23 may. 2004

14-04. VUELTA A PUNTA CATIERAS. 23-5-2004.

La Sur de Punta Catieras. 28-12-06.
 
Barranco de la Ulot, Collado de Yenefrito, Mallata Yenefrito, Ibón de Catieras, Collado Catieras y Punta Catieras. Descenso por Barranco Piniecho y Foratiecho.

23-05-2004.

Salida 07 h. Llegada 13 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Punta Catieras procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Pedimos la llave de la Pista de la Ripera  con buen tiempo previsto pero el sábado 22 de Mayo de 2004, día de la boda del Príncipe Felipe, sale regular preveyéndose algo parecido para el día siguiente. Yo confío en que la perturbación meteorológica no afecte al Pirineo, aunque solamente sea una excepción de la regla.

Barranco de la Ulot desde Panticosa. 20-1-07.
 
            El domingo madrugamos como ya ni nos gusta. A las seis y media, después de algunas incidencias que nos retrasan, incluso olvidamos la llave y el permiso para la pista; marchamos para pasar Panticosa y tomar la pista a la que le abrimos la cadena en el picnic y nos introducimos por el Valle de la Ripera, en dirección este.

            La mañana está espléndida tal y como la hemos visto al levantarnos y confirma  mi sospecha de buen tiempo. La pista está escurrida a pesar de que ayer debió de llover en algún momento y se encuentra bastante decente gracias a que cuenta con numerosos agüatillos.

            Los 4 kilómetros de pista pasan enseguida. A las siete y cuarto aparcamos el coche tras la barrera de ganado junto al puente de la desembocadura del Barranco Laulot a 1500 metros de altitud y cinco minutos más tarde emprendemos el ascenso por las conocidas escorrentías de la orilla izquierda del mismo, no sin antes dar alguna vuelta en busca de paso libre de arbustos que están hartos de agua a estas horas de la mañana.

Contraluz en el Collado de Yenefrito. 28-12-06.
 
            Ascendemos fuertemente por terreno descompuesto en dirección este al encuentro de la pradera alpina  salpicada de pinos, bojes y rosales silvestres que se arrellana en la zona intermedia, para continuar con otro resalte terminal por camino más seco adornado de primaveras helatior y así alcanzar el Collado de Yenefrito situado a 1800 metros de altitud, dejando a nuestra izquierda la característica peña extraplomada y conocida como el Dedo de Yenefrito, no sin volvernos a proponer la visita a la misma.

Majada de Yenefrito y Punta Ferreras. 20-1-07.
 
            Tras el collado llaneamos con el camino faldeando las laderas al norte del Pico Las Escuelas para aproximarnos poco a poco al barranco  y a los primeros neveros que están algo duros a estas horas.

Barranco de Catieras desde el de la Ulot. 28-12-06.
 
            No podemos pasar por el vado próximo al Barranco de Catieras por lo que hemos de continuar hacia el este en busca de alguna posibilidad puesto que el barranco baja muy crecido.

Refugio de la Majada de Yenefrito. 20-1-07.
 
            Repitiendo experiencias de alguna ocasión anterior atravesamos algún que otro nevero hasta que por fin encontramos paso sin tenernos que descalzar. Luego hemos de continuar en fuerte ascenso y girando brevemente a nuestra izquierda para recuperar el camino que, con débiles trazos, asciende hacia el ibón.

            Pasamos un tramo rocoso conocido y continuamos el fuerte ascenso de un espolón herboso entre neveros con la hierba helada, lo que confirma la lluvia de la noche anterior.

            Los neveros se cierran y aunque un tanto desorientado pero sabiéndonos próximos al cambio de ladera nos paramos para ponernos polainas y crampones con lo que la marcha será mucho más rápida y uniforme.

            Nada más entrar al nevero localizo la vira que utiliza el camino y que conduce enseguida al falso collado por el que cambiamos de ladera.

Nevero persistente de camino  a Catieras. 20-1-07.
 
            No hay huella en la nieve que ya esperábamos por lo que nos la trazaremos a nuestro gusto sobre una fuerte pendiente vestida de nieve dura pues se encuentra a la sombra y orientada al noroeste.
Las Escuellas desde la Base del Puntón Oeste de Ferreras. 20-1-07.

