11 sept. 2012

49-12. LACS DE LA BULLOSA. 11-9-2012.

Los Perics desde el Lac de la Bullosa.
 
Embalse de la Bullosa, Lacs Negre, Viver, Sec, Comassa, Dugues, Castella, Treben, Sobiran, y vuelta a la Bullosa pasando por el Lac Vallell. Lac de Pradella y regreso a la Bullosa.

11-09-2012.
 
Desnivel acumulado 600 m.

Distancia recorrida 18000 m.

Mixto.

Muy fácil.

04:30 h.

Senderismo.

Agua en el Centro de Información, y en los lagos de mayor tamaño y menos visitados según época y costumbre. También se puede coger agua de algunas surgencias de los lagos más altos.

Los circuitos están bien indicados, bastante balizados y con caminos por lo general muy transitados, quizás con demasiada gente en los meses de verano. Durante los meses de Julio y Agosto hay un servicio de autobuses, fuera de horas de servicio se puede acceder con vehículos particulares.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de la Bullosa procedente de publicidad. Vía en amarillo.
 
            Estamos en Septiembre y la Carretera los Lacs de la Bullosa, que comienza un kilómetro más arriba de la Plaza Circular de las inmediaciones de Montlouis, ni tiene restricciones de uso, ni funciona el servicio de autobuses. Consecuentemente, llegamos al inicio y nos vamos para arriba. Son 12 kilómetros con circulación en ambos sentidos pero sin problemas.

            Aparcamos en las inmediaciones de la Presa del Embalse de la Bullosa y cenamos seguidamente. Pasaremos la noche aquí y mañana, sin prisas, recorreremos los lagos.

            Casi son las ocho cuando nos levantamos al día 11 de Septiembre de 2012. La mañana está estupenda a juego con la noche y son las nueve cuando nos ponemos en marcha a 2000 metros de altitud.
 
            Un panel indicador nos ofrece tres circuitos para contemplar los lagos del circo; el más corto que permite recorrer los Lacs de Pradella en la Zona de Fontromeu, el Circuito de los Nueve Lacs y el Circuito de los Doce Lacs en la Zona de Carlit.

            Tomamos la Pista que se alarga hasta el Hotel Buenes Hores situado al oeste del Embalse de la Bullosa no sin antes contemplar la preciosa estampa de los Pics de Peric a la luz de la mañana y  que acabo de colocar como fondo de escritorio.

            Del final de la pista nace el camino que en dirección noroeste se introduce en un pinar asentado sobre morrena granítica con materiales de gran tamaño. Se trata del transitadísimo camino que además de los recorridos por los lagos conduce al Carlit y, consecuentemente, se trata de un transitadísimo camino que en mediano ascenso se va para arriba.
 

            Pasamos gente que ha salido delante hasta que tras alcanzar la cabecera de un vallecillo por el que discurre el camino nos encontramos  con un rellano en el que abandonamos ligeramente el camino para irnos al oeste unos metros y llegarnos a la orilla del Lac Negre que no está en su mejor momento ya que cuenta con una banda terrosa a su alrededor debida al estiaje que lo afea un poco.

            Se trata de un Lac redondeado,  poco profundo y con abundante vegetación acuática,  rodeado parcialmente de pino negro y pradera alpina que contemplamos y fotografiamos a la luz de la mañana.

 
            Desandamos nuestros pasos hasta volver al camino y proseguimos en dirección noroeste unos pocos metros pues enseguida  y a la derecha o norte del camino encontramos el Lac de Viver, un lago de tamaño intermedio, de forma triangular que cuenta con una prominencia en uno de sus lados.

            No demasiado profundo, se trata sin duda de uno de los más visitados por su proximidad y que no es fácil de fotografiar al completo ya que sus orillas no tienen ninguna prominencia que le dé  perspectiva suficiente.

            Lo fotografiamos al contraluz y proseguimos nuestro camino hacia el oeste al objeto de visitar el siguiente Lago que aparecerá de inmediato  pues el camino nos lleva directamente al mismo.

 
            Se trata del Lac Sec un lago de mediano tamaño y alargado que el camino recorre por su orilla nordeste y que ofrece en la parte norte un buen bloque granítico para poder fotografiarlo prácticamente al completo.

            La imagen desde el centro del lago es mejor que la de su orilla norte ya que ésta evita la parte colmatada y cubierta de vegetación.  

            Nada más abandonar el Lac Sec y al otro lado del camino nos encontramos con el Lac de la Comassa, otro lago alargado y con las orillas repletas de vegetación acuática.

            Aquí abandonamos el camino y dedicamos un buen rato para recorrer sus alrededores fundamentalmente los encantadores  pinarillos de su orilla norte donde almorzaremos un poco al sol y sombra de la mañana entre los pinos. Son las once y estamos sobre los 1175 metros de altitud.

 
            Luego, recuperamos el camino y con el mismo superamos un par de resaltes en busca del Lac de Dugues un poco distante de los anteriores.

            Se trata de un lago fundamentalmente redondeado pero con una larga prolongación hacia el norte que pasamos prácticamente sin detenernos puesto que el regreso lo haremos también por aquí y tendremos un poco más de perspectiva desde la parte oeste.

