5 jul. 2017

43-17. OURADE POR FERRATURAS. 4-7-2017.

Detalle de la Sudeste de Ourade desde los Calcils de la Coroneta. 

Corral de las Mulas, Majada Vetemoza, Barranco Bocalé, Corredor Este de Ministirio Occidental, Barranco Balsaroleta, Cima Ferraturas, Brecha Ourade, Cara Este y Cima Ourade. Descenso faldeando los Barrancos Estremere, Ourade y Peyrelue al Puerto Viejo de Sallent.
04-07-2017.
Salida 07:30 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ourade procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Desde aquella tarde del 3 de Septiembre de 2004 que rehusamos ascender la Nordeste de Ourade y tras faldear por el norte comenzamos la Sudoeste en la que, de nuevo las dificultades nos echaron para atrás, se me había quedado cruzado el  único pico de la divisoria al que no habíamos podido ascender.
            No hay demasiada información en Internet, bueno, que únicamente encontramos información en la página de Javi Urrutia y unos trazos en un mapa de Beturián Ara que poco o nada me aportan ya que no poseo descripción escrita, pero tengo claro que hay que acceder por la Nordeste.
            Hoy 4 de Julio de 2017 vamos a Ourade, L’Ouradé que dicen los franceses, posiblemente el pico menos visitado de este tramo de cadena fronteriza y también quizás con razón, un primo hermano de la Campana de Aneu al otro lado del Portalet.

Lirios, cuajaleches y rosales en la Majada Vetemoza.

            Salimos a las siete de la mañana con intención de volver relativamente pronto y tras especular entre recorrido y desnivel de Portalet o Corral de las Mulas aparcamos en el Corral de las Mulas a 1630 metros de altitud y a las siete y media iniciamos el camino por la Majada de Vetemoza que cubierta de verde florido nos ofrece una imagen distinta a la de invierno cuando foqueamos sus amables relieves blancos.
            Subimos a la sombra de la mañana por prado húmedo, crecido y prácticamente sin comer hasta que, tras el Contrafuerte  Bocalé, entramos al Barranco del mismo nombre para proseguir ascenso en dirección norte todavía a la sombra.

Contraluz sobre la Inclusa, Minisitirio y Arafita.

            Pasamos por las inmediaciones de los Manantiales y la Caseta de Bocalé y proseguimos ahora faldeando Peyrelue y Ourade hasta los Calcils de la Coroneta ya por encima de los 2000 metros de altitud. La verdad es que la aproximación a la pared es algo larga pero, la próxima hora nos cundirá más.

Peyrelue, Ourade y Ferraturas desde el Barranco Bocalé.

            Juan propone tomar un corredor que recuerda llega al collado entre Ferraturas y Ourade y no hay problema pero cuando me doy cuenta estamos debajo de La Inclusa y del Ministirio Occidental por lo que proseguimos con la propuesta que había hecho yo y que consistía en ascender a Ferraturas por el Barranco Balsaroleta y luego descender a la brecha con Ourade.

Hacia los Calcils de la Coroneta.

            Para ello teníamos distintas opciones, desde la más baja que consistía en entrar al barranco entre Ministirio y la Inclusa hasta la más alta por encima de Ministerio Occidenal o la intermedia del Collado Oeste de la Inclusa pero Juan marcha delante, se pasará los dos accesos a ambos lados de la Inclusa y tiraremos para arriba primero por praderío escalonado y húmedo en lo que lo más molesto es el sol en la cara y luego introducirnos en un empinado y largo corredor situado al este de Ministirio Occidental.

Corredor al este de Ministirio Occidental. 

            El corredor inicialmente es cómodo y se sube bien con buena roca metamórfica pero de mitad para arriba se empina algo más y se llena de gravilla sobre placas metamórficas con lo que su ascenso pasa a penoso y pestoso.

Rematando el Corredor Este de Ministirio Occidental. 

            Subimos por la derecha del corredor aprovechando los mejores materiales pero mi chica termina en la izquierda algo liada y ya me tienes a mi funambuleando para ir a su encuentro como un gato con caracoles en las patas. Al final cada cual alcanzará la Arista Este de Ferraturas, esa que arranca en las Foratatas, por su sitio y no se hable más.

Entre la Inclusa y Ministio Occidental con Arafita y Foratatas detrás.

