2 sept. 2007

18-07. IBONES DE FORATULA POR EL BARRANCO FORATULA. 2-9-2007.

Barranco Foratula desde la Carretera al Balneario de Panticosa.

Cuarta vuelta del Escalar en la Carretera al Balneario de Panticosa y Barranco Foratula.

02-09-2007

Desnivel acumulado 800 m.

Distancia recorrida 5000 m.

Tiempo efectivo 03:00 h
 
Sol.

Poco difícil.

Ascensión.

Agua en el Caldarés de Baños, en la parte alta del barranco y en el ibón de Foratula.

Al Ibón de la Foratula  no hay ningún camino corto y fácil. Se puede acceder desde la Hoya de Brazato, o por el Barranco Piniecho en la Pista de la Ripera pero no se trata de caminos muy transitados aunque siempre más fáciles que el del Barranco Foratula. Tampoco es aconsejable partir directamente desde el Balneario de Panticosa

Mariano Javierre.

Mapa del Barranco e Ibones de Foratula procedente de Prames. Vía en amarillo.

            ¡Cuántas miradas le había echado al Barranco Foratula!

            Hacía ya mucho tiempo que me rondaba por la cabeza el proyecto Es más, con ocasión de hacer las Puntas de Piniecho había pensado en bajar por allí pero las palabras de José Luis, que nos sube en su coche, nos hacen desistir de intentarlo como vía de descenso: “Oh, ese es mal terreno”.

            Mariano el que gentilmente me presta su ayuda con el móvil el día del accidente de Rosa también me lo confirma y yo estoy emperrado con el tema. Las paredes de la orilla izquierda del Caldarés de baños me atraen. Rosa dice que no quiere ni verlo y yo, el domingo 2 de Septiembre me decido a darme un “homenaje”, si paso bien y si no, media vuelta.

            Cuatro kilómetros tras pasar Panticosa con dirección al Balneario, superada la cuarta curva importante, en este caso es a derechas, y 300 metros más adelante ya en la recta hay un pequeño ensanche, a la derecha de la carretera, que han realizado recientemente con motivo de la remodelación general del Balneario y la carretera de acceso. El ensanche tiene al noroeste la desembocadura del Barranco de Gabarda y al sudeste el amplio cono de deyección del Barranco de Foratula.

Entrada al Barranco Foratula que tantas veces he mirado. 23-8-09.
 
            Es el lugar donde aparco mi coche cuando son las tres de la tarde pasadas, saco mis prismáticos y echo una ojeada a la parte del barranco que se aprecia desde aquí abajo y que tantas veces he mirado.

            Se abre en dos ramas a la altura en la que se aprecian algunas dificultades que supongo se podrán solventar incluso escamoteándolas por entre los pinos negros próximos al barranco, pero no soluciono nada. Sobre el terreno veremos.

            Se puede bajar desde aquí para atravesar el Caldarés pero yo me bajo para aparcar en la tercera curva que es muy amplia aunque no sea el mejor lugar para hacerlo.

Cruzando el Caldarés de Baños.

            A las tres y cuarto salgo para cruzar fácilmente el Caldarés, cosa que no sea hace por cualquier lugar ni en época de caudal más normal que ahora. Estoy a 1450 metros de altitud cuando inicio el remonte del enorme cono de deyección del barranco por medio de una pedrera de grandes dimensiones en la que está medio instalado un incipiente bosquecillo mixto con especies de rivera entre los que destacan servales, abedules y sauces.

            Gano altura hasta alcanzar el nivel de la carretera cuando el cono de deyección se aproxima a la pared perdiendo anchura y orientándose claramente al sudeste. Hace calorcillo al sol y subo ligero puesto que llevo muy poca mochila.

            Entrado al barranco, de piedra en piedra pues las hay fundamentalmente metamórficas con reducida presencia de granito, asciendo hasta alcanzar una zona de grandes bloques en la que aparece el primer resalte que paso fácilmente por la izquierda del barranco.

Segunda acumulación de bloques en el Barranco Foratula. 23-8-09.
 
            Unos metros más de bloques y piedras bastante asentadas me conducen al segundo resalte formado por unos enormes bloques empotrados que se superan por la derecha del mismo fácilmente y vuelta a lo pedrera de respetables proporciones que se sube muy bien con ritmo atlético y que, al paso, me llena de sudor la espalda.

Parcial del barranco Foratula.

            Localizo un par de piedras muy aceptables que ofrecen protección en caso de lluvia y enseguida alcanzo la división del barranco que se veía desde abajo. La rama de la izquierda del mismo, es bastante estrecha, muy erguida y tiene un pésimo aspecto confirmando lo que se adivinaba más que veía desde abajo: una mala opción. La rama de la derecha del mismo es más amplia y se llena de verdura antes de alcanzar un fuerte resalte que habrá que probar.

