3 mar. 2013

11-13. GRALLERAS NORTE POR EL BARRANCO DE BACARIZAL. 3-3-2013.

Gralleras Norte desde el Barranco de Bacarizal.

Aparcamiento de Espelunciecha, Barranco Bacarizal y Arista Oeste.

03-03-2013.

Salida 11 h. Llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de travesía y raquetas.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Gralleras Norte procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Gralleras Norte no es lo mismo que la Campana de Aneou, son dos cimas contiguas, separadas por un collado con un desnivel de alrededor de 60 y 100 metros respectivamente y poseen diferencias notables pese a su proximidad.

            El Barranco de Bacarizal pertenece al Circo de Espelunciecha. Alojado en la parte norte del circo es el valle que cuya ladera izquierda conforma la Arista Fronteriza.

                Lo habíamos contemplado tanto desde su cabecera como desde su base en las inmediaciones del Portalet, incluso lo habíamos caminado y contemplado, por ejemplo, desde Peña Meytadere o desde la Campana de Aneou; pero siempre que lo contemplábamos desde la “óptica  de los esquís” tenía poca nieve para nuestro gusto. Pero este 2013, no es el caso, hemos estado unos días parados por culpa de una maldita pierna y hoy domingo 3 de Marzo vamos a probarla con la idea de que se trata de una subida relativamente corta y si el asunto se complicara disponíamos de las pistas de  esquí para tener un descenso más suave.

            Hemos aparcado junto a la rotonda del Aparcamiento de Espelunciecha a 1780 metros de altitud y van a ser las once de la mañana cuando tras encaramarnos en la acumulación de nieve originada al limpiar el aparcamiento  nos bajamos para cruzar el recién nacido Gállego cuyas aguas aparecen unos metros más abajo.
 

            El Valle del Barranco de Bacarizal está orientado hacia el sudoeste y parece bastante longitudinal pero sus laderas se yerguen de cuando en cuando no demasiado amables enseñándonos desde el principio el resalte inferior. Nosotros tomamos su ladera  derecha acogedora en principio. Con ella subimos los primeros metros hasta que nos colocamos en la base del resalte. Para entonces ya hemos comprobado la dulzura de unos centímetros de nieve polvo y la dureza de una capa de nieve bastante dura debajo de la misma que nos invita, mejor dicho, nos exige colocar las cuchillas para entrar al fondo del barranco.

            Por el barranco han bajado y bajan continuamente esquiadores que nos dirán que las pistas están a reventar de gente y que mejor marchar por libre y nosotros que pretendíamos estar bastante solos…

            Por el fondo del barranco no podemos subir el resalte con tanto esquiador, así que, subiremos por la soleada ladera izquierda que, aunque bastante erguida, cuenta con buena nieve. La negociamos con unas vueltas maría que con las cuchillas se hacen con suficiente seguridad.

            Transitando la ladera nos adentramos barranco arriba hasta que, bien rebasado el resalte, hemos de coincidir con el fondo del mismo que ha venido a nuestro encuentro tras una larga travesía bastante horizontal.

            Alcanzado el barranco superamos un segundo resalte más corto y más suave que el de abajo con una zeta de este a oeste.
 

            Tras un nuevo rellano, un subsiguiente muro lleno de bañeras practicadas por esquiadores y tabloneros  nos limita el horizonte pero como tiene bastante amplitud practicamos una diagonal de derecha a izquierda que nos facilita su remonte.

            Desde la cabecera del resalte contemplamos el cierre del valle en cuya cabecera gobierna el Gralleras Norte, nuestro objetivo.
 
La Sur de la Campana de Aneu.

            El Barranco se amplía y nos enfrentamos a la Cars Sur de de la Campana de Aneou vestida de vertical roca oscura que contrasta con el blanco inmaculado de la nieve del barranco.

 
            Poco más adelante aparece en nuestro camino la Cara Este del Gralleras que cuenta con un par de resaltes sucesivos que se encumbran en su cima pero, yo, engañado por el mapa y las curvas de nivel, propongo ganar altura suavemente hacia el collado sur del pico en lugar de enfrentarnos a la pared.

            Será un grave error puesto que alcanzamos tranquilamente las inmediaciones del collado e iniciamos una diagonal en la cara sudeste que nos puede depositar en la parte alta de la pala este. La pala tiene un final muy erguido, la nieve se va muy blanda y decidimos cambiar de rumbo y marchar al hombro situado por encima del Collado Sur.  
           Estamos  a 2225 metros de altitud, dejamos los esquís y ascendiendo un tramo de pared bastante erguido y muy bien nevado alcanzamos  el paso rocoso de la arista que inmediatamente nos deposita en la Cima de Gralleras Norte a 2264 metros de altitud.
 

            Son las trece horas y desde la cima en la que corre una frescucha brisa, contemplamos gente en Cuyalaret  y en la arista que viene hasta aquí, en Gralleras Sur y el  barranco que acabamos de subir y al espectacular como siempre Midi de Ossau a la impresionante Campana de Aneou que nos muestra su Pared oeste aquí mismo en nuestras narices.
 
Cuyalaret y Aneu.

Diente de Anayet.
 
La Campana der Aneu.
 
            Hacemos algunas fotos y nos volvemos en busca de los esquís para introducirnos inmediatamente en el barranco esquiando una nieve estupenda.


            Alcanzado el rellano en la parte alta del barranco nos sentamos en un gran bloque calizo y emergente para comer al sol y al abrigo del viento que sube del sudeste. Es la una y media
 
Barranco de Bacarizal.


            Comemos tranquilamente y media hora después continuamos con nuestro descenso. La nieve está bien y el barranco se baja estupendamente. Solamente el resalte Inferior que podríamos haberlo descendido tranquilamente por su ladera izquierda está infernal de placas y bañeras. Por debajo del mismo un corto tramo de barranco nos  conduce suavemente al corto remonte que hacemos con los esquís al hombro y que nos depositan junto al coche cuando son las dos y media, poniendo fin a una suave actividad en la que tan solo hemos movido unos escasos 500 metros de desnivel.
 
Campana de Aneu, Gralleras Norte  de donde venimos y Cuyalaret.

            Recogidos los bártulos nos acercamos al Portalet para echar una visual a la vertiente francesa desde allí y contemplar entre otras cosas la cara nordeste del pico del que acabamos de bajar. El Valle de Aneou es un auténtico merengue.

             

 

           

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.