            Elegimos una línea de pendiente moderada que nos eleve un poco más de las afloraciones rocosas próximas al barranco, se sube bien aunque luego tengamos que perder algunos metros puesto que hemos de cruzar el barranco antes del ibón.

En el Desagüe del Ibón de Catierras. 20-1-07.
 
            Perdemos alrededor de 30 metros y pasamos a la orilla derecha del barranco por un consistente puente de nieve para proseguir ya por la orilla norte del Ibón de Catieras situado a 2240 metros de altitud. Son las nueve y media de la mañana.

Delicados reflejos en el Ibón de Catieras.1-11-07.
 
            La nieve está  blanda a puro, más que de buena temperatura de las horas de sol que lleva ya. Por lo tanto, desechamos la idea de continuar por el barranco que conduce al Collado de Catieras, más largo, suave y uniforme;  e inmediatamente iniciamos el ascenso en dirección norte al encuentro del espolón este del pico.

Vertiente Este del Collado de Catieras. 5-9-08.
 
            Pasamos una fuerte escorrentía, padecemos lo nuestro sobre tramos de nieve blanda y profunda, sobre todo en pequeños tramos de fuerte pendiente; dudamos y reconducimos nuestra vía siempre peleando entre lo más directo y corto por tanto y lo más conveniente, pero finalmente aparecemos en la parte superior del espolón.

            Descartamos la idea de ascenderlo ya que presenta afloraciones calizas que anuncian complicaciones en tramos mixtos y alguna barrera vertical que se ve y nos decidimos a atravesar la empinada cara nordeste del pico al encuentro de la arista norte.

Vertiente Este del Pico de Catieras. 5-9-08.
 
            En el faldeo encontramos desde nieve buena que agradecemos y que buscamos bajo pequeños aludes, nieve blanda que padecemos y nieve profundísima en los tramos más pendientes en la que nos hundimos hasta casi la cintura y de la que hay que salir como sea: lo que toca.

 Ibón de Catieras desde Baldairán. 1-11-07.
 
            La llegada a la arista por razones del azar y de conveniencia se retrasa de tal forma que aparecemos directamente casi en la cima tras algunas dificultades en placas verticales en las que a ciegas hay que encontrar puntos de rotura y la cornisa vertical de salida.

Mallaruego.
 
Son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos la bicéfala cima de Punta de Catieras a 2607 metros de altitud. Sobre las rocas de la cima este nos sentamos a almorzar al sol de una deliciosa mañana y a contemplar un paisaje exagerado que abarca desde Ordesa a Aspe, desde Sallent hasta Tendeñera: una auténtica colección de viejos conocidos, unos más cerca y otros más lejos. La verdad es que no se imagina uno la amplitud del paisaje que ofrece este pico hasta que se está en él.

Punta Catieras desde la Sureste de Baldairán. 5-9-08.
 
Media hora después desechamos  el descenso al ibón por su arista sur, más directa, y tomamos la decisión de bajar directamente por el Barranco de Piniecho.

Punta y Arista Oeste de Catieras.
 
Para ello iniciamos el descenso por la arista norte que no hemos subido, vestida de nieve blanda y profundísima y antes de alcanzar el Collado de Catieras  viramos al noroeste y aprovechando la ladera norte del circo más protegida del sol nos bajamos al encuentro del barranco atravesando extensos campos de nieve.

Vamos dejando a nuestra derecha y sucesivamente la Punta Baldairán, el Collado de Espelunz, Punta Tablato, el Collado Foratula y nos enfrentamos a las Puntas de Piniecho ya casi en el barranco. Pero en lugar de pasar a la orilla derecha proseguimos sobre la nieve de la orilla izquierda bajando lo más posible antes de que el barranco se estrangule en Yenefrito.

Valle de descenso con los Picos de Piniecho detrás. 5-9-08.
 
Finalmente pasamos a la orilla derecha, desprovista de nieve y nos quitamos polainas y crampones.

Salimos del lecho del barranco sobre la Mallata de Piniecho y remontando suavemente en dirección sudoeste iniciamos un desconocido faldeo sobre la punta más occidental de Piniecho.

El camino que está marcado en el mapa es de los menos transitado que conocemos y seguirlo resulta complicado incluso con experiencia pues se pierde continuamente. Solamente la lógica nos permite atravesar en suave descenso la pared surcada de barrancos y escorrentías  hasta que localizamos una enorme pedrera que baja bastante, nos dejamos de caminos y nos vamos patinándola de frente y para abajo.

