11 jul. 2003

18-03. FRONDIELLA SUDOESTE. 11-7-2003.

 
Frondiellas desde Balaitus 13-7-05.

Embalse de La Sarra, Llano Cheto, Ibones de Arriel, Frondiella Central y Corredor Norte de la Frondiella Sudoeste.

11-07-2003.

Salida 08 h. Llegada 18 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Jacierre.

Mapa de Frondiellas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
Hay picos, rotundos, únicos y aislados a los que se suele ir y se hacen sin dudas, pues se suelen ver desde el inicio. Hay otros menos diferenciados, más gregarios y más difíciles de identificar a los que no se suele ir si no es por casualidad o simplemente de paso hacia algún lugar concreto. Hay picos a los que no se suele ir pues se trata simplemente de perfectos desconocidos y carentes de atrayente para la generalidad de los montañeros; éstos te suelen deparar estupendas alegrías nunca exentas de sabrosas sorpresas. Hay picos, en fin,  de todas las clases imaginables y algunos de ellos te dejan siempre la duda de sí habré estado o no de verdad allí, picos que algunos llaman de coleccionista pero que yo prefiero denominar como picos del buen conocedor de la montaña. La Frondiella Sudoeste es uno de ellos, sin  ninguna duda.

Cuando estás en medio de una arista sin grandes desniveles, tanto a delante como atrás te van creciendo cotas y lugares que ópticamente parecen más elevados que el lugar que ocupas. Es bastante complicado fijar la horizontal para comparar. Yo utilizo el brazo pero resulto engañado con harta frecuencia.

La Arista de las Frondiellas es un típico ejemplo. Llegas fácilmente el punto culminante, pero luego, como hay otros picos y la información de la que dispones no es siempre todo lo precisa que sería conveniente, surgen las dudas: haces con certeza el Anónimo, el Pico de la Frondiella y algo más que puede ser la Frondiella Norte y también la Frondiella Sur, en medio de un lío de nombres y cotas según mapas.

Luego, otro día vuelves para arriba y, en un poco a lo lejos en la Arista Robach quizás se encuentre el Pico de La Frondiella Sudoeste acotado con 3006 metros de altitud y... ¡allí  quiero ir!

Recuerdo que habíamos llegado por la vertiente de Arriel, allá por Junio del 92, y desde el Frondiella Sur iniciamos el descenso del casquete somital y tras bajar aproximadamente una centena de metros, iniciamos un faldeo en dirección sudoeste a través del nevero que nace bajo la arista, muy inclinado y con nieve profunda. Progresamos en horizontal al encuentro del corredor que nace en la cima pero alcanzado éste, relleno de nieve, muy inclinado y ciertamente inseguro, me doy la vuelta sobre mis últimos pasos y desandando nuestro camino en el nevero lo dejamos para mejor ocasión.

Han de pasar unos cuantos años siempre con la intención de volver y será en el inicio del invierto del 2002 cuando aprovechando el puente de la Constitución nos llegamos casi hasta la base del pico. La nieve muy profunda y sin transformar nos someterá a un esfuerzo ímprobo y desistiremos del intento cuando nos encontrábamos sobre los 2750 metros de altitud. Además, el corredor debía estar impracticable.

El 11 de Julio de 2003 vamos de nuevo a por él.

Nos levantamos a las seis y media, a las siete recogemos a Juan.

Hacia Tornadizas. 30-6-10.
 
El día es extraordinario, propio de este año, cuando a las ocho menos veinte partimos de La Sarra a 1430 metros de altitud.
 
Cascada de Balzaroleta.

Con nuestro acostumbrado ritmo y por conocidísimo camino nos llegamos en cincuenta minutos al Llano Cheto y en setenta minutos más a mitad de la cubeta de los Ibones de Arriel situados a 2160 metros de altitud, cuando el altímetro se ha echado una pequeña siesta.


Paso del oso desde el llano Cheto.
 
Abandonamos el camino que conduce al Ibón Alto de Arriel y nos incorporamos, siguiendo en dirección casi este, a la ladera norte de la Arista Robach.

Cascada Inferior de Arriel.
 
Ganamos altura de forma consistente siempre por la orilla izquierda del barranco, siempre orientados por la confluencia entre La Cresta Wallón y la Arista Robach.

Desde Arriel. 15-7-04.
 
Ganamos altitud sin descanso y a mí que llevo un poco más de mochila, en colaboración con la trampa del altímetro, se me hace más pesada de la cuenta. Por ello cuando paramos a almorzar sobre los 2800 metros reales, 150 metros menos del altímetro, estoy loco por parar, comer un poco, beber un mucho y descansar razonablemente. Llevamos una sudada de categoría. Pues son las once menos veinte y nos hemos tirado tres horas seguidas a 450 metros por hora, lo que empieza a estar más que regular.

Vertiente Oeste de Frondiellas Sudoeste.
 
Veinte minutos más tarde, yo estoy seguro que nuestro objetivo está allí mismo, continuamos para arriba con cierto esfuerzo suplementario al objeto de alcanzar la parte alta de la arista y confirmar nuestro objetivo.

