7 abr. 2015

29-15. PIC LARRY DESDE LA VUELTA DE GABAS.


Cima del Larry desde el Gendarme Intermedio.
 
Gabás, Carretera de Bious Artigues, Embalse de Bious Artigues,

 Cabañas de Ayous, Lac Roumassot, Corredor Este, Col de Ayous y Arista Norte.

06-04-2015.

Salida 09:30 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martinez y Mariano Javierre.


Mapa de Larry procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Hace ya unos cuantos años estábamos en la Cima de Ayous contemplando a un grupo de esquiadores que disfrutaban como enanos en los Corredores del Larry. Era la “comitiva” de Jorge García Dihinx que en su blog comentaba que solamente había visto a una pareja de franceses. Eramos un par de españoles con los dientes muy largos pues estábamos empezando con el tema de los esquís.

            El año pasado nos quedamos bastante encima del Refugio de Ayous, habíamos entrado por el Collado de los Monjes y volveríamos por el Collado de Astún. Se nos hizo demasiado largo.

            Hoy 6 de Abril de 2015 estamos dispuestos a lo que sea y en el lote va incluido el hecho de que han limpiado con máquinas la carretera que va desde la gran vuelta de encima de Gabas hasta el Embalse de Bious Artigues y habrá que portear los 4 kilómetros a partir de la barrera que está cerrada a 1067 metros de altitud.

En Bious Oumette podemos calzarnos los esquís.
 
            La carretera asciende suavemente en dirección casi sur por la Orilla Derecha del Barranco de Bious, pasa un par de aludes en los que las máquinas han practicado unas enormes trincheras sobre la nieve y se llega hasta el Aparcamiento de Bious Oumette

Situado a 1300 metros de altitud donde nos recibe el sol recién aparecido por detrás del Midi de Ossau que absolutamente rutilante  nos acompañará todo el día.

            La mañana está espléndida, fresquita como en primavera y la nieve que encontramos baja tiene un rehielo importante: esto marcha y nosotros también pues en tres cuartos de hora nos plantamos en el Aparcamiento de Bious Oumette y como a partir de allí no han andado con las máquinas nos calzamos los esquís y las raquetas comenzando a foquear el cerrojo del Embalse de Bious Artigues.

Foqueando en Biosu Artigues con el Midi por delante.
 
            Estamos a 1440 metros de altitud, la nieve soleada empieza a transformarse pero la que está a la sombra sigue durísima lo que nos permite rodear el embalse con relativa facilidad ya que el camino llanea demasiado siempre en dirección sudeste.

Llegando al Rellano de Bious Artigues.
 
            Un rato después alcanzamos el Puente de Ayous aunque debería llamarse de Bious y por la orilla izquierda del barranco ascendemos la rampa que nos deposita enseguida en la entrada del Rellano de Bious Artigues a 1540 metros de altitud.

En el Rellano de Bious Artigues con Paradis y Casterau.
 
            Hemos salido a las nueve y media y son las once un poco pasadas cuando en lugar de tomar el Puente de Bious nos introducimos en el Hayedo-abetal de Ayous. Creo recordar que el camino era muy suave y estaba muy transitado al formar parte del Circuito de los Lacs de Ayous.

En el Rellano de las Cabañas de Ayous.
 
            En suave ascenso vamos haciendo camino hasta alcanzar el claro en el que se asientan las Cabañas de Ayous y lo cierto es que nos ha gustado más bien poco pensando en el descenso.

            Pasado el rellano seguimos ascendiendo por un tramo de hayedo más amplio y esquiable que nos deposita en una serie de resaltes limpios y muy bien nevados con pocas huellas de esquís.

Remontando por encima del Hayedo de Ayous.
 
            Son las doce menos cuarto cuando aprovechamos unas rocas para sentarnos al sol, comer y descansar un poquillo pues nos queda taja por delante. Contemplamos con meridiana claridad desde aquí nuestra subida al Lac y Col de L’Iou por un barranco muy erguido y las otras dos subidas que abrazan a la Peña Peyreget, de aspecto algo más amable y que hemos de conocer.

Hacia el Lac de Roumasot.
 
            Un cuarto de hora después reanudamos camino para enseguida alcanzar el Lac de Roumassot que reconocemos por su cabaña.

            La huella fundamentalmente de raqueteros se orienta hacia el barranco que baja de los lacs superiores, la única huella de esquís se marcha hacia un corredor situado más al norte y que corona un promontorio suave pero nosotros preferimos proseguir por el camino  aunque nos salga más caro como así será.

¡Oh el Midi de Ossau!
 
            El estrangulamiento del barranco por el que baja mucha agua ya no es esquiable, así que lo ascenderemos con los esquís al hombro siguiendo una de las huellas de los raquetistas que se han dividido en el barranco.

Refugio de Ayous.
 
            No portearemos más de diez minutos pero con nieve profunda el pasaje nos gasta.

Nuestro objetivo, el Pic Larry.
 
            Salidos del barranco tomamos las lomas de su orilla izquierda y enseguida localizamos nuestro objetivo en una arista que se alarga muy cortada por el este con los conocidos corredores.

