28 ago. 1994

11-94. PEÑAS BLANCA, PARDA Y TELERA. 28-8-1994.

Vertiente norte de las tres cimas del día.

Ibón de Piedrafita, Brecha Telera y Corredor Sur a Peña Blanca. Descenso a Brecha de Telera, Norte de Peña Parda, Corredor Nordeste y Cara Sur de Telera. Descenso a Peña Parda, Cara Sur, Brecha de Telera e Ibón de Piedrafita.
28-08-1994.
Salida 10 h. Llegada 18 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

            -Biola no ha estado nunca en Telera. (Nosotros no hemos estado en Peña Parda.) Pordríamos ir.
            -A lo mejor es un poco largo.
            Bueno, hay que subir poco más de 1000 metros pero el día todavía es largo y además parece que va a ser un fin de semana estupendo.
            -También podríamos hacer algo más corto…
            -Sí, y también nos podríamos  quedar tranquilamente en nuestro jardín.  Comentábamos mientras subíamos con Biola de nadar los Campeonatos Provinciales de Natación, que por cierto, había vuelto a ganar GMS como era casi costumbre.
            El tema queda en el aire pero el despertador suena a las siete del 28 de Agosto de 1994 y lo volvemos a poner para las ocho aunque no hay nada preparado ni mucho que preparar.

Corredor a la Brecha de Telera y Peña Blanca.

            A las nueve nos metemos en el coche y marchamos a Biescas. En Saqués tomamos la carretera nueva    que tras 3 kilómetros nos deja en Piedrafita, luego 6 kilómetros más de pista nos conducen a un ensanche en el que aparcamos entre dos furgonetas francesas. Son las diez de la mañana.
            Inmediatamente nos echamos al abrasado praderío de este verano. La mañana es estupenda.
            Pronto pasamos junto al menguado Ibón de Piedrafita a 1612 metros de altitud y en dirección sur- suroeste, atravesamos la cubeta lacustre en la que encontramos merendera montana, cardo azul y rosal silvestre vestido de rojo centelleante y nos introducimos en la pedrera del amplio corredor de calizas mesozóicas que nos ha de conducir a la brecha de Telera.
            Decidimos utilizar el acceso oeste: un corredor que desconocemos pero que al menos nos brindará sombra para subir y esperamos que pocas dificultades.

Telera y el Corredor a la Brecha de Telera. 

            Se inicia con un resalte fácil y se continúa con una pedrera de buenas proporciones que finaliza en un pequeño resalte. Poco después, otro pequeño resalte pero con materiales en pésimas condiciones nos entretiene un poco. Luego el corredor se empina, se amplía y se viste de verde sobre materiales absolutamente inestables.
            Salimos al sol y por fuerte pendiente herbosa alcanzamos la amplia hondonada intermedia en la que nace el tramo superior del corredor.

Desde el rellano Intermedio el Corredor a la Brecha de Telera.

            Atravesamos la hondonada por su parte oeste y reiniciamos el ascenso, bolo a bolo, hasta alcanzar un afloramiento rocoso firme en medio del corredor, bajo el que paramos a almorzar, Biola no ha comida nada y son casi las once y media.
            Continuamos poco después con el buen ritmo que hemos tomado, buscando tramos de camino favorables en la parte izquierda del corredor que nos saquen de la forma más cómoda posible al sol, cosa que se produce a las doce y cuarto. Estamos en la Brecha de Telera a 2450 metros de altitud.

Ascenso a Peña Blanca por el sur.

            Contorneamos Peña Blanca yéndonos hacia el este hasta un minúsculo collado próximo, perdiendo un poco de altura. Sabemos que desde allí nacen unos corredores que van casi hasta la punta. Tomamos el primero que es muy vertical pero con presas numerosísimas, firmes y buenas y encontramos flor de nieve y un final tieso como él solo.
            Por encima se abre un praderío inclinado y paramos pues a Biola le aprieta el pecho. Según dice Rosa son los nervios al día siguiente de una competición.

En la Cima de Peña Blanca con Parda y Telera detrás.

            Una ligera crisis de asma se nos va a llevar entre buitres y chobas, casi una hora, pero es tan suave que a pesar de no haber terminado nos decidimos a continuar.
            Quedan unos 50 metros bastante tiesos que subimos un poco por cualquier parte; nos llevan poco a poco a la cresta y de allí a la Arista Cimera de Peña Blanca situada a 2541 metros de altitud cuando son las dos menos cuarto.
            Hacemos una foto con las gorras en la mano y faldeando por el oeste alcanzamos de nuevo la cresta y nos vamos para abajo, que Biola no va mal.