Frondiella Central.
 
A las doce menos veinte alcanzamos la cima de la Frondiella Central a 3055 metros de altitud y dejando la mochila hacemos una foto y nos damos un corto paseo hacia la Frondiella  Norte pero enseguida  nos damos la vuelta que eso no es lo nuestro y “el toro lo tenemos todavía entero.”

Quince minutos más tarde iniciamos el descenso del casquete somital por la vía normal ya que a la subida nos hemos tirado un corredor innecesario en el final de la Cresta Wallón.

Alcanzada la rimalla progresamos por ella en dirección sudoeste fácilmente, hasta que próximos a la vertical del pico hemos de abandonarla y atravesar dos tramos de nevero que hacemos con cuidado y con la ayuda de los piolets. No son necesarios los crampones como ya hemos comprobado en los neveros inferiores.

Frondiella Norte y Oriental desde la Central.
 
Desde una altitud aproximada a los 2850 metros hemos progresado en suave ascenso no hacia la base del corredor sino a la pedrera que permite alcanzarlo una vez superado el primer cuarto.

El corredor está perfectamente orientado al norte, tiene todavía nieve en el cuarto inferior pero nosotros afrontamos el ascenso de los últimos 100 metros justo por encima del nivel de la nieve.

Encontramos en la entrada alguna cita e iniciamos el ascenso por la pared derecha del mismo: unas estrechas escaleras firmes de granito nos permiten progresar a lo largo de una docena de metros de manera más segura que por el fondo del corredor, relleno de materiales absolutamente inestables, lo que certifica el poco uso del mismo.

Desaparecen las escaleras en una pared vertical y tenemos que bajar al fondo del corredor, atravesarlo en una repisa terrosa sobre una pequeña mancha de nieve residual y atacar la pared izquierda del corredor para superar un gran bloque empotrado.

El muro no se escala mal con un largo paso de salida y buenas presas. Culmina en una pequeña vira inclinada que hay que pasar agachados para retornar de nuevo al corredor adheridos a un enorme bloque. Es un paso delicado, sobre todo en descenso, ya que el terreno a pesar de que cuenta con un buen granito es muy vertical.

A la izquierda del corredor sale una vira inclinada y algo delicada que permite abandonar el corredor e incorporarse a la arista. Hay una cita en mitad de la vira pero desechamos la opción.

De nuevo en el fondo del corredor hay que salirse a la pared derecha del mismo, escalarlo en un par de metros e iniciar el contorno, muy aéreo de un gran bloque. Se trata de otro paso delicado que remata sobre una gran laja inclinada que permite retornar fácilmente al corredor.

Los juegos de mi chica con la cuerda en la Cima de Frondiellas Sudoeste.
 
Unos metros más de corredor fácil y descompuesto nos depositan en la arista y por ella o ligeramente al sur alcanzamos fácilmente la cima del Pico de la Frondiella Sudoeste de 3006 metros de altitud cuando es la una del mediodía. A la tercera ha ido la vencida.

Desde la frondiella Sudoeste hacia Balaitus.
 
Unas fotos, unas ojeadas al tramo de arista nordeste que además de bastante aérea y accidentada tiene una considerable brecha  con un importante muro en su vertiente este, se trata de la dificultad fundamental de la arista, de la que ya teníamos referencias, un trago y tras encordar a Rosa con la cuerda y el arnés que he subido a la espalda en gazas, iniciamos el descenso cuando es la una y cuarto.

 Frondiellas desde Llena de Cantal. 30-6-10.
Bajo delante indicando la vía que no es necesario asegurar y baja Rosa detrás tranquilamente asegurada por Juan, “la compañía de seguros.”

Al final del corredor que será de III en el descenso, recojo la cuerda y recuperadas las mochilas nos vamos directamente para abajo, ahora aprovechando los neveros para patinar todo lo posible y abreviar.

Uno de los Ibones Intermedios de Arriel.14-7-05.
 
A las dos y media, junto al barranco y sobre los 2300 metros de altitud, contemplando el imponente azul de los Ibones de Arriel nos sentamos a comer y sobre todo a beber. El día está tremendo de calor.

En el Ibón Inferior de Arriel.
 
Nos lo tomamos con calma, comemos cuanto nos apetece pero sobre todo bebemos. A las tres y cuarto continuamos para abajo recuperando el camino de subida. Luego, tranquilamente conversando atravesamos la cubeta lacustre y continuamos para abajo pues queda tela todavía.

Una hora después agradecemos la fresca sombra del hayedo a la vez que sentimos cierta envidia de las espumosas y rumorosas aguas que se precipitan por el fondo del angosto Barranco de Aguas Limpias y a las cinco y diez estamos sentados en la terraza del bar de La Sarra tomando una deliciosa cerveza que, a fe que Dios, bien nos la hemos ganado. Han siso 1775 metros de desnivel movidos.

A las seis cuarto a casa a la ducha que por hoy ya vale.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.