de 2017, antes de que se pase nuestro asado nos vamos.

Balneario de Panticosa espléndidamente otoñal. 

            Sin prisas, para que el sol haga su faena matutina de desalojar el hielo de la roca de la Pared de Bachimaña y especialmente de las Cascadas del Fraile aparcamos junto a la Casa de Piedra sobre las diez de la mañana. Estamos a 1630 metros de altitud y la noche ha debido ser clemente por estas altitudes.

Se asoma ya la Pared de Bachimaña.

            Sin prisa pero sin pausa tomamos el Camino del Caldarés y por su orilla derecha nos vamos para arriba para comprobar enseguida que, a pesar de que el otoño solamente ha tenido un par de días de lluvias no especialmente importantes, el Caldarés de Baños baja caudaloso como en sus mejores momentos y eso no es bueno para nuestros propósitos esperando que no llegue a malograrlos.

Acercándonos a la Cascada del Fraile.

            El camino no tiene otra historia que caminar cuarenta minutos asomarnos una vez más a la Pared de Bachimaña y cercionarnos por una parte que la zona oeste se encuentra completamente bañada por el sol pero la Cascada del Fraile baja suntuosamente caudalosa como si estuvieran vaciando Bachimaña.

Rama Inferior Oriental de la Cascada del Fraile. 

            Luego tomamos las Cuestas del Fraile y a media subida abandonamos el camino para salirnos hacia la pared sobre los 2050 metros de altitud. Antes y aprovechando que subía delante me he salido en la revuelta anterior sabiendo que por allí no podría continuar para fotografías la Cascada del Fraile en su parte inferior en una zona acanalada por la que baja un manguerazo de agua de impresión.

Entrando a la Diagonal del Fraile en la Pared de Bachimaña. 

            Juan y mi chica, entre tanto, me adelantan y se introducen en una diagonal herbosa que en suave ascenso se acerca a la cascada en busca de un lugar para atravesarla.

Diagonal de la Pared de Bachimaña y las dos Ramas de la Cascada del Fraile. 

            Hay que decir que la cascada tiene dos brazos tanto en su parte superior como en la inferior, relativamente próximos y paralelos y que nuestra vira esperamos que atraviese la pared y de paso la cascada.

Descenso a la Rama Occidental de la Cascada del Fraile.

            Alcanzamos un pequeño hombro en la pared negociando camino con algún pino benéfico y contemplamos la faja que parte a las cascadas en dos. Se trata de una faja horizontal y medianamente amplia en la que el agua se remansa ligeramente en su tránsito vertical. Juan tiene algunas dudas pero yo empujo con toda la ilusión del mundo.

Mis socios entre las dos ramas de la Cascada del Fraile.

            Hay que perder una decena de metros fáciles por una rampa medianamente terrosa y amplia para alcanzar la rama oeste de la cascada que parece más fácil por ser menos caudalosa.
            En el borde exterior de la alargada poza hay unas piedras emergentes a modo de pasaderas que permiten atravesar esta rama. Son piedras pulidas por el agua que con hielo harían inviable su uso pero hoy están secas y deliciosamente dispuestas para nosotros.

La foto que ansiaba hacer desde hace tiempo en la Cascada del Fraile. 

            Al otro lado hay un reducido pradillo húmedo y la rama oriental de la cascada mucho más caudalosa, igualmente espumosa y que nos amenaza con propinarnos una soberana ducha

Agujas de Bahimaña y Cascada del Fraile desde la Diagonal de Bahimaña. 

            Con un cauce de alrededor de 8 metros, no tiene pasaderas como la rama anterior pero en cambio su cauce poco profundo se puede atravesar al paso en su primera mitad sobre pequeñas piedras emergentes. Luego después de un buen bloque de granito  aparecen tres piedras lisas que facilitan la finalización del paso de la rama este. También con hielo estas tres piedras podían propiciar un buen baño de pies cuando menos, pero están secas a pesar de la cortina de agua evaporada que nos envuelve.

La Diagonal del Fraile la Pared de Bahimaña es lineal y ofrece varias alternativas.

