9 may. 2009

17-09. PICO DE LOS MONJES. 9-5-2009.

La Sur de los Monjes.


Barranco Escalar y cara y arista sur.
 
9-5-09.

Salida 08:30 h. Llegada 12:30 h.

Nublado.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

 

Nuestro primer pico con esquís. 8-3-03.

            Era por Marzo del 2003 cuando nos estrenábamos con los esquís de travesía. ¡Nuestro primer pico!

Cima de los Monjes. 8-3-03.
 
             Subimos por la orilla izquierda del Barranco de Escalar, al final del rellano pasamos al otro lado y alcanzábamos con relativa facilidad el Ibón de Escalar. De allí al Collado de los Monjes y luego hasta las proximidades del casquete somital. Hacemos la cima con crampones, bajamos para recuperar los esquís y luego… la nieve estaba muy blanda…¡Qué desatre! Faldeamos y aparecemos en el Ibón de las Truchas para terminar bajando por la pista, poniendo fin a  una jornada de infausta competencia para ir por libre con los esquís.

            Hoy, 9 de mayo de 2009, volvemos. No es que digamos que digamos pero tampoco digamos que digamos. La temporada está tocando a su fin, no es el mejor momento pero como todavía hay nieve, vamos a apurarla.

            Han anunciado alerta por tormentas, hay cierta nubosidad, las temperaturas están elevadísimas pero… lo vamos a intentar.

            A las ocho y media de la mañana estamos en la parte trasera de los edificios de Astún a 1710 metros de altitud, iniciando la marcha con los esquís en la mano. Hay unas peladuras en la salida y ni siquiera los atamos en las mochilas.

            Tomamos dirección norte por la orilla izquierda del Barranco de Escalar y un poco de frente, remontamos el primer resalte que nos saca del agujero y nos deposita en un pequeño rellano al que llegan las trazas de una pista.

            Allí aparece nieve, por lo que vemos continua y nos ponemos los esquís. Son las nueve menos cuarto y estamos a 1780 metros de altitud.

            Un suave resalte que ascendemos tranquilamente nos deposita en la zona inferior de un rellano desde la que se divisa la mayor parte del barranco y desde donde podemos ver algunos cortes en la continuidad de la nieve y abundantes materiales de pequeños aludes bajados de la ladera izquierda del barranco que se acumulan especialmente bajo el estrangulamiento superior del mismo.

Cortes en la nieve del Barranco Escalar.

            Buscamos puentes de tasca para pasar los cortes de la nieve, atravesamos los restos de las avalanchas que han bajado más abajo, casi hasta alcanzar el lecho del barranco y especulamos sobre la ladera derecha del mismo recordando nuestra primera ascensión con esquís. La vía que utilizamos está muy cortada y, en estas condiciones no nos parece de lo más apropiada.

            Hemos de concentrar nuestra atención o en el fondo del barranco que no vemos en su totalidad pues en la cabecera se orienta al nor-nordeste y aparece desde aquí oculto o en la ladera rocosa de la izquierda del estrangulamiento por donde discurre el camino de acceso al ibón.
 
Estrangulamiento del Barranco Escalar.

            La abundancia de materiales de avalanchas, la temperatura del momento y la incógnita acerca del estado del estrangulamiento nos empuja a ganar altura junto al mismo para salirnos y alcanzar el camino que está mixto.

            Con los esquís en la mochila remontamos alrededor de 50 metros de desnivel siguiendo el camino de manera intermitente hasta que la pared se arrellana un poco y se cubre completamente de nieve, lugar en el que nos calzamos de nuevo los esquís ya por encima de los 2000 metros.

            Una suave pendiente perfectamente nevada nos permite contemplar la parte del barranco oculta hasta entonces y comprobar que se veían desde abajo todos los materiales de alud y que el barranco no estaba cortado y alcanzar suavemente el lecho del Ibón de Escalar o de las Ranas situado a 2090 metros de altitud.

Todavía se puede pasar sobre el Ibón de Escalar.

            Contemplamos momentáneamente la planicie del ibón con ojos y lo atravesamos un poco por su parte noroeste en busca del barranco que, en dirección este nos ha de elevar hasta el Collado de los Monjes.
Antecima Noroeste del Pioc de Astún desde el Ibón de Escalar.

Bajo el Collado de los Monjes.

            Hasta quiere clarear cuando comenzamos el ascenso del corredor. Se trata de una pendiente suave que sin resaltes  nos sitúa bajo una pequeña rimalla que adorna el final del corredor y que sirve como relieve óptico. Son las diez y diez.