Nos deposita más rápido de lo que calculábamos en los prados de Forratiecho, muy próximos a la pista.

En los prados perfectamente soleados nos detenemos un rato para echar un trago y tomar un poco el sol de un mediodía esplendoroso. Es la una y cuarto del mediodía y vamos maravillosamente bien de tiempo.

Media hora después nos bajamos hasta la pista  en cinco minutos y me vuelvo a por el coche ya que la hemos alcanzado 300 metros más abajo del lugar en el que lo hemos aparcado a la mañana. Hemos liquidado tranquilamente 1150 metros de desnivel y hemos disfrutado de una actividad agradable además de primada por el encanto de descubrir caminos nuevos.

Paramos en Panticosa para dejar la llave de la cadena en el buzón del ayuntamiento y a las dos y media estamos en casa y en lugar de la lata de sardinas clásica de nuestra comida, comenzamos con unas cervezas y unas nécoras. Luego más.

16 may. 2004

13-04. PUNTAL DE AGÜERRI. 16-5-2004.

La Sudeste del Puntal de Agüerri. 16-2-08.

Refugio de Gabardito, Salto de la Vieja, Barranco Caznarez, Collado Oeste y Arista Oeste. Descenso por Arista Norte, Collado Costatiza, Achar de Secús y Camino del barranco de Secús.

16-05-2004.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puntal de Agüerri procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            El 13 de Diciembre del 2003, aprovechando que la nieve caída era todavía poca y acumulada en altitud, decidimos ir al Puntal de Agüerri. Es un día de perros con niebla en las alturas y nieva blandamente. Próximos al Collado de Costatiza, estamos hartos de agua, la nevada no cesa y la niebla nos cierra toda perspectiva, decidimos dar la vuelta y dejar apalabrado el pico para otra ocasión. En el descenso e inmediatamente debajo del Refugio Dios te Salve, daré un patinazo en la caliza al inicio del descenso de una grada  que se continuará con un par de volteretas instantáneas y terminará una decena de metros más abajo con algún que otro repelón, alguna pequeña contusión y mucha suerte.

            Hoy es 16 de Mayo de 2004, hay algo más de nieve y hemos decidido volver al Puntal de Agüerri.

            Ayer tarde estuvimos con unos amigos en el Refugio de la Pombie con mucha nieve, muy blanda  y con las raquetas; y consecuentemente, a pesar de que no nos apetece madrugar, lo hacemos pensando un poco en la nieve. Nos levantamos a las siete menos cuarto, a las siete y cuarto estamos comprando el pan y a las ocho y media de la mañana hemos aparcado el coche junto al Refugio de Gabardito a 1380 metros de altitud tras haber llegado por Hecho hasta Siresa, proseguir 5 kilómetros más arriba y hacernos los 8 kilómetros de carretera terminal.

Puntal de Agüerri desde el Refugio de Gabardito.
 
            La mañana es espléndida y como recordamos el camino, sin pérdida de tiempo, nos vamos pista adelante. Medio kilómetro más allá abandonamos la pista y proseguimos en dirección este  a través del bosque mixto en el que están trazadas las diferentes pistas de fondo. Luego, el barranco se ahonda y se encajona mientras que el camino ha ido buscando paso en las alturas y bajo los paredones del Puntal de los Porquez. Poco más arriba el camino se abre a la derecha hacia el Collado del Foratón y nosotros en suave descenso nos vamos un poco hacia la izquierda al encuentro del Barranco de Taxeras o de Agüerrí, ya que recibe diversos nombres.

Salto de la Vieja en Gabardito.
 
            Son las nueve cuando pasando por el puente que creo llaman del Salto de la Vieja sobre los 1500 metros de altitud, nos incorporamos al “buxacar” de la orilla derecha del barranco y ya en ascenso abandonamos el camino del barranco e iniciamos el ascenso por el Barranco de Caznarez en dirección norte.

            Haremos el ascenso por la orilla izquierda del seco barranco. Lo de seco es porque enseguida recuerdo que no llevo agua en la cantimplora, aunque no importa demasiado ya que Rosa lleva un poco, hay nieve y además llevamos el termo con café con leche. Agua, como imagino, no encontraremos.

