2 dic. 2001

22-01. CIRCULAR A MUSALES. 2-12-2001.

Arista este de Musales desde el collado del mismo nombre.

La Sarra, Pasos del Oso y del Pino, Presa de Reespomuso, Collado de Musales y Arista Este. Descenso por la Cara Sur, Refugio de Ibonciecho y Pista a La Sarra.

02-12-2001.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Musales procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
El primer fin de semana de Diciembre 2001 tiene fiesta mi esposa. ¡Ya nos tocaba! Iremos al monte el domingo 2 ya que el sábado hay que recoger a nuestra hija que viene de Pamplona.

            Decidimos, bueno, decide Rosa ir a  Musales haciendo la travesía circular desde La Sarra. Yo tengo mis dudas pero accedo.

            Nos levantamos a las siete, abreviando y luego sin circulación como es lo suyo, nos llegamos a La Sarra indecisos entre aparcar en la presa o en la cola del embalse.

Embalse de La Sarra. 7-6-06.
 
            Aparcamos junto al bar que se encuentra cerrado, despertamos a unos navarros que están vivaqueando en el viejo cubierto que conocemos bastante bien, pues ya lo utilizamos en su día y a las ocho recién pasadas nos vamos por el Puente de las Faxas en dirección norte por camino que podríamos hacer con los ojos cerrados.

            A 1438 metros de altitud la mañana es espléndida con una temperatura agradabilísima, inusual para el lugar y la época.

El Aguas Limpias por encima de La Sarra.
 
            En cincuenta y cinco minutos alcanzamos el Paso del Onso tras haber pasado algunos tramos de camino con restos de la pasada nevada. Ya se sabe que esta época es fructífera en incógnitas, la nieve puede estar donde menos se la espera y su estado puede ser un enigma de magnitudes superiores a las que presenta en épocas más avanzadas dej la temporada. Nada se puede presuponer, hay que verlo.
 
Hielo en el Camino a Reespumoso.

            Pasado el paso del pino, hemos tomado dirección este, la nieve se hace ya definitivamente continua en contra de lo que esperábamos en la soleada ladera. Hay algunas huellas que nos van bien en el tramo de aludes ya que el camino está lleno y la nieve dura. En una de las zonas batidas hemos de sacar los piolets y tallar algunas huellas.

Ibón de Reespumoso.
 
            La llegada a la Ermita de la Virgen de las Nieves se alarga un poco y nos permite comprobar que la nieve que sea profunda nos hará trabajar de lo lindo.

            Son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos el soleado portal. En tan abrigado lugar vamos a parar para descansar y almorzar un poco.

Collado de Musales y pico con la Partacua detrás desde Frondiellas. 3-3-08.
 
            Quince minutos después en dirección sudoeste nos vamos hacia la presa. Hay que atravesarla sobre la pared de hormigón además de pasar sobre las rejillas de la parte central que he pensado estaban levantadas y supuesto que tendríamos que hacer equilibrios sobre la barandilla.

            Estamos a 2120 metros de altitud y vamos a emprender el tajo fuerte del día: subir la cara nordeste de Musales, de alrededor de 500 metros de desnivel cubiertos de nieve casi en su totalidad que ya veremos como está. Lo único que preveo como seguro es que no tendremos que ponernos los crampones¡
 
            Pasada la presa tomamos el camino que la rodea por su orilla izquierda al Ibón de Reespomuso. Enseguida encontramos el camino relleno de nieve. Se trata de una zona del camino tallado en la roca en la época de las obras y ahora es una pared vertical de nieve durísima.

            Son 50 metros en los que hay que tallar peldaños con las punteras de los pies. En algunos tramos la nieve está realmente dura y requiere de media docena de punterazos y algunas las hago con el piolet pues me duele los dedos del pié izquierdo que es el qué más ha trabajado. La travesía durará suficiente tiempo como para que Rosa se arrepienta  de haber elegido la actividad.

            Se nos lleva su tiempo pero finalmente recuperamos el camino tras pasar el nevero. Poco más adelante nos encontramos con otro muro de similares características que hemos de atravesar antes de alcanzar  el acceso del amplio valle por el que sube nuestro camino y que es lo que vamos buscando.

            Decidimos irnos de frente para arriba a marcarnos otra travesía igual a la anterior ya que el contrafuerte está bastante limpio de nieve.

Circo de Piedrafita desde Musales. 3-3-08.
 
            El terreno está muy descompuesto para empezar pero lo subimos con cuidado. Luego la nieve con el rododendro facilita un poco la tarea de subir ya que se pisa bien. Además contamos con algún tramo de nieve sobre pradera y pedrera muy inclinada en la que afloran algunos aguerridos pinos negros a los que no les impresiona la verticalidad.

            Subimos como los jabalíes, todo vale para progresar, rododendros, ramas de pino piedras... Subimos algunos escalones rocosos que salpican la pared siempre buscando el mejor camino que nos pueda llevar a la vía natural hacia el Collado de Musales que se encuentra en el valle de nuestra izquierda.

