14 jul. 2017

45-17. CIRCULAR A SAJUST Y MONTAÑETA DE PUERTO A PUERTO. 12-7-2017.

Lacs de la Montañeta desde la Sudoeste de la Mina, comienzo de lo imprevisto.

Fin carretera Benasque, Plan de Sarra, Portillón de Benasque, Lacs de Boum de Port, Cara Este Pico Sajust, Col y Lac de la Montañeta, Cara Nordeste, Pico Montañeta, Lacs de Montañeta y Maille, Circo y Puerto de la Glera, Ibones de la Solana de Gorgutes y fin Carretera de Benasque.
12-07-2017.
Salida 08 h. Llegada 17:30 h.
Mixto.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sajust y Montañeta preocedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hace ya bastantes años, cuando visitábamos el Lac Celinda de bajada del Boum, nos propusimos hacer circulares  utilizando los varios y próximos puertos de la arista fronteriza en la Orilla Derecha del Esera.
            Pasó el tiempo pero el propósito firme de visitar las cuencas lacustres de la vertiente francesa, que siempre veíamos desde alguna de las cimas fronterizas, seguía en pie y decidimos materializar el proyecto.
            El 12 de Julio de 2017 madrugamos. A las seis nos echamos a la carretera y a las ocho estamos aparcados en el Final de la Carretera de Benasque.

Bajando hacia el Hospital de Benasque.

            Como llevamos las mochilas preparadas nos echamos inmediatamente al camino a 1780 metros de altitud descendiendo, junto a una de las Torrenteras de Gorgutes, hacia el Plan de Sarra en el que se asienta el Hospital de Benasque.
            Bajada una treintena de metros y alcanzado el camino que transita el plan y en dirección este continuamos  adelante en busca del Barranco de Peña Blanca tras pasar junto a las Ruinas del Antiguo Hospital de Benasque.

Pasando junto a las Ruinas del Antiguo Hospital de Benasque.

            Se trata de un camino que recorrimos el día que ascendimos a la Mina. Transita el barranquillo y se va elevando por el praderío húmedo todavía en busca de las paredes de Peña Blanca.

Remontando la Marmolera de Peña Blanca. 

            Abandonamos el praderío sustituido por las marmoleras de la pared y tras remontar la característica faja rocosa blanquecina,  alcanzamos de nuevo el praderío que se alarga en suave ascenso hacia las Ruinas de Casa Cabellud ya en las inmediaciones del Portillón de Benasque.

Hacia el Portillón de Benasque con la Mina detrás.

            Contemplada la mina al contraluz de la mañana remontamos unos últimos metros y alcanzamos el Portillón de Benasque situado a 2445 metros de altitud cuando son las diez menos cuarto.

En el Portillón de Benasque.

            Hacemos las consabidas fotos con el Macizo de la Maladeta al fondo y cambiamos de vertiente, nunca lo habíamos hecho por aquí.
            El Portillón de Benasque  fue habilitado en su día como paso entre las dos vertientes y si el acceso por la vertiente sur era sencillo, el de la vertiente norte, más empinado y sombrío, requirió de algunos pequeños muros de mampostería. Permitiendo el descenso al Circo Lacustre de los Lacs de Boum de Port. Se trata de un gran lac y de dos laquettes junto a los que se encuentra el Refugio de Benasque  situado a 2250 metros de altitud.

Sajust a la derecha del Col de la Montañeta.

            Desde la brecha del paso se ve el Col de la Montañeta y el Pic Sajust dominándolo. Sabemos que para ver los lacs no es necesario llegar a su orilla y consecuentemente para abreviar, bajamos unos metros por el trilladísimo camino y en una gran revuelta a derechas, cuando nos parece oportuno, lo abandonamos para iniciar una travesía  orientada hacia el collado. Bajaremos más de lo calculado, atravesaremos algún nevero residual entre grandes bloques metamórficos, pero pasaremos una cincuentena de metros por encima del lac mayor con lo que nos ahorraremos algo de desnivel y recorrido aunque lo compensemos con la incomodidad relativa del fuera de camino.

Los tres Lacs de Boum de Port. 

            Entre tanto hemos deshojado la margarita acerca de cuál de las dos es la Cima de Sajust: la pirámide sur ha ido perdiendo relevancia y próximos al Collado de la Montañeta iniciamos un faldeo hacia el nordeste prospeccionando corredores de acceso a la cima situada al norte.

Remontando un corredor en la Nordeste Sajust.

            Nos tienta uno que parece ser desemboca entre las dos cimas pero tiene muchas placas y no terminamos de verlo. Nos iremos  en busca de una vira herbosa muy tumbada que hemos visto desde el Portillón de Benasque y para ello, por abreviar, nos chupamos un corredorcillo herboso y muy tieso que nos permite alcanzar el borde sudeste de la rampa.

Corredor Cimero en Sajust.

