28 may. 2011

31-11. TELERA POR EL PUERTO DE BIESCAS. 28-5-2011.

La Sur del casquete Somital de Telera.

Pista del Puerto de Biescas, Refugio Furcunfiecho, Cueva Furcunfiecho, Brecha Cochaldo, Cara Sur de Peña Parda y Collado Sur de Telera. Descenso por la Cara Oeste, Barranco del Puerto, Plan Tubo, Plan de Usabas y Refugio Furcunfiecho.

28-05-2011.

Salida 08 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Clara y Raúl López, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Telera. Vía en amarillo.

            A Telera hemos ido en repetidas ocasiones y por  diversas vías pues nos gusta conocer las posibilidades que ofrecen los picos. Hemos hecho vías por los cuatro puntos cardinales y hoy vamos a llevar a unos amigos. Lo haremos por el sur combinando una ruta circular a partir del Refugio Furcunfiecho.

            Hay 9 kilómetros de pista restringida al tráfico, que comienza en la carretera del Sobremonte y por ello, el viernes he de subir a Bisecas para solicitar el permiso de uso de la pista. Hoy sábado 28 de mayo de 2011 a las siete y cuarto nos reunimos en nuestra casa y nos vamos. Han anunciado una buena climatología.

            Enseguida de pasar Biescas tomamos la carretera del Sobremonte y algo antes del desvío a Betés nos introducimos en la pista, pasamos la barrera y nos vamos por una pista que está estupenda y que fundamentalmente llana  se marcha al encuentro del Barranco del Puerto.

            Los cruces del barranco están hormigonados y la pista impecable nos coloca en el Refugio Furcunfiecho situado a 1600 metros de altitud. Son las ocho de la mañana.

 
            Hay que atravesar el praderío en dirección este para acercarse a las paredes. Nadie lo hará si no conoce el camino.

            Un caminillo muy cerrado parte de los prados y en ascenso a través de los bojes alcanza la base de las paredes ligeramente al oeste de la única brecha que presenta la pared en la zona del refugio.

Entrada Inferior de la Cueva de Furcunfiecho.
 
            Se trata de la Cueva de Furcunfiecho que consta de dos minúsculas galerías a distinto nivel. Se accede por la galería inferior que tiene una enorme claraboya en el techo y un boquete de calizas gastadas por las que se accede a la galería superior, de suelo terroso e inclinado, que conduce a la boca de salida con algún apoyo de manos.

 
            El pasaje es original y sorprende a todo aquel que no lo conozca.

            Un caminillo poco marcado se introduce hacia el barranco en dirección norte y nos muestra una ladera bastante inclinada, de calizas claras en la que se asienta el pino silvestre y la genista hórrida.


            El camino, poco transitado y con esporádicas citas sabemos que lo vamos a perder como así sucede enseguida pero hay que ascender en dirección noroeste buscando cortos tramos limpios de genista y en ello nos empleamos dando alguna que otra vuelta en busca de algo mejor que enseguida deja de serlo.

            Subimos al sol y entramos cumplidamente en calores de tal manera que la ladera se alarga más de lo deseado. Hemos desechado la opción de subir por la rampa herbosa de la parte norte de la ladera puesto que hace ya muchos años que hicimos este camino y vamos buscando puntos clave que nos orienten en la parte baja de semejante paretazo.

Puntas de Cochaldo.

            Subiremos entre pitos y flautas alrededor de 300 metros hasta que la ladera culmina en un crestón calizo bastante aislado y asentado en dirección norte sur. Se trata de la Brecha de Cochaldo un grupito de agujas calizas que arrancan del límite inferior de la genista y nos ofrecen por encima de las mismas  un praderío muy inclinado y salpicado de barreras calizas.

Vertiente Oeste de las Puntas de Cochaldo.
 
            Se puede pasar por el cuello superior de las agujas o por la brecha entre las mismas que es por donde pasamos para que nuestros amigos la disfruten.


            De la brecha hay que avanzar hacia el caminillo que, muy difuminado en la inclinada pradera alpina se va prácticamente horizontal hacia el oeste  hasta un subsiguiente crestón tras el que una inclinada rampa herbosa nos muestra una primera grada caliza.

