6 abr. 2003

4-03. TOZAL DE LAS COMAS Y MONDINIERO O LA HISTORIA DE UN VENDAVAL. 6-4-2003.

Arista Sur del Tozal de las Comas.

Pista  del Cebollar desde la Ermita de San Miguel, Barranco Mondiniero, Cara sudoeste y arista sur. Vuelta desde la Antecima Mondiniero.

06-04-2003.

Salida 08 h. Llegada 14 h

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Comas y Mondiniero procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La predicción meteorológica para el 6 de Abril de 2003 no podía ser mejor. No había ninguna duda. Había nieve en abundancia como pocos años, pero nosotros ya llevábamos varios fines de semana con los esquís y teníamos ganas de caminar.

            Nos acostamos tarde pues estamos invitados a cenar y nos levantamos a las siete y cuarto.

            Con todo preparado a las ocho menos cuarto estamos en la carretera y sin circulación, a las ocho y media, hemos dejado aparcado el coche en la ermita de San Miguel, emprendemos la pista del Cebollar.

            La mañana está espléndidamente despejada, la temperatura ha bajado lo suficiente para helar un poco y esperamos un día estupendo para caminar.

            Hemos comenzado a 1120 metros de altitud y en dirección nordeste pasamos la cadena que cierra la pista en suave ascenso para, enseguida, irnos orientando paulatinamente al norte.

            La pista transita un cerrado pinar, el paraje está un  tanto tieso por lo que no intentamos atajos previstos. Perseveramos con la pista y a ritmo normal alcanzamos un repetidor de telefónica sobre los 1300 metros de altitud.

            Tras sorprender a una astuta ardilla proseguimos para arriba.

            Poco después alcanzamos el Barranco Cueto y nos vamos aproximando a las Bordas de Lusarre a 1700 metros de altitud. Cruzamos los barrancos de Fobons y Lusarre y decidimos continuar por la pista en lugar de atajar la Loma de las Siarras. Para entonces, el día ya ha entrado en vientos que soplan bastante fuerte y que de calientes no tienen nada puesto que el sol no termina de aparecer medio oculto por unas tenues nubes de viento en altitud. Algunas rachas hacen francamente difícil la progresión por la pista, sobre todo al orientarnos al noroeste.

Entrando al Barranco Mondiniero.
 
Alcanzamos el Barranco de Mondiciero o Mondiniero y allí abandonamos la pista. Estamos a 1850 metros de altitud y tras sacar los piolets pues entramos en la nieve, progresamos para arriba por su orilla izquierda aprovechando algunos tramos limpios.

            Nos hemos abrigado y alcanzados los campos de nieve continua nos detenemos para ponernos los crampones ya que el viento y la temperatura la han endurecido bastante.

            A media ladera pero con comodidad vamos ganando altura sobre la cara sur de Plana Cuasta. De la cresta, al igual que de todo el horizonte que hemos contemplado desde la pista, se desprenden penachos de nieve granizada que ahora nos comienzan a azotar.

            En dirección nor-noroeste vamos directos hacia la cima aprovechando el abrigo de la cara sudeste del Tozal de Comas.

Ordesa desde la subida al Tozal de las Comas.
 
            Sobre los 2200 metros de altitud paramos para comer un poco y juntarnos, ya que el viento trae rachas bastante fuertes. Van a ser las once.

            Luego, seguimos pared arriba por el lugar más abrigado y cómodo hasta que alcanzamos las proximidades de la arista sur. Pero como la pared del casquete somital está muy erguida no nos queda más remedio que salir a la parte superior de la arista y quedar expuestos a los embates del viento.

            La progresión de los últimos 50 metros resulta francamente penosa. Las rachas de viento son tan fuertes que nos impiden la progresión y no queda otro remedio que echarse al suelo para resistir los embates. Yo subo sujetándome el gorro con la mano izquierda pues pienso que se me lo puede llevar el ventarrón.

            A las once y media alcanzo la cima del Tozal de las Comas a 2354 metros de altitud, con intención de darme la vuelta y tirar con Rosa para abajo. Pero la cima es amplia, clavo el mango del piolet hasta la cuchilla y espero que llegue Rosa.

            A gatas se reúne conmigo, me saca la cámara de la mochila y se va al lugar donde le he preparado seguro para el piolet. Otal y Fenez están de cine pero Rosa saldrá larga sobre la nieve y la foto no será más que una mancha oscura para la que no será capaz ni siquiera de arrodillarse para la foto.