            El barranco que hasta ahora tendrá una pendiente media de 35º deja atrás las pedreras de relleno y comienza a mostrar su base metamórfica de superficie algo lisa y pintada de tonos oscuros a la vez que acentúa la pendiente de forma considerable.
Primer Gran Resalte y el Mallo.

            Tras una pequeña zona de placas metamórficas muy bien cuarteadas surge un espolón que divide en dos al barranco. La rama derecha se llena de la verdura que ya he visto desde abajo, sobre una pendiente de alrededor de 60º rematándose en una pared bastante vertical de mal aspecto, de alrededor de 15 metros de altura, que se extraploma un poco hacia el centro del barranco y que me dice que por allí no pasaré.

            A un lado de la zona herbosa está el dorso metamórfico y al otro  aparece la otra rama del barranco que se ha iniciado unos metros más abajo con un paredón vertical.

            Se trata de hacer una travesía sobre el dorso divisorio por encima del paredón de la rama izquierda y echar una ojeada. La travesía es fácil aunque los materiales no son de la mejor calidad y me deposita en la base de un oscuro canal bastante semicircular y algo húmedo. Estoy frente a la segunda parte del primer gran resalte del barranco, una pared de alrededor de 8 metros de altura con materiales metamórficos de calidad que ofrecen un importante número de presas y que permiten una escalada vertical pero fácil.

Autofoto en la parte intermedia del Primer Gran Resalte del Barranco Foratula.
 
            La pared alcanza un rellano bastante amplio ocupado por una pequeña cubeta de agua de aproximadamente un  metros cúbico y sobre el mismo la tercera parte del resalte que es una pared vertical de 15 metros lóbregos y sobrecogedores. Hasta aquí he llegado.

            La parte izquierda se pierde vertical más arriba de la salida, el centro es asequible en su parte baja pero completamente lisa y vertical hacia la salida, solamente la mitad superior derecha ofrece un estrecho corredor que puede solucionar el tema siempre y cuando pueda alcanzarlo.

            Tratar de alcanzar el corredor puede tener el precio de un remojón y lo que es peor, un buen chaquetazo. Se puede rodear el estanque por su izquierda se puede progresar por el centro de la pared donde aparecen dos buenísimas presas pero dudosas que son las claves del paso y hay que emplearlas necesariamente.
 
Los dos tercios superiores del Resalte Inferior. 23-8-09.

            La roca lisa ofrece pequeños y buenos apoyos de pie aunque inclinados, para las manos se buscan más pequeños pero también más seguros. Subo 3 metros y me detengo para ver. Hay que subir más.

            Un par de metros más arriba con seguras presas de manos me permiten alcanzar la altura de las presas clave y probarlas con fuerza para comprobar que la más importante parece de garantía.

            La continuación es una travesía hacia la derecha de la pared para alcanzar la presa clave siempre con una presa segura en mi mano derecha y desde ésta poder acceder con mi mano izquierda a la presa de entrada al corredor con poco aire en los pulmones.

La cubeta de agua desde arriba y la Carretera al Balneareio de Panticosa. 23-8-09.
 
            El corredor es estrecho, lóbrego, muy inclinado, acogedor y vestido de roca porosa y áspera; de momento una joya pues me puede sacar del paso. Lo peor que tiene es pensar lo que tiene debajo al descenso.

            El corredor es bueno y me saca del resalte que tendrá alrededor de 45 metros en total. Estoy sobre los 1700 metros de altitud y de nuevo en un barranco pedregoso en el que se alternan los bloques de variadas dimensiones con las afloraciones de materiales metamórficos  firmes, que en el mayor de los casos van a permitir una fácil progresión debido a la formación de multitud de repisas escalonadas. La presencia de agua es intermitente en estos momentos de la temporada.

            Sobre un lecho medianamente inclinado de aproximadamente 35º, se van sucediendo resaltes fáciles que se pasan por donde la intuición te manda, no se puede transitar parajes como éste sin esa intuición fruto de la experiencia. Se van pasando a la vez que el corredor se va alargando pues creía que tras el resalte se resolvería en una pared más o menos inclinada.

            Al barranco le salen pinos negros en su ladera izquierda cuando muestra un segundo resalte importante que no se puede franquear directamente por liso y vertical y que habrá que salvar por la parte izquierda del mismo. Para ello hay que subir una primera parte muy erguida, realizar una expuesta travesía a la parte izquierda del corredor y alcanzar unos retazos de pradera alpina sobre la que se asientan aislados pinos negros retorcidos por los repetidos aludes que bajan por el barranco año tras año.

