26 sept. 2006

18-06. TOZAL DEL CEBOLLAR POR BUJARUELO. 26-9-2006.

Tozal del Cebollar desde cerca del Barranco de las Comas.

Puente de los Navarros de Torla, Camino Viejo de Bujaruelo, Camino del Cebollar, Hayedo del Cebollar y Collado Sudoeste o de la Artica. Regreso pasando por la Escala al Puente de Santa Ana y Pista de Bujaruelo.

26-9-2006.

Salida 14 h. Llegada 19 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
Mapa del Tozal del Cebollar procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
              Los viejos caminos utilizados por las gentes de la montaña suelen ser inequívocas demostraciones de sabiduría popular y ejemplos preclaros de economía de esfuerzo. No podían ser de otra manera teniendo en cuenta que prácticamente vivían de ellos, con ellos y en ellos. Las pistas que posteriormente poblaron y pueblan las montañas son otra cosa y, generalmente, carecen de los encantos comunes de los viejos caminos.
            La maleza crecida al amparo del desuso conservó los caminos para disfrute y deleite de unos pocos sibaritas de la montaña capaces de degustar tan exquisitos manjares, y ahora, parece que se trata de echar en ellos a las gentes que queriendo disfrutar de la montaña no están capacitados para hacer sus propios caminos.
 
Mondarruego desde el Cámping de Torla. 11-4-10.

            Septiembre se acaba y con la llegada del otoño del 2006 también nuestras posibilidades de escapadas relámpago al monte. Por ello, hoy día 26, ha sido un día peleón pues hemos celebrado mi 56 cumpleaños con los compañeros, pero con todo y con ello, a las dos menos cinco estamos en el Puente de los Navarros, aparcamos un poco más abajo, hacia Torla, me cambio de ropa y a las dos y cinco iniciamos camino.

            Unos metros debajo del Puente de los Navarros, en la orilla oeste de la carretera a 1100 metros de altitud, hay un poste indicador del Camino Viejo de Bujaruelo, anterior a la construcción de la pista del valle y que a la vez conduce también al Collado del Cebollar y por allí nos vamos.

            El camino va a recorrer la orilla derecha del Ara adentrándose en el valle  a través de los paredones, por esos lugares en los que difícilmente se puede imaginar el tránsito. En dirección norte y en fuerte ascenso por terreno calizo bastante pedregoso alcanzamos enseguida un rellano en el que se asienta una pilona del tendido eléctrico que crucifica al valle.

Inicio del camino. 11-4-10.
 
            El camino muy transitado pues forma parte del GR 11 nos conduce a través del bosque mixto y nos introduce en una grada elevada por la que va a discurrir en mediano ascenso al encuentro del pinar asomándose de cuando en cuando a los paredones y enseñándonos la confluencia del Arazas con el Ara y todo el Cañón del Arazas.

Camino viejo de Bujaruelo. 11-4-10.
 
            El camino se adentra en el valle ya por encima de los murallones más bajos y enseguida dejamos el Viejo Camino de Bujaruelo y no vamos a nuestra izquierda, un tanto al oeste y en ascenso por el Camino del Cebollar balizado de rojo y también de amarillo y blanco. Por balizas que no sea.
 
La faja del Cordiador. 11-4-10.

            Seguimos en ascenso a través de un viejo pinar en busca de los escarpes de una de las múltiples proas con las que se estructura el valle. Un fuerte ascenso nos conduce a los verticales de la pared y allí, una faja artificial nos permite la travesía de la pared. Antes también picaban y barrenaban.

Tozal del Cebollar desde la Faja del Mallo. 30-10-06.
 
            Encontramos algunos tramos defendidos con muro artificial para asegurar el tránsito del ganado y sobre todo, unos miradores excepcionales sobre el ya profundo, crecido y espumoso curso del río, amén de los incomparables pinares de la margen izquierda y los Murallones de la Gatera bajo Escuzama y Mondarruego. Mi señora a la que no le atraía especialmente el tema, está agradablemente impresionada y completamente encantada, que ya es decir.

Paredes de Sierra Casas. 11-4-10.
 
            Continuamos en fuerte ascenso incorporándonos al Barranco del Cebollar contemplando a través del bosque mixto de sus orillas las espumosas cascadas hasta que finalmente alcanzamos el lecho del mismo y perdemos el camino.

Camino defendido cerca del Barranco de las Comas. 11-4-10.

El Cerro Cebollar desde el camino Viejo de Bujaruelo. 11-4-10.
 