            Ascendemos en dirección sudoeste hasta que la grada pierde potencia y nos ofrece una rotura en la que apoyando las manos un poco, ganamos la parte alta de la misma sin tener que avanzar un poco más al oeste y nos asomamos a la Brecha de Cachibirizas que refulge espléndidamente contrastada entre las luces soberbias de Peña Parda y la oscuridad incierta de Peña Blanca. Estamos a 2150 metros de altitud.
 

            No hay que llegar hasta la brecha pero casi y el camino no van a regalarlo. Hay que avanzar primero en dirección norte, hacia Peña Blanca para descender lo menos posible en el barranco que nace en la vertiente sur de la brecha. Luego, antes de alcanzar las paredes, nos orientamos al noroeste para alcanzar el fondo del barranco cubierto de neveros residuales. La nieve está dura y confirma nuestra elección del sentido circular de nuestra marcha.

Subimos un poco barranco arriba para abandonar enseguida la vertical de la amplia Brecha de Cachibirizas y tras un ondulado lecho tomamos un pequeño dorso que nos lleva a la pared sur de Peña Parda, justamente en el lugar en el que las placas que arrancan de la brecha se trocean convirtiendo la pared en algo asequible para su ascenso.


Había y hay una cita en la base de la pared y nada más, debería haber alguna otra que confirmara el inicio de la vía alternativa  a la existente en la norte de Peña Parda.

La vía asciende alrededor de 40 metros de altura en una diagonal que tras un inicio medianamente inclinado enseguida requiere de apoyos de manos continuos para ganar un paso clave que rodea un pequeño saliente de la pared y que se continúa con pequeños corredores bastante erguidos que sin ser difíciles tienen cierto carácter.

Una cita medio deshecha nos confirma la vía  en un momento en que se acuesta ligeramente la pared y en la que seguimos la diagonal ascendente al encuentro del final de las calizas claras lugar en el que la pared se convierte en rampa inclinada y en la que hay una buena cita que es la clave indispensable cuando se hace la vía en descenso. Nuestros amigos han subido como unos auténticos profesionales.
 
La Brecha de Cacribirizas.

Estamos en la Cara Sur de Peña Parda, una enorme ladera muy erguida y coronada de gradas calizas y torreones dispersos por la ladera y todavía hemos de ascender al encuentro de una pedriza muy menuda y muy clara que recubre el casquete somital del pico.

Sería muy fácil irse directamente para arriba  y fuera dudas pero no queremos ascender hasta la cima puesto que nuestro objetivo es el Collado Sur de Telera que queremos alcanzar de la forma más económica posible de esfuerzo. Consecuentemente nos concentramos en una diagonal ascendente en dirección noroeste para ir rodeando el pico.

Son las diez y media de la mañana cuando nos detenemos en un corredor de calizas ocres  bajo unas torres para comer un poco pues queda subida todavía.

Un cuarto de hora más tarde reanudamos el ascenso y tras ascender el corredor en el que encontramos alguna cita  alcanzamos la pedriza somital  cuando ya empezaba a estar un pelín mosca.

En la pedriza buscamos infructuosamente un caminillo que recuerdo y que nos ayude a rodear el pico ahora casi en dirección norte. Lo localizaremos  al alcanzar la vaga arista oeste del pico cuando ya avistamos el Collado Sur de Telera que es nuestro objetivo inmediato.

La pedriza de calizas grises está absolutamente inestable y la travesía en busca del collado será tediosa y salpicada de pequeñas complicaciones que solventaremos con paciencia, alcanzando el collado en suave descenso al que llega el corredor orientado hacia el oeste completamente lleno de nieve.

Son las once y media pasadas, estamos sobre los 2600 metros de altitud y nos queda  la Pared Sur de Telera que se puede ascender directamente por la arista sur mediante una pequeña trepada que te deposita en la rampa somital del pico. Nosotros faldeamos ligeramente hacia el este, atravesamos el nevero residual de fondo y nos introducimos en la amplia ladera buscando la arista sudeste en la que alcanzaremos el camino que sube por la vertiente norte desde la Brecha de Cachibirizas. Es un camino más tendido ya que cruza toda la pared, se asoma a la salida de la Gran Diagonal y luego por la arista alcanza fácilmente la cima.

 
A las doce alcanzamos la Cima de Peña Telera cuando quieren condensarse algunas nieblas de manera completamente aleatoria. La mañana está espléndida.

