16 ene. 2011

4-11. RAMIREZ, MENTAR Y LA CUTA POR URDUES. 16-1-2011.

Arista Cimera de Punta Cuta con invitado.
 
Urdués, Pista del Barranco Romaciete, Pista de faldeo por el Puntal de Serrano, Ramírez, Punta Mentar y Cara Sur.

16-1-2011.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierrre.


Mapa de Ramirez, Mentar y la Cuta procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Habíamos Hecho, hace algunos años, el Cordal de Maito hasta Punta Gabás aunque solamente fuera porque llevaba mi nombre familiar. Lo hicimos desde Aragüés del Puerto en una mañana fría como pocas. También habíamos estado en el Puntal Alto del Foratón y no sé algo más al sur. Nos quedaba, por tanto, conocer el Valle por Urdués y en eso estamos a las 10 de la mañana del 16 de Enero de 2011.

            Hemos preguntado en el pueblo y nos han sugerido subir por el “lomo”, la Arista Sudoeste de Ramírez, mejor que por el fondo del valle y consecuentemente partimos de los 1920 metros de altitud a los que se encuentra la barrera, que por cierto está levantada, pero nosotros dejamos el coche junto a una cuadra y nos vamos pista adelante por la orilla derecha del Barranco Romaciete.
 

            Son alrededor de dos kilómetros prácticamente llanos los que nos conducen a un enorme montón de piedra situado a la izquierda de la pista, lugar del que, también a la izquierda parte otra pista en fuerte ascenso.

            Hay que tomar esa pista que remonta por encima de un gran prado  con borda en medio del pinar hasta que, un poco más arriba y en una fuerte curva hacia el sudoeste, se abandona la pista por otra en mucho peor estado que se va hacia el norte en busca de la cabecera de la sierra y del Puntal de Serrano.

            Nosotros en las inmediaciones del enorme montón de piedras, tomamos una trocha maderera que se va junto al barraquillo que baja del noroeste. La trocha se convierte en camino y conduce a las ruinas de una borda y allí, aprovechando que cada vez es más indeciso, lo perdemos.


            Proseguimos en dirección norte por la cabecera de un contrafuerte limítrofe con el barranco  que llevamos a nuestra izquierda, siguiendo indecisos caminos de vacas en medio de un monte bajo lleno de aliagas y enebros que enseguida se convertirá en seco pinar.
 

            El contrafuerte se espesa dificultándonos el paso medianamente conforme nos acercamos a la cabecera del Puntal de Serrano pero tenemos la suerte de encontrar  un camino que aunque poco transitado faldea  por el este el puntal y nos depositará en la cabecera del cordal que vamos buscando.

 
            Paramos a echar un trago y un bocado, llevamos algo más de una hora de camino y proseguimos hasta alcanzar la Arista Sudoeste de Ramírez ligeramente al norte del Puntal de Serrano y sobre los 1350 metros de altitud,

            Estamos donde queríamos estar, se han terminado las complicaciones que preveíamos en monte bajo, pues sabemos que es muy incierto interpretar correctamente las indicaciones que se dan como evidentes para el informador. Aquí llega una pista que sube por la vertiente de Hecho y se alarga loma adelante en suave pero persistente ascenso. Poco después alcanza un claro en la loma y se estropea para convertirse enseguida en camino transitado por vacas, no hace mucho.

 
            De manera persistente y con trazado indeciso asciende por una loma que poco más arriba se estrecha y en la que el pinar deja paso a la pradera alpina salpicada de enebros rastreros y aguerrido pinos silvestres.
 

            Alcanzamos las primeras zonas de nieve y con ellas la cima de Ramírez o Remilez como dicen en el valle situado a 1820 metros de altitud. Son las doce y veinte.

Peña Forca y Lenito.


Hecho.
 
            Desde el vértice geodésico hacemos algunas fotos y contemplamos al nordeste nuestro futuro que es, de momento Punta Mentar.


            Hay que perder unos pocos metros para descender suavemente de esta alomada cima vestida de pradera alpina  y dirigirse por terreno muy amplio por la divisoria entre Gabardito y Urdués.
 
Hacia Punta Mentar.

            Alcanzado el amplísimo collado hay que proseguir invariablemente al nordeste en suave ascenso para acometer el ascenso de la enorme loma somital de Punta Mentar.

 
            La parte baja solamente está manchada por reducidas acumulaciones de nieve pero el casquete somital está defendido por un potente neveros que ya hemos visto desde el pueblo. Pensamos en principio ascender haciendo una diagonal a media ladera que nos saque de las rocas  de la zona sudoeste pero luego decidimos atravesar el nevero principal un poco más arriba pues la nieve está muy soleada y buena para caminarla y ates de terminarlo salirnos a la pedrera que nos conduce enseguida a la arista somital.
 

