4 nov. 2016

76-16.SALCORZ EN CIRCULAR POR LOS BARRANCOS DE SALCORZ Y TRIGONIERO. 2-11-2016.

La Este del Salcorz.

Paraaludes, Barranco, Ibón y Puerto de Salcorz, Picos Salcorz, Marty Caberrou, Marcatiecho, Punta Roldán, Arista Norte  y Pico del Ibonet de Trigoniero. Descenso por la Arista Noroeste, las  Planas, Refugio de Trigoniero y Antigua Aduana de Bielsa.
02-11-2016.
Salida 08:15. Llegada 17 h.
Sol.
Fácil.
2 p.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Salcorz procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En alguna ocasión al bajar del Túnel de Bielsa y tras contemplar la Cascada de Pinarra hacíamos lo propio con la de Salcorz y siempre me venía a la cabeza la misma idea… subir esa pared sería una tarea de pico y pala como suelo decir.
            Al Salcorz, situado entre Bataillence al que hemos ascendido por el norte y el  Ibonet al que también hemos subido desde la Pista de Urdiceto, también se acostumbra a subir por el Barranco y Refugio de Trigoniero, pero nosotros queremos hacer algo diferente confiando en las bondades de una zona metamórfica que esperamos clemente. Luego, nos enteramos que hay un camino y la tarea se simplifica, incrementamos la ambición y sea.

Llegando a los Parraludes del Barranco de Salcorz.

            Hoy 2 de Noviembre de 2016, Juanillo está de hijo inglés, nos vamos a aprovechar el tiempo antes de que se torne a parámetros más habituales, pues estamos disfrutando de un enorme verano.
            Son las ocho y diez de la mañana cuando aparcamos en el Paraaludes del Barranco de Salcorz a 1650 metros de altitud. Hay un pequeño aparcamiento en la orilla oeste de la carretera junto al mismo.
            No hay que buscar demasiado puesto que el camino balizado de rojo y amarillo parte allí mismo  para acercarnos inmediatamente a contemplar la cascada inferior y proseguir zeteando en un par de grandes lazadas siempre por la derecha del barranco y en dirección nordeste.
            El camino sube de manera consistente pero en modo alguno tal y como lo esperábamos. Nos muestra la Boca del Túnel de Bielsa, la Cascada de Pinarrá y el circo que la alimenta y que conocemos mientras ganamos altura en una ladera muy seca a pesar de las abundantes lluvias que han tenido en el valle.

La Cascada Alta de Salcorz.

            La segunda lazada nos devuelve a las inmediaciones del barranco cuando el camino comienza a llanear para introducirse en una amplia faja herbosa por encima del pinar y terminar cruzándolo bajo otra de las elegantes cascadas del mismo.
            El praderío está seco y abrasado pero algunos barranquillos que atraviesan el mismo nos indican por el hielo en las hierbas, que la temperatura, a esta altitud ha sido ya fresquilla.

Bataillence y Salcorz en su vertiente sur.

            Con el sol en los ojos, que se cuela desde las inmediaciones de la Espada de Urdiceto, alcanzamos el Rellano de las Planas en el que buscamos el ibón. Enseguida viramos al nordeste y lo descubrimos acunado en una pequeña cubeta herbosa a 2270 metros de altitud. Son las diez menos cuarto.
            La senda se ahonda en busca de la orilla del ibón pero a nosotros nos da la impresión de que hay que perder unos metros innecesarios para volver a remontarlos, por lo que decimos faldearlo por el norte en suave ascenso.

Llegando al Ibón de Salcorz.

            Avanzamos al noroeste  por un praderío escalonado siguiendo intermitentes trochas  de ganado mientras contemplamos la recoleta plancha del ibón colonizada de esparganium y todavía más al sudeste otra reducida plancha de agua. El camino lo llevamos unos metros por debajo del nuestro.

Ibón de Salcorz coloniado de esparganium y la Sierra de Liena. 

            Finalmente y ya que queremos alcanzar el puerto, hacemos que nuestro camino coincida con el balizado justamente en el punto en el que inicia un zeteo al norte que enseguida nos deposita en el amplio Puerto de Salcorz o de Hechempy situado a 2451 metros de altitud. Son las diez y cuarto.

Abeilleres y Garlitz desde el Puerto de Salcorz o Hechempy.

