24 jul. 2014

51-14.DIENTE DE ANAYET POR LA VIA DEL SARRIO. 23-7-2014.

La Este del Diente de Anayet desde el Puerto de Canal Roya.

Aparcamiento de Espelunciecha, Puerto de Canal Roya, Paso Equipado de la Rinconada de Anayet, Mina del Diente de Anayet y Vía del Sarrio. Descenso por el Collado de Anayet y Corredor del Portet al Puerto de Canal Roya e Ibón de Espelunciecha.

23-07-2014.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Diente de Anayet procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Los sarrios, rebecos en Castellano, nos suelen enseñar originales pasos en la montaña que, a priori, nos parecen inasequibles para nosotros, algunas veces lo son; pero en cambio otras nos regalan posibilidades espectaculares de afrontar el tránsito por la montaña que es su medio y que algunos pretendemos hacerlo nuestro.

            En alguna ocasión hemos visto huir a algunos sarrios hacia la Norte del Diente de Anayet espoleados por nuestra presencia en la Cubeta Lacustre. Mucho tiempo después tendría noticias de una vía bautizada como la Vía del Sarrio que suponía un acceso diferente a esta prestigiosa cima vestida de imponentes paredones.

            Después de desistir de afrontarla en algunas ocasiones  puesto que la meteorología no propiciaba las condiciones deseables hoy 23 de Julio de 2014 parece que sí y en ello estamos, poco antes de las nueve de la mañana cuando aparcamos en el Aparcamiento de Espelunciecha a 1750 metros de altitud. La mañana está serenamente soleada, corre una ligera brisa y la hierba esta húmeda tras una noche fresquita y despejada. Hemos decidido dar tiempo al Sol para que haga su faena.

Los Faballones desde Espelunciecha.
 
            Recorremos el Barranco Espeluneciecha en suave ascenso, por las solitarias pistas de esquí contemplando conocidísimos paisajes habitualmente blancos y hoy cargados de jugosos y floreados verdes.

            Por encima del Ibón de Espelunciecha tomamos los pastizales del Tubo de  Canal Roya con hierba sin comer y alcanzamos el Puerto de Canal Roya, con nevero persistente, donde nos recibe como siempre el Diente de Anayet.

 
            Hemos subido en dirección oeste-sudoeste y en el puerto giramos al sur iniciando un suave descenso hacia la Rinconada de Anayet.

            No bajaremos hasta el fondo para tomar el camino normal de ascenso por la Canal Roya, sino que orientados por la Cascada de Anayet vestida de hilo blanco, transitaremos las pedrizas que bajan del Portet de Espelunciecha  y nos acercaremos a las paredes del circo.

Corredor del Portet que utilizaremos a la vuelta.

            Localizamos en la parte más alta o este del circo lo que llamamos Nuestro Corredor y que utilizaremos a la vuelta y un poco más abajo, al este de la Cascada, la entrada al Paso Equipado de la Rinconada de Anayet.

Paso Equipado en la Rinconada de Anayet.
 
            Se trata de una pequeña ferrata que permite superar 25 metros de pared oscuramente metamórfica y vertical en su parte inferior. Está equipada con una sirga que localizamos enseguida y a ella nos vamos.


            La entrada tiene un paso largo de IIIº que a mi chica se le resiste pues no se emplea a fondo y hay que hacerlo. Hay sirga, cuerda y buenas presas en la roca.

            Tras la entrada se introduce en una fisura franca que enseguida se acuesta ligeramente y se convierte en corredor herboso y escalonado que termina enseguida por sacarnos de la pared y depositarnos en la Cubeta Lacustre de los Dientes de Anayet. Juan ha subido por un corredor un poco más abajo que tiene un paso muy largo.

 
            En dirección oeste y pasando cerca del Ibón Inferior de Anayet, rodeamos la cabecera de la Rinconada de Anayet y nos acercamos a la pedrera de la base de la Cara Sur del pico.

La Mina y el Hombro de Entrada a la Vía del Sarrio.
 