            El barranco cuenta con un camino indicado por algunas citas y discurre por el que suele llevar el ganado, permitiéndonos salvar un primer resalte por medio de una gradas.

            Poco más arriba se aproxima al lecho del barranco y a través de unas campas de pradera alpina algo inclinada desembocamos en el rellano ocupado por un refugio pastoril y su correspondiente mallata en la vertical de la cara sudoeste del pico.

            Tomamos una característica y destacada vira que nos eleva junto al lecho del barranco durante un corto tramo para continuar seguidamente con el ascenso de un farallón calizo situado entre dos neveros residuales que, de momento, no vamos a utilizar.

            Pretendemos no tocar la nieve hasta que no sea imprescindible y por tanto elegimos de entre varias posibilidades un espolón rocoso y vertical casi en el centro del barranco y por allí nos vamos para arriba.

            Dispuestos a utilizar un poco las manos nos vamos a entretener un buen rato ya que el espolón no tiene ninguna dificultan si buscas camino en él pero calculo que nos ha de subir por encima de los 300 metros de desnivel.

            Casi al final del mismo nos vamos ligeramente hacia el este, atravesamos un potente nevero con nieve  algo reblandecida ya y tomamos un pasillo limpio de nieve que nos permite alcanzar el collado tras arrellanarse un poco la pared.

            El collado se encuentra a 2230 metros de altitud  y enlaza la Peña Agüerrí al oeste con el Puntal de Agüerri al este. Nos sentamos tranquilamente, nos vestimos un poco pues hemos subido en mangas de camiseta y tras ponernos los crampones,  tomando dirección este, continuamos el ascenso.

            Son algo más de 200 metros de desnivel que engañan a mi señora, no se ve todo puesto que el escorzo de la parte superior oculta algunos dientes, y me engaña también a mí puesto que no se ve el final que supongo directo por la arista.

            Salimos del collado por la amplia arista que se inclina poco a poco. En las primeras piedras nos ladeamos ligeramente a la cara sur a pesar de que se inclina bastante. Nos permite alcanzar la zona de pequeños rellanos intermedios en la arista.

            Proseguimos un corto tramo por la arista mientras a ésta le salen barras más consistentes que vamos pasando por el norte hasta alcanzar una pequeña barrera terminal en la arista que se puede faldear fácilmente por el norte pero la pared se pone bastante vertical y no es muy apetecible retornar a la misma puesto que al no poderse haber depositado mayor cantidad de nieve, la fusión y el rehielo junto a la roca  complican la pared.

            Faldeando faldeando casi cruzamos toda la cara norte a la vez que esta se ha ido poniendo de pié, tanto que no queda otro remedio que tirar para arriba en busca de tramos similares a los que venimos desechando puesto que faldear resulta tarea delicada además de estéril.

En la Cima del Puntal de Agüerri.
 
            Los últimos 20 metros son delicados pero ya en la arista, de nuevo nieve abundante facilita el acceso a la cima del Puntal de Agüerri a 2447 metros de altitud cuando son las once y cuarto de la mañana.

            La cima es una arista aérea, policéfala y  orientada en sentido noroeste-sudeste. En una pequeña roca desprovista de nieve me siento a esperar a Rosa y a contemplar el paisaje que es ciertamente interesante: al oeste tenemos los paredones de la Boca del Infierno custodiada por Peña Agüerri y detrás Peñaforca; al norte Oza y el Castillo de Achert de grato recuerdo; girando un poco hacia el este está Secús, el Puntal y el Bisaurín; al este la Peña del Foratón y Gabás y en el fondo el Balaitus y sus monaguillos tanto españoles como franceses.
 
Secús y Bisaurín desde la Cima del Puntal de Agüerri.

            Al delicado sol de la mañana almorzamos un poco y nos bebemos casi toda el agua que hemos subido mientras contemplamos una pareja que viene para aquí, según nos ha dicho cuando la hemos encontrado justo antes de introducirnos en el barranco de Caznarez.

            Hacemos una foto y nos vamos para abajo cuando son las doce menos cuarto.

Bisaurín desde las laderas del Puntal de Agüerri.
 
