2 ene. 2011

1-11. PELOPIN, PILON Y METILS. 2-1-2011.

Pelopín desde la Norte de Ronata.

Boca Norte del Tunel de Cotefablo, Collado de Cotefablo, Punta Pelopín, Punta Pilón y Tozal de Metils. Vuelta faldeando las cimas.

02-01-2011.

Salida 09 h Llegada 14 h.

Nublado.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Pelopín, Pilón y Metils procedente de Prames. Vía en amarillo.


 

            Son las nueve de la mañana, es 2 de Enero y estamos aparcando nuestro coche en la Boca Norte del Túnel de Cotefablo a 1420 metros de altitud;  vamos a estrenar el 2011.

            Han anunciado un día mediaducho pero no tiene mal aspecto de momento. La nieve está muy helada, el cielo semicubierto de estratos muy altos y localizados hacia el oeste… iniciamos el ascenso; Rosa por el prado, como siempre y yo localizo el camino señalizado de amarillo y blanco que  transita la parte sur del mismo, luego nos daríamos cuenta de que han reabierto la vieja pista y que parte del aparcamiento.

            Enseguida coincidimos con la pista, avanzamos unos metros  pero enseguida la abandonamos para proseguir por el conocido camino que  en dirección noroeste se va elevando vuelta a vuelta para alcanzar el Collado de Cotefablo sobre la vertical del túnel alrededor de los 1650 metros de altitud.

            En el amplísimo collado proseguimos hacia el sur, al norte conduce a Toronzue.

            En 2004 fuimos a Manchoya, también era un día de noviembre y había una nevada reciente con nieve profunda. En aquella ocasión seguimos una huella que nos evitará hacerla sobre nieve profunda y hoy hemos de librarnos del hielo y de la nieve costra y buscar la nieve polvo dura sobre la que se camina muy bien.

 
            Siguiendo el lecho de la vieja pista ascendemos las lazadas de la misma en la cara norte de Peña Ronata en la que encontramos buena nieve y en el desvío de pistas  proseguimos hacia el sudeste en suave ascenso continuando con el faldeo, la otra rama se va hacia Erata.


            Pasado el lomo norte avistamos la Punta Pelopín débilmente recortado sobre la nubosidad y enseguida alcanzamos el Forcallón o collado de separación entre Ronata y Pelopín próximo a los 1900 metros de altitud.

            La mañana sigue gris pero se está enfriando a causa de una ligera brisa que sopla del norte y de la que nos libramos marchando a tren.

            Seguimos huellas varias que en lugar de afrontar la arista noroeste vestida de nieve venteada y muy dura se van siguiendo la pista para faldear  Pelopín por el sur.
 

            A medio faldeo, abandonamos las huellas y nos vamos para arriba sobre nieve muy dura,  en dirección este y tras practicar unas cuantas lazadas alcanzamos la Cima de Punta Pelopín situada a 2007 metros de altitud  cuando son las diez y media de la mañana.

Erata.
 
            Echamos la vista atrás sobre Erata y Ronata muy próximas, Toronzue  que nos lleva hacia Tendeñera, Telera emergiendo de la Partacua… todo a la sombra de la nubosidad de altitud.

Oturia.

            Contemplamos la arista hacia el este y recordamos lo larga que se nos hiciera en el 2004. Calculo que tenemos por delante alrededor de 5 kilómetros de lomas con varios sube y bajas y sin pérdida de tiempo, el día tampoco invita, nos vamos en descenso hacia el sur pues pretendemos volver a comer a casa.
 
Ordesa.

            El descenso hacia el Puerto de Yosa es corto y suave con nieve buena. Situados sobre los 1930 metros de altitud iniciamos un nuevo ascenso.

Punta Pilón.

            El collado bastante limpio de nieve a causa del viento nos ofrece un crestón medio limpio que utilizaremos para iniciar el ascenso de la cara norte y continuar sobre nieve delgada pero muy dura para alcanzar directamente la Punta del Pilón situada a 1980 metros de altitud.
 

Metils desde Pilón.

            Hacemos algunas fotos y junto al espectacular pilón, al abrigo del viento que ya es molesto echamos un bocado con prisas mientras contemplamos Tendeñera, Ordesa, las Tucas y Cotiella cubiertos de un cielo inmaculadamente azul, envidia de lo que nos rodea.

            Son las once de la mañana cuando abandonamos el Pilón en dirección sur y en suave descenso para alcanzar un nuevo collado, de nuevo ligeramente por encima de los 1900 metros, desde el que ascenderemos hacia una nueva cota innominada. El viento sigue en aumento y la mañana se está poniendo dura por lo que nos abrigamos un pelín.
 
La Noroeste del Tozal de metils.

            Un suave descenso nos pone en un nuevo punto bajo desde el que afrontamos el ascenso de la amplia Cara Norte del Tozal de Metils cuando yo ya tengo claro que hoy no llegaremos hasta Manchota.

            El viento que ya es muy frío sigue azotándonos impía y constantemente y me hace recordar la jornada de la ascensión a Mondiniero, aunque no llegará a tanto.
 
Manchoya.

Guara y Fragineto desde Metils.

            A todo trapo y con tanta prisa como frío alcanzamos la amplísima Cima del Tozal de Metils situada a 1909 metros de altitud en la que me pondré el cortavientos mientras llega mi chica, hacemos una foto testimonial, fotografiamos el resto de la suave arista hacia Manchota, contemplamos Guara y Cancias ataviados con las galas azules de la lontananza y nos damos la vuelta sobre nuestros pasos. Son las doce menos cuarto y nos quedará media hora larga hasta Manchoya.
Oroel y la Val Ancha.

La Oeste de Ordesa.

            La vuelta a cubierto del viento, siempre nos resistimos a abrigarnos lo que no es más que una solemne tontería, resulta más agradable que la parte final de la ida, quizás también debido a que Rosa toma delante un ritmo infernal, trotando más que caminando con frecuencia lo que me obligará a trotar también para recuperar los tiempos empleados en echar algunas fotografías.

            Si en la ocasión anterior habíamos hecho los picos de vuelta, en esta, como los hemos hecho a la ida, los faldearemos de regreso. Consecuentemente nuestro recorrido será más longitudinal y uniforme sorteando la mayor parte de los sube y bajas ya que le pista tiene un trazado muy uniforme.

            Faldeando la Punta del Pilón recuperamos las huellas que han llegado hasta aquí y ya con nieve buena proseguimos para abajo contemplando los inconfundibles prados abandonados de Otal.

Puerto de Cotefablo.
 
            Del Forcallón para abajo, ya he descubierto los trotecillos de mi chica, nos vamos como motos recordando la sorpresa que nos dio el todo-terreno abierto y abandonado  en la pista.

            Nos cruzamos con la única pareja del día y ya con costumbre bajamos el tramo final del camino, que sigue vestido con mucho hielo, mejor de lo esperado.

            Alcanzada la pista que se va en ascenso hacia Toronzue, atravesamos con ella el barranco que al verter las aguas sobre el lecho de la misma la ha rellenado de hielo y nos bajamos hasta el aparcamiento adjunto al túnel en el que hay aparcados varios coches. Suponemos que habrán ido para Erata. Van a ser las dos de la tarde y terminamos con prisas y ganas. Hemos movido alrededor de 750 metros de desnivel y nos queda media hora de coche hasta casa. No ha sido un gran estreno de año pero la montaña tiene estas cosas. Y puesto que no se comercializan pólizas que asegure un placer completo, cada día toca lo que toca y cualquier otro día más.

Para ver más fotos.

           

 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.