            Desde el Puerto una desdibujada senda se va para abajo en busca de las Granjas de Moudang cuyo caserío se ve discretamente al fondo. Al noroeste están los conocidos Bataillence, Abeillere y Garlitz mientras que al sudoeste descuellan blancas de nieve las Cimas del Macizo de Monte Perdido, Robiñera y la Munia además de Gerbats, Gela, Soum des Salettes, Cambieil y Mechant, estamos en la parte más occidental del recorrido del día.
            Hemos faldeado casi toda la sur del Pico Salcorz y ahora hemos de tomar su arista oeste pues la cima nos aguarda oscura al contraluz de la mañana.

Un par de pequeños resaltes de camino a Salcorz.

            Recorremos el amplio y plano collado en el que hay un débil sendero que se acerca para faldear prácticamente por la cima a un par de breves prominencias que nos depositarán bajo el amplio y oscuro Casquete Somital de Salcorz.
            Se trata de una enorme pizarrera completamente meteorizada y algo estabilizada que en principio se puede abordar por cualquier parte. Nosotros queremos remontar directamente su amable y reluciente arista oeste pero enseguida aparece un caminillo que inicia el faldeo de la cara sudoeste y me alargo a ver que hay.
            No merecía la pena faldear ya que desde aquí, abandonando el faldeo, comienzo el ascenso en dirección norte a través de una pedriza similar a la desestimada. Por ella, en mediano y persistente ascenso buscando los tramos con materiales más seguros nos vamos para arriba.

En Salcorz con Robiñera y la Munia.

            El ascenso breve y sin ninguna complicación nos deposita enseguida en la amplia Cima del Pico Salcorz situado a 2678 metros de altitud cuando son las once de la mañana.
            Nos sentamos a almorzar y a contemplar las dos aristas que arrancan del pico; la sur que conduce a la Punta Marcatiecho y que descarto enseguida y la que arranca brevemente al norte para girar enseguida al este que será la que nos ocupará a continuación.

La arista que vamos a recorrer desde Salcorz.

            El Pico Marty Caberrou está aquí mismo, luego la arista se gira al este y desciende en busca del Pico Marcatiecho pero en medio hay algo de tomate.
            La táctica más inteligente, ya que el Pico del Ibonet de Trigoniero está allá donde Cristo perdió las sandalias, sería hacer breve y fácilmente el Marty Caberrou y desde allí faldear la arista por el sur, perdiendo metros para remontar directamente a la cima de Marcatiecho pero…

En primer plano el Marty Caberrou

            Media hora después descendemos unos metros hasta el collado norte y remontando brevísimamente alcanzamos la Cima del Pic Marty Caberrou situada a 2652 metros de altitud y sin pérdida de tiempo optamos por continuar arista adelante en suave descenso.
            Hay tres pequeños dientes que se oponen a nuestro paso. Franqueamos el primero y decidimos un faldeo muy suave por el norte  de los otros dos aprovechando unas lajas lisas aunque algo cuarteadas que nos permiten un fácil tránsito a pesar de que la roca a la sombra está un poco húmeda.
            Nos permiten, enseguida retornar a la arista desde la que bajamos a la Brecha Oeste de Marcatiecho situada sobre los 2560 metros de altitud.

En la Arista hacia los Gendarmes de Marcatiecho.

            El descenso es fácil y la salida también ligeramente en la vertiente norte para superar un nuevo gendarme y alcanzar enseguida un pequeño hombro del que arranca la arista cimera.
            La pared norte presenta una roca aceptable pero sombría y húmeda  no invita a abordarla pues tiene placas algo lisas y verticales a granel. La arista presenta un par de gendarmes sucesivos y superpuestos que se podrían escalar de cine, con buena roca que no es el caso, pues se trata de rocas metamórficas muy astilladas e inestables, muchas de las cuales se derrumban nada más mirarlas. Nos queda la cara sur pero no hay hitos por ninguna parte pues la arista no debe ser muy transitada.

En los Gendarmes de la Oeste de Marcatiecho.

            Hay una vira horizontal que nos saca a la cara sur, recogemos los bastones y me voy para recorrerla. Se transita bien con mucho patio y termina en plena pared escalonada por la que hay que subir.
            Con relativa facilidad, otra cosa sería tener que destrepar, se podría superar el primer gendarme pero nos situaría ante la duda del segundo; faldear más la pared se podría hacer de manera muy comprometida  pero superar el segundo gendarme supondría una trepada demasiado expuesta por vertical y con una roca pésima. Consecuentemente me doy la vuelta con cuidado antes de que pueda ser peor y optamos por el plan b.

