11 sept. 2004

29-04. GABIZO CRISTAL O CRISTALES. 11-9-2004.

Cristales por delante de Balaitus. 1-7-10.

Regugio de Piedrafita, Orilla Derecha del Ibón de Campoplano, Cara Sudeste y Arista Sudoeste. Vuelta por el Ibón de Campo Plano, Collado de Musales y Pista de Ibonciecho.

11-09-2004.

Salida 07 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cristales procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Hace calor en la habitación del Refugio de Reespumoso que compartimos con unos ingleses y como los 975 metros subidos y los 650 metros bajados para pasar por el Pico de la Forqueta no han supuesto demasiada caña nos cuesta bastante dormir, pero al final todo llega.

            Pasamos una larga noche con música de viento, el despertador nos llama a las seis y cuarto pero le hago un guiño  y me meriendo un cuarto de hora del 11 de Septiembre de 2004.

            Sin frontales y sin luz en el refugio ya que todo el mundo anda por la piltra, nos levantamos, recogemos las camas y con la luz del fogón de butano preparamos el desayuno y desayunamos en la cocina libre.

Frondiellas, Balaitus, Crestas del Diablo y a la derecha Cristales desde Infierno Central. 28-8-10.
 
            Sobre las siete aparecen los guardas, echan la luz, le dan a Rosa mi carnet a cambio de las llaves de las taquillas y a las siete y diez, tras calzarnos las botas abandonamos el refugio

            Casi a media luz iniciamos el camino en dirección este-sudeste por el que discurre el GR11. y llevamos compañía: el mastín del pirineo que está en el refugio se viene con nosotros.

Primeras luces sobre Cristales desde m i vivac en Llena de Cantal. 1-7-10.
 
No queremos llegar hasta la pared del Ibón de Campoplano y en esa empresa, tratando de dejarlo a nuestra derecha, nos vamos directamente al este y perdemos algo de tiempo en un sube y baja que nos conduzca  al corredor que nace en mitad del ibón, pero ya casi 100 metros por encima del mismo.

            Allí, en dirección norte y en consistente ascenso transitamos retazos de pradera alpina junto a un pequeño barranco que desagua la cara sudeste del Pico Cristales.

Cara Oeste del Pico Cristales. 13-7-05.
 
            El barranco desaparece en medio de un caos granítico con materiales de considerables proporciones en los que vamos buscando los pasajes que nos permiten progresar con facilidad. Poco más arriba el tamaño de los materiales disminuye y tomando un pequeño dorso herboso salpicado de granito nos vamos acercando a la pedrera somital de la cara sudeste.

            Una zona de grandes lajas nos permite alcanzar un pequeño rellano sobre los 2600 metros de altitud y dejando a nuestra izquierda los potentes paredones de la arista sudoeste entramos en la pared somital a embates del viento que ya resulta consistente y notorio.

Cristales, fin de las Crestas del Diablo. 13-7-05.
 
            La pared se empina y se llena de materiales graníticos más menudos pero permite el tránsito casi por cualquier parte. Nosotros ascendemos en busca del abrigo del viento cosa que no conseguiremos a pesar de buscarlo cerca de los corredores más próximos al potente resalte de la arista.

            En consecuencia vamos derivando hacia el este, a la vez que la pared se va elevando más y más. Rosa faldea un poco más al este con lo que toma una vía más directa a la cima.

Con Sara en la Cima de Cristales.
 
            Casi en la arista me abrigo pues el viento además de azotarnos con rachas de cierta intensidad es bastante frío. Alcanzada la arista que sigue en ascenso y en dirección nordeste, me pongo al abrigo del viento, le confirmo a Rosa la dirección y faldeo hasta la cima del Gabizo Cristal a 2887 metros de altitud.
Anónimo, Balaitus, Costerillou y Usell desde Cristales.

            Son las nueve menos cinco cuando contemplo una fantástica visión de la Arista del Diablo con la Aguja d’Usell, la Torre de Costerillou, el Balaitus, la Brecha de Latour, el Anónimo y las Frondellas. Un par de potentes hitos cimeros y un buen abrigo señalan el lugar donde se suele poner término a la travesía de las Tres Aristas del Balaitus. Además de todo esto próximo, la vista es extraordinariamente amplia en una mañana con nubosidad de poca consistencia. No hay miedo a la lluvia.

Crestas del Diablo por delante de Balaitus.
 
            Amaina el viento momentáneamente, hacemos algunas fotos con perro incluido y tras echar un trago de agua, quince minutos después, nos vamos para abajo.