Bjando los corredores en la Sur de Peña Blanca.

            Tomamos el segundo corredor pero casi al final hacemos una travesía y terminamos en el que hemos subido. Luego tras el breve repecho recorremos la brecha de parte a parte y en su extremo oeste paramos a comer.
            Tomo un bocado y a las dos y media con una cantimplora y el chubasquero me voy hacia Telera. Lo hago por el lado norte bajo los importantes paredones de la Cara Norte de Peña Parda, por camino que ya conozco. Hay que atravesar hacia el oeste toda la Cara Norte de Peña Parda y llegado al corredor tomarlo en dirección sur ascendiendo por el mismo hasta el collado inferior.

Brecha de Telera desde la Norte de Peña parda.

            Subo a tope, no da más el fuelle. El corredor es fácil y está balizado con pintura roja. Casi arriba me cruzo con uno que baja, luego serán más.
            En el collado inferior el camino se va en dirección noroeste al encuentro de la cresta. Subo con la boca abierta, respirando a pleno pulmón alcanzando la cresta en la salida de la Gran Diagonal.
            Empleo unos instantes en respirar y en contemplar el diedro de salida y luego a media ladera gano altura entre manchas de pratenses y bloques de calizas ocres y firmes hasta alcanzar con la vista el vértice geodésico. Luego la plana cima y en treinta y cinco minutos estoy en Peña Telera a 2764 metros de altitud. Son las tres y cinco de la tarde.

Parda desde la Cima de Telera.

            Peña Telera tiene sin duda una de las mejores vistas de conjunto de este Pirineo; están todos para pasar lista, pero creo que va a ser mi cima más efímera: Buenos días a los cuatro de la cima, tres minutos para  echar un trago de agua, hacer una fotografía a Peña Parda y despedirme para marchar en dirección sudoeste, loma abajo hasta la cresta sur.
            Antes de alcanzar el collado superior y siguiendo hitos me descuelgo por un corredor hacia la cubeta y ya por la pedrera me llego hasta el Collado Sur de Peña Telera.

Telera desde Parda.

            Un camino sobre la meteorizada pedrera caliza conduce por suave pendiente hasta la alomada Cima de Peña Parda, que por cierto es menos parda y más lechosa que Peña Telera que es más parda.
            Pasar de los 2600 metros escasos a los que se encuentra el collado hasta la Cima de Peña Parda o Peña de en Medio me cuesta seis minutos, son las tres y veinticinco y estoy a 2657 metros de altitud.
            Otro trago y otra foto que se me dispara sobre Telera cuando estaba preparando el disparador automático y siguiendo unos hitos que arrancan de la misma cima, aunque van hacia los murallones, me voy para abajo.
            Conducen a un corredor fácil por el que se alcanza el praderío superior, muy inclinado, en el que busco los hitos y los encuentro. Me conducen a la parte oeste de los paredones.
            Unas repisas y unas viras llevan a un corredor cortado. A la izquierda hay un hito que es la clave para salir de la pared, pero para llegar a ella hay que hacer una travesía algo expuesta y no apta para todos los públicos. La gente coloca hitos y luego…
            Desde la pared echo un grito a mis señoras. Diez minutos después estoy con ellas tras el repecho que hay que hacer bajo los paredones: son las cuatro y he empleado la hora y media anunciada.
            Echo un trago de nescafé, reorganizamos las mochilas y desandamos la Brecha de Telera ya de regreso.

Descenso desde la Brecha de telera. Abajo el Ibón de Piedrafita.

           Rescato una gorra que el viento había desalojado de alguna cabeza y nos vamos corredor abajo cuando a Biola ya se le ha pasado totalmente la crisis.
            Aprovechamos todos los tramos con gravas situados en el lado derecho del corredor para patinarlos y pronto alcanzamos la hondonada y al mismo tiempo el praderío. Luego bajaremos por la derecha del corredor dejando las barras de salida a nuestra izquierda y discutiendo sobre el barro del ibón llegamos al barranco que baja desde el oeste del praderío cuando son las seis menos cuarto.
            Hacemos un par de gaseosas de pito y descansamos nuestros maltrechos pies que llevan 1250 metros de desnivel.

            Un  cuarto de hora después estamos en el coche. Pista abajo paramos en Piedrafita que, por cierto, está muy arreglado y sin más historia para casa a retozar en la hierba a la sombra de la casa después de echarle una visual a la Brecha de Telera por su vertiente sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.