La Salida del Segundo Resalte. 23-8-09.
 
            Localizo paso de sarrios cuando van de camino a las pequeñas campas herbosas  en la base del Mallo pues este es el lugar por el que se accede al mismo. Y, tras un paso terroso delicado sobre los paredones verticales inferiores,  retorno al lecho del barranco dando por liquidado el resalte que de unos 30 metros de altura no tan vertical como el primero y que ha resultado más fácil aunque haya sido más artificioso e inseguro. Estamos sobre los 1900 metros de altitud y llevo una hora de ascenso.

El barranco se allana y ensancha a la altura del Mallo. 23-8-09.
 
            El corredor no termina sino que se alarga medianamente inclinado hacia arriba entre materiales de menores proporciones y mayor presencia del granito. Las paredes del mismo ofrecen variados escapes para salir del barranco pero la progresión es fácil.

Atrás queda el estrangulamiento del Barranco Foratula. 23-8-09.
 
            Poco más arriba, sobre los 2000 metros se divide de nuevo en dos ramas igualmente fáciles. Elijo la derecha pues por ella baja agua y tras ascender a la izquierda del curso del agua primero y por el propio lecho escalonado después, alcanzo un final terroso, en el que se asienta el acónito, que me conduce a un collado instalado sobre un pequeño rellano herboso agostado en el que finalmente se resuelve el barranco.

Bifurcación del Barranco Foratula por encima del Segundo Gran Resalte. 23-8-09.
 
            Estoy a 2100 metros de altitud y desde aquí el barranco no se ve en detalle pues se escamotea a la vista pero a cambio  muestra perfectamente el casquete somital del Mallo de 1919 metros de altitud en mitad del mismo, los desconocidos paredones de la Punta del Onso al norte, Cochata Pano al este como antecima de las Puntas de Piniecho y Gabarda, Ordicuso, Argualas, Pondiellos, Infiernos, Tebarray, Piedrafita…todo al noroeste.

Hacia abajo la Punta del Mallo. 23-8-09.

Ibón de la Foratula. 23-8-09.
 
            La continuación es una ladera granítica en la que se alternan pedreras medianamente estables con afloraciones firmes de granito sobre la que se asientan manchas de pratenses, mirtillos y rododendros arrellanándose siempre al encuentro de una cubeta lacustre en la que se encuentra el ahora menguado Ibón de Foratula o Piniecho, hay otro sin agua, situado a 2240 metros de altitud. Nos contemplan los Picos de la Foratula al norte y las Puntas de Piniecho al sur.

             Son las cuatro y media pasadas y dándome la vuelta sobre mis propios pasos,  espoleado por la inquietud del resalte que me espera abajo, inicio un descenso que carece de historia y que repite pasos hasta alcanzar el segundo gran resalte.

            Tras el paso terroso sobre la pared para alcanzar los pinos, localizo una rampa herbosa que por la izquierda del barranco me permite faldear totalmente el resalte. Es la zona por la que se accede al Mallo.

            He deshecho una cita de las mías en la parte alta del resalte, aquí no son necesarias y no duran de una temporada a otra en el caso de que alguien las haga, y ahora desciendo la parte del barranco en la que no hay excrementos de sarrio. Por abajo no suben el primer gran resalte y por arriba no bajan de las campas del mallo. ¡No saben nada estos bichos!

            Una pequeña duda de situación me introduce en el corredor superior del, tan esperado, primer gran resalte. El descenso del corredor es seguro y fácil. Luego, sabiendo como está el material, de espaldas al valle, destrepo cómodo y seguro la pared que me deposita con más facilidad de lo esperado en el estanque de la base. Es un IIIº y nada más.

            Desciendo la pared intermedia del resalte tras echar un trago de agua, me hago una foto con disparador automático y para abajo disfrutando. El corredor que me parecía un asuntillo corto tenía 650 metros de desnivel. He liquidado el barranco y el ibón moviendo 800 metros pero lo que si puedo asegurar es que no he dado un solo paso en balde.

El Mallo desde la Carretera del balneario de Panticosa.
 
            A las seis de la tarde llego al coche. Antes de volver para casa me daré una vuelta por el Balneario de Panticosa ya con poco movimiento y muchas obras todavía.

            A las siete y media estoy en casa descargando las fotos, he perdido tiempo en ello y comprobaré que, en efecto, ha sido tiempo perdido puesto que la primera tarjeta con la mayoría de las fotos ha desaparecido por arte de la informática quedándome con la foto del disparador automático y unas cuantas del Balneario. ¡Será posible!

           

                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.