            El camino se abre en dos  e inicia la extensión correspondiente al Circuito de los Doce Lacs. U nuevo resalte en dirección oeste nos conduce enseguida a la cubeta en la que se asienta el Lac Castella. Se trata de un lago un tanto elíptico que tiene una prolongación casi colmatada en su extremo este donde cuenta con un pequeño refugio. Está rodeado de praderío  prácticamente en su totalidad, los pinos han quedado más abajo.


            Otro suavísimo resalte nos conduce hasta el siguiente lago. Se trata del Lac Trevens que con forma irregular presenta una prolongación en su extremo este. De tamaño mediano y con aspecto de no ser demasiado profundo como la mayoría de los lagos de la zona tiene las orillas salpicadas de pequeños pinos negros asentados sobre praderío.

 
            Todavía proseguimos un tanto al oeste contemplando la Cara oeste del Carlit y la parte superior del circo, aquí mucho más mineral, hasta alcanzar el Lac Soubiran situado sobre los 2320 metros de altitud. Son las doce y media de la mañana. El cielo se ha cubierto de una débil capa de nubes que atenúa los calores de la jornada.

 
            Es un lago un tanto irregular, más bien alargado, quizás el más pequeño de los tres superiores que rellana el fondo de una cubeta de líneas muy suaves.

            Llegamos hasta su orilla este y a partir de aquí empezamos nuestra vuelta.

 
            Caminamos hasta Trevens para rodearlo por su orilla sur y hacer unas fotos en la parte este a la vez que fotografiamos el siguiente desde lo alto, como teníamos previsto, el Lac Castella.


 
            En su orilla este cruzamos por el puentecillo  y rodeamos por el norte la parte terminal del lago prácticamente colmatada.

 
            Nos espera a continuación el Lac Dugues que también pasamos por su orilla sur para acercarnos hasta el pequeño Lac Vallell un laquette de modestas proporciones, quizás el más pequeño de los vistos en la jornada.

 
            Transitamos un pequeño altozano en medio de la cuenca lacustre y desde este lugar fotografiamos los Lacs Llong y Llat, siempre juntos y siempre diferentes: el Llong al norte es un lago, como su nombre indica, alargado y  de mediano tamaño y el Llat que  es más bien redondeado y situado al sur del anterior, siendo el mayor de todos los lagos de la zona.


            Luego desandamos camino  en suave descenso  para coincidir, un rato después en el Lac Viver. De allí para abajo, a ritmo, bajamos el pinar y nos llegamos al Embalse de la Bullosa cuando son las dos de la tarde y quiere gotear débilmente.

            Comemos en la furgo y alrededor de las tres de la tarde nos vamos a caminar un poco por la zona sur para conocerla un poco.

 
            Se trata del Circuito de los Lacs de Pradella cuyo camino comienza en el Centro de Información de la Presa de la Bullosa.

 
            Hay una pista que en suavísimo descenso hacia el sur recorre el altiplano. Nosotros bajamos al oeste de la pista hasta que surge un barranquillo que nos invita a retornar a las balizas que prosiguen pista abajo hasta que se alcanza la cabecera de un amplísimo valle en el que están algunas instalaciones de la Estación de Esquí de Fontromeu. Allí remontamos suavemente hacia el sudeste y alcanzamos el Refugio de Pradella a 1950 metros de altitud. Son las tres y media pasadas.

 
 
            El Lac de Pradella está aquí mismo. Se trata de un lago en forma de u que al principio nos hace suponer que se trata de dos diferentes. Posee un brazo de tierra que divide la zona oeste en dos. Desde el extremo del brazo se contempla una deliciosa visión del lago que es de considerable tamaño.

 
            Nos damos un pequeño remojón en el lago a pesar de que suponemos que no está permitido y luego proseguimos camino. Son las cuatro de la tarde.


            La pista sigue rodeando al lago por su orilla sur pero las balizas indican no seguirla y en una de las esquinas del refugio nos introducen en un camino que parece volver hacia la Bullosa un poco al este de la pista que hemos traído.

            Pensamos que nos llevarán a los Lacs Negre, Llarg y Reco que nos quedan en el camino de vuelta, pero no va a ser así, las balizas nos llevan al norte y terminan en la carretera unos metros debajo de la zona de los refugios que los hay varios.
 

            El camino no aporta nada en absoluto, es más bien tedioso y lo que si consigue es quitarnos las ganas y mandarnos a la furgo dando por liquidada la jornada. En cualquier otro casi, a pesar del fiasco, nos hubiera costado muy poco bajar unos metros por la carretera y hacer los tres lagos en orden inverso, pero eso se quedará para otra ocasión y puede ser una excusa para volver por aquí, si es que se necesita alguna excusa.

            Hemos salvado una jornada con una cierta amenaza de lluvia pero sin más. Entre los dos recorridos hemos dado un repaso decente a los Lac de la Bullosa con un desnivel acumulado de aproximadamente 600 metros aunque con nuestras idas y venidas, no necesarias, habrán sido algunos más. La distancia recorrida pues casi imposible de precisar puesto que nosotros ni siquiera tenemos mapa de la zona. Con los paneles informativos vamos que volamos.

 

 

           

             

 

 

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.