            En suave ascenso siempre dudando entre proseguir con la huella que nos llevará al Refugio de Ayous o abandonarla en busca del Col de Ayous terminamos por dejarla y coronar un promontorio suave desde el que divisamos todo lo que necesitamos: hemos abandonado la huella en el momento justo pues al oeste se recorta el Col de Ayous, la Antecima y el Pic de Ayous, la huella de los esquís faldean por encima de nosotros como era de suponer pero yo no recordaba con precisión y ante un embarque…estamos sobre los 2000 metros de altitud

Frente al Corredor Este del Col de Ayous.
 
            El Corredor Este al Col de Ayous tiene tres partes. La inferior es una rampa que se va inclinando suave y largamente y que se foquea bastante bien ya que la nieve se ha transformado medianamente en esta orientación.

            Ganamos altura desde abajo incluso atravesando los finales de las coladas que han bajado de la Arista de Ayous-Arougos al objeto de situarnos altos para afrontar el Muro Intermedio  que está bastante tieso y que liquidaremos con un par de zetas y una larga diagonal sobre nieve muy transformada. Nos mete en cintura.

Arista Norte de Larry desde debajo del Col de Ayous.
 
            Por encima del muro aparece el tercio superior en el que la pendiente se arrellana y se alarga en dirección oeste en busca del Col de Ayous todavía distante.

Superada la altura del Col de Ayous.
 
            La nieve que comienza a transformar está divina y nos permite un foqueo cómodo anunciándonos un descenso excelente.

Cúpula nevada de Larry.
 
            No alcanzaremos el collado sino que aprovecharemos unas suaves rampas en la vertiente este del collado para seguir ganando altura. Cuando alcanzamos la arista el collado se ha quedado por debajo de nosotros  y una arista amplia y alomada nos permite ganar altura con comodidad al encuentro del Larry.

Hay que dejar los esquís aquí.
 
            Con los esquís puestos alcanzamos la cúpula nevada que hace suponer que se trata de la cima del pico pero no es así, sabemos que hay que dejar aquí los esquís para superar un diente rocoso intermedio y ascender al verdadero casquete somital del pico.

Pasado el Gendarme Intermedio de la Norte de Larry.
 
            Son las dos menos cuarto, plantamos los esquís, sacamos las pieles para que se vayan secando y nos vamos a por la pequeña brecha que nos separa del Diente Intermedio que coronamos fácilmente; pero no hay que coronarlo sin faldearlo por el oeste al objeto de alcanzar la brecha posterior. Una pared extraplomada nos impide el paso.

En la Cima del Pic Larry.
 
            Retrocedemos, faldeamos y alcanzamos una estrecha rampa de nieve que nos deposita enseguida en la Cima del Pic Larry situada a 2337 metros de altitud cuando son las dos del mediodía. El jodido Larry se nos ha llevado cuatro horas y media.

            En un limpio de la cima nos sentamos a comer con ganas y a beber con más. ¡La sudada que nos hemos metido en el corredor!

Petrechema, Mesa y Anie desde Larry.
 
            Larry tiene unas buenas vistas con la Hourquette de Larry aquí mismo al sur y al norte el próximo Ayous queg conocemos bien.

Pic Peyreget, Peña Peyreget y Pic de Arazures desde Larry.
 
            Buscamos el Soum de Lagaube, Sesques, es una pena que Soum de Aas, Gazies, Er y Aule queden demasiado tapados por Ayous pero en cambio hay una visión amplia de Bisaurín a Anie aunque algo distante. Al este, además del omnipresente Midi también aparecen acompañando con Peyreget Pic y Peña, Arazures, Telera, Tendeñera, algo de Panticosa, Pallas y Lurien.

            Media hora después desandamos la cresta breve y cómodamente a pesar de las botas de plástico, calzamos los esquís y nos damos un homenaje, creo que nos lo habíamos ganado.

Giros iniciales del descenso.
 
            La nieve de la arista y las rampas hasta el muro están únicas y nos permiten un descenso celestial.

            En el Muro la nieve absolutamente primavera se baja muy bien con la fuerte pendiente incluidos las coladas que tienen los bordes de los bloques blandos.

            Buscamos los campos vírgenes para girar al gusto y nos vamos directamente deslizando y disfrutando mientras que Juan se alaga al Refugio de Ayous.

            Le esparamos un poco a que reanude su descenso y nos alargamos  hasta el barranco para quitar los esquís, echarlos al hombro y deshacer andando lo mismo que hemos hecho a la subida pero con menos esfuerzo.

            Puestos de nuevo los esquís deslizamos los campos de nieve hasta entrar en el hayedo que se esquía bien.

            Tras el Rellano de las Cabañas de Ayous viene el bosque que esquiaremos mucho mejor de lo presupuesto, parece que algo vamos aprendiendo.

            Bajamos bastante más deprisa de lo esperado en general a pesar de que hemos de remar casi todo el rodeo del Embalse de Bious Artigues y alcanzamos la presa con ganas de coger pendiente.

            Esquiamos la pista bajo la presa y nos alargamos cuanto nos es posible rebasando casi el Aparcamiento de Bious Oumette. Son las cuatro de la tarde.

Trinchera en la Carretera de Bious Artigues.
 
            Quitamos los esquís, los lavamos en el agua para quitar la nieve, los colgamos en las mochilas tranquilamente y nos vamos carretera abajo.

            Taloneamos en condiciones y en poco más de media hora nos llegamos al coche son las cinco menos diez, un poco zurradillos por lo casi 1300 metros de desnivel pero contentos por haber saldado uno de nuestros inacabables proyectos personales. El Larry no es un pico precisamente barato.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.