            Nos orienta un olímpico y vertical corredor que culmina en la placa de la Aguja de los Franceses y que arranca en la Mina de Anayet situada en la base del pico. Se trata de una pequeña cavidad  a la que se llega tras superar la pedriza en ascenso al sur y remontar unos metros de materiales más sólidos y escalonados.


            En la cueva no vemos rastro del espato de fluor que dicen era el objetivo de la mina y si algunas astillas de roca con vistosa azurita. Hacemos unas fotos al contraluz sobre la Cubeta Lacustre de Anayet y un café con una barrita. Son las casi las once y estamos sobre los 2240 metros de altitud.


            Salimos de la mina, descendemos unos metros y tomamos una rampa escalonada que nos conduce al hombro herboso característico de la parta baja de la Cara Este del Diente de Anayet situado a 2250 metros de altitud. Nos espera un paretazo de algo más de 300 metros de desnivel.
 
Llegando al Hombro Herboso.

            Ligerísimamente al norte del hombro arranca un cono que conduce a un corredor muy próximo a la arista que llevaremos siempre a nuestra izquierda pero que no tocaremos prácticamente. Una cita nos confirma el inicio de la vía que nos parece asumible pero que unos metros más arriba, tras pasar una franja de rocas más claras enrisca a Juan. Bajaré unos metros para encaramarme en la arista y hacer unos metros para ver continuación que la hay.
 
Ibones de Anayet y Espelunciecha desde el Primer Corredor.

            Mis socios hacen un poco de travesía y mediante una zona rota acceden a la arista por encima de la complicación que me he chupado yo. Habrá que andarse con cuidado.

En la arista saliendo del enrisque.

            Pasamos por encima del lugar del enrisque  y retornando al corredor ascendemos un tramo de pedriza hasta que volvemos al siguiente estrangulamiento del corredor que nos mete en un nuevo tramo erguido y escalonado que se abre seguidamente en dos.

Preciosas siemprevivas de montaña.
 
            Queremos ir evolucionando hacia el norte y por tanto tomamos el ramal de nuestra derecha que tras un corto tramo y amable nos coloca delante de un crestón que baja de arriba y que nos permite contemplar de frente al Midi. Una cita nos confirma nuestros pasos.

Primera travesía hacia el Crestón Este.

            Una travesía horizontal sobre la cabecera de una rampa herbosa nos permite alcanzar una nueva cita en el crestón. Debajo aparece un torreón  de paredes absolutamente verticales que nos va a servir de guía en el resto de la ascensión.

            Una pequeña diagonal ascendente nos saca de la verticalidad del crestón y nos permite alcanzar un hombro mixto por encima del torreón.

Desde el Torreón del Crestón Este.
 
            Bajaré unos metros para asomarme a la brecha  que defiende el torreón  y a la vez tomar perspectiva sobre la pared.

            A la derecha de mis socios que se han quedado en el crestón se eleva un corredor de verdura bastante empinado que conduce a una cresta oscura y rocosa. Vamos a ascender este corredor ya que a nuestra derecha las paredes son mucho más consistentes.


            La hierba se ha secado y además está medianamente escalonada lo que permite un ascenso directo y cómodo. Superado el tramo erguido el corredor se ensancha y se acuesta un poco colocándonos bajo la pared de cierre.

            Proseguimos ascenso por el dorso mixto de la pared de cierre hasta que localizamos un oscuro y estrecho corredor a nuestra derecha. Juan que va unos metros delante nos indica que hay que ir al corredor, el ha alcanzado a ver el extraplano de la Aguja de los Franceses.

            Una serie de viras estrechas y escalonadas nos permiten acceder al fondo del corredor mixto y húmedo por lo que lo atravesamos de tacada y nos encaramamos en la pared soleada de su vertiente izquierda.

A la altura de la Aguja de los Franceses.
 
            Remontamos unos tramos escalonados y fundamentalmente rocosos para ponernos a la altura de la Aguja. Se puede ascender fácilmente también desde la brecha a la que habría que haber rapelado desde la cima, hay un cintajo.