            Al final hemos de subir todo el contrafuerte empleando hasta algún pino que nos ampare. El tramo final menos descompuesto e inclinado resulta más fácil.

            Arriba se extiende un amplio rellano nevado que hemos de atravesar antes de ascender la pared final. El rellano se prolonga hacia el oeste pero nosotros nos vamos a ir de frente hacia el sudoeste.

            La nieve que está un poco costra a la sombra se hunde a nuestro paso haciéndonos trabajar a destajo; por ello, aunque demos algunas vueltas, vamos buscando pasos por zonas de poca nieve o rocosas que resulten más cómodas.

Crestas del Diablo desde el Collado de Musales.
 
            Atravesamos el rellano en dirección a un punto bajo en la arista que suponemos como el Collado de Musales y atacamos directamente la pared que se empina de inmediato. Nosotros buscamos tramos mixtos y rocosos aunque no sean demasiado seguros ni fáciles, queremos poca nieve a ser posible ya que requieren menos esfuerzo. A cambio, los tramos de poca nieve nos obligan incluso a hacer un poco de huella sobre las gravas que junto con la nieve hacen huella algo consistente.

Frondiellas desde el Collado de Musales.
 
            Tomamos también pequeños espolones rocosos bastante descompuestos pero que como contrapartida nos permiten apoyar las manos y vaya que si lo hacemos.

            El tramo final es un tanto aéreo y la llegada a la arista nevada requiere de un golpe de riñones importante que saque todo el cuerpo al sol. Hemos empleado dos horas en subir 480 metros de desnivel ya que nos encontramos sobre los 2600 metros.

En la Cima de Musales con Frondiellas al fondo.
 
Desde Musales hacia Sancha Collons y la Forqueta.
 
            Una agradable por soleada aunque inclinada ladera nos conduce en quince minutos aprovechando las manchas limpias a la cima del Pico Musales a 2654 metros de altitud cuando es la una.

Arriel y Pallás desde Musales. 6-12-05.
 
            En la cima disfrutamos de un agradable mediodía y de un paisaje conocido pero no por ello menos encantador. Hacemos un par de fotos y echamos un trago.

Descendiendo hacia el Collado de Musales.
 
            El descenso lo iniciamos hacia el este. Bajamos por la arista en busca del Collado de Musales en el que se siguen distinguiendo los restos de hormigón del viejo teleférico utilizado en las obras del embalse. Descendemos con cuidado alrededor de 30 metros pero viendo que la arista  va a resultar muy entretenida y desmontarnos hacia el sur parece que se puede complicar demasiado unos metros más abajo, decidimos darnos la vuelta sobre nuestros pasos, regresar a la cima y bajarnos hasta el lugar donde hemos alcanzado la arista: desde allí hemos visto que la ladera sur tiene un fácil descenso.

            Llegados casi al punto buscado nos metemos en la nieve y nos vamos de frente para abajo en dirección sur, tranquilamente y a muy buen ritmo ya que la nieve está estupenda para las botas.

Foratata desde debajo del Collado de Musales.
 
            Salimos del primer rellano virando un tanto al oeste orientándonos al encuentro de la pista. Poco más abajo tras faldear a media altura por el contrafuerte sur que baja del pico y en unas afloraciones rocosas cerca de algunos manantiales del Barranco de Sanchocollons paramos a comer al sol de las dos de la tarde.

El Ibonciecho de Sallent.
 
            Media hora después continuamos el descenso en dirección oeste y enseguida localizamos el Refugio de Ibonciecho al que no llegaremos ya que alcanzamos la pista en sus proximidades pero nos vamos directamente para abajo.

Refugio de Ibonciecho . 6-12-05.
 
            Poco después nos quitamos las polainas para que se vayan secando, ya que en la pista ya no hay prácticamente nieve y en un rellano intermedio a media pista paramos un rato al tibio sol para disfrutar un poco del día.

Foratata desde la Pista de Ibonciecho a la Sarra.
 
            Luego, atajando algunos lazos de la pista vamos para abajo contemplando  Peña Foratata y toda la Partacua.

            Llegamos a la presa de La Sarra y hemos de caminar hasta la cola de la misma pues hemos dejado allí el coche.

            Son las cuatro y cuarto cuando entramos al bar que está abierto a echar un trago: Rosa una cerveza con gaseosa y yo un café con leche calentito. ¡Así es el mundo!

            Contemplamos algunas fotografías colgadas en las paredes incluida una de Mesner en una de sus actividades ochomilistas y quince minutos más tarde nos montamos en el coche, encendemos la calefacción  y nos vamos carretera abajo mientras se va secando un poco el tren inferior.  Con nieve blanda ya se sabe.

            A las cinco y diez estamos en casa, hoy han sido 1250 metros pero han cundido sobradamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.