20 ene. 2011

5-11. NOCTURNA A LA RACA. 20-1-2011.

Hacia la Raca,

Aparcamiento de Astún, Prado Llano y Cara Norte.

20-01-2011.

Salida 23 h. Llegada 01 h.

Luna Llena.

Muy fácil.

Ascensión.

 Jesús Manero, Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Raca procedente de Prames. Vía en amarillo.

            La temporada pasada no disfrutamos de buen tiempo en las Lunas Llenas y unido a otros impedimentos varios pasamos la temporada de invierno sin una sola oportunidad y eso que fue un año de nieve abundantísima.

            Esta temporada 2010-2011 comenzó mal. En Noviembre poca nieve, en Diciembre mal tiempo y en Enero, la Luna  Llena parece que estará cubierta.

            Ya casi habíamos desistido de esta oportunidad cuando, quizás debido a un adelanto en la evolución del tiempo, el 20 tenemos un día absolutamente despejado, lo montamos rápido por teléfono y a las diez estamos recogiendo a mi chica que sale de trabajar.

            Somos finalmente, y tras algunas deserciones dolorosas, cuatro los que nos ponemos en marcha a las diez y media de la noche tras apertrecharnos convenientemente en el Aparcamiento de Astún.

            Hay alguna nubosidad de retención en el norte que el viento trata de meter en el sur y que de manera muy intermitente nos puede ocultar la luna. La noche es fría  y con viento en altitud. Abajo no se está mal.
 

            Pensamos en principio subir con los esquís, luego con las raquetas y finalmente lo hacemos con crampones desde abajo y previendo una nieve durísima que lo está. Solamente se nos ha escapado una variable: los cañones han estado haciendo nieve durante todo el día y como subimos la Pista de la Raca que está llena de ellos, se encuentra con una capa de nieve reciente y pisada.

            El ascenso trascurre con una buena luminosidad, la temperatura es buena a pesar que hemos salido con 8º bajo cero y subimos bien sorteando algunos cañones que están faenando. Las máquinas pisanieves ya se han retirado.

            Avanzamos primero junto al recién nacido Río Aragón, luego tomamos la pista ancha en dirección sur y en consistente ascenso. Tras pasar frente al trampolín alcanzamos la zona del Baby de Prado Blanco que realmente está muy blanco a la luz de la luna.


            En la cabecera del rellano tomamos la pista diagonal que en moderado ascenso nos conduce al rellano alto al este de la Arista Norte de la Raca, lugar en el que el viento, bastante frío nos empieza a azotar.

            La pista tiene cañones hasta arriba, no tenemos que tocar el hielo en ningún momento y el ascenso de la pala terminal se hace cómodamente pero en medio de una ventisca artificial algo incómoda.
 

            Son las doce de la noche, hemos salido a las diez y media a 1700 metros de altitud y estamos tras hora y media de ascenso en la Cima de la Raca a 2284 metros de altitud.

            Nos protegemos de la ventisca al amparo de la caseta de la silla, nos abrigamos un poco, echamos un café con leche caliente pero la verdad es que el “orache” no invita a otra cosa que no sea marchar para abajo.


 Ni siquiera hacemos fotos arriba. Llegan tres a los que hemos adelantado subiendo y nos dicen que en el rellano de abajo hacía 13º bajo cero. Las estimaciones de Snowforecast eran de 20º bajo cero de sensación térmica pero…

Llevamos ya un cuarto de hora arriba, las manos se nos han enfriado bastante y les dejamos sitio marchándonos de vuelta para abajo.

Con el viento en contra, bajamos como motos de frente y sin concesiones. Jesús que va con raquetas tiene alguna dificultad para seguir nuestro ritmo que aminoraremos en la cota 2000, el Rellano de Prado Blanco.

 
 Hemos entrado en calor si se puede considerar así y sin tregua seguimos para abajo desandando idéntico camino que a la subida.


A la una de la madrugada nos llegamos al aparcamiento, los tres de arriba que han llegado con esquís y tablas no nos han adelantado
 
Juan al natural.

.           Otro café a discreción y liquidada la faena  que no ha sido más de 500 metros de desnivel, nos metemos en el coche y dejamos que corra distendidamente la carretera y la conversación. Gabriel, Javier y Alfonso no os habéis perdido nada y volveremos. Hoy no ha sido la mejor Luna Llena que recordamos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.