29 mar. 2012

20-12. A LA SEGUNDA EL MALA CARA. 29-3-2012.

Corredor Oeste de Mala Cara.

Aparcamiento de Astún, Pista de los Toboganes y Corredor Noroeste.

29-03-2012.

Salida 14 h. Lledada 17 h.

Sol.

Muy Fácil.

Esquïs de montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Mala Cara procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Llevamos ya un par de semanas sin salir al monte y no precisamente por culpa del mal tiempo, deberes familiares nos han propiciado este parón y aunque no contamos con demasiado tiempo vamos a montarnos una de nuestras “exprés” que será al Mala Cara.

            Comemos pronto y a las dos de la tarde estamos en el Aparcamiento de Astún en medio de un caliginoso mediodía, a 1700 metros de altitud y con una temperatura de 15 grados centígrados. Aparecen algunas nubes mus sueltas y deshilachadas y corre una ligerísima brisa que nos puede ir muy bien.

 
            La nieve está completamente primavera cuando iniciamos el foqueo por la pista de la orilla izquierda del Barranco de Astún que de inmediato se convierte en el Río Aragón, abandonando así la base de la estación de esquí. Hay tres gatos mal contados esquiando y únicamente está abierta la Zona de la Raca con lo que vamos a disponer de media estación para nosotros solos.

            La última nevada dejó un manto de nieve considerable en altitud pero las altas temperaturas subsiguientes se han encargado de eliminarla prácticamente en la vertiente sur, solamente permanece algo en las laderas y valles orientados al norte y compactada en las pistas, alguna de las cuales presenta un mejor estado que hace tres semanas.
 

            Vamos ascendiendo tranquilamente en deliciosa soledad y en dirección  prácticamente este siempre por la orilla izquierda del barranco y dejando a nuestra derecha los finales de las pistas y los arrastres de la parte central de la estación.
 

            Pasamos junto a la Cascada del Barranco de Astún que amenaza con devorar la pista y afrontamos la subida del primer resalte de frente y por la parte izquierda de la pista, no es necesario hacer lazadas.
 

            Un nuevo rellano nos deposita frente al resalte superior, lugar en el que abandonamos la Pista de Truchas y nos vamos a faldear la sur del Mala Cara.

 
            La nieve está tan buena o más fuera de pistas que dentro y nos permite una subida medianamente cómoda del resalte que se yergue consistente en la parte alta del mismo.
 


            La continuación es una amplia lazada prácticamente horizontal que en dirección oeste nos coloca enseguida en la entrada del Corredor Oeste de Mala Cara.

            Si la cara sur del pico que se ve prácticamente desde el aparcamiento de la estación está medianamente limpia de nieve, no sucederá lo mismo con el corredor que se encuentra perfectamente innivado, solamente habrá unas pequeñas afloraciones en el estrangulamiento intermedio pero se podrán sortear sin dificultad.

 
            Acunados por el rumor de las aguas del barranco bajo nuestros pies ascendemos la parte baja del corredor hasta que se amplía y arrellana bajo el Collado de Astún, lugar desde el que divisamos las partes intermedia y superior del corredor orientada al Noroeste, de allí su más que aceptable innivación.


            Enseguida alcanzamos la estrangulación del corredor que superamos ligeramente por la derecha del mismo en el lugar de las afloraciones rocosas y punto desde el que nos diéramos la vuelta hace tres semanas puesto que la nieve recién caída había sido venteada y la pared era un auténtico cristal de allí para arriba.

            Hay una profunda huella de un nutrido grupo que debió subir uno de estos días al pico pero ni siquiera es necesaria ya que en la mayoría del corredor haremos nuestro propio trazado. De cualquier manera es una huella cómoda y bastante bien trazada que utilizaremos en la parte superior casi en el momento que desaparece al atravesar un minúsculo dorso en el que aparece el hielo con una debilísima capa de nieve.

            La llegada a la arista sudoeste está vestida por unas placas de nieve dura que aunque no son demasiado agradables no se tienen que bajar mal.
 

            En la arista, a unos pocos metros de la cima corre el viento y la nieve del casquete somital está prácticamente cortada. Soltamos los esquís en un lugar cómodo y nos llegamos a la punta para hacer alguna foto.

 
            Son las tres y media de la tarde y una cierta nubosidad de escasísimo desarrollo aparece por doquier. A pesar de ello disfrutamos de un paisaje conocido en el que destaca la cantidad de nieve que viste la zona norte y la también blanca Cara Norte del Macizo de Aspe.

Midi, Peyreget, Arazures y Gradillera.

La Arista de Astún desde Mala Cara.

            La alargada cima de Punta Mala Cara tiene una delicada cornisa en su ladera sur vestida de primavera. Al este la arista se alarga hacia el  Canal Roya  en dirección al Portalet y al oeste la Arista de Astún hacia el Pico de los Monjes que aparece muy cortada y mixta. La zona de Truchas con las depresiones rellenas de nieve y los lomos pelados y el Barranco ocultan el Barranco de Escalar que ya hemos visto prácticamente sin nieve desde abajo.  El Midí pastorea la vertiente norte.

Canal Roya.
 
            Diez  minutos después retomamos los esquís, quitamos las pieles y nos vamos para abajo a disfrutar un poco de la nieve.
 

            Lo mejor, desde luego la zona superior que nos regala un disfrute único aunque muy corto, como esperábamos. Luego, ya dentro del corredor la nieve blandea pero a pesar de ello se baja muy bien un poco sentados que es como nos gusta a nosotros.

            Renunciamos a subirnos hasta el Collado de Astún para bajar la tan tentadora pala por no volver a poner las pieles y nos vamos para abajo al encuentro de las pistas.

            Hay una zona de nieve entre las dos pistas más orientales que bajan de Truchas que he visto subiendo y nos vamos en su busca.

            El descenso de estos tramos con buena nieve primavera nos proporcionan el placer  de girar en nieve fuera de pistas que es algo que hemos hecho poco esta temporada.

            Luego, entramos en la pista Toboganes que es por la que hemos subido pero enseguida la abandonamos para cruzarnos remando un poco en busca del Tubo de Sarrios y recordar con su descenso nuestras primeras esquiadas en Astún.
 
Tusilago fárfara en una paca de paja de Astún.

            No queda nadie en la estación salvo los trabajadores que aisladamente bajan. Las máquinas pisanieves están preparadas para su tarea cuando nos llegamos al coche. Son las cinco de la tarde. En tres horas nos hemos liquidado nuestro paseo con 580 metros de desnivel y visitado una de las cimas habituales de cada temporada.

Algunas fotos más.

 

           

 

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.