            Contento como un crío con zapatos nuevos les animo para que pasen, que esto es para hoy.
          Hago algunas fotos pues Juan ha olvidado su cámara y continuamos en dirección este por la faja herbosa que inmediatamente se amplía e inclina.

Algo arriba en la Diagonal de la Pared de Bachimaña. 

            De diferente anchura según tramos y con una pendiente que no superará más que en algún punto los 30º,  se va para arriba agradablemente ofreciéndonos variantes herbosas varias, aprovechando amabilidades de la pared que ya se acuesta en la cabecera de la misma.

Las Zetas de las Cuestas del Fraile desde el final de la Diagonal de Bachimaña.

            Mientras nosotros progresamos directamente por la diagonal para conocerla Juan explora otras alternativas sobre la vertical de la pared. El granito está lleno de fisuras practicables.

Llaneando hacia el Refugio de Bahimaña.

            Se puede alcanzar la ubicación del Refugio de Bachimaña por cualquier parte, incluso hay una línea de hitos de piedras a la salida de la Vía del Espolón del Pino en la que hay un par de alas de mosca pero nosotros nos llegamos hasta la parte este en la que localizamos otra línea de hitos que pasan junto a un gran bloque errático muy oscuro y desde allí alcanzamos directamente el refugio a través de pasajes herbosos suavemente ascendentes.

las Agujas de Bachimaña desde el refugio del mismo nombre.

Inicio del descenso hacia el Barranco de Labaza.

            Son las once y media pasadas, el Refugio de Bachimaña situado a 2190 metros de altitud está desierto y sentados en una de las mesas de la terraza de la solana almorzamos un poco. Luego, pasadas las doce iniciamos la vuelta que haremos al encuentro del Desagüe del Ibón de Coanga para alcanzar por la ladera  vestida de placas graníticas fuera de la Pared de Bachimaña el Barranco de Labaza.
Espolón Oeste de Peña Xuans.

La Pared de Bachimaña vista desde el Barranco de Labaza.


La Vía de los Jardines en la Pared de Bachimaña. 

            Allí tomamos el camino que nos bajara a los Ibones de Lumiacha, contemplaremos a un par de escaladores que progresan al oeste de la tubería, cogeremos tres robellones contados y cruzaremos el Caldarés por el Puente del Bozuelo.

travesía hacia los Ibones de Lumiacha.

Ibonciecho Grande de Lumiacha. 

Mayor nitidez en la virtualidad que en la realidad.

Todavía queda algún lamio en flor en el Balneario de Panticosa.

            Alrededor de las dos llegamos al Balneario y con el coche nos iremos para abajo  para comer en casa. Hoy ha sido una jornada matutina en la que hemos sudado más bien poco pues el desnivel movido no habrá llegado a los 600 metros  pero nos ha permitido materializar un sueño largamente acariciado. Quizás otro día intentemos la Vía de los Jardines para conocer un poco más la Pared de Bachimaña.
         

2 comentarios:

  1. ¡Hola Mariano! Curiosa y original vía la que describes. Gracias por mostrárnosla. Al final resultará que hay más caminos para llegar a Bachimaña que a Roma.
    ¡Salud para los tres!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    No recuerdo desde cuando me picaba ese gusanillo y a causa de ponerle fecha al asunto entré a buscar en Internet, cosa que no acostumbro demasiado a hacer. Me encontré con que, quizás motivado como atracción al Refugio de Bachimaña, Julio Benedé y los de Sendero Límite habían abierto algunas vías en esa pared pero ninguna se aproximaba a nuestro proyecto; eran vías de escalada y nosotros no pasamos de trepadores voluntariosos.
    Creo que sin dar tanto rodeo como dimos nosotros al final acercándonos interesadamente a la Cascada de Coanga igual no lleva más tiempo que haciendo toda las Cuestas del Fraile, pero eso tendremos que comprobarlo.
    ¡Espero que la disfrute el personal como variante a tan recorrido por todos, camino a Bachimaña!
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.