            La arista muy meteorizada pero estable asciende un tramo más hasta un resalte muy importante de calizas claras que constituye el Casquete Somital de Ferraturas y nosotros tenemos que alcanzar el Barranco de Balsaroleta que asciende paralelo a la arista.

Hay que perder unos metros para entrar al Barranco Balsaroleta.

            Estamos a 1475 metros de altitud y hemos de perder alrededor de 50 metros por un terreno tan descarnado y poco amable como el último tramo para alcanzar la arista, pero lo solventamos de manera medianamente segura buscando las paredes de Ferraturas y utilizando los materiales más estables y próximos a las placas metamórficas de la misma.
            El Corredor de Balsaroleta conserva en su fondo un, potente todavía, nevero residual que creemos no habrá que tocar pero, más arriba, la parte central del amplio corredor está lleno de placas que nos pueden complicar el ascenso. Así que, como venimos en descenso con paredes a nuestra izquierda, continuamos  ascendiendo de igual manera: la pared va a resultar de una ayuda inestimable pues hay que remontar alrededor de 200 metros.

Se asoma ya Punta Ferraturas.

            Junto a la pared derecha del corredor hay establecido un estrecho pasillo a modo de corredor que se sube bien. Creemos que al menos nos ayudará en la parte inicial del ascenso que vemos y luego ya se verá.

Tramo Superior del Corredor de Balsaroleta, se descompone pero se acuesta algo.

            Subido un primer tramo suavemente erguido se continúa con otro tramo bastante más erguido y de similares características por lo que subimos felicitándonos por el hallazgo. Las oquedades de la pared metámórfica de excelente roca son unos apoyos inapreciables tanto para la mano izquierda como para el pie y paso a paso vamos para arriba en busca del tramo final que se acuesta de nuevo y aunque se llena de materiales no demasiado estables no suponen especial dificultad.

Ferraturas desded el Collado Norte. 

            Alcanzada la arista fronteriza, fotografiamos al Midi que nos recibe y girando al sur desde el collado ascendemos unos metros carentes de dificultad y alcanzamos la Cima de Punta Ferraturas situada a 2611 metros de altitud.

Neveros residuales en la Norte de Ourade.

            Entre pitos y flautas se han hecho las diez y media de la mañana pero estamos contentos. Echamos un café pues no tenemos apetito y hacemos unas fotos en una mañana espléndida y enseguida iniciamos el descenso al sur movidos por esa inquietud que nos acompaña siempre ante una situación desconocida y buscada: la Pared Somital Nordeste de Ourade nos ha presentado sus credenciales en la distancia.

Detalle de la Nordeste de Ourade desde Ferratruras.

            Hay que bajar unos primeros metros por praderío húmedo que hacemos próximos a la arista más terrosa y escalonada pues hay que andarse con mucho cuidado con la hierba mojada.
            Luego una arista bastante horizontal, amplia y en arco nos conduce cómodamente hasta que se afila y nos deposita en los gendarmes finales del collado.

Resaltes por delante de la Nordeste de Ourade.

            Tras un corto tramo de arista un tanto afilada alcanzamos los dos gendarmes. Juan inicia el faldeo por el sur y nosotros después a pesar de que quiero recordar que hicimos el faldeo por el norte.
            Faldeamos en descenso y tras perder una veintena de metros con cuidado, una travesía con buena roca nos deposita en la brecha con los ojos puestos en una fisura-corredor que tiene un bloque empotrado.

Corredor hacia Bocalé e inicio de nuestra vía a Ourade.

            Es de lo mejor que ofrece la pared que arranca de la brecha pero no tiene buen aspecto. Subo unos metros herbosos que se cortan en el corredorcillo que tiene tres metros fáciles al estar empotrado pero luego, para alcanzar el bloque empotrado hay otros dos metros con pequeñas presas tras los que hay que rodear el bloque empotrado, que tendrá dos metros largos, saliéndose a la pared. Tiene una buena grieta pero sin asegurar, sobre todo en descenso las presas, son pequeñas  y resulta demasiado aéreo. Por encima del bloque el corredor se prolonga tan fácil como en su inicio y conecta con una amplia vira herbosa que llega a la cima.
            Concluimos en que sin poder asegurar hay que dejarlo. Lo han clasificado de IIIº.

Iniciando el ascenso de la este entre placas y fisuras herbosas.

