9 ago. 1996

10-96. CILINDRO DE MARBORE 96. UN PELLIZCO MAS A ORDESA. 9-8-1996.

La imagen más guapa del Cilindro desde el Corredor Oeste del perdido. 26-6-12.

Cima de Monte Perdido, Ibón Helado, Corredor Este y Arista Norte del Cilindro. Descenso al Ibón Helado, Circo de Marboré y Grada Sur de la Torre de Marboré.
09-08-1996.
Salida 11:30 h. Llegada 17 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa del Cilindro de Marboré procedente Prames. Vía en amarillo.

            En la Cima de Monte Perdido, rodeados de nieblas, charlamos con los franceses que han llegado y también con unos asturianos; luego tranquilamente nos vamos para abajo pues aquí no hay nada que hacer.
            Desandamos el hoy pedregoso corredor oeste y sin siquiera pisar la nieve nos llegamos al Ibón Helado en un periquete.

Ibón Helado de Marboré desde su Orilla Oeste. 26-6-12.

            Informamos a un numeroso grupo de principiantes  del estado del corredor  que acabamos de bajar y sin parar  nos vamos al Corredor Este del Cilindro, que por cierto, y será para compensar, tiene cubierta de nieve la parte superior que es la más erguida.
            Biola sube de mala gana al principio pero luego se le pasará.

Corredor Sudeste del Cilindro y Pitón Sudoeste del Cilindro. 

            Cuando alcanzamos el nivel de la nieve nos incorporamos al espolón rocoso de la derecha del corredor. Se puede progresar perfectamente por él, tanto que cuando queremos darnos cuenta estamos en el Collado Sur del Cilindro atravesando el lomo horizontal.
            Estamos al pie de la trepada que permite el asalto al casquete somital del pico al que llega el nevado corredor oeste y nos incorporamos a la fisura central que mi señora prefiere a la izquierda u oeste.

Desde el Cuello del Cilindro el Ibón Helado. 

            Una trepada fácil  de unos 15 metros nos deposita en la cresta fácil que en dirección norte se va recortando sobre el Ibón Helado.



Las dos Chuimeneas del Cilindro. 

            Un paso aéreo en la cresta nos conduce, tras ensancharse a la amplia y plana pedrera somital con un tiempo que ha ido mejorando con la ascensión.


En la Chimenea Oeste del Cilindro. 

            A la una y media alcanzamos la Cima del Cilindro de Marboré situada a 3328 metros de altitud.

El Perdido desde la Cima del Cilindro de Marboré. 

            Me voy adelante por la arista noroeste en descenso para asomarme al Cuello de Marboré, cuya llegada al mismo no parece ni fácil ni difícil, pero requiere salvar un par de escalones fuertes.

            Vuelvo sobre mis pasos a la cima cuando mis señoras han iniciado ya el descenso del casquete somital. Les alcanzo enseguida y juntos descenderemos la arista caliza hasta el collado en el que hemos dejado los piolets.

En la Arista Oeste del Cilindro.

            Bajamos un poco el nevero pero enseguida nos incorporamos a la roca pues Biola lleva las suelas algo gastadas y no puede hacer tacones con seguridad. A las dos y veinte sin siquiera llegar al Ibón Helado y al abrigo del vientecillo que ha ventilado el día, comemos.
            Luego retomamos el camino que hemos traído a la mañana y que ahora nos permite contemplar el desarrollo del mismo, lógico y directo al Perdido.

Volviendo a la Cima del Cilindro de Marboré.

            El hito que he hecho a la mañana nos confirma la orientación, lo veo desde muy lejos; pero a pesar de ello el segundo resalte lo destrepamos por otro lugar y al primero lo contorneamos por una vira herbosa plagada de flor de nieve.
            Ya bajo los Paredones de la Torre de Marboré y en el rellano en el que tenemos la tienda se nos hace largo el encuentro con la misma que es a las cinco.
            Disponemos de una tarde parcialmente soleada para asearnos, beber, disponer las mochilas para el día siguiente y preparar la cena.

El Cilindro y el Pitón Sudoeste de vuelta a nuestra tienda. 

            La mochila de aproximación que pesaba lo suyo, llevaba entre otras muchas cosas un poco de ensalada que ahora nos vendrá bien. A las siete menos cuarto cenamos antes de que caiga mucho la tarde  y se haga fresco.
            A las ocho nos empiltramos tras colocar unas piedras planas bajo el suelo de la tienda en la zona de los pies que nos servirán de tope y dormiremos más cómodos.

            Dormitamos un buen rato. Mientras tanto hago recuento del 9 de Agosto del 96 en el que con solo 1100 metros de desnivel hemos hecho Perdido y Cilindro. Nos dormimos con la esperanza de que mañana sea un día mejor y si tenemos suerte podemos bajar a dormir hasta el coche.

Para ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.