            Hemos ganado altura, la rampa nos sube unos metros más y termina en un par de corredores cimeros poco amables. Elegimos el de nuestra izquierda que tiene un paso chungo de entrada con buenas presas, será casi de III en descenso, al que le sucede una rampa herbosa y muy inclinada que tras otro paso rocoso más corto y suave, se acuesta depositándonos en la Cima de Sajust situada a 2535 metros de altitud.

Lacs de la Montañeta y Maille desde Sajust.

            Son las once menos cuarto. Desde la alargada cima que tiene como virtud, no necesaria para nuestro objetivo, el mostrarnos los Lacs de la Montañeta y Maille, contemplamos las dos vertientes del pico al amparo del Salvaguardia que nos muestra su oscura y rocosa cara norte y nos vamos para abajo por donde hemos subido. Sabemos que subir un pico sin información y sin demasiado tiempo tiene sus cosas y creemos que debe tener algún acceso más agradable pero…
            Destrepamos con cuidado los dos paso y nos vamos rampa abajo, pasamos la cabecera del corredor que hemos subido y alcanzada la base del crestón nordeste alcanzamos el camino que faldea el pico y que en suave ascenso termina por depositarnos en el Col de la Montañeta situado a 2415 metros de altitud. Previamente hemos hecho una pequeña parada para echar un bocado y unos tragos de agua y café.
La Mina y el Portillón de Benasque desde el Col de la Montañeta.

            Desde el collado, son las once y media, nos despedimos del Circo de Boum de Port y nos adentramos pedriza abajo al Circo de la Montañeta. El lac es visible durante el descenso que resulta corto y ni siquiera tenemos tiempo de decidirnos por nuestra continuación.
            Nuestro siguiente objetivo es encontrar un punto de la Arista Nordeste de la Montañeta que nos permita un acceso cómodo hacia el Valle de la Glera. Yo creo que hay que ir a la parte norte del lac y buscar a partir de allí pero al rodearlo por el sur, una línea de hitos que prosigue al este en suave ascenso nos invita a seguirla. Salvaré a una oveja que se encontraba “resopinada”, acostada de espaldas entre piedras y no podía darse la vuelta.

Lacs de la Montañeta desde el collado del mismo nombre. 

            Se trata de un ascenso muy suave por praderío salpicado de afloraciones metamórficas y que nos conduce a la sucesión de suaves promontorios llenos de hitos que enlazan Salvaguardia con la Montañeta que es realmente donde terminamos pues reconozco inmediatamente la salida del Corredor Central de la Mina que ascendiéramos en su día desde los Ibones de la Solana de Gorgutes.

Cima de la Montañeta.

            Son las doce menos cuarto, estamos a 2552 metros de altitud y… en el collado este hay un rápel montado pues el corredor sin nieve tiene placas lisas y es muy estrecho. Se podría intentar bajar con lo que acortaríamos nuestra “excursión” pero lo que hacemos inmediatamente es iniciar una larga diagonal  de descenso faldeando por praderío, bastante cómodo, una buena parte de la arista nordeste del pico en busca de la Orilla Norte del Lac de la Montañeta y a partir de allí tratar de ver la continuación pues desde la cima no nos ha gustado nada lo que hemos visto.

Inicio del descenso hacia el Valle de la Glera.

            En el extremo norte del lac, a 2330 metros de altitud comprobamos que el faldeo de la arista puede resultar muy complicado y suponemos que se podrá hacer más abajo. Un débil caminillo se quiere dibujar en la hierba iniciando el descenso junto al Desagüe del Lac de la Montañeta.

Llegando al Lac du Maille.

            Bajamos un poco hasta que el desagüe se despeña pero nos permite localizar otro que se va valle abajo por la ladera derecha del mismo. Para alcanzarlo hemos de iniciar una travesía al este que tras atravesar fácilmente un par de barranquillos nos conduce al Lac du Maille a 2200 metros de altitud en el que hay un par de pescadores.

Cascada Desagüe del Lac de la Maille. 

            Va a ser la una cuando continuamos el descenso por el caminillo que, poco transitado,  está lleno de hitos. Estamos convencidos de que nos dejará en el Valle de la Glera pero lo que no sabemos a qué altitud.
            El descenso, inicialmente en dirección norte,  recorre sucesivamente una serie de espolones herbosos que dividen barranquillos que iremos atravesando uno tras otro  a la vez que contemplamos torrentes de agua que se resuelven en vistosas cascadas hasta que alcanzamos la parte nororiental de la pared y por ese barranco, en dirección noroeste, nos vamos a descolgar de manera vertiginosa recordándome a la bajada de Punta Alta a Cavallers.

Cruzamos barrancos hacia el nordeste.

            Ha habido un momento, sobre los 1900 metros de altitud que he querido ver un caminillo que iniciaba un faldeo de la arista que llevamos a nuestra izquierda pero la potencia de las paredes me ha dado miedo. Bajaremos con el piloto automático puesto las rampas terrosas de la orilla derecha del barranco de la Montañeta solamente con el objetivo de saber a qué altitud alcanzaremos el Valle de la Glera en el que hace rato vemos un trozo de camino llano que continúa al norte hacia la cabaña  y las zetas del camino que remontan la ladera opuesta hacia el Puerto de la Glera.

