24 feb. 2013

10-13. UNA VUELTA POR BOLAS. 24-2-2013.


Bolas desde la Corona de Larrés.

Carretera de Larrés a Acumuer, primera plataforma gasística, arista oeste-noroeste, Bolás, Corona de Lerés,  plartaforma de Isín y carretera.

24-02-2013.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Sol.

Muy fácil.

Senderismo.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

 Mapa de Bolás procedente de Prames. Vía en amarillo.

            La Val Ancha es una terraza aluvial  orientada este-oeste y limitada por los Capitiellos al sur y la Sierra de Larrés al norte. Se trata de una alineación de suaves colinas  que arrancan del pueblo y que en la Plana de Lerés  se abre en dos ramales: uno conduce  a Bacún y la otra a Rapitán conformando el límite sudeste de la Garcipollera.

            El Paco de Larrés es una de las zonas más frecuentadas para la recolección de robellones en otoño. Nosotros vamos de cuando en cuando pero nuestras actividades en el Valle de Acumuer se orientan fundamentalmente en la otra vertiente. Hoy hará un día de perros en altitud y nosotros nos vamos a dar un paseo por Bolás, la mayor altitud del Monte de Larrés.

            Hay una pista que sale de la parte oeste de Larrés y que se sube primero a la cara norte o paco para luego ramificarse y alcanzar la parte alta de la sierra. Nosotros nos saltamos el inicio y aparcamos en la Carretera de Acumuer justamente debajo del primer pozo der gas. Son las nueve y media y estamos a 930 metros de altitud.

 
            Ascendemos por la carretera hacia la plataforma del pozo y en la primera curva nos vamos de la misma al sur para atravesar un pequeño torrente y tomar un cortafuegos que nos lleve ladera arriba en dirección oeste.

            El monte está cosido de tiraderas de madera viejas, nuevas y pistas de servicio ya que se trata de un pinar  de repoblación. Enseguida atravesamos la pista que transita por encima de la sucesión de pozos de gas y proseguimos al oeste ganando altura suavemente aprovechando espacios libres de sotobosque en el que abunda el boj, la genista, el enebro y el rosal silvestre.

            El día no está tan feo como la pintaban,  al sol y prácticamente sin viento hace una mañana agradable y hasta se nos quiere hacer calor. Ascendemos en busca de la cabecera de la sierra con la intención de alcanzar la pista alta que sabemos la transita y contemplamos como la vegetación arbórea va disminuyendo a la vez que aumentan los retazos de nieve dura.

 
            Subimos en dirección oeste-noroeste y alcanzamos la cabecera de la sierra en el Tozal de las Salareas sobre los 1300 metros de altitud, van a ser las diez y media.

            Allí tomamos la pista cubierta de nieve dura que se camina muy bien y con ella nos vamos en dirección oeste prácticamente de llano.

 
            Corre una ligerísima brisa que nace de la ventisca que cierra completamente el paisaje norte de Collarada y la Partacua y al oeste la neblina escasamente permite ver a San Salvador y Cuculo. Oroel, Los Capitiellos y la Val Ancha quedan en un primer plano  medianamente diáfano.
 

Cima de Bolás.
            En nuestro horizonte se apunta la Plana Cima de Bolás a la que nos iremos aproximando siempre pisando nieve de buen andar tanto que preferimos proseguir por la pista que faldea la cima por el suroeste y desde un incipiente collado volver al este para alcanzar el vértice geodésico. Serán alrededor de 200 metros que recorremos por el cortafuegos perfectamente nevado como si estuviéramos en una de las pistas de Esquí de Valdelinares rodeada de pinos silvestres tan característicos por aquella zona. No imaginábamos tan extraordinaria innivación en la cabecera de la sierra.

Oroel.


            Son las once y cuarto de la mañana cuando hacemos una foto en la planísima cima de Bolás situada a 1466 metros de altitud. Desde allí echamos la vista atrás para contemplar al contraluz der la Mañana Gue, Oturia y Santa Orosia y buscando un abrigo del pinar al sol nos sentamos a echar un bocado.
 

            Un rato después continuamos adelante puesto que desechamos tomar el cortafuegos que se orienta hacia Isín y nos vamos en suave descenso por donde hemos llegado.


            Alcanzado un primer collado del que sale una pista que marcha al norte y que anuncia 4’2 kilómetros a la Barrera de la Pista de Isín, proseguimos adelante ascendiendo sucesivamente un par de suaves promontorios siempre por el cortafuegos cubierto de nieve hasta alcanzar la Corona de Lerés situada a idéntica altitud que Bolás. Son las doce y cuarto.

            El Paisaje sigue en similares condiciones y sin buscar el cortafuegos que tiene que partir hacia el norte  nos damos la vuelta sobre nuestros pasos antes que meternos por el pinar para jabalinear al encuentro de la pista.
 

            Hemos de volver hasta el collado al oeste de Bolás y tomar la pista en dirección norte que enseguida se gira al nordeste  y comienza a ramificarse. Consecuentemente, tomamos los desvíos que nos parecen más oportunos y descendemos siempre por nieve que, en algunos tramos, no se ha transformado lo suficiente y nos hace trabajar un poco.

Isín.

            Nos orientamos con el Collado de San Antón y la Pardina de Asqués en la solana del Valle de Isín y un buen rato después con el Caserío de Isín todavía bastante abajo.

            Creemos que alcanzaremos por aquí la plataforma que se encuentra frente a Isín como así será pero no sin antes darnos una profunda vuelta mediante una buena lazada que nos coloca a la altura de la confluencia de las pistas de Asqués con Bolás. Será necesaria para bajarnos la altura suficiente y girar al este para depositarnos en un tramo conocido de las inmediaciones de la plataforma gasística.

Hepática nobilis en flor.
 
            Podemos utilizar la pista que recorre las inmediaciones de las plataformas del valle pero como la nieve está ya blanda preferimos alcanzar la carretera y recorrernos por la misma los alrededor de 3 kilómetros que en suave descenso nos depositan en el lugar donde hemos estacionado el coche. Cuando es la una y media del mediodía finalizando nuestro paseo en el que hemos salvado un desnivel de 625 metros y aprovechado una mañana de pésimas predicciones meteorológicas.

           

           

             

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.