            Luego de recogida la cámara, de la mano nos vamos para abajo por la amplia arista sur hasta el resalte. El viento nos zarandea cumplidamente.

La Cabecera del Sorrosal desde el Collado sur de las Comas.
 
            Pasamos el resalte fácilmente por terreno cómodo y enseguida alcanzamos fácilmente en el Collado de Mondiniero a 2195 metros.

            En dirección sur y aprovechando una pequeña tregua del viento abordamos el fuerte resalte nevado que conduce al rellano antecima del Mondiniero. La subida es fuerte pero, de alrededor 50 metros se pasa pronto.

            Alcanzamos el rellano y el viento tomas nuevos ímpetus. La loma es amplia y plana pero las rachas son tan fuertes que me doy la vuelta al encuentro de Rosa que sube unos metros detrás.

            Progresamos juntos a duras penas en busca de encontrar un poco de abrigo pero nos tenemos que agachar. La racha de viento es tan salvaje que me arranca el gorro y las gafas de ventisca. Caen delante de mí, pero ante la sorpresa no reacciono a tiempo para sujetarlas y el viento las arrastra hasta que alcanzan la pendiente oeste y se pierden para abajo. El gorro ha salido por los aires.

            Permaneceremos dos o tres minutos largos en el suelo hasta que nos podemos mover un poco para abajo, aminora la intensidad del viento y nos vamos con cuidado hacia la ladera oeste a ver si localizamos las gafas en unos retazos limpios de nieve.

            No será así tras tan corta como infructuosa búsqueda. La situación es complicada pues con las gafas normales y con este viento no se puede proseguir arista adelante. Por tanto, en dirección este, buscando los pasajes menos inclinados de la pared nos vamos para abajo, Mondiciero o Mondiniero puede esperar para mejor ocasión.

Pelopín y Erata desde Mondiniero
 
            A cubierto del viento me pongo de nuevo las gafas y sin una visión demasiado precisa pues tengo un poco de conjuntivitis continuamos para abajo.
 
Las Tres Sorores desde la Este de Mondiniero.
 
El mejor camino en esta pala, que sé que está bastante erguida se complica: bajamos el primer tercio tranquilamente con los crampones de cara al valle pero la pala se yergue seriamente y nos obliga a bajar de espaldas al valle un largo tramo de alrededor de 150 metros de desnivel que hacemos fácilmente. Luego ya muy abajo nos podemos dar la vuelta, contorneamos un pequeño resalte y alcanzamos las proximidades del Barranco de Mondiciero que nos deposita en la pista, exactamente en el lugar que la hemos abandonado a la subida. Es la una del mediodía.

            Nos quitamos los crampones y a trote gorrinero emprendemos el descenso de la pista peleando todavía con algunas rachas de viento en contra, sobre todo en la parte alta de la pista.

            En las casetas de Lusarre recogemos los crampones y los piolets y continuamos ligeros para abajo, no demasiado cansados pero con una considerable soba de riñones, regalo inequívoco de nuestra lucha contra el viento.

            A las dos y media llegamos al coche. Hoy ha sido una pequeña paliza de algo más de los 1300 metros de desnivel que hemos movido.

Cansado me pegará el sueño a la vuelta en el coche pero a pesar de todo a las tres y veinte estamos en casa para comer con Biola que ayer cumplió sus veinte años.

Valle del Sorrosal y Otal al fondo. 27-2-00.
 
Pocos días después, el 17; sobre las diez de la mañana decidimos volver a Mondiciero con el reto personal de localizar las gafas como prueba de que soy un buen “rumbero”.

Hay circulación pues es Jueves Santo y a las once y media estamos aparcando en la barrera de la Pista del Sorrosal.

Desechamos la primera opción que consistía en subir toda la arista sur hasta Mondiciero aprovechando un camino marcado en el mapa; puesto que, en contra de la predicción meteorológica, hasta ha caído algún chaparrón y el monte bajo está mojado. Hemos encontrado el camino pero nos vamos pista adelante a partir de los 1200 metros de altitud en dirección norte por la orilla izquierda del Barranco de Sorrosal.

Mondiniero desde el Refugio Alto del Sorrosal. 6-5-07.
 
Poco después encontramos a una pareja abonando unos prados y me confirma la otra arista que en dirección este conduce a la antecima de Mondiniero que es axactamente donde queremos llegar.