La Sur de los Monjes.
            En las inmediaciones del Collado de los Monjes situado a 2175 metros de altitud  tomamos una ligera depresión que articula la cara sur del pico y con ella trazamos una larguísima diagonal en suave ascenso y en dirección noroeste, atraviesa la pared de punta a punta y nos deposita  en la confluencia de las aristas que unen el Pico Belonseiche con el Pico de Astún.


            Son las diez y media, estamos 2290 metros de altitud, nos quitamos los esquís e iniciamos el pateo de la arista sur del pico al encuentro del casquete somital del mismo.

Casquete Somital de los Monjes.
 
            Son unos metros de suave descenso por una arista afilada y completamente vestida de nieve blanda la que nos deposita en la base de la pared.

 
            Nos restan poco más de 50 metros de desnivel que hay que subir por una pared fácil, próximos a la arista y siempre en la vertiente oeste. Está compuesta de dos resaltes sucesivos con un rellanito intermedio, todavía vestido de nieve.

            Es una trepada fácil y por camino que tiene como única dificultad el hacerla con las botas rígidas para lo que hay que poner un poco más de cuidado.

Cima de los Monjes.
 
            Son las once menos cuarto cuando alcanzamos la cima del Pico de los Monjes situada a 2349 metros de altitud. Coincidimos con una pareja de franceses y nos hacemos fotos mutuamente.

Valle de Escalar.
 
            El día no está para demasiadas florituras y el paisaje prácticamente sin relieve. A pesar de todo nos deleitamos con la elegancia de las paredes del Pic Paradis, nos fotografiamos con el oscuro Midí d’Ossau, contemplamos la arista hacia el Belonseiche, que nos parece muy esquiable y nos fundimos el las neblinas que difuminan el Macizo de Aspe.

Canal Roya y Diente de Anayet.
 
            Un cuarto de hora más tarde iniciamos el descenso por el mismo camino que hemos utilizado para la subida. Recuperamos los esquís y nos despedimos de la pareja francesa.

Fina arista de nieve bajo la pared somital.

Midi desde la Arista de nieve.
 
            Echamos un trago de café con leche y nos vamos para abajo disfrutando de una corta bajada con nieve blanda pero bastante esquiable.

Belonseiche, Benou  y Arnousse.
 
En la Sur de los Monjes.
 
La norte del Benou tiene mejor pinta que la Sur de los Monjes.
 
            Nos salimos del corredor con cuidado para poder faldear el ibón  por su orilla norte con el mínimo esfuerzo, pero unas afloraciones rocosas nos obligan a perder unos pocos metros que hemos de recuperar seguidamente para proseguir en travesía suavemente ascendente hacia el Ibón de las Truchas o de Astún.

Faldeo sobre el Ibón de Escalar.
 
            La vertiente sudoeste de la Cresta de Astún todavía está adornada de cornisas. Han caído pequeñas avalanchas  que han atravesado el lecho de la pista establecida entre los ibones pero todavía queda algo que no supone especial peligro.

Hacia Truchas bajo la Arista de Astún.
 
            Transitar a media ladera no resulta demasiado cómodo puesto que la nieve blanda no aguanta con firmeza los esquís pero con paciencia alcanzamos la cabecera del Ibón de las Truchas situado a 2100 metros de altitud cuando van a ser las doce menos cuarto.

Canal Roya y Mala Cara desde Truchas.

            Como el tiempo amenaza pero no apura nos paramos a comer un poco antes de reiniciar el descenso.
 
Pico de Astún sobre el Ibón de las Truchas.

            Hemos subido por el barranco Escalar y vamos a bajar por el Barranco de Astún. Para ello utilizamos parcialmente el trazado de las pistas de esquí aunque la diferencia sea prácticamente inexistente con la nieve virgen puesto que hace ya medio mes que la etación está cerrada.

            A mitad de la bajada nos separamos del recién nacido Barranco de Astún y permaneciendo en la dirección sudoeste remontamos suavemente para tomar un corredor   orientado al noroeste y con mejor nieve que la de las proximidades del barranco. Disfrutamos posiblemente de los últimos giros de la temporada.

            Cinco minutos después llegamos a la base de la estación cerrando el bucle iniciado a la mañana. Son las doce y media y hemos terminado una ascensión circular con 650 metros de desnivel, que podría haber sido un poco más agradable, pero ¡qué vamos a pedir a mitad de Mayo! Estamos en Pirineos y sobre los 2000. La parte alta del Glaciar del Aneto seguro que tiene mejor nieve y el Circo de Saas Fee también.
 

             

              

 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.