19 nov. 2006

24a-06. EL MALLO DE SAN JORGE. 19-11-2006.



Mallos de San Jorge.
 
Aparcamiento de la Presa de Vadiello, Corredor Sur y Cara oeste.
 
19-11-2006.

Salida 08 h. Llegada 10 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juán Castejón, Rosda Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa del Mallo de San Jorge procedente de Ptrames. Vía en amarillo.


            El domingo 19 de Noviembre de 2006, está recién caída la primera nevada de la temporada, el tiempo previsto es medianucho  para el Pirineo y decidimos marchar a Guara en busca de mejor tiempo, no sin recordar la ocasión anterior en la que pillamos un remojón de los de aúpa, también en busca de buen tiempo.

            Fue en Abril del pasado año y ahora volvemos a la carga ya que las nieblas no nos dejaron ver nada. Claro, a Guara vamos cuando el tiempo está complicadillo como poco y así nos va.

            Pero en esta ocasión  se viene Juan. Nos había dicho que hacía muchísimos años que no iba por allí y Rosa se dio cuenta.

            A las siete, con un poco de retraso partimos hacia Huesca y a las ocho y cuarto estamos aparcando en el aparcamiento de las proximidades de la Presa de Vadiello.

            La mañana está estupenda y comenzamos a deleitarnos con las vistas de los alrededores. Nada que ver con las recordadas nieblas pasadas.

Romero en flor bajo la Canal Oeste al Mallo de San Jorge.3-4-05.
 
            Tomamos el empinado camino que partiendo de los 750 metros de altitud remonta el contrafuerte sudeste de los Mallos de Ligüerri de manera consistente entre la vegetación mixta que cubre la ladera y de entre la que destaca la carrasquilla, el boj y el romero todavía florecido.

            Vamos en dirección noroeste y enseguida alcanzamos la arista del contrafuerte donde se arrellana el camino y se introduce en suave descenso en una estrecha canal situada al sudoeste del Mallo del Puro, no sin antes mostrarnos una espléndida imagen del conjunto de los Mallos de Ligüerrri iluminados por el cálido sol de la mañana.

            La canal es bastante angosta, sostenida y vertical que gana altura resalte a resalte. En ella se instala con cierta dificultad la vegetación propia de la zona y que los montañeros utilizan convenientemente pues para trepar todo sirve: tan pronto hay que superar algún resalte rocoso como pasar alguna rampa terrosa en la que te ayudas tanto de viejas raíces como de gastados tallos de cualquier vegetal a mano.

Mallo de San Jorge y el Puro. 6-12-07.
 
            Son 150 metros largos de canal que terminan en un embudo que se abre hacia el Collado de Ligüerri por el que accede a un rellano cubierto de vegetación. Allí giramos a nuestra derecha, un poco al norte, sobre la cabecera de una redondeada loma, atravesamos la cabecera de otra canal situada al noroeste del Mallo de San Jorge con lo que nos situamos frente a su cara oeste en la parte en la que el mallo tiene paredes más cortas aunque igualmente verticales.

            Nos introducimos en la cabecera de otra pequeña canal cubierta de vegetación, en suave descenso y alcanzamos la pared del mallo.

            Utilizamos un pequeño boj para incorporarnos a la pared mediante un largo paso que nos permite alcanzar unas clavijas fáciles que  nos depositan en un pequeño nicho del que parte a nuestra izquierda un pasillo equipado con una sirga horizontal que asegura la travesía y de paso nos mete en medio del paredón surcado por dos negras escorrentías.

El Embalse de Vadiello.
 
            Inmediatamente al norte de las mismas y sobre un lomo vertical aparecen una hilera de clavijas que permiten el ascenso de la lisa y vertical placa suspendida en el, aquí profundo abismo de la cara oeste.

            Se trata de una decena de clavijas bastante bien situadas que hay que ascender con cuidado y que nos permiten alcanzar un tramo de pared muy inclinado pero más asequible  en el que aparece trazada una débil senda que inmediatamente nos conduce a la cima el Mallo de San Jorge que rondará los 1050 metros de altitud.

Detalle de la Sur del Mallo de San Jorge. 6-12-07.
 
            Son las nueve y cuarto de la mañana y desde la plana y amplia cima contemplamos una buena parte del Embalse de Vadiello y la zona de San Cosme con Ermita y Huevo. Aquí, a nuestros pies está el espectacular Mallo de la Mitra y hacia el noroeste se dibujan los Mallos de Lazas y el Borón. Detrás Fragineto con sus espléndidas canales y al fondo Guara.

            A Rosa no le pega la ropa en el cuerpo pensando en el descenso pues no hemos traído la cuerda que aquí es aconsejable sobre todo para asegurar un poco el descenso.

Mallo de San Jorge desde la entrada al Barranco de Vadiello. 6-12-07.
 
            Un cuarto de hora después, parece ser que el tema de la fotografía no va a ir muy sobrado, nos vamos a por las clavijas que bajamos sin más que con cuidado. La “seño”, con alguna indicación de Juan que baja delante, se marca un casi saleroso destrepe en la espectacular placa cuya fotografía no saldrá, cosa de las cámaras prestadas.

            Fuera de la pared retomamos el camino  en el redondeado lomo y nos vamos en dirección nor-noroeste siguiendo la parte superior de los mallos de Ligüerri en suave ascenso al espléndido sol de la mañana que invita a la relajada conversación y a la contemplación de tan espléndido paisaje.
 
La Mitra y nuestra vía de acceso al Mallo de San Jorge.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.