15 ene. 2011

3-11. PEÑA DEL COL DE L’IOU. 15-01-2011.


 PEÑA DEL COL DE L’IOU. 2230 m.

 

Hacia la Peña del Col de L'Iou.
 
Aparcamiento  del Portalet d’Aneu, cara sur de Peyreget y Col de L’Iou.

15-01-2011.

Salida 12 h. llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de travesía.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de la Peña del Col de L'Iou procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La Peña del Col de L’Iou es uno de esos lugares del Valle d’Aneu a los que conduce un placentero paseo. Una excelente excusa para salir a tomar el sol y disfrutar relajadamente de la nieve es lugar de paseantes tanto con esquís como con raquetas. Si además te regala “vistas…”

            Es 15 de Enero de 2011 y son las once y media de la mañana cuando estamos tratando de aparcar en la carretera a la entrada natural del Valle d’Aneu. El Portalet estaba hasta arriba y aquí, ni te cuento. Hemos de esperar en doble fila a que se vaya un coche y nos deje su sitio.

            Estamos A 1710 metros de altitud, la mañana esta sencillamente espléndida y son las doce cuando tras una breve charla con, Javier Sanagustín y señora, ellos  ya se vuelven para Sabi; cruzamos con mucho cuidado los dos puentes sobre los barrancos pues están completamente limpios de nieve y comenzamos el remonte en dirección noroeste.
 
Peyreget.

            Ha habido un buen rehielo, pero como la mañana es ya moza, la nieve está muy buena. La pena es que hay muy poca, los lomos están muy pelados y la pradera se trasluce con mucha frecuencia, además de que los barrancos se encuentran o descubiertos o con muchos ojos por lo que, en la parte baja se ven a algunos esquiadores con los esquís en la mano faenando los cruces de los barrancos. Nada que ver con la vez anterior, el año pasado fue excepcional para la nieve y subimos con nuestra hija. Hoy subimos tarde y algo cansados puesto que ayer asistimos en Madrid a la lectura de su Tesis Doctoral y la ida y vuelta en el coche  en el mismo día nos pasa factura.

 
            Los suaves resaltes dentro de una ladera muy uniforme se van sucediendo entre gentes que suben y bajan. Nosotros lo hacemos por la zona en la que se desarrolla el camino a la Soum de Pombie y de esta manera no tenemos problemas con el barranco al atravesarlo en su cabecera por un puente que nos permite no perder altura.

 
            Tranquilamente vamos avanzando hacia la zona de Arazures recordando momentos pasados y contemplando la espléndida cara sur del Pic Peyreget.


            Ya algo arriba, ha aparecido la elegante Peña Arazures. y enseguida lo hace la Falsa Peña del Col de L’Iou, un bonito merengue que se suele confundir con la Peña del Col de L’Iou que está algo más atrás.

 
            Ascendemos la nevada loma como casi siempre pues nos gusta, mientras contemplamos que el tubo, con poca nieve, no tiene huellas.

            Enseguida alcanzamos su cima y el suavísimo descenso hacia la silla este vestida de nieve durísima, pero son solamente unos metros. Ante nosotros se extiende una luminosa ladera que nos llevará al Col de L’Iou.

Arazures.

 
            El faldeo lo hacemos ganando altura suavemente en la ladera de tal manera que a ritmo alcanzamos el collado y por una vira entre peladuras alcanzamos la arista y con ella la cima de la peña del Col de L’Iou situada a 2230 metros de altitud. Son las dos del mediodía.

Peyreget.

Falsa Peña del Col de L'Iou Casterau y Ayous.

            Charlamos con una pareja de esquiadores que está a punto de marchar, nos hacen unas fotos y contemplamos un paisaje variado y conocido en el que destaca la próxima Peña Peyreget, el Pic Casterau  con la zona de los Lacs d’Ayous e incluso el Pic d’Ayous medio tapado por las Rocas de Embarradere y los anfitriones del lugar: el Pic Peyreget que presenta una espléndida cara oeste y el Midí d’Ossau que posa con nosotros en la foto y del que no es preciso decir nada al respecto.

Midi.
 
            Los Lacs de L’Iou están en su letargo invernal y como corre una ligera brisa, quitamos las pieles de foca y montados en los esquís nos vamos un poco para abajo en busca de abrigo para comer.

            A medio faldeo paramos junto a unas piedras y al abrigo del viento y acunados por los rayos del  sol nos sentamos a comer cuando van a ser las dos y media.

            Media hora después reanudamos el faldeo y sin perder altura dejamos el tubo y la Falsa Peña a nuestra derecha e hincamos el descenso de la amplia ladera buscando las zonas de nieve más placentera y sin demasiadas huellas puesto que las viejas están bastante duras y resultan incómodas.
 
Bajando con Ferraturas-Soqués.

            Aprovechar la pala nos conduce, lo sabemos, a tener que quitarnos los esquís para atravesar el barranco en las inmediaciones de la Cabaña Senescau. Luego, girando amplia y suavemente nos llegamos a la parte baja del valle.
 
Peña de la Glera y Canal Roya.

            Nos quitamos los esquís y atravesando los dos puentes caminamos hasta el aparcamiento al que llegamos cuando son las tres y media pasadas. El sol sigue reinando, todavía alto, en un inmenso cielo azul que nos ha regalado una jornada deliciosa y en la que relajadamente hemos movido 500 metros de desnivel.
 
Puntas de Piniecho sobre Bubal.
 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.