18 sept. 2006

17-06. PEÑA ORDICUSO POR LOS IBONES. 18-9-2006.

La Norte de Peña Ordicuso desde los ibones del mismo nombre.
 
Balneario de Panticosa, Mallata Baja de las Argualas, Ibones de Ordicuso, Cara Nordeste. Vuelta pasando por los ibones de los Fornes a la Mallata Baja de Argualas.

18-09-2006.

Salida 14 h. Llegada 19 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ordicuso procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Este mes de Septiembre de 2006 se está caracterizando por una reducida realización de actividad montañera. Hoy es lunes 18 y nos vamos al monte aprovechando la tarde

            A las dos menos cuarto comenzamos a caminar tras haber subido hasta el aparcamiento de la embotelladora  en el Balneario de Panticosa.

Juegos de granito y agua en el balneario de Panticosa.
 
            Estamos a 1650 metros de altitud y el mediodía a pesar de que está soleado hace cierto fresquillo que enseguida se tiene que pasar cuesta arriba, y en dirección  norte nos vamos para rodear el Ibón de Baños por su orilla derecha y tomar el camino de las Argualas.

            Allí el costerón está asegurado y sin querer el ritmo se hace interesante y nos mete en calores elevándonos en dirección nor-noroeste para salir de la Tartera Glaciar del Balneario de Panticosa.

            Llevamos a nuestra izquierda el Barranco de las Argualas y  enseguida nuestro camino coincide con el barranco al arrellanarse a la entrada de la Majada Baja de las Argualas.

Ibón Grande de Ordicuso.
 
            Nosotros atravesamos la majada en suave ascenso y por la orilla izquierda  del barranco por el que desaguan los Ibones de Ordicuso y el Circo de Los Fornés nos vamos hacia arriba, viramos un tanto al sudoeste y ganamos altura saliendo del fondo de la majada. Coronamos unas lomas vestidas de pradera alpina muy basta pues el ganado ya no la trabaja y alcanzamos la cubeta lacustre en la que se asientan dispersos los Ibones de Ordicuso. Estamos a 2090 metros de altitud.
 
Ibón Pequeño de Ordicuso.

Casdada de los Fornés desde Ordicuso.
 
            Son las tres menos cuarto de la tarde cuando nos paramos para comer junto a los dos mayores. Es un lugar encantador que recordamos de nuestra anterior visita que hicimos en familia hace ya algunos años. Los ibones son bastante visitados pero hoy no es un día apropiado para ello por lo que gozaremos de una inmensa y delicada soledad.
 
Garmo Negro y Aguja de Pondiellos.

            Media hora después abandonamos los ibones en dirección oeste y ganamos altura por pedrera metamórfica  bastante erguida hasta alcanzar un falso rellano herboso sobre los 2300 metros de altitud.

Ibón Norte de Ordicuso desde la ladera  herbosa por encima del mismo.
 
            Situados bajo la pedrera de la cara norte del pico, escrutamos la pared, elegimos vía y abandonamos la inclinada pradera alpina que se incorpora paulatinamente por las pedreras a la pared.

Foto de familia de los ibones de Ordicuso.
 
Argualas, Garmo Negro y Aguja de Pondiellos.
 
La vista se vuelve hacia los Ibones de Ordicuso.
 
            Hay otras vías para hacer el pico pero nosotros preferimos una vía directa en medio de la cara norte. Para ello hemos de ascender una pedrera bastante inclinada pero medianamente estable y ganar la base de la pared.

En busca de una vía directa hacia la Cima de Ordicuso.
 
            Se trata de un conjunto de repisas y pequeñas viras escalonadas de entre las que se puede elegir siempre en medio bastante vertical.

            Hay una vira amplia con reducidos asentamientos herbosos, que cruza la pared de oeste a este pero tiene una segunda parte un tanto complicadilla por lo que decido cruzar la pared por debajo de ella hasta alcanzar la parte superior de unos diedros verticales. Luego, a partir de allí, parece factible alcanzar enorme rampa superior.

            Iniciada la pared y con ello la travesía, Rosa propone tomar la vira herbosa. Accedo porque no creo que ofrezca excesivas dificultades tras advertirle convenientemente de las posibles consecuencias del cambio.

            La pared metamórfica está “poco” transitada, cuenta con abundante material medianamente estable, de ese que hay que sujetar más sujetarse en él y eso es algo altamente desagradable para mi señora a la que todo se le mueve.

            La pongo delante para que elija, rezongará más un filibustero cabreado pero irá para arriba. Yo subo bien pues no necesito ni siquiera de un solo apoyo dudoso.

            La travesía tiene poco de agradable pero no pasa de resultar entretenida y nos permite alcanzar la zona inferior de la rampa en la que se resuelve la pared.