            Vamos a descender siguiendo la vía normal en la que hay trazadas unas huellas en el paredón nordeste de alrededor de 200 metros de desnivel y de la suficiente inclinación para ocultar parcialmente la huella en el tramo intermedio, lo que no es demasiado agradable cuando no has transitado por allí a la subida.

            Salir de la zona superior en la que aflora la roca es un trabajo delicado sobre una pobre capa de nieve que oculta el hielo junto a la roca. Es algo que hay que pasar con cuidado y paciencia y que rematamos con el destrepe de un corto muro de hielo de 4 metros de altura.

Bajando del Puntal de Agüerri.
 
            Luego descendemos un tramo bastante inclinado pero con buena nieve que se permite hollar con relativa facilidad, de tal forma que a pesar de la pendiente abandonamos las huellas y por nieve virgen, bien soleada, bajamos clavando tacones en un paretazo que tendrá bien pasados los 45 grados y para bajar cara al valle ha de estar buena la nieve.

La llegada al collado es un tramo un poco más tendido. Lo continuamos de llano pudiendo irnos directamente para abajo, pero vamos al encuentro de la pareja vasca.

Nos encontramos en la cima del resalte anterior al Collado de la Costatiza. Charlamos un poco y les indicamos que vayan al loro puesto que arriba hay hielo que desaconsejamos sin crampones ni piolet. Probarán pero enseguida se darán la vuelta como podremos comprobar desde abajo.

            Luego nosotros descendemos del resalte hasta el Collado de Costatiza situado a 2210 metros de altitud y girando al sudeste tomamos la pala que llena de nieve blanda y profunda nos ha de bajar al Achar de Secús.

            El descenso es rápido a pesar de la nieve profunda. Bajamos contemplando las lentas evoluciones de la pareja en el paredón y recordando el lugar desde el que nos dimos la vuelta la vez anterior justamente unos 50 metros bajo el inicio de la pared somital.

            Este pico tiene carácter y atractivo. Además de las dos vías que hemos hecho nostros hay un corredor directo en la cara sudoeste que sube limpiamente 600 metros y que termina en el refugio pastoril del Barranco de Caznarez. Nosotros no lo hemos bajado ya que queríamos hacerlo por la vía normal, pero es guapísimo. Además, la arista sur, ahora algo mixta resulta atrayente como poco y se trata de una impecable vía directa desde Taxeras.
 
Collado de Secús.

            Cruzamos el barranco en el fondo del Achar, cogemos agua y nos vamos  un poco más abajo a unas rocas al abrigo del ligerísimo  viento del collado para detenernos a comer frente al Refugio de Secús que se encuentra en la orilla derecha del barranco.

            Comemos. Mientras Rosa toma el sol como los lagartos yo contemplo el descenso de la pareja que se ha dado la vuelta y que se quedará luego en el Achar.

            Tres cuartos de hora después continuamos para abajo a media ladera para alcanzar el Refugio de Taxeras que está igual de cochino que en la anterior ocasión en que lo vimos. También, casi de inmediato localizamos el lugar de mi caída y, tomando un par de neveros residuales nos acercamos al lecho del barranco.
 
Desde Bisaurín, el Puntal de Agüerri y Peña Forca detrás.. 16.2.08.

            Avanzamos ya en dirección oeste por la orilla izquierda del Barranco de Taxeras que atravesaremos justamente antes de que se engorde con las aguas del Barranco de Aniz para evitar males mayores ya que el deshielo es importante.

            Luego, en horizontal siguiendo el camino nos aproximamos al puente con el que cerraremos el lazo descrito en esta actividad. Son las tres y cuarto de la tarde.

            Finalmente y por el marcado camino de la orilla izquierda del barranco, remontamos suavemente al encuentro de la bifurcación de caminos, pasamos ya en descenso junto al impresionante paredón calizo del Puntal de los Porquez y metidos en el bosque mixto nos llegamos al coche agradeciendo casi la sombra.

            Son las cuatro menos cuarto y hemos liquidado 1100 metros de desnivel que han tenido su intríngulis, pero quizás por eso han convertido la actividad en algo interesante.

            Luego con el coche nos subimos hasta Oza tras bajar por la carretera hasta el Plan de Santa Ana. La carretera está recién asfaltada y muy bien asfaltada, por cierto. Resulta estrecha donde no puede ser de otra manera pero han asfaltado multitud de ensanches con lo que los cruces quedan bastante facilitados.