            En el descenso vamos pasando trazas de sendero en la enorme pedrera y alcanzado el rellano nos paramos a almorzar en un lugar abrigado. Son las diez de la mañana.

            El perro que parece estar cansado incluso se duerme después de haber echado un enorme trago de agua en una charca a la que le hemos llevado.

Ibonciecho en las proximidades del Refugio Alfonso XIII.
 
            Poco después  continuamos para abajo, más o menos por el mismo camino de la subida, hasta encontrar el barranco y ya en busca del camino que llega a la pared del Ibón de Campoplano  nos bajamos hasta alcanzarlo.

            Nos cruzamos con un grupo que marcha hacia la Faxa y tras pasar junto a la pared de la presa, cruzamos el barranco desagüe de la misma y por el camino de su orilla izquierda, en dirección sudoeste, alcanzamos un punto bajo entre los dos grandes ibones, sobre los 2150 metros de altitud y tras atravesar el Barranco de Llena de Cantal, ascendemos suavemente en busca de la senda que transita la orilla izquierda del Ibón de Reespomuso.

            En dirección oeste, prácticamente en horizontal, transitamos la orilla izquierda del Ibón de Reespomuso, pasamos frente al refugio y como Rosa no quiere que espante al perro, se viene con nosotros.

Vertiente Norte del Collado de Musales.1-7-10.
 
            A medio ibón tomamos unas citas y un incipiente camino que inicia es ascenso del praderío  continuando con la dirección oeste hasta alcanzar un barranco que desagua la ladera norte  del circo colgante de Musales.

El camino está transitado por los montañeros que suben de La Sarra por el Collado de Musales hasta Reespomuso y nos trae a la memoria la alternativa que realizamos nosotros con ascenso al Pico Sanchocollons huyendo de la nieve profunda que suponíamos en la hondonada bajo el Collado de Musales.

Collado de Musales desde su arista oeste. 1-7-10.
 
Circo de Piedrafita desde el Collado de Musales.
 
            El asunto no tiene pérdida pero ya algo arriba encontramos los cables del teleférico desparramados por el monte como afrenta imperecedera para los que amamos la montaña. Nos conducen directamente a la nefasta guinda del desastre: el Collado de Musales a 2575 metros de altitud con su parafernalia de hierro y hormigón.
 
Vertiente Sur del Collado de Musales. 1-7-10.

            La llegada  atraviesa la erguida pared norte del mismo en la que no habiendo camino firme y asiduo se sube un poco por donde se puede no siendo nuca difícil. Son las doce menos diez.

Dejando atrás el Collado de Musales.

En Ibonciecho. 1-7-10.

            Del collado nos descolgamos atajando en dirección sur-sudoeste hacia Ibonciecho, pasamos por la orilla este del ibón a 2230 metros de altitud y siguiendo un poco la trayectoria del camino nos llegamos de frente al Refugio de Ibonciecho junto al Barranco de Sanchocollons.

Refugio de Ibonciecho y Collado de Musales. 2-12-01.
 
            En el refugio hay gente aunque en ese momento no haya nadie a la vista. Echamos una ojeada y nos bajamos hasta el coche aparcado allí mismo. Es la una menos veinte y hemos liquidado hoy 1150 metros de subida y 1400 de bajada; bueno, en total hemos movido 2100 metros de desnivel lo que está bastante bien.

            Cuando queremos darnos cuenta, hemos abierto el portón trasero, el perro se nos ha subido al maletero y ya no hay tiempo de discutir sí lo montamos o no, de sí extendemos el plástico o... No hay quien lo mueva de allí. Debe tener costumbre.

Foratata desde la Pista de Ibonciecho.
 
            Bajamos la pista y lo llevamos hasta el Merendero de La Sarra. Allí tienen teléfono y avisan al refugio para que sepan que se ha venido hasta aquí.

            Del refugio dicen que no es suyo y Rosa comprueba que el perro, según dice su collar es Sarala mastina de la Casa de Piedra del Balneario de Panticosa. Luego dirán a Rosa por teléfono que el otro día tuvieron que ir a recogerla hasta Pineta y es que Sara es una perra muy montañera y que marcha al monte con el primero que sale del refugio, lo que me hace recordar que debe ser la misma que hizo con Miguel y yo la Cresta Zarre Gaurier ya hace unos años.

            Dejamos a Sara por allí y nosotros nos vamos para casa. Llegamos a las dos con lo que podremos bajar tranquilamente  para aprovechar la tarde en Huesca un rato después.

Siquieres puedes ver el Comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.