Junto al vértice geodésico está una  placa en memoria de Oscar que colocaron sus amigos de Trama. Telera fue su montaña y se quedó en el Latok  haciendo lo que más quería.
 
Vignemale.

Hacemos algunas fotos con un horizonte norte bastante claro sobre el Pirineo Axial en el que destaca Arriel, Pallas, Balaitus, Frondiellas,  Infiernos, Argualas, Vignemal, Tendeñera… también Escarra y Lurien

Ibón de Piedrafita.
 
Al profundo sur se asoma Cancias, Guara, Oroel… Más cerca tocándolas casi con los dedos está Peña Blanca y la Corona del Mallo entre nieblas, Peña Parda o Peña de en Medio, Retona de Zarrambucho y Peña Gabacha pequeña, allí toda “pincha” y desafiante llenándome de recuerdos e imaginando a aquel pastor que subiera por primera vez ayudándose de una cincha de burro.

Son algo más de las doce y media cuando nos vamos para abajo con la intención de hacer un descenso completamente diferente.


Desde la Oeste de Peña parda he localizado perfectamente un descenso por medio de la cara sudoeste. Hay un par de neveros que nos han de servir de orientación antes de tomar el resalte que nos deposito en el corredor oeste. Conocía la arista oeste pero esta zona no.

Saxifraga opositifolia.
 
Un descenso fácil y sin dudas nos deposita en el resalte que bajamos tranquilamente con un solo apoyo de manos. Luego la ladera del corredor se incorpora al potente nevero residual al oeste del Collado Sur de Telera y sobre la nieve nos vamos para abajo en dirección oeste-noroeste.

No recuerdo con claridad la estructura del Barranco del Puerto pues hace ya mucho tiempo que lo transitáramos pero tentado por la vía directa cruzamos el nevero y nos orientamos hacia el Plan Tubo en dirección oeste.


Alcanzamos la parte superior de los paredones del barranco y antes de probar pues el barranco queda muy hondo y no es cuestión de embarcarse, remontamos hacia el norte hasta alcanzar la cabecera del Barranco del Puerto que es el lugar en el que los paredones pierden potencia.

Descendemos un par de tramos de nevero bastante erguidos y alcanzamos el fondo del Barranco del Puerto por el que marchamos para abajo en dirección sudoeste.

En la surgencia de la que toman el agua para el ganado nos paramos para comer. Son las dos de la tarde.

Una hora más tarde continuamos con el descenso barranco abajo en busca del Plan Tubo.
 
Cueva Zarrambucho.

Contemplamos nuestra vía de descenso de Peña Retona de Zarrambucho, pasamos junto a la espectacular Cueva Zarrambucho y nos bajamos al encuentro del botón de oro que tiñe de amarillo oro los minúsculos praderíos del barranco.

Gabacha.

Desde Plan Tubo.
 
Una serie de resaltes consecutivos van articulando el Barranco del Puerto. Mientras los vamos bajando contemplamos al frente las Peñas de Aso, Balposata, el Pilón de Acumuer, la Peña Gabacha y Retona de Zarrambucho que nos llenan de recuerdos.

Refugio de Usabas.

Retona de Zarrambucho o Ratona.
 
Alcanzamos el Plan de Usabas y entramos al refugio que está abierto y recién adecentado. Lo emplean mucho los espeleólogos en su tarea impenitente de explorar cuevas. Estamos a 1820 metros de altitud

Atravesamos el plan y nos colocamos en el barranco, en este punto todavía seco. El barranco gira al sudeste, echamos un buen trago de agua en la Fuente de Usabas y tras avanzar un poco por el camino que comparte lecho con el barranco alcanzamos la pista que transita por la orilla izquierda del mismo.

Alguien comenta que ya tenía ganas de pisar plano. La verdad que la subida ha sido un tanto tediosa además de llena de alicientes, vamos, un pelín pestosilla.

Un par de kilómetros de pista en suave descenso que nos permiten admirar el gamón blanco maravilloso en flor para al final atajar  finalmente un poco, cruzar el barranco y llegar al refugio Furcunfiecho. Son las cinco de la tarde y hemos liquidado 1200 metros de desnivel.

Nos bajamos hasta Bisecas, echamos una trago tras devolver la llave de la pista y  liquidamos la jornada un rato después. Otro día más.

Para ver más fotos.

 

 

 

                

 

 

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.