1 may. 1995

2-95. TOZAL DE GUARA. 1-5-1995.

Guara desde Petreñales. 7-6-09.

Molino de Nocito, Barranco de la Pillera, Collados de Chemelosas y Petreñales y Cara Sur. Descenso por la Cara Norte, Collado Chemelosas y Barranco de la Pillera.
01-05-1995.
Salida 09 h. Llegada 17:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Guara procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Llevábamos mucho tiempo queriendo ir a Guara, tan cerca y por un sin fin de causas siempre lo habíamos postergado.
            Sabíamos que la pista a veces estaba infernal, que era duro el asunto, según decían, pero daba igual, había que ir.

Guara desde el Molino de Nocito. 1-5-95.

            Carlos Villacampa me deja un mapa que yo no tengo y me dice: “¡Largo, eh!” Pero no nos preocupa a pesar de que este invierno 95 no hemos andado casi con el tema del esquí.
            Para el 1 de Mayo han anunciado buen tiempo que luego no confirmarán decididamente, pero suponemos que será aceptable como poco.

En el Barranco la Pillera. 1-5-95.

            Nos levantamos a las siete y a abreviando, a las ocho menos veinte estamos en la carretera. Llegamos a la Guarguera y en el Desvío de Nocito  tomamos la pista que está bien aunque algo hollada por cadenas de orugas. Tras 16 kilómetros por mitades entre subida y bajada  nos llegamos a Nocito.
            Por otra pista, ya en peor estado que la anterior, pasamos junto al cámping, adelantamos a un grupo de excursionistas y junto al molino, atravesamos el Barranco la Pillera e inmediatamente aparcamos junto al mismo justo  antes de volverlo a cruzar. Estamos a 890 metros de altitud.

Más arriba en el Barranco la Pillera. 1-5-95.

            No son todavía las nueve cuando, mochilas al hombro, continuamos pista adelante en dirección este, junto al cauce del barranco. La pista es prácticamente llana pero pronto se corta arrasada por el barranco para volver a aparecer entrelazándose con el mismo.
            Unos hitos nos invitan a abandonarla e incorporarnos por una tiradera de madera que se adentra en el bosque virando al sur e iniciando un fuerte ascenso.

Buitres en la Mallata Ferrer desde Chemelosas. 4-5-02.


            El camino es agradable a través de un bosque mixto de verdad en el que abunda el roble, el pino silvestre, el avellano, el tejo, el haya, arces, servales, bojes, sauces, gayubas, hepáticas, primaveras, violetas enebros, genistas y crecidos musgos.

Guara desde Fragineto. 4-5-02.

            A través del delicado tornasol del bosque alcanzamos el Collado Chemelosas a 1370 metros de altitud y en el claro del bosque paramos a almorzar. Son las diez y media y nos ha guiado la característica cresta de la Mallata Ferrer que claramente se distinguía desde abajo.

La Oeste de Guara desde Petreñales. 7-6-09.

            Hay un grupo de franceses que suben tras nosotros. Cuando nos alcanzan reemprendemos el camino en dirección sudoeste en busca del Collado de Petreñales que se recorta en el horizonte poco más arriba. Para ello hemos de perder un poco de la altura ganada por un caminillo estrecho y transitado que serpentea en medio de una fuerte pared a la que se asoman los restos más occidentales de la enorme Pedrera de la Norte de Guara.

Detalle de la Oeste de Guara. 7-6-09.

            Media hora después alcanzamos el Collado Petreñales a 1560 metros de altitud en busca de alternativas para continuar la ascensión directamente junto a la arista, o la que nos ofrecen los hitos a través del bosque hacia el Llano de los Hongos.

El Raso de los Hongos desde la Suroeste de Guara. 7-6-09.

            Perdemos un poco de altura separándonos de la arista y encontramos la Fuente del Chinebro que en verano debe ser valiosísima, deambulando un poco más al sur para volver luego y poco a poco hacia el norte, salir del pinar y encarar la cara sur del pico entre bojes y genistas.

La Fuente del Chinebro cerca del Raso de los Hongos. 7-6-09.

El Raso de los Hongos. 7-6-09.

La loma es suave y poco a poco vamos ganado altura a pleno sol en un día espléndido.
A la una alcanzamos la cresta y un cuarto de hora después hacemos cima en Peña Guara  a 2076 metros de altitud.

La Suroeste de Guara. 7-6-09.

Genista hórrida en la Suroeste de Guara. 7-6-09.

Sentados en la base del vértice geodésico contemplamos en la distancia casi tres cuartas partes del Pirineo: desde lo que identificamos como el Anie hasta posiblemente montañas del Principado de Andorra, la panorámica es enorme y magníficamente salvaje.

Cima de Guara. 7-6-09.

La cima, amplia y llana se corta brutalmente en los paredones superiores de la cara norte y junto al vértice geodésico hay un portal de herraduras y el monolito con la cruz y la caja de mensajes. Biola deja el suyo.

Guara desde la Arista Oeste.7-6-09.

Echamos un buen trago de fitoactive, descansamos un rato y media hora después nos vamos para abajo ya que el Somontano está repleto de neblinas y no queda más que ver. Rosa quiere parar más abajo para comer al sol y al abrigo.
A las dos  paramos junto a un nevero residual para tomar agua y nieve del mismo y comer tranquilamente al sol.

Chemelosas desde la Arista Oeste de Guara. 7-6-09.

Son las tres cuando reemprendemos el descenso, lo vamos a hacer por las pedreras de la cara norte que desde la cresta se pueden alcanzar casi por cualquier parte.
El inicio de la pedrera es agradable porque se trata de gravas finas en las que se puede deslizar bastante bien. Luego las gravas crecen de tamaño, no se derrumban con el paso pero se siguen bajando bien. En un santiamén nos bajamos 500 metros y tras hacer una fotografía nos incorporamos al camino que discurre bosque abajo.

Pedrera de Guara. 7-6-09.

Mis señoras se cansan de bajar y paramos un poco y enseguida alcanzamos el camino que hemos llevado a la subida ya unos metros más abajo del Collado Chemelosas.
Cogemos unas primaveras y algunas hepáticas para plantar en nuestro jardín y poco después alcanzaremos la pista en el Barranco la Pillera. A las cinco y cuarto llegamos al coche.
Ponemos los pies a remojo en el barranco y tras calzarnos las zapatillas nos volvemos a Nocito.

Torres en el Barranco la Pillera. 4-5-02.

Damos una vuelta por el pueblo contemplando algunas casas interesantísimas. Se trata de un pueblo muy arreglado tanto en calles como en casas: los de Huesca lo han colonizado definitivamente.
Luego nos volvemos pista arriba  al encuentro del Dolmen de Ibirque sin localizarlo pues ni siquiera nos desmontamos del coche y así no hay manera.
Sobre las siete nos llegamos a casa. Hemos empleado doce horas para mover un desnivel de 1250 metros pero de ellas solamente hemos caminado durante seis y media por lo que se puede afirmar que no ha resultado tan largo como decían, a pesar de que Rosa tendrá agujetas a posteriori.


            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.