La Placa de la Aguja de los Franceses.

Tramos somitales de la Vía del Sarrio.
 
            La continuación es una serie de rampas herbosas y pequeños corredores  todo tieso pero bien escalonados. Se puede elegir camino y no hay hitos. La hierba está seca y resulta franca, la roca metamórfica con algo de líquenes está muy limpia y se sube bien.


            Ascendemos tranquilamente sabedores de que la cima no puede estar lejos como así será. Una hora después de arrancar desde abajo alcanzamos la Cima del Diente de Anayet situada a 2574 metros de altitud. Son las doce.

            En la cima hay un grupo de chavales jóvenes y algo inexpertos  bueno, ahora en el monte, la mayoría nos parecen jóvenes. Nos ven llegar y una chica nos dice de bajar por allí, que si será más fácil. Rosa les dice que por allí que no, que a la cadena. Marchan como motos con ganas de quitarse el marroncillo de la subida.

 
            Nos hacen una foto, nos quedamos solos, nos sentamos en una balconada al sudeste y almorzamos al sol contemplando el Paretazo de la Aguja de los Franceses, los Ibones de Anayet, Las Gralleras…

Vértice de Anayet.

Paso de la Cadena.
 
            Hacemos fotos y tres cuartos de hora después nos vamos para abajo para fotografiar en descenso a las Negras, El Vértice de Anayet, el Paso de la Cadena y las pizarras rojas que nos conducen al Collado de Anayet a la que acaba de llegar el ejército poniéndose  al fresco del collado como hacen las vacas en verano.

Ibón Inferior de Anayet.

            Del collado para abajo patinamos o caminamos todos los neveros residuales posibles hasta que alcanzamos el camino que hemos traído por la Cubeta Lacustre de Anayet.

            Pasamos por la cabecera de la sirga del paso equipado y proseguimos para arriba en dirección este bordeando los paredones del circo y contemplando el Ibón Bajo de Anayet.

            Unos metros de ascenso nos permiten alcanzar la cabecera del Corredor más próximo al Portet de Espelunciecha, nuestro corredor que vamos a bajar.
 
Corredor del Portet.

            Se trata de un corredor de pizarras metamórficas ocres, bastante terroso y descompuesto y conformado por un par de resaltes algo tiesos y lisos.

            El de arriba se desciende encajonándose un poco a la izquierda del resalte que hace las veces de bloque empotrado.

            El de abajo es más consistente se puede bajar empotrándose por la orilla izquierda  después de asomarse al balcón pero nosotros lo bajamos por la derecha utilizando una grieta semiempotrada con una parte inferior muy lisa y poco defendida.

            El corredor en seco será de IIº+ y cuando lo descubrimos, estaba húmedo y no lo bajamos por si las moscas.

            Bajamos la pedrera iniciando el faldeo del Portet mientras mi chica concluye que lo más duro de la jornada ha sido la entrada al Paso Equipado de la Rinconada de Anayet que ha sido el desayuno de la mañana.

            Remontamos suavemente hasta una surgencia bajo el Puerto de Canal Roya y nos sentamos a echar un bocado. Son las dos de la tarde.

            Contemplamos el Diente de Anayet y nuestra vía de hoy con gracias a los sarrios y dándole la espalda nos bajamos hasta el Ibón de Espelunciecha para echarle una foto y seguir descendiendo hasta la Majada de Espelunciecha para llegar al coche poco antes de las cuatro.

            Hoy han sido prácticamente 900 metros de desnivel acumulado  pero la Vía del Sarrio tiene un encanto particular que no deviene del desnivel pues serán alrededor de 350 metros que no creo que en ningún momento lleguen al IIIº a no ser que te embarques cosa que también es posible. Mi chica va a comenzar las fiestas con tensión en los brazos y cansancio de piernas ya que este mes no habíamos hecho prácticamente nada.
 

           

             

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.