            Progresamos unos metros por el lecho del barranco y viendo que el camino no prosigue por allí, damos la vuelta  para recuperarlo.

Saliendo del hayedo en la Sur del Tozal del Cebollar. 11-4-10.

Llegando al Collado de la Artica. 11-4-10.
 
            Estamos a 1500 metros de altitud. El camino pasa a la orilla  izquierda del barranco, se introduce en un delicioso hayedo y serpentea en fuerte ascenso en dirección noroeste al encuentro del Collado del Cebollar o de la Artica.

            Al sol y al abrigo del collado, estamos a 1650 metros de altitud, comemos. Son las cuatro de la tarde. Las sardinas saben deliciosamente contemplando el Cañón del Arazas desde este pináculo inigualable.

Tozal del Cebollar desde el inicio de la Arista a las Comas. 11-4-10.
 
Zocalo rocoso del casquete somital en la Oeste del Tozal del Cebollar. 11-4-10.
 
            Veinte minutos después alcanzamos la majada del herboso collado y  atravesándolo en dirección nordeste tomamos unas viras fáciles que permiten superar la pequeña pared que defiende el casquete somital y alcanzamos la cima del Tozal del Cebollar a 1680 metros de altitud cuando son las cuatro y media de la tarde.

            El día está sencillamente espléndido y el ambiente tiene una nitidez propia de los días de otoño con viento en altitud que por aquí sopla intermitentemente. El paisaje es sencillamente espléndido, como dicen algunos, “de primera magnitud”, y yo sin la cámara fotográfica por razones que no vienen a cuento.

            La cima es una amplia e irregular planicie con una majada hundida y vestida de crecida hierba que se alterna con el boj y las afloraciones de calizas grises. La cara este es un vertiginoso, espectacular y vertical paredón que baja de un solo tajo hasta el Ara.
 
Pocas vistas hay tan guapas del cañón de Ordesa. 11-4-06.

            El barranco en cuya orilla izquierda se encuentra la Ermita de Santa Elena que nace en el collado cuenta con una empinada rampa de verdura y se angosta ocultándose de nuestra vista. El imaginario faldeo para bajar por el Barranco de Fenez hay que olvidarlo,  habría que contornear unos tremendos escarpes del Arañonera y el tema puede resultar larguisimo además de bastante delicado.

            A las cinco nos damos la vuelta sobre nuestros pasos aligerando.

            En un cuarto de hora nos liquidamos el hayedo, cruzamos el barranco y aligeramos para abajo no sin echar frecuentes miradas sobre los miradores más espectaculares.

            A las seis menos cuarto alcanzamos el cruce de caminos situado sobre los 1300 metros de altitud y tomando el GR 11 nos introducimos en La Escala, en suave descenso a través de un pinar.

            Poco más adelante se atraviesa un barranco seco y se alcanza un tramo de camino soportado con muro artificial, que a través de una estrecha cornisa alcanza  el Paso de la Escala: una pared rocosa muy lisa que baja hasta el río formando ondulaciones horizontales  en una pared muy vertical. El paso es fácil ahora pero para el ganado debía resultar complicadisimo y con hielo sencillamente imposible.

            Luego se atraviesa en descenso un pedregal bastante amplio hasta que se alcanza el bosque mixto en la orilla derecha del Río Ara.

            Enseguida y ya de llano se alcanza la base de la espectacular Cascada de Carpín con un impresionante salto de 130 metros que nos regala con su inseparable nube de agua pulverizada.

            Unos minutos después alcanzamos el Puente de Santa Elena cuando son las seis y cuarto. Hemos quitado un cuarto de hora de la hora y media prevista.
 
Tozal del Cebollar desde los Murallones de la Gatera. 29-10-06.

            Nos queda media hora de pista en descenso hacia el Puente de los Navarros contemplando las obras de ampliación y defensa de la pista y los paredones por los que hemos transitado anteriormente y sobre los que tenemos algunas dificultades para localizar el camino.

Pliegue Tumbado de Torla. 11-4-10.
 
            A las siete menos diez alcanzamos el coche y cerramos el bucle con el que hemos movido 680 metros de desnivel.

            Cincuenta minutos después estamos en casa tras comprobar que el aparcamiento de Torla está sin coches y el acceso a la Pradera de Ordesa ya está abierto. El negocio es el negocio, el mal tiempo ha echado a los turistas y como el servicio de autobuses no es rentable, los “conservacionistas” ya no perciben problemas de contaminación. Sin duda sus bolsillos cumplidamente “forrados” les habilitan de una “cara dura” que duele de nada más verla. ¡País!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.