            Una corta y amplia arista medio limpia de nieve nos conduce a la alargada Cima de Punta Mentar situada a 2119 metros de altitud, mi chica sube detrás.

Puntal de Agüerri desde Punta Mentar.

Sudoeste de Bisaurín.

Hacia Cuta con Aspe al Fondo.
 
            Son las doce y veinte  y ante nosotros aparece la prolongación del cordal ya completamente vestido de nieve. Nos guía la cara oeste del Bisaurín impecablemente nevada arrancando del Collado del Foratón.

 
            Descendemos imperceptiblemente a una amplia depresión al norte de la cima, lugar en el que el viento ha dibujado sus caprichos habituales, pero además ha dejado la nieve dura como el cristal; así que, hay que ponerse los crampones en un lugar cómodo como pocos y proseguir en dirección norte y en suave ascenso para remontar tranquilamente un corta y soleada loma que nos deposita en la Cima de la Cuta, que por cierto, no es nada aguda y que está situada a 2162 metros de altitud.

Bernera y Aspe.
 
Bisaurín que nos ha guiado en la arista.
 
            Es la una y media pasadas, en la cima buscamos un lugar abrigado de la brisa que corre para sentarnos a comer pero va a ser que no.

            Contemplamos la majestuosa belleza salvaje del Bisaurín completamente engalanado, fografiamos Chipeta, Petrechema, la mesa de los Tres Reyes e incluso la Peña del Ibón de Acherito de gratos recuerdos, También Lariste y Larraille, recordamos Punta Gabás y su tremenda niebla de aquel día, detrás todo el Macizo de Aspe, Collarada y al sur los oscuros azules desde los que emerge también azul Oroel. El Puntal de Agüerri está aquí mismo y a sus pies se adivina la Cabaña Dios te Salve, lugar en el que me diera una costalada guapa: las incomodidades pueden invitarte a perder la atención y las consecuencias pueden ser impredecibles.

 
            Diez minutos más tarde nos damos la  vuelta sobre nuestros pasos volviendo hasta la cima de Punta Mentar para tomar el nevero en su parte más alta y descenderlo relajadamente al delicioso sol del mediodía.

Cabaña Ramírez.

            Lo alargamos cuanto podemos para finalmente quitarnos los crampones y con ellos en la mano nos llegamos hasta la Cabaña Ramírez para sentarnos al abrigo de la brisa y comer al sol. Son las dos y media pasadas.

            Se trata de una cabaña pastoril situada ligeramente al nordeste de Ramírez y al abrigo del viento, en una zona donde aflora un buen banco de piedra, material con el que se ha hecho la cabaña y un enorme y desvencijado aprisco.

            Por dentro está bastante descuidada, llena de cacharros y sal para los animales pero con un “ratito” se puede dejar decente para su uso ya que el tejado es de hormigón y la puerta cierra.
 
Vértice Geodésico de Ram´rez con vecino.
 
            Comemos ligeros y proseguimos remontando hasta la cima de Ramírez en cuyo vértice geodésico está la parada de los cuervos  que suben para otear el paisaje.

            Luego se trata de desandar la loma en descenso tratando de no perder el camino, tarea que no resulta complicada pues nos orienta el claro de pradera en la loma.

Lecherines desde Ramírez.

            Alcanzamos la pista y con ella nos llegamos al lugar en que se va hacia Hecho. Nosotros tomamos el camino utilizado a la mañana que nos permitirá faldear de manera correcta el Puntal de Serrano hasta alcanzar una nueva pista en mal estado que avanzando hacia el sur-sudeste de forma bastante horizontal  nos conduce al encuentro con la pista que sube hacia una zona de antenas más al sur
 
Atrás se queda la arista del día.

            Esta pista es la que ha arrancado de la del fondo del valle, está en muy buenas condiciones y tras dar una importante lazada hacia el sur rodea un bonito prado con borda en medio del pinar y volviendo al nordeste en fuerte descenso alcanza la pista principal en el lugar en el que la hemos abandonado a la mañana.

            Luego solamente resta desandar un par de kilómetros de pista llana en dirección sur para alcanzar la barrera y el coche cuando son las  cinco de la tarde.

            Charlamos con el ganadero con el que lo hemos hecho a la mañana que, por supuesto, conoce a nuestra familia de Aragués y Urdués. Luego, nos montamos en el coche dando por liquidada una espléndida jornada que además de contar con  1300 metros de desnivel ha tenido casi de todo, sobre todo una climatología difícilmente superable en el mejor día de Enero.  
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.