            Se trata de una rampa herbosa, mixta, muy vertical y por tanto escalonada por las pratenses, de esas que no gusta mirar hacia abajo. Rosa sube pensando en la delicada bajada que le espera y yo hago un par de citas estratégicas por si las moscas. Creo que no bajaremos por aquí, pero por si acaso, las citas pueden resultar valiosísimas. Son pequeñas y quedan colocadas en lugares que barrerá la nieve el próximo invierno. No se deben dejar citas en una pared así.

            La rampa es larga, nos permitirá salvar alrededor de 200 metros de desnivel, y le cuesta arrellanarse cosa que hace ya en la cima.

De Argualas a Zarre desde Ordicuso.
 
            Son las cuatro y cuarto cuando alcanzamos la cima de Peña Ordicuso a 2606 metros de altitud. Se trata de un trozo de arista casi horizontal, algo estrecha y orientada prácticamente en sentido este-este, a la que también llega una rampa herbosa muy vertical pero sin barras rocosas proveniente de la vertiente sur.

Peña Gabarda desde Ordicuso.
 
Ibón de las Algas desde Ordicuso.
 
            Hemos subido en dos horas de camino más el rato de la comida y ahora contemplamos un panorama ciertamente interesante y que teníamos en cartera desde hace bastante tiempo. Al norte nada nuevo, al este lo mismo más el reconocimiento de las Puntas de Piniecho y su complicado descenso hacia el Caldarés que tiene que llegar; al sur las laderas de Gabarda y la espectacular Peña Gabarda y al oeste el complejo nudo de la vertiente cálida de las Argualas. Allí está el recóndito Ibón de Algas, el Pico y la Peña de Feniás que supone la Arista Sur de las Argualas. La arista de Ordicuso se introduce  horizontal en dirección  nordeste en la Hoya de Los Fornés y nos restan al nordeste los verticales paredones de la Cara Sur de Argualas.

Arista Noroeste de Ordicuso desde la cima.
 
            La vertiente sur del Macizo de Argualas requiere de una inspección posterior y en ello estamos pero a pesar de todo, un rato después, tomamos dirección noroeste y nos vamos arista adelante  para introducirnos en el Circo de Los Fornés. A estas alturas mi señora ya se ha relajado sabedora que tenemos otros caminos de descenso.

Ibón de los Fornés.
 
            La arista  que es muy fácil a pesar de que está muy abierta se nos lleva media hora  y luego convertida en una sinuosa loma nos enseña los dos Ibones de Los Fornés que en los mapas carecen de nombre. El inferior es sencillamente encantador mientras que el superior es un ibonciecho difícil de distinguir en el lugar en que se asienta.

Collado Sudoeste de Argualas desde los Fornés.
 
La Noroeste de Peña Ordicuso.
 
            Son las cinco y cuarto cuando tras reconocer el Circo de Los Fornés nos damos la vuelta sobre nuestros pasos hasta casi alcanzar el inicio de la arista. Allí hay varios corredores llenos de pedreras que nos pueden bajar  hasta el rellano bajo la cara norte de Peña Gabarda.

Ibonciecho de los Fornés.
 
            Elegimos un corredor próximo a la Arista de Ordicuso y  en dirección sudeste alcanzamos las pedreras que, por cierto, no van a resultar ningún regalo puesto que no cuentan apenas con materiales sueltos.

En la Noroeste de Peña Ordicuso.
 
            Bajamos con aceptable ritmo pero a base de un esfuerzo considerable de piernas que poco o nada tiene que ver con el relajo de las pedreras sueltas.

            Alcanzamos el rellano inferior del Circo de Los Fornés siempre al sur del desagüe de los Ibones de Fornés y antes de alcanzar el falso rellano bajo la cara norte de Peña Ordicuso tomamos el barranco por el que desagua el circo y nos vamos para bajo en dirección este, aprovechando que está seco.

Nuestra vía en la Norte de Punta Ordicuso.
 
            El barranco es fácil y es utilizado por los que suben a los ibones y nos conduce a la confluencia con el Barranco de los Ibonciechos de Ordicuso en la parte superior de la Majada Baja de Argualas donde coincidimos con nuestro camino de ascenso.

            Atravesamos la majada en suave descenso hacia el este hasta que en la parte baja de la majada cruzamos el Barranco de las Argualas y nos vamos para bajar por el camino de la orilla derecha del barranco ya que nunca hemos bajado por allí.

Cogemos algunas setas aprovechando el fresco praderío salpicado de pino negro y por la más baja de las defensas de aludes del barranco pasamos a la orilla izquierda del mismo y por el camino de siempre alcanzamos el praderío del Balneario.

Comemos una fruta junto al barranco, echamos un trago de agua y rodeando el ibón por el mismo camino que en el ascenso llegamos al coche cuando son casi las seis y media de la tarde, abrumados puesto que hemos contado 14 grúas.

La tarde está ya un pelín fresca pero el día, mejor dicho, la tarde ha resultado interesante. Hemos movido 1050 metros de altitud a nuestra manera.

Media hora después estamos casi en la ducha.

           

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.