            Juan se marcha seguidamente por el corredor que arranca al sur mientras nosotros dos nos quedamos rumiando nuestra pequeña decepción. Explorará unos metros de la cara este hasta un pequeño hombro y se da la vuelta sin seguridad; luego, volverá para atrás el faldeo de los gendarmes que hemos hecho antes para tratar de ver lo que no ha visto con seguridad desde el hombro.
            Reunidos en la brecha, a mí me hubiera gustado tantear el bloque empotrado con un paso de hombros, nos decidimos a probar, saco la cuerda y nos vamos para abajo.

Corredor herboso que nos lleva directamente a la cima.

            Hay que perder una docena de metros inclinados sobre corredor orientado al sur, hasta que aparecen unas placas articuladas con grietas, algunas llenas de pratenses. La trepada es bastante vertical pero segura próximos a un diedro que arranca a mano derecha. Ganada una decena de metros hay que hacer una travesía horizontal y a izquierdas, por una vira herbosa de la que unos escalones herbosos nos permiten alcanzar  un pequeño hombro en la cabecera de la pared.

En la Cima de Ourade que llevaba esperándonos bastante tiempo.

            Se puede hacer una travesía un pelín expuesta a izquierdas para alcanzar los escalones iniciales de un corredor herboso que se encumbra en la cima o subir unos metros de crestón mezclado con pratenses que ofrece presas un poco de todo tanto para pies como para manos. En cualquier caso el paretazo es bastante vertical y subidos media docena de metros por el crestón entramos en el corredor  que algo escalonado se acuesta `poco a poco hasta que de manera cómoda nos deposita en la Cima de Ourade a 2552 metros de altitud.

Saliendo del corredor herboso hacia el hombro intermedio.

            Visto lo visto le gritamos a Rosa, que no vemos, que si le apetece subir pues  bajamos a su encuentro. Así lo hacemos mientras que ella ha empezado a bajar el corredor, asciende la pared inicial  y nos reunimos en el hombro. La aseguro un poco con la cuerda para darle confianza sobre todo en el descenso y nos vamos para arriba sin más. Son las once y media pasadas.
            En la doble cima hacemos algunas fotos y tal y como hemos subido nos vamos para abajo. Tenemos costumbre en paredes de este tipo que me recuerdan al inicio de la subida desde la Aguja de Pondiellos al Garmo Negro. Casi nos aprendemos de memoria el recorrido.
            De vuelta en la brecha nos sentamos a almorzar pues son las doce y entre subidas y bajadas se nos ha ido una hora.

Abandonando la cresta entre las Aristas de Estremere y Peyrelue.

            Media hora después nos echamos para abajo por el corredor gemelo orientado al norte para descender un centenar de metros e iniciar entre neveros residuales el faldeo del Pico Ourade.

Dejamos atrás Ferraturas y Ourade espectacular.

            Enseguida pasamos bajo el amplio y plano Collado Sudoeste de Ourade,  rebasamos la Punta Coroneta y proseguimos faldeo pues hemos decidido no bajar por el corredor entre Ourade y Coroneta que ya conocemos.

Atrás queda Peyrelue herboso.

            Sabemos que habrá que atravesar algunos crestones que bajan de la arista dividiendo el terreno en barrancos con el objetivo de alcanzar el Puerto Viejo de Sallent. Primero atravesamos el de la Rama Este del Barranco Estremere y luego el del Barranco Ourade para terminar en el Barranco Peyrelue y de allí bajar al Puerto Viejo de Sallent.

La pala de los esquiadores que descienden de Peyrelue. 

            Faldeamos en suave descenso tratando de no tener que remontar en el paso de los crestones aunque de cuando en cuando haya que afrontar algún tramo de ladera algo inclinada. Echamos la vista a los Dientes de Peyrelue y se nos hace largo visualizar la Cabaña Dous Boues de Peyrelue momento en el que iniciamos un faldeo horizontal sobre los 2200 metros para asomarnos al Minutar.

Sempervivum momtanum en el Puerto Viejo de Sallent.

            Allí optamos por reorientarnos al oeste y terminar bajando hacia la Balsa de Peiralún donde cruzamos la pista y descendiendo por la Majada Vetemoza nos llegamos al Corral de las Mulas cuando son las tres y cuarto satisfechos no por los 1050 metros de desnivel acumulado sino por haber alcanzado una cima tan poco visitada como la del Ourade cuando ya estábamos a punto de despedirnos una vez más. La vía es de IIº superior por la exposición del tramo intermedio.

              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.