Descendiendo por el Corredor Sur de la Brecha Marcatiecho.

            Volvemos al hombro pues ya he visto todo lo que quería ver y tomamos el Corredor Sur de la Brecha Oeste de Marcatiecho. Hay que descender una treintena de metros muy descompuestos y encajonados en los que la mayor dificultad es no apedrearnos ya que las pizarras que son pequeñas podrían cortar más que golpear.

El corredor que acabamos de bajar desde la Sur de Marcatiecho.

            Un par de pequeños resaltes que se descienden bien nos depositan en la pedriza de fondo por la que seguiremos descenso del corredor en busca de una vira de gravas que se incorpora a la pared sur del pico. Estaremos por debajo de los 2500 metros de altitud y es el lugar por donde hubiéramos atacado el pico en caso de haber faldeado directamente desde el Marty Caberrou, la opción que descartamos en principio… hay ideas que no deberían abandonarse pero solamente se vive una vez y es apasionante.

La Sur de Marcatiecho.

            Habremos invertido casi una hora en el tramo de arista que hemos recorrido sin alcanzar nuestro objetivo cosa que hubiéramos liquidado en un cuarto de hora a lo sumo y ahora hay que remontar fácilmente el corredor de derrubios salir al hombro herboso y enfilar la cara sur un poco por cualquier parte cosa que haremos alternando escalones de pratenses cómodos con afloraciones de roca metamórfica madre más estable que la pedriza mayoritaria. Será un cuarto de hora cómodo y sudoroso, el que nos permite alcanzar la Cima del Pico Marcatiecho situado a 2651 metros de altitud.

Salcorz y Marty Caberrou desde Marcatiecho

            Mientras llega mi chica recorro la alargada, plana y amplia cima para acercarme a la pared de la que nos hemos dado la vuelta. Efectivamente el segundo gendarme era la llave pero la coronación del mismo era un paretazo espeluznante. No miraré la cara norte y volviendo a la cima tras contemplar el Lac de Hechempy,  hacemos alguna foto y nos vamos de paseo por una suave, amplísima y amable ladera en su vertiente norte. Es casi la una del mediodía y tenemos ganas de soltar cadena.

Roldán e Ibonet desde Marcatiecho.

            La Cresta de Moudang es inexistentemente amable, alargada y nos hace descender por debajo de los 2500 metros pero con ello es la mejor opción, ya que la otra es bajar hacia el sudeste hundiéndonos demasiado para luego remontar la Arista Noroeste del Ibonet

La Arista de Roldán a Marcatiecho.

            Un pequeño collado, un cambio de ritmo y un suave ascenso, siempre al este,  permite coronar con facilidad la amable cima de Punta Roldán situada a 2539 metros de altitud. Es la una y cuarto.

El Barranco de la Coma hacia Trigoniero.

            Todavía tendremos que perder suavemente unos metros más para alcanzar otro amplísimo collado situado sobre los 2500 metros. Se trata de el Puerto de Trigoniero o Moudang: desde aquí todo para arriba. Se trata del lugar desde el que también se pueden alcanzar las Granjas de Moudang.
            Pasamos junto a un  pequeño laquette acunado ligeramente en la vertiente francesa y que veremos desde poco más arriba y proseguimos el suave ascenso de la arista fronteriza en dirección este. Nuestro objetivo es un pequeño collado situado entre el Pic Lia y el Pico Ibonet  para el que alcanzarlo no ofrecerá otra dificultad que el esfuerzo paulatino y continuado. La cima final está más próxima y mira que estaba lejana.
            Con paciencia benedictina y acompañado de algunos hitos innecesarios alcanzaremos el collado situado sobre los 2750 metros de altitud, allí viraremos al sur tomando la Arista Norte del Ibonet.

Pequeño laquette en el Puerto de Trigoniero.

            Hemos remontado la mayor parte del desnivel pero  todavía nos queda un largo tramo de arista compuesto por un par de resaltes dentro de una tónica general suave que hacemos a toda cresta o faldeando ligeramente al oeste en una ladera  oscura y refulgente en la que clarean manchas de nieve bastante dura más por la orientación que por las temperaturas.
            Son las dos de la tarde cuando alcanzamos la Cima del Pico del Ibonet de Trigoniero o Pic Arriouere situada a 2866 metros de altitud.