            Oza está concurrido: hay hasta un par de autobuses en la zona del campamento que es donde nos damos la vuelta, no sin antes echar un vistazo al Castillo de Achert que es un recuerdo imborrable de mi estancia en el campamento a los doce años y  de la impecablemente blanca y vertical cara norte del Puntal de Agüerri.

            Después sin prisa pero sin pausa  hacemos la vuelta para casa.

 

 

             

           

 

15 may. 2004

12-04. DE PASEO A LA CABAÑA DE POMBIE CON RAQUETAS. 15-5-2004.

Desde el Col de Pombie. 18-4-09.

Aparcamiento bajo el Portalet, Cabaña Senescau, Col de Soum de Pombie y Cabaña de la Pombie.

15-5-04.

Desnivel acumulado 350 m.

Distancia recorrida 8000 m.

Tiempo efectivo 03 h.

Sol.

Muy fácil.

Raquetas de nieve.

 Se puede coger agua en la Pombie o en el Barranco de Aneu según temporada. En invierno mejor llevarla

 Pili Lopez, Florián Oliván, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre
 
Mapa de la Pombie procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
 

            Hace muchos años que conocimos la Cabaña de la Pombie. La descubrimos casi a la vez que al Midí d’Ossau, al menos en lo que se refiere a  montaña-objetivo. Aquel monte que estaba allí  atraía e impresionaba y nosotros deberíamos dar nuestros pasos en la montaña hasta que llegara su hora; mejor dicho, nuestra hora.

            Hoy, 15 de Mayo de 2004 no tenemos otro objetivo que acompañar a unos amigos. Pili y Florián para que se acerquen al Midí y para que experimenten el manejo de las raquetas de nieve.

            Son las dos y media de la tarde cuando marchamos hacia el Portalet. Pasada la frontera descendemos alrededor de kilómetro y medio estacionando el coche en batería utilizando el aparcamiento de la carretera.

Peyreget y Midi de Ossau desde el Aparcamiento de Aneou. 8-1-12.

            Tras desmitificar la ladera que conduce al Soum de Pombie, nos vamos en suave descenso para cruzar el barranco por un puentecillo situado sobre los 1700 metros de altitud. El barranco baja crecido y sin el puente hubiéramos tenido problemas prácticamente insalvables.

            Unos metros más adelante atravesamos un nuevo barranco y nos orientamos en dirección prácticamente norte ascendiendo suavemente en busca de la Cabaña Senescau.

Acercándonos a la Pared del Soum de Pombie. 18-4-09.
 
            Nos cruzamos con algunos que bajan, pisamos ya nieve y aunque podríamos proseguir todavía, nos detenemos para colocarnos las raquetas.

            En suave ascenso seguimos una cualquiera de las muchas huellas que conducen a la pared y ganamos altura hasta que, ya en la pared iniciamos, siguiendo la huella, una importante travesía de oeste a este como forma de suavizar la pendiente.

La amplia zeta del camino hacia el Col de Pombie. 8-1-12.
 
            Con ella superamos un buen trecho de la pared y continuamos con unas zetas cortas que limando la pared se aproximan al Col del Soum de Pombie.

Llegando al Col de Pombie. 18-4-09.

            La pendiente se arrellana cuando alcanzamos el collado situado a 2120 metros de altitud y contemplamos la majestuosa estampa del Midí como si se levantara poderoso por detrás de una arista que baja del cercano Peyreget.
 

En el Col de Pombie y hacia Aneou .

Y mirando hacia la Pombie.
 
            Siguiendo la huella iniciamos un suave descenso contorneando los incipientes barranquillos que han de componer el Valle de Soques, en algún punto incómoda debido a huellas profundas o deshechas.

Lurién y Pallas con la Cabaña de la Pombie. 13-4-06.
 
            Un cuarto de hora más tarde  nos aproximamos a la Cabaña de Pombie y tras contemplar el Refugio en el que se nos indica una altitud de 2032 metros y que tiene compartimento abierto, nos acercamos hasta la cabaña vieja y en la pared sudeste nos detenemos a echar un trago, comer unos dulces y contemplar la fastuosa estampa del Midí de Ossau que nos enseña la Aguja Jean Santé en primer plano, al norte el Pic de Saoubiste y al oeste el Peyreget son la perfecta escolta para que destaque el Señor Midí.
 