Hacemos tres kilómetros y medio de pista y nada más pasar el Barranco Serrato Calso, a 1410 metros de altitud, abandonamos ésta y nos incorporamos a la arista que en dirección este se inicia con una fuerte pendiente a través de estrechas fajas de pastizal.

La pendiente es consistente pero se sube bien, ya que transitamos pradera alpina prácticamente  limpia de otra  vegetación.

Sobre los 1700 metros de altitud y en función de la situación y la nieve que vemos, decidimos pasar a la orilla izquierda del barranco y proseguir entre éste y el Barranco Sarecho.

Atravesamos el barranco en la parte inferior del nevero que lo cubre y continuamos en fuerte ascenso echando ya la visual al barranco pues una de las posibilidades es que las gafas tomaran el barranco y bajaran hasta el final ya que la pendiente es muy fuerte y la nieve estaba dura y transformada. No hay rastro de la nieve que debió caer en mitad de la pasada semana; es más, creo que se ha ido algo de nieve vieja, lo que va a dificultar la localización de las gafas.

Tozal de las Comas desde el Refugio Alto del Sorrosal. 6-5-07.
 
El Tramo que subimos se va estrechando y alrededor de los 2100 metros me cruzo hacia mi derecha, al final de un estrecho nevero que va mirando Rosa, para echar una ojeada al Barranco Serrato y hacerme una idea de las posibilidades de que lo que busquemos haya sido arrastrado por el viento hasta allí.

Antes de llegar a asomarme y en un pequeño rellano de la pendiente localizo mi gorro. No lo esperaba, pues salió desde arriba por los aires y suponía que el viento lo habría arrastrado muy lejos hacia el sur.

El hallazgo confirma mi excelente situación el monte y de paso indica que las gafás no han podido pasar hasta el Barranco Serrato. Así que el área de búsqueda se reduce. También, por otra parte, pienso que mi ración de buena suerte se ha cumplido ya con esto, pero seguiremos la búsqueda.

Continuamos hacia la nieve superior en fuerte ascenso entre retazos de nieve, siempre mirando y tras salvar los últimos 40 metros de nieve empinada pero buena para caminar alcanzamos la arista de Mondiciero unos 100 metros al sur del lugar donde me saltaron las gafas: ¡Bien hecho, chaval!

La arista está ya limpia en algunos tramos y como la nieve está buena le propongo a Rosa subir hasta Mondiciero.

Tomando la dirección sur, en once minutos, diez he calculado yo y media hora Rosa, alcanzamos la nevada cima de Mondiciero a 2295 metros de altitud. Son las dos de la tarde.

Comas y Mondiniero. 6-5-07.
 
Hay una cierta nubosidad en el horizonte pero el mediodía está espléndido. Contemplamos la subida por la Arista del Tozal de Rosera, echamos una visual a la Sierra de Tendeñera que está sencillamente espléndida, echamos un trago de agua y nos vamos para abajo tras ponernos los guantes junto al vértice geodésico.

En un cuarto de hora hemos alcanzado la antecima y localizada la mancha sin nieve del día anterior, y nos paramos a comer. Son las dos y cuarto.

A las tres menos cuarto continuamos la búsqueda ahora en descenso. La cosa no va a resultar nada fácil, ya que se ha ido mucha nieve y lo que era un nevero continuo de la mancha limpia para abajo se ha convertido en dos barrancos nevados y algún neverillo suelto.

Como el nevero del sur lo hemos ido mirando a la subida decidimos mirar el nevero del norte que ocupa su estrecho barranco y la ladera que separa ambos barrancos.

Registramos la base de los pinos más altos, los enebros rastreros pero no las localizamos. Luego recogeré unas cuantas especies vegetales para el herbario de Biola, y a las seis y media llegamos al coche. Hemos metido siete horas en una tarea poco menos que imposible con un inesperado fruto al módico precio de 1300 metros movidos y una enormidad de idas y vueltas bajando la ladera.

Borda en el Puerto de Linás de Broto. 6-5-07.
 
Cuatro días después, el Lunes de Pascua por la tarde me subiré solo hasta la parte superior de la rama sur del Barranco Serrato Calso. Cuando ya me iba a cruzar hasta el lugar donde encontré el gorro, localizo medio cristal de las gafas y nada más a pesar de buscar ya más por curiosidad que por interés.

Hasta aquí han llegado pues las compre para ir a los Alpes en el 89.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.