La Sur del Ibonet de Trigoniero el Ibón del mismo nombre y Mener.

            Nos sentamos a comer al amor del sol del mediodía con vistas al sur. Se trata de un pico que conocíamos  y que tiene unas panorámicas excepcionales. Además de las reseñadas desde Salcorz hay que añadir, Midí de Bigorre y sus adláteres, las Cimas de Bastan, Aret, Maladeta, Posets, Eristes, Suelza, Fulsa, Espada de Urdiceto, Culfredas, Montañesa y las Tucas. Haré tres panorámicas y media hora después iniciamos el descenso pues ya es hora.
            Al Ibonet subimos por la arista sudeste y bajamos por la sur. Hoy hemos subido por la norte y comenzamos el descenso de la sur con un par de resaltes cómodos hasta alcanzar un punto en que, de manera casi imperceptible,  aparece hacia el oeste otra arista por la que continuaremos el descenso. Si hubiéramos proseguido al sur hubiéramos llegado a la boca de salida del Ibón de Trigoniero como hicimos en la ocasión anterior.

La imponente Sudeste de Marcatiecho y detrás Salcorz.

            Se trata en su mayor parte de un descenso cómodo sobre una gravera metamórfica asentada que si bien no permite el deslizamiento al menos si amortigua los pasos con lo que el descenso es rápido y cómodo.
            Al final de la misma, cosa que sucederá en el Rellano de la Plana Marcatiecho sobre los 2200 metros de altitud y al que bajamos en media hora, continuamos con el camino que hemos encontrado poco antes  proveniente del Collado de Trigoniero y proseguimos para abajo suavemente y al sur siempre por la orilla izquierda del Barranco de la Coma, volviéndonos repetidamente a contemplar el espléndido Paredón Sur de Marcatiecho.

Rellano y Refugio de Trigoniero desde el sur.

            El camino, muy suave, desciende un par de cortos resaltes ya transitando sobre praderío atraviesa el estrangulamiento por el que desciende el barranco y nos deposita en el Rellano de Trigoniero donde se asienta el refugio a 1970 metros de altitud. Son las tres y media.
            El refugio está tan mal como lo recordábamos o peor si cabe. Tiene bastantes goteras, está lleno de basura  y en invierno no creo que se pueda dormir allí.

Entrando al Barranco Trigoniero.

            Atravesamos el rellano, contemplamos la Cascada de Trigoniero pobre de agua y nos introducimos en el barranco siguiendo el camino balizado.
            Enseguida y tras un resalte pasamos a la orilla derecha del barranco por un puente metálico que no recordábamos  junto a una espléndida cascada y continuamos para abajo, siempre cerca del curso de agua que se desgrana en sucesivas cascadas, convirtiéndose en un precioso curso de blancas espumas difícilmente contemplables pues la vegetación lo ahoga demasiado.

El Barranco Trigoniero es una continua sucesión de espumosas cascadas.

            El camino que llanea bastante  de manera intermitente, siempre en dirección sudoeste, nos permite contemplar un tupido pinar en el que otoñan algunos abedules, fresnos, servales y temblones poniendo breves notas cálidas de color sobre el profundo verde del pinar.
            Pasamos junto a la Cabaña Ruela y poco después alcanzamos el puente sobre el Río Barrosa donde finalizamos nuestra jornada a 1300 metros de altitud junto a los Edificios de la Antigua Aduana. Son las cinco de la tarde.

Servales de otoñada en el Barranco Trigoniero.

            Estamos a 3 kilómetros de nuestra furgo, que estamos dispuestos a hacer caminando por la carretera pero no será necesario; el segundo coche que pasa para arriba me para y conversando sobre estos montes cuyo conductor conoce, pues trabajó de crío en las Minas de Parzán, me deja junto a la furgo. Los conductores siempre son clementes con los montañeros.
            Hoy, para no variar, nos hemos beneficiado 1500 metros de subida acumulada y 1850 metros de bajada en una jornada que nos ha permitido colocar una pieza más de nuestro puzle en el Pirineo. Luego echaremos gasoil en Parzán y nos llegaremos a Bielsa para pasar la noche en el pueblo pues mañana tenemos tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.