Llegando a la Cabaña Pombie. 18-4-09.
 
            Hay mucha nieve y el lac está cubierto completamente.

En el Viejo Refugio de la Pombie.

            Al sol de una preciosa tarde y amparados en la pared de la cabaña se está bien pero, a pesar de que el día ya es muy largo, hay que iniciar el regreso.

La Pointe de Aragón desde la Pombie.
 
Cabaña Vieja de Pombie con  Saoubiste y Pombie. 18-4-09.
 
            Pasadas las cinco emprendemos camino de vuelta en ascenso suave hacia el Col de Soum de Pombie.

Volviendo hacia el Collado de Pombie.
 
            Alcanzado el collado y contemplado convenientemente el Valle d’Aneu, echamos una visual de despedida del Midí d’Ossau y nos vamos para abajo no siempre siguiendo la huella ya que se baja bien por libre.

Soum de Pombie y detrás la Arista del Portalet. 18-4-09.

            Alrededor de los seis de la tarde alcanzamos la Cabaña Senescau y nos quitamos las raquetas. Creo que les ha gustado más el paisaje que las raquetas pero de cualquier forma ha sido una tarde agradable en la que Florián, muy animoso, se propone practicar un poco más.

            Estamos en el coche a las seis y media, liquidando un paseo en el que hemos movido un modesto desnivel de 350 metros que sin raquetas hubiera resultado más pesado.

            Solamente nos queda montar en el coche y dejar que la distendida conversación que nos ha acompañado lo haga hasta llegar a Sabi.

             

           

9 may. 2004

11-04. PUNTA SUR DEL COLLADO CANAL ROYA POR EL IBON DE ESPELUNCIECHA. 9-5-2004.

Punta Sur del Puerto de canal Roya. 31-12-10.

Aparcamiento de la Mina Rosario en el Portalet, Barranco de Espelunciecha, Ibón de Espelunciecha y Puerto de Canal Roya.

9-5-04.

Salida 15 h. Llegada 18 h.

Nublado.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Espelunciecha procedente de Prames. Vía en amarillo. 

            Estamos a 9 de Mayo de 2004 y nos vamos a tomar una ración extra de nieve pues la hay como no recordamos.

            Sale Rosa a las dos de la tarde del trabajo y nos vamos “ascape” para arriba cuando son las dos y cuarto. Vamos con la intención de reconocer la zona del Ibón de Espelunciecha ya que no la conocemos ni en seco ni con nieve. Hemos estado en varios lugares de los alrededores pero nunca en el Puerto de Canal Roya.

            Durante casi toda la semana ha estado el tiempo muy nuboso y hasta con algunas precipitaciones de nieve en altitud por lo que esperamos tener nieve suficiente para no hacer polvo los esquís.

Entrando al Valle de Espelunciecha. 27-11-10.
 
            Cuando llegamos a la entrada de Formigal nos sorprende la limpieza de las Campas de la Tosquera aunque es perfectamente explicable ya que ayer hizo un buen día y la nieve de Mayo solamente necesita un rato de sol para licuarse. A un kilómetro del Portalet, en el aparcamiento de la vieja explotación de la Mina Rosario, no hay casi coches y unos metros más adelante nos orillamos en la carretera para ver el tema: tenemos la nieve a 50 metros del coche.

            Preparamos los bártulos viendo como baja una pareja que nos enseña el camino y a las tres de la tarde bajamos hasta el barranco, lo pasamos junto a un viejo paso y alcanzando la mancha más baja de nieve nos calzamos las tablas a 1710 metros de altitud e iniciamos la marcha en dirección oeste-sudoeste.

Es visible desde muy abajo la Punta Sur del Puerto de Canal Roya. 7-2-10.
 
            La tarde está nublada, la mañana ha sido algo más cálida que la de ayer en la que la nieve se debió de helar bastante, hoy no y por lo tanto a estas horas está blandurria.

Remontando el Cerrojo Lacustre del Ibón de Espelunciecha. 27-11-10.
 

