11 jun. 2013

28-13. PEÑA PEYREGET. 11-6-2013.

 
Peña del Col de L'Iou desde el collado.

Aparcamiento del valle de Aneou, Cara Oeste de Peyreget, Col de L’Iou, y Arista Sudeste.

11-06-2013.

Salida 10 h. Llegada 14 h.

Mixto.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Peña del Col de L'Iou procedente de Prames. Vía en amarillo.

            La Peña Peyreget que no hay que confundir con el Pic Peyreget aunque se encuentren muy próximas ambas cimas, difícilmente soporta la competencia con el Pico y no digamos nada acerca de la profunda sombra que le proporciona el jefe, el Midi de Ossau, aunque la primera, vieja ya y anónima imagen que guardo desde la zona alta de Bious Artigues, posiblemente  sea de lo más agreste, modesto y altivo en mi universo montañero.

            Se trata de una cima de contrastes mientras que su arista nordeste tiene incluso un toque de amabilidad  en las inmediaciones del Col de L’Iou, su cara sudoeste es un vertical e ingrávido paredón cuya base descansa en los praderíos de Bious Artigues.

            Cada vez que subíamos a Canal Roya, Mala Cara o el Monje contemplábamos sus paredones gemelos del Casterau y la tentación seguía allí. Hoy 11 de Junio de 2013, una fecha impensable para los esquís en esta zona y altitud, nos vamos a remojarlos. Y nunca mejor dicho puesto que a las diez de la mañana cuando tomamos la nieve en el Valle de Aneou, está blandísima y muy húmeda ya que las lluvias de los días anteriores y las temperaturas elevadas así la han dejado.

 
            Y no es fácil coger nieve continua  ya que el Barranco de la Glera se ha desbordado y no nos deja pasar a la ladera nordeste del valle por el puente de siempre sino que nos obliga a hacerlo por el que se encuentra, más al oeste y en las inmediaciones de la Cabaña de Hous de Gabes situada sobre los 1750 metros de altitud.

            La primavera está llenando de narcisos, ranúnculos y gencianas un harto praderío que verdea a marchas forzadas una vez que la nieve le da un respiro pero lo nuestro es el blanco y sobre ese manto que cubre las laderas al oeste de Peyreget y que nos ofrece sus suaves y conocidos resaltes en busca del todavía lejano Col de L’Iou continuamos el ascenso.


Circo colgante de Aneu.
 
            Contemplamos la ladera que baja desde el Soum de Pombie  ya cortada en un par de puntos pero todavía esquiable y ganamos altura para contemplar los Pics de la Gradillera, Arazures y la Falsa Peña del Col de L’Iou que nos conduce inevitablemente hacia las Torres Cimeras del Pic de Peyreget.

 
            No hay huellas en el circo puesto que de un día para otro desaparecen y tampoco hay gente pues solamente veremos a un montañero en toda la mañana.

 
            La nieve muy blanda cede un poco más de la cuenta tan pronto como tomas una cierta pendiente y nos hace trabajar en las diagonales pero nos permite acercarnos al corredor que conduce a la Falsa Peña del Col de L’Iou siguiendo un suave ascenso altitudinal.

Pic Peyreget en el horizonte.

Falsa peña del Col de L'Iou.
 
            Van a ser las once de la mañana cuando desde el minúsculo collado contemplamos la Peña del Col de L’Iou y los aludes que bajados de la Oeste del Pic Peyreget cortan la trayectoria lógica  para alcanzar el collado.

            Decidimos perder unos pocos metros, atravesar los dos aludes que han llegado más abajo, uno de considerables proporciones y recubierto ya con las últimas nieves caídas y ascender suavemente al el encuentro del Col de L’Iou situado a 2200 metros de altitud.

            Almorzamos un poco en una peladura del collado mientras contemplamos la Peña Peyreget. Luego, cuando son las once y media pasadas, reanudamos nuestro camino y dejando a nuestra derecha la bajada hacia el Lac de L’Iou tomamos una ladera descendente  y orientada al noroeste que nos permite alcanzar un amable collado situado a 2150 metros de altitud en el que nace la Arista Sudeste de Peña Peyreget.

Contemplando la Peña del Col de L'Iou.

            Una pequeña cuenca perfectamente nevada nos conduce a la arista que inicialmente es una loma amplia, bien nevada y suavemente ascendente que se convierte en arista rocosa y allí dejamos los esquís.
 

            El comienzo de la arista con la transición a las botas rígidas y nuestro precario equilibrio es desagradable pero nada más. Enseguida progresamos utilizando pequeños asentamientos de pratenses que hacen más cómodo el avance en busca de la brecha que hemos contemplado desde el Col de L’Iou.



            Alcanzada una zona de pequeños dientes aparece un caminillo que inicia el faldeo de los mismos por el norte y con ello se resuelven nuestras dudas ya que el faldeo  conduce a la brecha de nuestras dudas. Más allá de la misma un casquete somital herboso nos conduce fácilmente a la Cima de la Peña Peyreget situada a 2252 metros de altitud cuando son las doce de la mañana.
 

            Hacemos una foto sobre el hito cimero y contemplamos un amplio paisaje desde esta extraordinaria atalaya: al norte la Depresión con el Lac de Bious Artigues y los Pics Aule y Gazies, la zona de Sesques difícilmente se distingue ya que la nubosidad que nos rodea secuestra mucho paisaje. Hacia el oeste Ayous, y la arista que engloba al Monje, Astún y  Mala Cara terminando en Canal Roya que nos ofrece el cordal divisorio hasta la Peña del Col de L’Iou. Más al sur queda toda la arista hacia el Portalet en la que destaca el Circo de la Gradillera perfectamente nevado y el Circo Colgado de Aneu que conserva muchísima nieve, por detrás aparecen las cabezas del Macizo de Aspe. Al este cierra el paisaje el Pic Peyreget y el todopoderoso y oscuro Midi de Ossau tocado con su gorra de nieblas deshilachadas.

Gazies y Aule.

 Casterau y Monjes.
 
            Un cuarto de hora más tarde iniciamos la vuelta por la arista hasta alcanzar los esquís con los que descendemos la loma en busca del collado y desde allí remontamos suavemente y con la talonera suelta hasta alcanzar el Col de L’Iou.

Hacia el Canal Roya.
 
            Desde allí, desechadas algunas posibilidades con otra nieve, iniciamos el descenso directo siguiendo nuestras huellas de subida, la nieve no está para otra cosa que para pasarla y olvidarla; pero cuando no madrugas ya se sabe lo que te puedes encontrar.


            Bajo el Corredor de la Falsa Peña del Col de L’Iou nos sentamos en una piedra a comer tranquilamente en medio de una soledad inusual en este valle.

 
            Media hora después, será alrededor de la una y media continuamos para abajo hasta las inmediaciones de la Cabaña de Hours de Gabes donde cargamos los esquís en las mochilas y nos llegamos porteándolos hasta el coche aparcado junto a la Cabaña de Arraille. Son las dos de la tarde y hemos liquidado nuestro impensable paseo en estas fechas en el que hemos movido un desnivel de alrededor de 600 metros de desnivel en los que la nieve ha hecho que parecieran bastantes más.
 
Gencianas vernas.

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.