Amapola del Pirineo.

            Son las dos de la tarde cuando alcanzamos el rellano del Valle de la Glera. Estamos sobre los 1600 metros de altitud  y hemos perdido más de 500 metros de lo que había calculado, en un importante error de bulto. En el bosque inmediato en el que se introduce el camino escuchamos voces, no lo sabemos pero deben ser de gente que hay en la Cabaña de la Glera situada sobre los 1575 metros de altitud.

Camino del Puerto de la Glera en el otro lado del valle.

            Comemos brevemente a la sombra de una roca y poco después  alcanzamos el camino que se dibuja sobre el praderío e iniciamos el largo remonte que nos espera.

En el fondo del Circo de la Glera iniciando el remonte. 

            El camino casi horizontal inicia el ascenso del circo describiendo una larguísima travesía  que lo cruza completamente de este a oeste atravesando un par de cascadas que saltan las paredes del mismo. Tras una zona con firme irregular sobre pedrizas asentadas en crecida masa herboarbustiva alcanzamos la parte oeste del circo y tras la diagonal, una serie de lazadas amplias nos elevan en la ladera hasta que alcanzamos una bifurcación balizada de amarillo que seguiremos al sur, es la ruta 33.  La otra ramificación marcha hacia los Cols de Sacroux y Pinata.

Parte final de nuestro descenso desde el Camino al Col de la Glera.

            Por encima de los 1800 iniciamos aquí otra larga diagonal, bastante llana en dirección sudeste y que transita por medio de la pared, cruza un torrente y en las inmediaciones del siguiente se va para arriba en cortas lazadas para pasar junto a un abrigo de fortuna.

Gran travesía en el Camino al Col de la Glera. 

            Las nieblas que nos abrigan y nos salvan de las inclemencias del sol nos permiten un ascenso agradable pero nos impiden conocer las cimas del circo por esta vertiente ya que van ascendiendo para apelmazarse en los altos a los que nos dirigimos.
            Sobre los 2000 metros el camino se arrellana un poco pero enseguida vuelve a la pendiente en dirección noroeste, desaparecen las pratenses y prosigue perfectamente balizado de amarillo por la pedriza metamórfica en medio de la niebla que se ha espesado bastante.

Atravesamos neveros residuales entre las nieblas.

            Transitamos junto a algún nevero residual y ganamos altura a ciegas hasta que una cierta claridad nos indica la proximidad  del Col de la Glera.

Mamposterías en el Col de la Glera. 

            Todavía tendremos que perseverar en nuestro ascenso, atravesar un nevero residual blando y tras superar unas pequeñas zetas hechas de mampostería alcanzar el Puerto de la Glera o de Gorgutes situado a 2367 metros de altitud, donde nos recibe el sol.

El Ibón de Gorgutes o de la Glera desde el puerto. 

            Son las cuatro de la tarde y nos hemos chupado un ascenso de 700 metros largos de desnivel. Recorremos un tramo llano y enseguida, tras visualizar el inicio del camino hacia Sacroux, iniciamos el descenso contemplando el magnífico Ibón de Gorgutes o de la Glera custodiado por el pico del mismo nombre, de gratos recuerdos.
            Tras bordear la cubeta lacustre por el este, un sinuoso camino nos acerca a los Ibones de la Montañeta o de la Solana de Gorgutes. Fotografiamos el grande y nos vamos al pequeño situado más al este para contemplar el Corredor Central de la Montañeta que hace unas pocas horas hemos visto desde arriba y para que mi chica se pegue un baño. Dice que el agua está muy buena y yo la creeré. Es su segundo de la temporada.

Baño en el Ibón Pequeño de la Montañeta o Solana de Gorgutes.

            Alrededor de las cinco menos cuarto reemprendemos el descenso por el camino que se da una buena vuelta al encuentro del Barranco de Gorgutes para alcanzar los restos del puente de madera, sobre los 2100 metros de altitud,  por los que pasamos a su orilla derecha y por la que seguiremos camino abajo hasta alcanzar el pinar.
            Bajamos en dirección sur contemplando el Hospital de Benasque, el aparcamiento del  autobús, las ruinas inmediatas a la carretera donde tenemos aparcada la furgo y la Cascada de Gorgutes mientras transitamos un camino entre bloques metamórficos y raíces de pinos negros arrancados por los aludes y rodeados de flores algunas de las cuales fotografiaré para el recuerdo. Son las cinco y media de la tarde cuando llegamos a la furgo que nos espera con unas cervezas frescas tras un remojón en un torrentillo que cae allí mismo.
            Han sido nueve horas y media en las que nos hemos tragado un desnivel acumulado de 1975 metros y vamos bien, mañana nos espera otra que suponemos algo más ligera. Nos hemos ganado las cervezas, los encurtidos y la cena con verde que haremos pronto pues aunque queda día por delante la horizontal nos espera y en la que nos ponemos a las nueve y media. 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.