            Ascendemos suavemente en dirección a la cubeta lacustre en la que se debe asentar el Ibón de Espelunciecha a la vez que vamos comprobando la bondad de la vía para ser esquiada. La verdad es que nos habíamos propuesto, desde que empezamos con los esquís de travesía, hacer este valle; pero lo cierto es que se pela de nieve enseguida y se ve bastante rocoso desde abajo. Ahora aquí arriba comprobamos que nuestros temores eran un tanto infundados  puesto que se trata de una vía “de libro” para principiantes.


 
Ibón de Espelunciecha nevado. 27-11-10.

El Desagüe del Ibón de Espelunciecha. 27-11-10.
 
            Una larga  y suave pala nos conduce a las proximidades del barranco por el que desagua el ibón. Antes de alcanzarlo se faldea a media ladera y en suave descenso va a la búsqueda del barranco por un paso fácil y suave. Seguidamente se continua con una serie de suaves resaltes que nos alejan de la vertical del Puerto de Canal Roya  y nos llevan un tanto al sudoeste  sobre una minúscula silla desde la que contemplamos parte del níveo ibón y una canal amplia y suave que llena de huellas gana altura en dirección oeste.

Diente de Anayet desde el Puerto de Canal Roya.

Rodeando la Punta Sur del Puerto de Canal Roya. 6-3-11.
 
            Subimos con nieve blanda la prudente pendiente en busca de la arista que parece alejarse un poco más que la primera apreciación. Pero estamos arriba ya y una suave pendiente nos conduce a la pared superior que faldeamos a media ladera para alcanzar cómodamente una zona muy al sur del Puerto de Canal Roya, por encima de los 2150 metros de altitud. Allí, siguiendo la suave loma nos orientamos al sur y mediante un suave ascenso terminamos el rodeo  y alcanzamos una de las dos cimas gemelas del Pico Sur del Puerto de Canal Roya 2205 metros de altitud cuando son las cuatro y media de la tarde. Luego, subimos a la otra punta.

Con el Midi en la Cima de la Punta Sur del Puerto de Canal Roya.
 
            Hacemos unas fotos al Midí y al Diente de Anayet, contemplamos la zona de Espelunciecha, la Rinconada de Anayet, Canal Roya... todo vestido de blanco a excepción de los paredones en los que difícilmente para la nieve si no se hiela de inmediato.

Punta Alta de los Farallones desde la Sur del Puerto de Canal Roya.

En la Sur del Puerto de Canal Roya.
 
            Tomamos unos dulces, echamos unos tragos de isostar y contemplamos las idas y venidas de la luz entre la caída de algún copo de nieve despistado. La tarde no está demasiado segura pero a pesar de ello disfrutamos un rato de lo lindo del paisaje sin prisas.

La Punta Sur del Puerto de Canal Roya, Arroyeras y Espelunciecha. desde Gralleras Sur.  27-11-10.
 
            Sobre las cinco montamos en los esquís y nos vamos para abajo por idéntico camino como podemos. La nieve, excesivamente blanda y pegajosa, nos va a hurtar un delicioso descenso y lo convertirá casi en penoso unido a la falta de visibilidad de algunos momentos, a no ser porque alguna experiencia ya vamos teniendo y se trata de bajar puesto que no se puede disfrutar.

 Canal Roya desde el Puerto de Canal Roya. 4-1-05.
 
            El descenso además de cansado resulta rápido porque no aprovechamos las pendientes para girar ampliamente.

Punta Escarra. 4-1-05.

            El cruce del barranco y el suave remonte del mismo nos demanda un pequeño esfuerzo adicional pero luego, las campas finales se hacen bien y resultarán, a la postre, de lo mejorcito de todo el descenso.
 
Luces de atardecer sobre el Midi de Ossau desde la Sur del Puerto de Canal Roya. 4-1-05.

            A las seis menos cuarto hemos lavado los esquís en el Gállego y estamos recogiendo tranquilamente en el coche. Ha sido un agradable paseo en el que hemos movido 600 metros de desnivel

            Luego entramos por la Presa de Lanuza y  vamos a reconocer la Pista del Barranco la Artica Buena. La barrera está levantada y con aspecto de no ser utilizada. Ya veremos que pasa si alguna vez queremos emplearla.

            Volvemos a la bifurcación de la pista  y por ella nos vamos hasta Panticosa. Damos una vuelta por el pueblo y luego, sin más, nos volvemos a casa con el propósito de dar descanso a los esquís por esta temporada.